Logo La Nación Dominicana
Todo tu país, en un solo click...! | jueves, 27 de enero del 2022
Marysabel Senyu acepta el reto de superar la marca de Juana Arrendel Australia: Barty-Keys y Swiatek-Collins, las semis femeninas Con 19 triples, Cavaliers superan a Bucks; Aquí los resultados de ayer Dallas vence a Portland con triple-doble de Doncic; Aquí todos los resultados en la jornada de ayer y mejores anotadores Grizzlies arruinan récord de Murray y vencen a Spurs; Aquí resultados de ayer y mejores jugadores por los ganadores Diáspora dominicana celebra a ritmo de tambora y sancocho el ingreso de David Ortiz al Salón de la Fama ¿Qué busca EE.UU. con la asistencia de Kamala Harris a la toma de posesión de Xiomara Castro en Honduras? Inauguraron la Sexagésima Segunda Reunión de la Mesa Directiva Conferencia Regional sobre la Mujer ANJE ve como buena señal los resultados del cierre fiscal 2021 Diputado admite no leyeron contrato del Fideicomiso al aprobarlo en Congreso Presidente inicia actos por 209 aniversario Natalicio de Juan Pablo Duarte Román Caamaño resalta trascendencia acuerdo España-RD David Ortiz considera que "Dios se ha pasado conmigo" El turismo mundial sigue afectado por la pandemia La inflación en Latinoamérica podría comenzar a estabilizarse entre abril y mayo, según el IIF SCJ establece el inicio del plazo para la prescripción del delito de fullería David Ortiz es exaltado al Salón de la Fama de Cooperstown Vandals se prepara para alcanzar las máximas preseas en la nueva temporada de los E-Sports Leonel Fernández dice que al gobierno le ha faltado explicar en qué consisten los fideicomisos públicos Policía apresa hombre ultimó a otro en medio de incidente registrado en las afueras de Car Wash de Villa Mella PLD reclama se cumpla Ley 41-08 de Administración Pública, denuncia cancelaron otros 70 mil empleados Ex vicepresidente se involucra en campaña interna del PLD respaldando a Margarita Cedeño Eligen a Scotiabank entre empresas extranjeras más admiradas en RD Exportaciones de zonas francas aumentan un 22.7% al cierre de 2021 Llega delegación de Qatar para agotar agenda de trabajo enfocada en la inversión y cooperación entre ambas naciones

Editorial

Entrega de armas y candidez

La Ley 36 sobre sobre Comercio, Porte y Tenencia de Armas fue promulgada por el presidente provisional Héctor García Godoy el 18-10-1965.

El desarme y el control de la tenencia y porte de armas era urgente en ese momento de post guerra. Sucesivas modificaciones no impidieron la vigencia del texto hasta el 2016 cuando fue promulgada la muy discutida y consensuada “Ley Para el Control y Regulación de Armas, Municiones y Materiales Relacionados”.

Antes de que el Estado dominicano suscribiera convenios, tratados, para detener el auge del lucrativo negocio de tráfico ilícito de armas de fuego, el articulado de la derogada Ley 36 servía para agravar infracciones. 

Incluir en la calificación de un expediente una de sus disposiciones, complicaba la situación del prevenido. Sin embargo, su efecto siempre fue fugaz, servía para negociar. 

Era útil para la manipulación en los casos de políticos presos y presos políticos. Agregar el uso ilegal de un revólver a la imputación de un presunto sedicioso, fue costumbre. Mientras eso ocurría la ciudadanía se armaba. 

Cualquiera conseguía, como consigue hoy, un arma. Mostrarla es hábito, tenerla un orgullo. Antes bastaba el formulario 25 para encubrir la ilegalidad, ahora el disparo impide el control.

En el año 1995, con índices de violencia incomparables con los actuales, Fernando Mateo, dominicano residente en EUA, propuso la realización aquí de un programa que resultó exitoso y efímero en un barrio de Nueva York: el cambio de “armas por juguetes”. La iniciativa recibió apoyo de representantes de la jerarquía católica y de la Jefatura de la Policía Nacional. 

El 1996 fue declarado, mediante Decreto-305-, “Año del Desarme y de la No Violencia”. El artículo dos del Decreto emitido por el presidente Balaguer -27.XII.1995- respalda el proyecto y autoriza su implementación.

El plan limitado, excluyente, obtuvo el suficiente padrinazgo mediático para que la alienación creyera que arribaba el momento de la paz. Éxito no fue, pero entusiasmo hubo. Apenas era audible la opinión especializada, conocedora de la realidad penal.

Un reportaje de mi autoría, publicado en este diario con el título: “Armas por Juguetes” (Éxito Ilegal o Fracaso Formal)” contiene el parecer de expertos sobre el canje. La fiscal del D.N., Zoila Martínez Guante, alertó sobre el desatino. 

“El problema no está ahí, el nudo está en Interior y Policía. ¿Qué se hace entregando armas si mi amigo Atilio-se refiere al secretario de Interior y Policía- sigue concediendo permisos para portar armas? Que pare eso”.

La caravana continuó y el resultado dejó atrás la algarabía. La fanfarria logró la entrega de 120 armas, entonces escribí: “en un país donde hasta los adolescentes portan armas de fuego y armas blancas, como parte de su atuendo cotidiano, no es buen promedio. 

Pero, ¿quién admite el fracaso, quién se atreve a realizar un acto de contrición público y a reconocer que nuestra sociedad tiene características propias y lo que fue un éxito en otro lugar, necesariamente, no tiene que resultar aquí?”.

Veinticinco años después, la “Estrategia Integral de Seguridad Ciudadana” -EISC-presentada al país por el presidente de la República, incluye “un innovador programa de recompras de armas ilegales”. En el título y la propuesta están la ilicitud y la candidez. 

La intención contraviene el ordenamiento jurídico penal, las competencias de las distintas jurisdicciones. 

La declaración presidencial interfiere el decurso del proceso penal. Luce amnistía para homicidas, asesinos, autores de robo con violencia, traficantes y portadores de armas ilegales. 

Las sanciones establecidas en la ley serán sustituidas por un cupón. Los infractores eludirán el juicio y la condena, cuando entreguen la prueba del crimen y serán recompensados.
En la EISC, además, pervive la concepción clasista del delito y la delincuencia. 

Solo la marginalidad delinque. Pueden continuar con el porte y tenencia ilegal comerciantes, políticos, periodistas, sacerdotes y el extenso etcétera de la impunidad. Tranquilos seguirán exhibiendo Glocks y Kalashnikov.

Aunque el silencio contemporizador de algunos es promesa. Valida, cada vez más, las decisiones oficiales, oportuno sería interrumpirlo para advertir el error y evitar la derrota de las buenas intenciones.

Carmen Imbert Brugal

Editorialista Invitada

Comentarios

Editoriales anteriores