Logo La Nación Dominicana
Todo tu país, en un solo click...! | miércoles, 03 de marzo del 2021
Cuál es el país de América Latina que más está vacunando contra el coronavirus Embajada Estados Unidos reanuda operaciones en Unidad de Visas de Inmigrante Aduanas logra cuatro meses de recaudaciones récord Exposición: Repatrimento, arte y amor unidos por el ansia de libertad Consulado Dominicano en Milán celebra el Día de la Independencia OMSA retomará horario habitual de servicios a partir del miércoles Matan dueño de empresa a la que decomisaron cargamento de drogas en aeropuerto Elías Serulle renuncia al PLD; alega que esa organización “perdió su fin” República Dominicana recibirá 463,000 dosis vacunas por COVAX entre marzo y mayo A partir de este miércoles el proceso de vacunación será por cita Más de cien mil personas han recibido la primera vacuna en RD Gary Sánchez se goza su primer jonrón de los entrenamientos; Polanco disfruta de una pretemporada sin dolor Albert Pujols, de 2-2 y Alcántara lanza bien en la pretemporada “Se acabó esto aquí”, proclama policía al desbaratar fiesta en un negocio Secuestradores en Haití se habrían preparado para enfrentar militares dominicanos Iglesias, restaurantes y gimnasios deben operar con 60 % de capacidad con el toque de queda Junta Monetaria autoriza RD$25 mil millones adicionales para préstamos nuevos Aerolínea realiza vuelo inaugural desde Curazao a Santo Domingo Daniel Rivera es el nuevo ministro de Salud Pública; Primeras palabras como ministro de Salud Pública Ya están en su casa los hermanos que fueron secuestrados en Haití Muere teniente de la Policía herido por hombre que mató a dos mujeres en Yamasá El papa Francisco se convertirá en el primer pontífice en viajar a Irak Dice ser de Canadá el hombre que chocó avión de Venezuela el AILA Se cumplen 28 años del asalto y secuestro en el Banco del Progreso Antetokounmpo conduce la quinta victoria seguida de los Bucks; Wolves caen, Knicks vencen Pistons

Editorial

De René del Risco a Manolo Tavárez Justo

René del Risco Bermúdez colocó a Manuel Aurelio Tavárez Justo en el pedestal más alto que ocupan los mártires y héroes que ofrendan sus vidas por la patria.

Cuentista, poeta, autor de canciones, novelista… René del Risco fue una tromba que absorbió en sus contenidos el sentido más profundo de la patria y que los lanzó a los cuatro vientos a través de sus poemas, cuentos, canciones y de su novela inconclusa El cumpleaños de Porfirio Chávez.

Y aquí está Manolo Tavárez Justo, devotamente admirado y recordado, con apenas unos meses de su muerte.

En Manolo se sintetiza la heroicidad, la entrega, el sacrificio, la honradez de cada uno de los integrantes del 14 de Junio, de los que fueron a las montañas y de los que no pudieron hacerlo, y de los que salvaron sus vidas y siguen recordando la grandeza del más carismático revolucionario dominicano de los años sesenta. Es nuestro homenaje al héroe y líder y fundador del Movimiento Revolucionario 14 de Junio, a quien sentimos como si escuchara estas palabras de René del Risco Bermúdez al oído de un héroe:

Palabras al oído de un héroe

                                             A Manolo, devotamente

¡Comandante,

dime que todavía puedes escucharme!

Dime el color de los yerbajos

mojados con tu sangre,

dime la hora fatal, 

el preciso minuto en que cayeron sobre ti, 

con su terrible batería, tus sordos enemigos

multiplicadamente broncos.

Dime, oh limpio y alto Comandante, 

tú, hecho para el dolor y el llanto de tu Pueblo,

dime que el viento puro

te rozaba la barba

en la montaña, 

dime que la lluvia caía por la noche,

que era alto el camino,

que el pardo cielo oscurecía la tarde, 

que ardía tu frente sudorosa

-tu amplia y clara frente

donde soñaban las palabras-.

Dime, recio y glorioso Comandante,

dime el sabor de las primeras viandas,

el color del lodo en los desvíos,

la sombra de tu gorra proyectada

sobre tus pies seguros y golpeados, 

dime de tu camisa humedecida en la dura mañana…

Hermano Comandante, amigo Comandante,

perdido Comandante,

yo quiero que me digas

que todavía puedes escucharme,

que todavía es posible

que oigas mis palabras

más allá de la tierra que te cubre,

más allá de la lluvia y de la sangre,

de las lívidas horas,

del grave instante aquel de la caída,

a pesar de tu costado herido

y de las botas que pisaron en tu pecho,

a pesar de las carabinas infinitamente disparadas,

a pesar del silencio…

Comandante robusto, Comandante,

yo, que conocí tu hechura

en bronce inimitable,

yo, que escuché tu voz bajo la lluvia

frente a los estudiantes y los trabajadores,

yo, que te recuerdo para siempre

desde la tarde aquella de un domingo imborrable,

yo, que te vi bajar de tu lejano pueblo

con la luz necesaria en las pupilas,

yo, que te vi bajo los golpes poderosos,

que canté junto a ti,

que te hice sonreír como un muchacho de provincia,

que me sentí tu hermano como aquella mañana

cuando besabas a mi pequeña hija

a la que puse un nombre que tú amabas

con angustiado apego,

yo, que no estuve en cambio junto a ti

en el momento de caer, 

que el instante de la sangre,

en la hora profunda y cruel y tormentosa

de la última palabra,

¡te pido, oh inmenso y glorioso Comandante,

oh limpio Comandante,

te pido que me digas, desde tu muerte interminable,

que escuchas esta voz con que te llamo

como si no te hubieras ido para siempre…!

(1964)

Editorial invitado

De acento.com.do

Comentarios