Logo La Nación Dominicana
Todo tu país, en un solo click...! | martes, 20 de octubre del 2020
Gobierno firma acuerdo con la ONU para fortalecer la lucha anticorrupción Comité Politico del PLD afirma reducción de fondos a partidos es populismo e improvisación "Nada está fuera de la mesa": el Departamento de Justicia de EE.UU. inicia acciones legales contra Google por monopolio Más de 100 personas dan positivo por covid-19 tras asistir a la boda de un actor mexicano con 300 invitados "Me ha echado la pandemia": José Mujica renuncia al Senado de Uruguay y se retira de la política activa Fitch Ratings y Feller Rate reafirman calificación AA- y A+ a la Asociación Cibao Inauguran moderno sistema registro de entrada pasajeros en Aeropuerto Punta Cana Policía Nacional profundiza investigación sobre presunto suicidio de un detenido en una dotación de la institución Encuentran en total abandono el piano donde se compuso el Himno Nacional Gobernadora abandona acto se juramentación Concejo de Coravega porque su nombre no figuraba en Protocolo JCE autoriza expedición de cédulas a menores a partir de los 12 años Presidente de RD promete dignificar a militares y sus familias Primera Dama inicia chequeos gratuitos para detectar cáncer de mama LA se reúne con obispo de Barahona, se compromete apoyar proyectos del Arzobispado La Corte rechaza el intento de la administración de triunfo de restringir Acceso a la asistencia alimentaria Kinsberly toma licencia del Ministerio de la Juventud para ponerse a disposición de la justicia Pepca abrió investigación a Kinsberly tras programa de Nuria y será citada esta semana Juzgado de Instrucción conocerá objeción archivos definitivos a favor de implicados caso Odebrecht Celebraran de manera virtual DATE, Expo Comercial, Foro de Inversión y Encuentro ASONAHORES Héctor Acosta: "El problema no es el barrilito, es que esos fondos tienen que transparentarse" El Galán del Merengue entregó una noche inolvidable, con éxito en conectividad y producción Policía Nacional arresta hombre implicado en homicidio raso de la institución en Cienfuegos Definido por quienes le conocen como un abogado con vocación de servicio Manuel Crespo sale en defensa de los fondos de los partidos politicos Operaciones de SICPA en Latinoamérica serán carbono neutrales al 2021

Editorial

Cómo los bancos incorporan el cambio climático en su gestión de riesgos

En 2017, el Grupo de Trabajo internacional sobre divulgaciones financieras relacionadas con el clima (TCFD, por sus siglas
en inglés), creado por la Junta de Estabilidad Financiera (FSB, por sus siglas en inglés) bajo la presidencia de Mark Carney, y
presidido por el embajador especial de la ONU sobre el clima Michael Bloomberg, publicó sus recomendaciones y marco de divulgación.


La necesidad de divulgaciones relacionadas con el clima no es un tema nuevo. Las organizaciones gubernamentales, privadas
y no gubernamentales han estado trabajando en este desafío durante décadas.


Aún así, el marco TCFD ha abierto un nuevo capítulo en el viaje de divulgación climática. Uno de los impactos clave
del TCFD ha sido elevar políticamente el desafío climático a donde pertenece, a donde debe estar: en la conciencia de los
CEOs, CFO, CIO, CROs, en la mesa de la sala de juntas y en el funcionamiento interno del mecanismo a través del cual las
instituciones financieras estiman el valor, evalúan el riesgo e informan la asignación de capital.


En términos más técnicos, las prácticas de divulgación climática antes del TCFD presentaron dos fallas fundamentales:

1. En primer lugar, eran estáticas en el mejor de los casos, y con una mirada hacia el pasado en el peor de los casos.


2. En segundo lugar, en general no fueron hechas por inversores y otras instituciones financieras. El problema con las declaraciones climáticas siendo estáticas, por supuesto, es que el clima no lo es. Y es por eso que las organizaciones que divulgan sus riesgos relacionados con el carbono tomando como base el precio actual del carbono, u organizaciones que divulgan sus riesgos climáticos físicos con base en la probabilidad de clima extremo de hoy no son particularmente perspicaces. Y es por eso que consideramos que una de las principales innovaciones en el marco de TCFD es que enfatiza las evaluaciones que son prospectivas y se basan en escenarios creíbles y autoritarios.


El riesgo climático se convierte en una amenaza para la estabilidad financiera cuando se acumula a un nivel peligroso en los libros financieros—en las carteras—de las instituciones financieras. Las revelaciones son, por lo tanto, absolutamente y especialmente requeridas a ese nivel de cartera, es decir, por las instituciones financieras.


En UNEP FI somos grandes admiradores del TCFD. No es difícil que guste, y no es difícil respaldarlo, pero es bastante difícil de implementar y adoptar, especialmente de parte de las instituciones financieras. Llevar a cabo evaluaciones de riesgos y oportunidades, a nivel de carteras con diferentes clases de activos, y expuestas a muchos sectores y geografías diferentes, de manera prospectiva y basada en escenarios, tanto para los impactos relacionados con el carbono como para los físicos, está lejos de ser trivial.


Es por eso que en UNEP FI decidimos por una parte generar conciencia y capacitar al sector financiero y reguladores sobre cambio climático y TCFD, y por otro lado, crear coaliciones voluntarias, grupos piloto de instituciones financieras que quieren liderar la adopción de TCFD. A julio de 2020, 80 instituciones financieras de los sectores bancario, asegurador e inversor han formado parte de los pilotos correspondientes de UNEP FI.


Sin embargo, el viaje hacia la divulgación generalizada y rutinaria de los factores del cambio climático no se detiene con el desarrollo y la experimentación a través de los grupos piloto de los enfoques metodológicos requeridos. Ese es solo un paso más. Los siguientes pasos son garantizar que el sector financiero mundial, en todas las geografías, realmente comience a adoptar y aplicar los métodos y prácticas desarrollados, y que comience a divulgarse ya que no se puede gestionar lo que no se conoce ni se mide. Una comprensión empírica de dónde se encuentra el sector en cada región, qué necesita y qué piensa, es instrumental para ello. Para América Latina y el Caribe, una de las regiones más vulnerables al cambio climático, este reporte basado en una encuesta que constituye un esfuerzo inédito enfocado en el trascendental segmento de los bancos, proporciona justamente eso.


Tenemos conciencia del mayor interés que existe en la industria financiera de la región, en poder caracterizar y gestionar los riesgos socio-ambientales. Sin embargo, podemos también reconocer gracias a esta encuesta y a otros antecedentes, las
importantes limitaciones de conocimiento que existe en torno a los riesgos del cambio climático. Muchos bancos todavía tienen el desafío de distinguir este tipo de riesgos, respecto de otros riesgos socio-ambientales, y de asimilar la influencia que pueden generar los riesgos climáticos en la sostenibilidad del negocio.


Nuestra invitación a la industria bancaria en la región, es a aprovechar la creación de capacidades en estas materias de modo de transitar hacia un ámbito de oportunidad, donde la banca pueda promover productos financieros que respondan a los principales riesgos climáticos detectados. Existe una brecha que cubrir en las capacidades internas de los bancos, pero más que nada nos parece importante que la institucionalidad bancaria pueda contemplar un espacio de prioridad a la evaluación y reporte de riesgos climáticos.

Lo anterior es especialmente relevante, bajo el desafío de “buildback-better” que nos impone la crisis económica desatada por la actual pandemia. Además de las acciones realizadas por cada banco, es relevante que el sector bancario se organice, se agrupe y avance en este sentido a través de medidas voluntarias o de autorregulación.


Invitamos a los gobiernos en la región a poner a disposición información de carácter público que permita facilitar la comprensión y poder dimensionar los riesgos climáticos a los cuales se expone el sector real y el sector financiero. También, creemos que los reguladores de la región deben actuar coordinadamente para formular y armonizar taxonomía que ayude a sistematizar y clasificar los riesgos climáticos a los cuales se enfrenta la industria financiera.


Gracias a esta encuesta contamos con un insumo clave para las tareas de UNEP FI en la región, que en forma perseverante mantiene programas de formación de capacidades y articula con las distintas autoridades y actores del ecosistema de finanzas sostenibles.


Esperamos con ansias continuar con este viaje.


Eric Usher

Editorialista invitado


Head
UNEP Finance Inisitiative

Comentarios

Editoriales anteriores