Logo La Nación Dominicana
sábado, 16 de diciembre del 2017
ADARS aboga autoridades tomen medidas para enfrentar mafias que afectan al SDSS Lápiz Conciente reconoce que su éxito internacional inicia con apoyo de Juan Magán Casa Bonita Tropical Lodge promete una experiencia en medio de la naturaleza para celebrar la época navideña Expertos analizan dimensiones éticas y jurídicas del secreto profesional Danilo Medina destaca seriedad de diálogo por paz de Venezuela; continúa 12 de enero Danilo Medina destaca grandes avances en diálogo Gobierno y oposición venezolana; volverán reunirse 11 y 12 enero Ya inició el encuentro por la paz de Venezuela que encabeza el Presidente Danilo Medina. Julio Sabala califica como “desequilibradas y disfuncionales” a mujeres que le acusan Confirman que senador de Kentucky acusado de abuso sexual se suicidó Precios de las gasolinas bajan 1 y 2 pesos y el gasoil aumentará de precio MP identifica un regidor y un comerciante entre los detenidos por mil 26 kilos de cocaína Piñera a Guillier: "Le deseo éxito en todo menos en el resultado de este domingo" Director de Aviación Civil quiere activar aeropuerto internacional María Montez Periodista afirma políticos se descalifican a si mismos por incoherencias, cita caso primarias Casa de Campo es reconocido en los World Travel Awards Gran Fiesta Anual para los Dueños de Villas Llegadas de Turistas a República Dominicana por Vía Aérea Turismo impulsará crecimiento del PIB de 4.9% en este año, según Cepal El torneo de béisbol invernal en un tramo final de pronósticos reservados Ana Carolina  suspende actividad de su fundacion por temor a bullying Matan colmadero en atraco en Santiago Licey a la espera de un triple empate con triunfos de las Estrellas y las Águilas Dahiana Ortiz  tiene gran dominio en los 48 kilogramos Guillermo Rigondeaux destruyó mito "olimpismo es una cosa, profesional otra" Cibao Atlético e Inter RD chocarán por la corona de campeón 

Rolando Fernández

¡Como anillo al dedo!: Corrupción vs. eficiencia educativa

Pareció como dirigirse directamente a Dominicana, aunque obviamente generalizó durante su ponencia, para evitar señalamientos en línea, la directora de la Oficina Regional de la Cultura para América Latina y el Caribe, Katherine Müller Marín, al presentar el Informe de Seguimiento de la Educación en el Mundo (GEM) 2017-2018.

Se refirió en esa, de manera muy acertada, a la malversación de fondos y la corrupción como factores incidentes en el cumplimiento de las metas de educación, de forma negativa claro está: “Unesco alerta que la corrupción frena la calidad de la educación”. (Periódico “HOY”, dl 16-11-17, página 2ª).

No creemos que nadie en este país, esté en condiciones de rebatir esa consideración, y mucho menos en cuanto a lo que nos toca, salvo los beneficiarios directos de tales reprochables desaprensiones, debido a que esas ocurrencias se tornan más que fehacientes en el sector educativo nacional, principalmente en el área pública, bajo el marco cobertor siempre de la politiquería reinante, con sus apañamientos y reciprocidades de estilo.

La educación en este país es deficientísima; nadie lo pude negar; y, en la base de eso se encuentra, por una parte, el deseo de los poderes regentes, para que la población adolescente, y los jóvenes, con principalía, no se capaciten en realidad. Se considera que mientras más bruta es la gente, con mayor facilidad se le maneja.

Por el otro lado, están la corrupción, como el mal uso de los fondos que aporta el Estado nacional, y los grandes negocios que se agencian dentro del sector, de lo que no está exceptuado el litoral privado, los colegios, cuyo principal propósito es la “mercurialidad” en los tiempos presentes.

Aquí, lo que más se hace es politiquear, con la introducción de supuestos nuevos formatos de enseñanza; de prácticas que sí resultan fructíferas en otras latitudes, por las condiciones qué allí se dan, pero que entre nosotros brillan por su ausencia; se procura imitar, e innovar sin antes crear las plataformas necesarias; y, sin que se adviertan logros posibles, en términos de eficientización, operatividad oportuna, como tampoco el alcanzar la enseñanza real aspirada.

Todo no es más que para entretener a la población, y sembrar esperanzas de superación, que se quedan en el intento; buscar negocios, como vender una falsa imagen en el exterior, en cuanto a mejoras de la calidad docente, a los fines de recibir donaciones y préstamos internacionales. Hay que aparentar que se está haciendo el gran esfuerzo en favor de tan importante actividad. “¡Cuadre y cachucha nada más!”, como diría un caro amigo.

Ya se inventó a nivel nacional, con la entrada en vigencia del sistema de la llamada tanda extendida, acompañada de un escándalo politiquero enorme, y grandes titulares periodísticos para difusión, en actitudes que ofenden hasta la inteligencia de las personas nuestras poco pensantes. Quién ha dicho que con esa ampliación de horario a nivel de las escuelas públicas se va a enseñar más que antes: que los muchachos saldrán mejor preparados.

Con tal modalidad lo único que se consigue es apartar más a los vástagos del seno familiar; impedirles recibir la crianza hogareña, que es la verdadera educación formativa para la conducción personal, y posterior entrega al gran conglomerado social nuestro, con las condiciones requeridas.

El siguiente bobo que se ha querido poner a esta sociedad, es el aspirar a educar, como evaluar alumnos a distancia, a través de las redes sociales, mediante la creación de una plataforma virtual (www.edmodo.com), cuyo manual instructivo tuvimos la oportunidad de leer. ¡Qué ilusos somos! Hasta a nivel universitario en este país, resulta más que cuestionable la iniciativa.

Parece ser que se desconoce el panorama deficitario que se verifica en el ámbito educativo nacional, pues sería la única forma de comprender la introducción de un invento de tal naturaleza en el marco de tan delicada área.

Bastaría con ponderar los niveles de inconsciencia que explotan a simple vista, tanto a nivel estudiantil, como docente; el poco sentido de responsabilidad que adorna a ambas partes, para inferir un seguro fracaso.  Lo presencial deja bastante que desear. Hay que imaginarse entonces, el intentar hacerlo de manera virtual.

La última táctica embaucadora y politiquera es la evaluación del personal docente que ejerce a nivel del sector púbico, en curso aún. ¿Desde cuándo eso no se hacía? Que se recuerde, ¡desde hace gran tiempo!, si es que alguna vez se había hecho como ahora.

¿Qué resultados arrojará esa iniciativa?, que luce más bien como algo para discriminar dentro de la clase profesoral, según la identificación partidarista que se ostente, y no realmente evaluativa, en cuanto a capacidades y vocación que adorne.

Si la intención verdadera fuera ésa última, las cosas tendrían que comenzar desde la misma cabeza del Ministerio que corresponde, ¿Cómo evaluar hacia abajo, por disposición de alguien que ha mostrado no saber de educación?  Además, no es su rama profesional; político partidarista sí que es.

Reúne ese ciudadano, como sus subordinados inmediatos, los méritos, y las aptitudes de rigor, inherentes a tan delicada misión social, como es la de educar. No son pocos aquellos que opinan negativamente en ese orden,

En lo que sí muchos están de acuerdo es que, son polítiqueros, busca lo de ellos; y, que entre los parámetros que se pudieron haber definido para valuar a profesores con una cantidad significativa de años en la actividad, de seguro no fueron seleccionados los mejores, aquellos de mayor indicación; que todo eso no es más que para entretener, y aparentar ante los organismos internacionales “injerentes” en el área.

Pero, además, que en una evaluación de esa especie se debe tomar en cuenta necesariamente la calidad de la materia prima con que se está trabajando (el alumnado), lo que es casi seguro no se hizo, por conveniencias obvias.

Y, si los discípulos no reúnen las condiciones requeridas, como lo es en nuestro caso, en un alto porcentaje, por bueno que pueda ser el profesorado, difícilmente el producto a obtener, al final pueda servir.

Por consiguiente, dejémonos de estar haciendo pantallas, y procúrese ante que nada, el combate a la corrupción estatal, en lo concerniente al área, que tan evidente se torna, y que muy difícil permite aquilatar con certeza cuánto se pueda hacer dentro de la misma, incluido el amplio programa de construcción de escuelas, para las cuales no aparecen después, ni profesores, y mucho menos los equipamientos requeridos.

Claro, sí favorece todo ese panorama de inversiones públicas, el agenciarse grandes negocios, de todo tipo, en favor de las autoridades del ramo. ¡Gestionar conseguir, a lo que allí se fue!

Corrupción y eficiencia, nunca pueden ir de la mano, sin importar la actividad de que se trate. ¿Innegable eso? ¡NO!


Autor: Rolando Fernández


www.rfcaminemos.wordpress.com

 

 

Comentarios