Logo La Nación Dominicana
Todo tu país, en un solo click...! | miércoles, 29 de enero del 2020
El país se sitúa, una vez más, como el de más alto crecimiento en toda América Latina Aun año de la muerte de Yoscar Sarante Feria del Libro 2020 llevará dedicatoria a Camila Henríquez Ureña y Abigail Mejía Dusty Baker con un pie en Houston como nuevo dirigente de los Astros Banco Popular es la primera institución dominicana que más energía solar genera China concluye construcción de primer hospital para combatir el coronavirus Banreservas ofrece coctel a empresarios turísticos Armada asume primer lugar en béisbol de Juegos Militares Se produce terremoto de 7.3 en Jamaica; alertan sobre posible tsunami Valdez Albizu reafirma compromiso del BCRD con estabilidad de precios, cambiaria y macroeconómica Marc Anthony rompe en llanto en medio de escenario ante homenaje a Kobe Bryant   Audio | La emotiva canción con la que Bad Bunny rinde tributo a Kobe Bryant Luis Arce, candidato del partido de Evo Morales, regresa a Bolivia para las elecciones y recibe una notificación Juego de hoy: Los Toros están al borde de la corona en un partido sin mañana para el Licey Zach LaVine responde al final; Bulls superan a Spurs Identifican a dos hombres asesinados dentro yipeta Luka Doncic en una noche grande de 29 puntos y 11 rebotes LeBron James a Kobe Bryant: "Te prometo que continuaré con tu legado" Licey vuelve a empatar la serie final con victoria sobre Toros Alicia Keys y Boyz II Men realizan homenaje a Kobe Bryant en los Grammy Leonel, Gonzalo, Margarita se integra y Luis recibe nuevos saltarines del PRD, en campaña total Fuerte temporal en España: hay siete muertos, ríos desbordados y playas destrozadas Hija mayor de Kobe Bryant murió con él en accidente, según TMZ Muere Kobe Bryant, leyenda de la NBA, a los 41 años en accidente aéreo Juego de hoy: Licey y Toros van desde hoy al mejor de cinco partidos

Juan Carlos Guerra

Líneas de Guerra El líder y su fuerza

Al caracterizar a Rodrigo Díaz de Vivar como líder, Arturo Pérez Reverte en su recién publicada novela “Sidi” dice: “Jamás, desde que guerreaba, había ordenado a un hombre algo que no fuera capaz de hacer por sí mismo. Eran sus reglas. Dormía donde todos, comían lo que todos, cargaba con su impedimenta como todos. Y combatía igual que ellos, siempre en el mayor peligro, socorriéndolos en la lucha como lo socorrian a él. Aquello era punto de honra. Nunca dejaba a uno de los suyos solo entre enemigos, ni nunca atrás mientras estuviera vivo.”

Sobre esta exquisita obra literaria, que relata el trayecto vital del Cid en la forja de su leyenda en las horas previas a su consagración como personaje histórico, Pérez Reverte siempre enfatiza que en el fondo se trata de una especie de manual de liderazgo. Ciertamente, a lo largo de de sus más de trescientas páginas, hay innumerables alusiones a las propiedades que todo líder debe tener.

Sin embargo, en un contexto global en el que la guerra es la excepcion, quizas el campo de batalla sea en la actualidad el escenario menos propicio para conseguir los mejores referentes en la construcción del liderazgo acorde con los tiempos.

Y es que, aunque la política rige hasta el más trivial detalle de nuestras vidas, los políticos, los militares y los curas, a diferencia de otras épocas, ya no son la referencia por excelencia de nuestras sociedades.

Si en el siglo pasado, por ejemplo, figuras como Churchill, Fidel Castro, Juan XXIII, Eisenhower, Perón, JFK o Juan Pablo II, por solo citar algunos casos, constituían el aspiracional de la gran mayoría de la gente, hoy dia son otros los arquetipos del ciudadano común y corriente.

Bill Gates, Steve Jobs, Elon Musk, Justin Bieber, Ariana Grande, Shakira o Daddy Yankee, son los prototipos de miles de millones de seres humanos que ven en ellos el reflejo de sus sueños más encumbrados.

Esto es así, porque los códigos de relacionamiento de la sociedad han dado un vuelco extraordinario y ya, a raíz de la masificación del internet y la irrupción de las redes sociales, la construcción y la difusión del relato a partir del cual un individuo trasciende hasta convertirse en referente se ha descentralizado de tal manera que mundos tan complejos y verticales como el de la política, el ejército o la iglesia pierden por momentos el control, aunque su influencia siga intacta.

Quizás la comprensión insuficiente de este fenómeno, sumado al distanciamiento de los políticos de la agenda cotidiana de los ciudadanos, es el causante de que hoy, más allá de figuras como Obama, Trudeau o Bukele, no haya un solo político que pueda decirse que es un referente aspiracional importante.

Si bien es cierto, que todo líder debe estar adornado de las virtudes personales y de carácter a las que alude Pérez Reverte en su novela, también lo es el hecho de que para liderar en estos tiempos es necesario tener una visión capaz de aglutinar en torno a ella a una sociedad en la que cada quien, gustenos o no, anda buscando construir su reino particular porque sabe, al igual que el propio Cid, que “los títulos no se ganan en los palacios” .

Comentarios