Logo La Nación Dominicana
Todo tu país, en un solo click...! | lunes, 17 de diciembre del 2018
Decreto: Azua, Peravia y San José de Ocoa acogerán Juegos Nacionales de 2020 En el sector Los Tres Brazos, hombre mata ex pareja y luego se suicida Presidente López Obrador pone en marcha construcción del Tren Maya en México Jonrón de Hunter Pence guía quinto triunfo seguido de los Toros; vencen Tigres Leones derrotan Gigantes 4-2 y cortan racha negativa; aseguran tercer lugar de la tabla Aguilas no quedarán en el sotano, vencen Esrtellas y aseguran quinto lugar “Mi niña estaba sana”, denuncia el abuelo de la niña migrante que murió bajo custodia de EU El cometa de la Navidad se puede ver “a simple vista” en RD, pero... La aerolínea venezolana Conviasa abre vuelo Caracas-Santo Domingo Fans de Juan Gabriel convocaron a vigilia por su supuesta reaparición Las contraseñas más usadas de 2018 son totalmente inseguras PRSC aprueba en su Asamblea Nacional adaptar estatutos a la nueva ley de partidos Dos venezolanas se disputan este lunes la codiciada corona de Miss Universo en Tailandia Ministerio Relaciones Exteriores dice RD no adoptará Pacto Global sobre los Refugiados Muere Chiquetete a los 70 años , el creador de la canción flamenca Toros del Este avanzan al round Robin; Águilas y Gigantes quedan fuera; Estrellas gana serie regular Han sido identificados cinco de los 11 viajeros que zozobraron en embargación México: El volcán Popocatépetl entra en erupción y emite una fumarola de 2 kilómetros Negociar con EE.UU. es inútil, asegura canciller de Irán Romeo Santos sigue siendo el Rey indiscutible de la bachata El Canelo Alvarez molió a Rocky Fielding a quien eliminó por nocaut Ministro de Cultura anuncia Feria Internacional del Libro 2019 será celebrada en la Ciudad Colonial Quia espiritual de los evangélicos afirma empresarios y políticos consumen drogas narcóticas "Estados Unidos y China van camino de la guerra" En el PRD también le dieron su boche a Víctor Gómez Casanova

Manuel Hernandez Villeta

A Pleno Sol Invasión haitiana

Haití no necesita fuerzas armadas para invadir a la República Dominicana. Los haitianos nos ocupan sin tirar un tiro, y nos arrinconan con sus manifestaciones culturales y su colectividad tribal. La nacionalidad dominicana parece que a muchos no les importa, y se la donan a los ilegales de forma graciosa.

Las maternidades dominicanas, y los hospitales en general, dan asistencia a miles de haitianas. Todos conocen las precariedades de los hospitales y el servicio deficiente que en ocasiones se da los dominicanos. La atención a miles de haitianas y haitianos torna más crítica la situación.

Más de un millón de haitianos que como rémoras incansables viven en la República Dominicana, lograron penetrar a nuestro territorio sin tener que tirar un tiro. En consecuencia, la principal preocupación no es una invasión militar haitiana, sino esta pacífica apoyada por las grandes potencias.

Creo en la solidaridad, y la asistencia humana al necesitado. A los haitianos se les debe dar el trato correspondiente a un ser humano, pero que se queden en Haití. Un país atrasado, pobre, con pocas atenciones socio-económica para sus nativos, no se puede echar sobre los hombros este pesado fardo.

Desde hace años todas las autoridades dominicanas han sido complacientes con los haitianos. Han permitido esa migración ilegal que va destruyendo nuestras raíces. Todos los gobiernos han doblado las rodillas ante este problema. Leonel, Hipólito, Danilo y en su etapa Balaguer.

Los empresarios son ahora mismo los grandes y principales culpables de esa emigración ilegal masiva. Este sector abre las puertas del trabajo poco remunerado y emplea una mano de obra en condiciones que son inaceptables para los dominicanos. Los haitianos migrantes laboran sin seguro médico, con un salario ínfimo, sin derechos laborales y sin horario.

En las industrias agrícolas y de la construcción,  la mayor parte de los empleados son haitianos. En los puestos de seguridad de las torres y viviendas de las zonas residenciales, son los haitianos los encargados de la vigilancia. En los polos turísticos se da preferencia a los haitianos que  se dedican a tareas de asistencia.

Reconozco que hay tremendismo y alarma entre muchos que ven esa migración ilegal haitiana como la gran nube que nos va a destruir en el futuro. No creo que pueda tener esas repercusiones, pero si es un trago amargo tener que soportar la masiva presencia de indocumentados, que ya se creen dominicanos.

Es más, en su concepto de vida tribal, los haitianos quieren desplazar a los dominicanos en áreas donde viven. La tolerancia permite esos abusos y es hora de hacerle frente. Sin fuerzas armadas, los haitianos están aquí. Ya es la hora de controlar esta situación, antes de que los correctivos sean muy dolorosos. Manos a la obra. ¡Ay!, se me acabó la tinta.

Comentarios