Logo La Nación Dominicana
Todo tu país, en un solo click...! | sábado, 20 de abril del 2019
Barcelona por un pasó más hacia el título de Liga Fuego, humo y gas lacrimógeno: París vive una masiva protesta de los 'chalecos amarillos' Finjus califica de “firmes y valientes reflexiones” del Sermón de las Siete Palabras Más de 10 vuelos fueron cancelados entre Viernes y Sábado Santos desde RD a Puerto Rico Y EE.UU Cierran 6 negocios en Altamira e Imbert por violar ordenanza prohíbe vender bebidas alcohólicas viernes y sábado santo Así fue el Sermón de las 7 palabras que fustigó los intentos reeleccionistas Elizabeth Warren pide al Congreso que inicie un proceso de juicio político contra Donald Trump Jaylen Brown es factor sorpresa en el 3-0 del Celtics Celtics a un triunfo de semifinales y Raptors recupera ventaja de campo Resultados de Grandes Ligas este viernes Astros reanudan paso ganador. Primera victoria de Sabathia. Falleció en aparatoso accidente pelotero Braulio Lara Los líderes Dodgers y Piratas amplían sus rachas ganadoras Papa Francisco: quien rechaza a los homosexuales “no tiene corazón humano” Pocas lluvias y mucho calor en gran parte del país este fin de semana Música urbana suena en la República Dominicana Armada china mostrará su fortaleza en celebración de 70 aniversario Hombres armados matan en una fiesta a al menos 14 personas, incluido un menor en México Vocero de la Presidencia comparte noticia que señala reducción en membresía de la iglesia Accidentes de motorcicleta dejan dos muertos en Sabana de la Mar Accidentes de motocicletas marcan la Semana Santa en Neyba Dictan tres años de prisión preventiva contra ex-presidente peruano Kuczynski Carta de Alan García a sus hijos: "Dejo mi cadáver como una muestra de desprecio a mis enemigos" Sacerdote pide a Jesús acabar con el “cáncer de la justicia amañada” en República Dominicana Iglesia lanza fuertes criticas  a quienes pretenden perpetuarse en sus cargos sin importarles pisotear la Constitución

Euri Cabral

Un muro de amor y prosperidad 

La República Dominicana y Haití somos dos naciones hermanas que compartimos el mismo territorio insular. Somos una especie de dos hermanas siameses que siempre estaremos una al lado de la otra. Por eso, lo más conveniente y necesario es que entre ambas naciones siempre haya un espíritu de cooperación, de acuerdo, de entendimiento por el bienestar, la tranquilidad y la paz en la isla.

El pasado miércoles estuvimos en el pueblo fronterizo de Dajabón, conversando con la población dominicana en un programa especial de El Sol de la Mañana. Y al conocer en la propia frontera una serie de elementos que se producen allá y a los cuales no se les da mucha difusión, pude reconfirmar que lo más conveniente es trabajar por el desarrollo económico de esa región, construyendo un muro de prosperidad y de solidaridad, y no un muro de odio, racismo y xenofobia.

La frontera dominicano-haitiana necesita un muro económico de grandes inversiones que generen mucho empleo y muchas riquezas. Hay que controlar la frontera y el flujo migratorio, pero con políticas regulatorias que no traigan más complicaciones. No es construyendo estructuras físicas o actuando con odios y abusos, sino convirtiendo la frontera en una gran zona franca de producción de productos, servicios, de un gran tráfico comercial, el cual sea capaz de generar miles de empleos para los dominicanos que están de este lado y para los haitianos que están de aquel lado.

El Grupo M es un consorcio empresarial que en la actualidad opera una zona franca donde trabajan más de 10 mil nacionales haitianos junto a unos mil dominicanos. Esos haitianos trabajan de día en el lado dominicano y en la noche se van a dormir a sus casas en Haití. Esos 10 mil haitianos no son un peligro, no perturban la paz de este lado y no son una carga ni un peligro para la nación dominicana. Por el contrario, son un gran apoyo de mano de obra para la producción de riquezas en la frontera.

Esa es la ruta correcta para abordar la situación de la frontera y el reto de la migración haitiana. El muro que debe construirse es ese que ha estado construyendo el Grupo M: un muro económico, un muro de prosperidad, un muro de colaboración, un muro de amor y u muro lleno de un gran torrente de solidaridad.

Hay que tomar medidas para vigilar con mas tecnología y con mas eficacia muchos puntos de la frontera. Hay que especializar aún más el personal militar que tenemos apostados en la frontera y construir zonas residenciales con todos los servicios, donde ellos puedan vivir con sus familiares por el tiempo que estén de servicio. Pero nunca poner muros físicos que conllevan el aumento del odio, de la separación y del enfrentamiento innecesario entre dos pueblos que tienen un flujo comercial permanente entre ellos y que tienen un gran potencial para producir riquezas juntos, cuando se coordina bien, respetando nuestra propias identidades como naciones.

El muro que debe construirse en la frontera, no es uno lleno de odios, resentimientos, racismo y xenofobia,  sino un gran un gran muro de empresas que produzcan muchos empleos, muchas riquezas y mucha prosperidad, un muro lleno de grandes sentimientos de amor y de solidaridad entre estos  dos heroicos pueblos que comparten la frontera.


Euri Cabral
Economista y Comunicador
euricabral07@gmail.com
 
 
 

Comentarios