Logo La Nación Dominicana
Todo tu país, en un solo click...! | sábado, 20 de abril del 2019
Barcelona por un pasó más hacia el título de Liga Fuego, humo y gas lacrimógeno: París vive una masiva protesta de los 'chalecos amarillos' Finjus califica de “firmes y valientes reflexiones” del Sermón de las Siete Palabras Más de 10 vuelos fueron cancelados entre Viernes y Sábado Santos desde RD a Puerto Rico Y EE.UU Cierran 6 negocios en Altamira e Imbert por violar ordenanza prohíbe vender bebidas alcohólicas viernes y sábado santo Así fue el Sermón de las 7 palabras que fustigó los intentos reeleccionistas Elizabeth Warren pide al Congreso que inicie un proceso de juicio político contra Donald Trump Jaylen Brown es factor sorpresa en el 3-0 del Celtics Celtics a un triunfo de semifinales y Raptors recupera ventaja de campo Resultados de Grandes Ligas este viernes Astros reanudan paso ganador. Primera victoria de Sabathia. Falleció en aparatoso accidente pelotero Braulio Lara Los líderes Dodgers y Piratas amplían sus rachas ganadoras Papa Francisco: quien rechaza a los homosexuales “no tiene corazón humano” Pocas lluvias y mucho calor en gran parte del país este fin de semana Música urbana suena en la República Dominicana Armada china mostrará su fortaleza en celebración de 70 aniversario Hombres armados matan en una fiesta a al menos 14 personas, incluido un menor en México Vocero de la Presidencia comparte noticia que señala reducción en membresía de la iglesia Accidentes de motorcicleta dejan dos muertos en Sabana de la Mar Accidentes de motocicletas marcan la Semana Santa en Neyba Dictan tres años de prisión preventiva contra ex-presidente peruano Kuczynski Carta de Alan García a sus hijos: "Dejo mi cadáver como una muestra de desprecio a mis enemigos" Sacerdote pide a Jesús acabar con el “cáncer de la justicia amañada” en República Dominicana Iglesia lanza fuertes criticas  a quienes pretenden perpetuarse en sus cargos sin importarles pisotear la Constitución

Juan Carlos Guerra

Lineas de Guerra El Hombre naranja

Hace unos días, El Alfa, artista urbano oriundo de Herrera, anunciaba a través de una transmisión en directo desde su cuenta de instagram que había llegado a un acuerdo con la Sony para la distribución de "El Hombre", su más reciente álbum compuesto por 14 canciones repletas de ingeniosas ocurrencias entre las cuales destaca una colaboración con la afamada cantante dominico americana Cardi B que ya cuenta con casi 12 millones de reproducciones en Youtube.  Exultante, el controvertido intérprete de dembow, comunicaba que la empresa había comprado su producción discográfica por una suma superior al millón de dólares.


Resulta sorprendente ver como estos muchachos, sin apoyos institucionales, han logrado convertirse en los líderes culturales de la juventud dominicana, mediante el uso intensivo e inteligente, en la mayoría de los casos empírico, de las tecnologías de la información y la comunicación.  Un dato que pasa muchas veces debajo de la mesa es que los artistas y comunicadores más populares e influyentes de estos tiempos en nuestro país han logrado trascender por fuera de los medios convencionales de comunicación.


Nuestra industria naranja crece y se desarrolla de forma silvestre sin ninguna estrategia de Estado orientada a optimizar los recursos que genera y a estimular su impacto en el desarrollo económico y social del país.


Se denomina industria naranja a todos los bienes y servicios derivados de la cultura, la creatividad y el entretenimiento.  UNESCO y CEPAL clasifican en este ámbito a las empresas cuyo principal insumo es el capital intelectual.


El presidente colombiano Iván Duque, considera a las industrias creativas como el puente por excelencia para pasar de un sistema productivo basado en materias primas hacia un modelo de economía del conocimiento.  En su libro "Efecto Naranja", publicado en noviembre de 2015 cuando la posibilidad de ganar las elecciones presidenciales de su país dos años más tarde quizás solo existía en su cabeza, señala que "el enfoque debe ser que la economía creativa se convierta en un protagonista de la generación de empleo, las exportaciones, la inversión y la cohesión social."


Cuando Duque tomó por bandera la idea de impulsar la industria naranja lo hacía con conocimiento de causa pues, las economías creativas constituyen un sector gigantesco.  Con casi el 4% del PIB mundial y unos treinta millones de empleos, las actividades orientadas a entretener o informar sobrepasan a la industria automovilística en Europa, Japón y Estados Unidos.


En América Latina, se producen casi doscientos mil millones de dólares al año en bienes creativos.  Solamente en Brasil el 10% del PIB es aportado por la economía del ocio. En nuestro país, más allá de la recomposición del mercado a raíz de los cambios asociados con la irrupción de las nuevas plataformas digitales como Netflix, Spotify, Apple Music, Youtube, Instagram o Facebook, la robustez de la industria del entretenimiento es innegable.


Sin embargo, se echa en falta una iniciativa institucional orientada a estimular el crecimiento de la economía naranja, a través de proyectos en alianza público-privada. Imaginemos, por ejemplo, el impacto que tendría un proyecto empresarial con capital privado e impulso estatal, destinado a impulsar el surgimiento de expresiones culturales sustentadas en las nuevas tecnologías o a colocar en el mercado internacional las creaciones musicales de artistas urbanos con las características y el talento de Mozart La Para, RochyRD, Chimbala, La Insuperable o Lapiz Conciente.

 

Es incalculable el impacto que tendría para nuestra economía que, a través del Estado, construyamos fórmulas, más allá de las manidas exenciones fiscales, para hacer de la creatividad una fuente de riqueza y uno de los motores del desarrollo, el bienestar y la prosperidad de los dominicanos.


Ahora que se acerca la época pre electoral, con imaginación y creatividad, los políticos debemos convencer a nuestra juventud de que, contrario a lo que dice la reciente canción de Musicologo El Libro, nuestras propuestas no `tan de naranja.


El autor es Secretario Nacional de Educación del Partido Revolucionario Dominicano.

Comentarios