Logo La Nación Dominicana
Todo tu país, en un solo click...! | jueves, 24 de mayo del 2018
Wind Telecom abre oficinas en Sambil y Colinas Mall   Congreso de los EEUU rinde homenaje a la memoria de José Francisco Peña Gómez Muere hombre tras caerle póste eléctrico encima en Las Terrenas Tres muertos en una balacera por un parqueo en Santo Domingo Este Finjus presenta observaciones y sugerencias a proyecto de Ley de Partidos Stormy Daniels es homenajeada en Los Ángeles por su batalla con Trump Al Horford escogido en el segundo mejor equipo defensivo de la NBA Una canadiense denuncia que fue supuestamente violada en hotel de Punta Cana Tres muertos en La Toronja tras presunta discusión por un parqueo LeBron James añade nueva marca a su legado en la NBA Trump no puede bloquear a sus críticos en Twitter, dice una jueza EE.UU advierte a presidente venezolano de una respuesta “recíproca” a expulsión de diplomáticos OEA otorga premio “Patrimonio Cultural de las Américas” al Merengue Dominicano; discurso del Canciller Ex director de la OMSA tiene cáncer de próstata según sus abogados ADN entrega a Finjus reporte de gestión financiera del primer cuarto del año 2018 Un sorbo de Cine junto a los mejores vinos dio vida a la nueva edición, realizada en el JW Marriott Santo Domingo 120 Agentes de viajes alemanes descubren diversidad oferta turística República Dominicana Reinaldo Pared afirma Danilo Medina no buscará la reelección: “Él no irá, no va a ir” Se entrega dominicano acusado de apuñalar a su pareja embarazada en El Bronx Tío viola sobrina de condición especial en Nagua Fallece el militante anticastrista y exagente de la CIA Luis Posada Carriles Más de 30 heridos en choque de carro con minibús Visitas sorpresa comprometieron en sus primeras 33 citas más de RD$3,065 MM El Festival de las Flores es uno de los eventos culturales más importantes de Jarabacoa. La falta de dinero para una cirugía de glaucoma, catarata o retinopatía lleva a la ceguera a miles de dominicanos

Nelson Encarnacion

VISIÓN GLOBAL La reducción de la nómina del Estado

Una de las demandas más frecuentes en el debate público nacional es la necesidad, según muchos, de que se reduzca la nómina pública, debido a que la abultada plantilla estatal consume millones de pesos que bien pudiesen ser utilizados en inversiones reproductivas.

Es un reclamo que forma parte de todos los foros y es condición casi indispensable para que las discusiones de los grandes temas en los que interviene el Estado puedan conducir a entendimientos duraderos.

Negar que las instituciones públicas operan con un personal que sobrepasa sus necesidades de funcionamiento óptimo, sería ir contra una realidad que no admite discusión, pues se acepta que desde hace décadas el Estado emplea más gente de la que requiere.

Ahora bien, la otra realidad—más pesada aún que la primera—es que el Estado no puede deshacerse de ese personal que excede las necesidades operacionales de su estructura, sin causar un gravísimo problema social que desbordaría la capacidad de respuesta del propio Estado.

Hagamos un ejercicio del absurdo y supongamos que para complacer esos reclamos se echaran de manera gradual a 125,000 empelados públicos en un período, digamos, de seis meses.

La relación directamente proporcional sería un ahorro de cientos, quizá miles de millones de pesos del presupuesto público, pero otra sería, igualmente, un incremento de la presión social, las demandas, la delincuencia y quién sabe si hasta un estallido que acabaría con la tranquilidad de quienes creen que el problema de este país son los magros ingresos que el Estado proporciona a esos ciudadanos para que ellos y sus familias puedan sobrevivir.

¿Qué haríamos con el sustento que por vía de los ingresos percibidos por esos imaginarios 125,000 desahuciados llega a casi un millón de personas que dependen directamente de los hombres y mujeres catalogados de parásitos estatales?

Como ejercicio de lógica económica esta demanda luce hasta cierto punto razonable. Pero en una economía donde el sector privado no genera empleos a la velocidad que se demanda y la informalidad es la causa principal de la precarización del ingreso, abogar por la desaparición de los pocos recursos que perciben los llamados supernumerarios es hasta criminal.

Ahora mismo, según el Banco Central, la tasa de desocupación abierta—un método más restringido de medir el índice de desempleo—ronda el 7.5% de la población económicamente activa. Sin embargo, cuando se mide la tasa de desocupación ampliada—otro método aceptado en esta materia—la cifra se duplica.

En cualquier caso, reducir la nómina pública implicaría agregar más desocupados al índice y una mecha social de difícil manejo y cuyas consecuencias sólo se prevén políticamente, no contablemente, como la ven quienes piden una barrida de la empleomanía estatal.

Nelsonencar10@gmail.com

 

Comentarios