Logo La Nación Dominicana
Todo tu país, en un solo click...! | viernes, 24 de mayo del 2019
Theresa May anuncia su renuncia como primera ministra del Reino Unido tras el fracaso del Brexit Fallece Héctor-Tito- Pereyra, presidente de la Federación Dominicana de Béisbol Adolescente santiaguero que impresionó a Lebron James se convierte en una celebridad Reinas del Caribe pierden invicto, caen ante China en cuatro tres Tony Peña Guaba renuncia este jueves  del PRD luego de sentencia del Tribunal Superior Electoral La Unidad UNo de planta Punta Catalina estará fuer durante 12 días Margarita Cedeño distingue a 21 madres por contribuir a una sociedad en valores (VIDEO) LeBron James responde a video de niño dominicano jugando básquet; dice le quiere enviar tenis DNCD realiza operativo donde incauta  100 paquetes cocaína en costas de playa Palenque Omega tras el visado de trabajo para gira a los Estados Unidos Donald Trump se sale abruptamente de una reunión con los demócratas en la Casa Blanca  RD derrota a Chile en la Copa Panam U-18 en Mexico Filtran polémica foto de Alex Rodriguez en el baño y ya buscan al culpable , Rodrigo Londoño Timochenko en Colombia: Somos un partido para la paz El dominicano Eloy Jiménez pega dos jonrones y Tilson grand slam contra los Astros COOPNAZONAF establece récord nacional de activo con un aumento de 34 % Andrés Navarro afirma se está agotando tiempo para reforma Constitución La "resurrección" de Juan Gabriel: dónde empezó la historia y hasta dónde llegó El Catador brinda por la maternidad , Flores para las futuras madres Gary Sánchez encendío  conecta jonrón 15 y Vladi Jr. el quinto; Atlético, Rangers y Marlins Adalberto Mondesí batea triple y senillo, tiene 39 remolcadas; Ozuna sopla jonrón, Mets y Cerveceros ganan Federación Dominicana de Ciclismo inicia hoy campeonato de pista Alexis Beltré promete crear, desde Acroarte, el Observatorio Cultural de Industria del Entretenimiento Rafael Nadal dice sobre el torneo Roland Garros: “Cada año pienso que será mi último título” Político estadounidense se une a coro de rechazo a reforma constitucional para permitir reelección en RD

Víctor Corcoba Herrero

ALGO MÁS QUE PALABRAS Hay que ser revolucionario

Me rebelo contra esta cultura mezquina, que adoctrina y aborrega, incapaz de asumir irresponsabilidades, que bebe del abecedario de la necedad continuamente y del disfrute del momento. Hoy más que nunca, por tanto, hay que ser revolucionarios con la capacidad de revolucionarse a sí mismo, pues cada cual tiene derecho a caminar hacia su propia realización gozosa. Hemos de poner coraje en ello, no asustarnos, seamos valientes. Por eso, desde siempre, he admirado el entusiasmo de aquellos colectivos o personas implicadas en causas justas, en el acompañamiento y rescate de seres humanos marginados o débiles.


Desde luego, son muchas las personas que se sienten solas, que necesitan un gesto humano auténtico, una verdadera sonrisa, un signo de amor en suma. En consecuencia, es un motivo de anhelo, que cada día miles de ciudadanos se ofrezcan a donarse como voluntarios, dispuestos a ofrecer su vida para contribuir a lo armónico y a un desarrollo más equitativo y sostenible. Son un buen referente y una saludable referencia. Hemos de reconocer que gracias a ellos se salvan muchas vidas, se reconducen muchas existencias, se construyen comunidades dispuestas a hermanarse para sobreponerse ante cualquier emergencia o desastre.


Sea como fuere, creo que ya está bien de tanta pasividad o indiferencia. Es menester transformar radicalmente esta vida de negocios e intereses mundanos; y, por ello, es importante cambiar el corazón de las gentes, ponernos al servicio de los que nada tienen y nadie los quiere. ¡Cuántas familias desoladas, desilusionadas, muertas en vida, acercan su mirada triste a la nuestra! La situación es tremenda para algunos. Ante esta dolorosa situación, hemos de recapacitar. Podemos ser cualquiera de nosotros. Naturalmente, lo primero que yo mismo me digo, es que no se puede tener miedo a amar. Pensemos en esas gentes que mueren a diario en la desesperación porque no han encontrado a nadie que les haya alargado el brazo.


Ojalá se reconociera firmemente el valor del voluntariado en la sociedad, con recomendaciones a gobiernos para que brinden apoyo institucional, fomentándolo con mayor determinación si cabe. En cualquier caso, ningún ser humano puede lavarse las manos y mirar hacia otro lado. Olvidamos que de la unión y de la concordia, de la dedicación y del liderazgo, es de donde brota la ilusión y lo armónico. Por desgracia, tenemos a muchos perdedores de la globalización; y, a pesar de ello, algunos líderes no quieren entenderse, motivados por unos incentivos egoístas, que impiden que sus ciudadanos se beneficien de los avances tecnológicos y científicos, el comercio mundial y la integración económica.


Ante este bochornoso escenario, en el que se acrecienta el número de individuos explotados y oprimidos,  urge reconstruir sociedades verdaderamente inspiradas en la justicia social. Por otra parte, con el transcurrir del tiempo son más los países en el mundo que necesitan una mayor respuesta humanitaria. Cada minuto, treinta y un personas tienen que huir para salvar su vida. Sesenta y ocho millones de personas han tenido que abandonar su hogar debido a la violencia. Es la mayor crisis humanitaria desde la segunda Guerra Mundial. Son datos actuales de la Agencia de la ONU para los refugiados. Además, por si fuera poco, el cambio climático conduce hacia un mundo de cataclismo e incertidumbre, por esa ausencia de valores y conciencia. Esto, evidentemente, nos debe mover a una cierta rebeldía, máxime cuando es la cultura la que se corrompe y ya no se reconocen unos principios universalmente válidos, como puede ser el bien colectivo, lo que presupone el respeto y la consideración a toda vida.


Por consiguiente, a mi juicio, hemos de apostar por otro estilo de cohabitar menos alocado y más humanitario. Quizás tengamos que no desfallecer para alentar a todos los que, desde los más variados sectores de la actividad humana, están trabajando para garantizar  un orbe más ecuánime, en el que se consideren desde el sufrimiento de los excluidos, al dolor que causa la pérdida de biodiversidad. Sin duda, el gran deterioro de los últimos años en cuanto a la calidad de la vida humana y su degradación social, nos debe hacer salir de esta debilidad de reacciones, sobre todo con aquellos que dilapidan recursos, sin importarles sus análogos más pobres ni las futuras generaciones. Ahora bien, que nuestras luchas y nuestras preocupaciones tampoco nos reste el gozo de la esperanza. ¡Eso jamás!


Víctor Corcoba Herrero/ Escritor

corcoba@telefonica.net

Comentarios