Logo La Nación Dominicana
Todo tu país, en un solo click...! | lunes, 18 de febrero del 2019
Leonel Fernandez anuncia celebración de gran manifestación política en el mes de abril Navarro deja su cargo en manos del presidente Medina y formaliza precandidatura por el PLD Angelito Villalona pidió orar por su familia, envuelta en una pelea por la herencia de su padre 10 cosas que debes saber sobre el All-Star Game de la NBA esta noche Joe Harris “El Desconocido” vence a Curry en la competencia de Triples El novato de los Thunders, Hamidou Diallo hace malabares y es el nuevo rey de Mates   Un vistazo a lo que trae la moda primavera/verano Adultos mayores reciben pensiones en República Dominicana Charles Scicluna, “Es el momento de la verdad. Aunque nos humille y dé miedo” José Ureña volverá a ser el abridor en el Día Inaugural para los Marlins Francisco Liriano espera que regreso a Piratas reencienda su carrera Dominicano Gary Sánchez impresionante  con su poder en el entrenamiento Nashla Bogaert y Frank Perozo son los reyes del Desfile Nacional de Carnaval Manifestantes haitianos queman una bandera de EE.UU. y piden ayuda a Rusia y China Embajador de Venezuela en la ONU, Samuel Moncada denuncia plan de EE.UU. y la OEA para provocar una guerra en el país Lancha hallada volcada en el mar Caribe vino cargada de cocaína Ministerio Cultura inaugura curso para diplomáticos sobre la “Historia del Arte Dominicano” Director de presupuesto afirma que, según el BID, Dominicana es uno de los países que menos gasta y menos nóminas tiene Nuevo sábado de movilización de chalecos amarillos en Francia Todo listo para Juego de Estrellas de la NBA esta noche, se espera duelo entre James y Antetokounmpo Fue dado de alta el cantante Anthony Ríos tras ser intervenido del corazón Joverlein Moise, hijo mayor del presidente haitiano se encuentra en RD Cómo es el ejército de Venezuela y qué medios tiene para responder a una intervención de Estados Unidos. Policía Nacional activa búsqueda de 2 mujeres que hirieron extranjero en Sosúa y luego emprendieron la huida Agentes de la DIGESETT en Sosúa en vez de multas dieron flores a conductores por el Día de la Amistad

Víctor Corcoba Herrero

ALGO MÁS QUE PALABRAS Hay que ser revolucionario

Me rebelo contra esta cultura mezquina, que adoctrina y aborrega, incapaz de asumir irresponsabilidades, que bebe del abecedario de la necedad continuamente y del disfrute del momento. Hoy más que nunca, por tanto, hay que ser revolucionarios con la capacidad de revolucionarse a sí mismo, pues cada cual tiene derecho a caminar hacia su propia realización gozosa. Hemos de poner coraje en ello, no asustarnos, seamos valientes. Por eso, desde siempre, he admirado el entusiasmo de aquellos colectivos o personas implicadas en causas justas, en el acompañamiento y rescate de seres humanos marginados o débiles.


Desde luego, son muchas las personas que se sienten solas, que necesitan un gesto humano auténtico, una verdadera sonrisa, un signo de amor en suma. En consecuencia, es un motivo de anhelo, que cada día miles de ciudadanos se ofrezcan a donarse como voluntarios, dispuestos a ofrecer su vida para contribuir a lo armónico y a un desarrollo más equitativo y sostenible. Son un buen referente y una saludable referencia. Hemos de reconocer que gracias a ellos se salvan muchas vidas, se reconducen muchas existencias, se construyen comunidades dispuestas a hermanarse para sobreponerse ante cualquier emergencia o desastre.


Sea como fuere, creo que ya está bien de tanta pasividad o indiferencia. Es menester transformar radicalmente esta vida de negocios e intereses mundanos; y, por ello, es importante cambiar el corazón de las gentes, ponernos al servicio de los que nada tienen y nadie los quiere. ¡Cuántas familias desoladas, desilusionadas, muertas en vida, acercan su mirada triste a la nuestra! La situación es tremenda para algunos. Ante esta dolorosa situación, hemos de recapacitar. Podemos ser cualquiera de nosotros. Naturalmente, lo primero que yo mismo me digo, es que no se puede tener miedo a amar. Pensemos en esas gentes que mueren a diario en la desesperación porque no han encontrado a nadie que les haya alargado el brazo.


Ojalá se reconociera firmemente el valor del voluntariado en la sociedad, con recomendaciones a gobiernos para que brinden apoyo institucional, fomentándolo con mayor determinación si cabe. En cualquier caso, ningún ser humano puede lavarse las manos y mirar hacia otro lado. Olvidamos que de la unión y de la concordia, de la dedicación y del liderazgo, es de donde brota la ilusión y lo armónico. Por desgracia, tenemos a muchos perdedores de la globalización; y, a pesar de ello, algunos líderes no quieren entenderse, motivados por unos incentivos egoístas, que impiden que sus ciudadanos se beneficien de los avances tecnológicos y científicos, el comercio mundial y la integración económica.


Ante este bochornoso escenario, en el que se acrecienta el número de individuos explotados y oprimidos,  urge reconstruir sociedades verdaderamente inspiradas en la justicia social. Por otra parte, con el transcurrir del tiempo son más los países en el mundo que necesitan una mayor respuesta humanitaria. Cada minuto, treinta y un personas tienen que huir para salvar su vida. Sesenta y ocho millones de personas han tenido que abandonar su hogar debido a la violencia. Es la mayor crisis humanitaria desde la segunda Guerra Mundial. Son datos actuales de la Agencia de la ONU para los refugiados. Además, por si fuera poco, el cambio climático conduce hacia un mundo de cataclismo e incertidumbre, por esa ausencia de valores y conciencia. Esto, evidentemente, nos debe mover a una cierta rebeldía, máxime cuando es la cultura la que se corrompe y ya no se reconocen unos principios universalmente válidos, como puede ser el bien colectivo, lo que presupone el respeto y la consideración a toda vida.


Por consiguiente, a mi juicio, hemos de apostar por otro estilo de cohabitar menos alocado y más humanitario. Quizás tengamos que no desfallecer para alentar a todos los que, desde los más variados sectores de la actividad humana, están trabajando para garantizar  un orbe más ecuánime, en el que se consideren desde el sufrimiento de los excluidos, al dolor que causa la pérdida de biodiversidad. Sin duda, el gran deterioro de los últimos años en cuanto a la calidad de la vida humana y su degradación social, nos debe hacer salir de esta debilidad de reacciones, sobre todo con aquellos que dilapidan recursos, sin importarles sus análogos más pobres ni las futuras generaciones. Ahora bien, que nuestras luchas y nuestras preocupaciones tampoco nos reste el gozo de la esperanza. ¡Eso jamás!


Víctor Corcoba Herrero/ Escritor

corcoba@telefonica.net

Comentarios