Logo La Nación Dominicana
Todo tu país, en un solo click...! | domingo, 21 de octubre del 2018
Autoexamen prevé el cáncer de mama, dice ministro de Salud Pública Gigantes machucan a los  Tigres del Licey 4-1 en el Quisqueya  Dominicanas rechazan violencia de género con Marcha de las Novias Comunidad internacional rechaza candidatura de Bolsonaro en Brasil; TSE investigará fake news Peña Nieto: México no permitirá el ingreso "irregular o violento" de migrantes Fueron velados y sepultados ayer los restos del promotor artístico Chichí Aponte Orientales vencen Escogido en duelo de picheo en el Tetelo Vargas Toros vencieron 2-0 a las Águilas con gran actuación de Raúl Valdés,  Cerveceros en pelea, derrotan Dodgers y obligan a un partido decisivo Jesús Adrián ante público dominicano esta noche en su tour 2019 Conmemoran en la República Dominicana el Día de la Cultura Cubana Arabia Saudita reconoce la muerte del periodista Jamal Khashoggi gobernador del Banco Central recibe visita delegación Reserva Federal de los Estados Unidos Evo Morales: "Antes gobernaban los gringos, ahora gobernamos los indios en Bolivia" Las Águilas Cibaeñas suspenden a Luichy Sánchez “de manera indefinida” Suspenden juicio hasta el 24 de octubre de caso Emely; termina la presentación de pruebas Ministerio Público desaloja a moradores de sector Haití Chiquito Caravana de migrantes hondureños comienza a llegar a México Trail Blazers aguan debut de LeBron James con los Lakers, ganan 128-119 ; Heat vence Wizards, 76ers arrollan a Bulls Gigantes blanquean Leones 7-0 y ocupan primer lugar torneo Las Estrellas dejan a los Toros en el terreno, Hernández disparó el hit de la victoria Seguidores Monchy Rodríguez asumen posición política Presidente Danilo Medina encabeza inauguración fábrica china en Tamboril Está secuestrado José José? Sale a la luz la primera prueba, pero cuestionan su veracidad Se llama Shakibecca y el parecido con Shakira es sorprendente. Esta semana hizo un sueño realidad

Víctor Corcoba Herrero

ALGO MÁS QUE PALABRAS Apuesta por una cultura del abrazo

Es tiempo de activar los buenos propósitos. De ponerse en camino. De hacer camino. De sentirse camino. De caminar con la compasión como apoyo. Hay que dejarse cultivar para poder crecer en nuevos horizontes, mediante el redescubrimiento de cada cual colectivamente. Tenemos que hermanarnos. Por ello, hace falta desterrar de nuestros abecedarios cualquier muestra de indiferencia o pasividad. Para empezar, quizás debamos bajar de los pedestales para propiciar lenguajes conciliadores y verdaderamente auténticos. No podemos seguir desvirtuándolo todo.

Ya está bien de tanta farsa, de tanto sufrimiento injusto, en contextos sociales hipócritas, que todo lo relativizan, hasta la propia verdad, unas veces desentendiéndose de ella, otra rechazándola. En consecuencia, es el momento de hablar profundo y claro, de ejercer la moderación y de evitar el aumento de tensiones, más allá de todas las heridas y de nuestras discordias. Nos hace falta confluir armónicamente, los unos en los otros, y así poder avanzar hacia otras atmósferas de alcance más universal entre saberes y operatividad. Por otra parte, no se debe dificultar con muros,  ni tampoco con armas, el andar de tantas mujeres y hombres valientes que arriesgan a diario sus vidas alrededor del mundo por la paz y la protección de vidas. Respetémonos como ciudadanos, como hombres del planeta, como humanidad en definitiva.


Venga a nosotros, a todas las lenguas y razas, la cultura del abrazo. Vociferémosla y empleémonos a fondo en ella. Son tantas las personas necesitadas de ayuda humanitaria que, hasta una simple caricia, nos ayuda a disminuir las hostilidades que, entre todos, nos hemos generado. Es una lástima que los seres más indefensos, como pueden ser los niños, se conviertan en objetivo de conflictos, sin piedad alguna. Esta brutalidad no puede normalizarse. Estamos obligados a intervenir y a comprometernos por otro cosmos más habitable, o sí quieren, más de todos y de nadie. Salgamos de este estado salvaje y no activemos relaciones de conveniencia, sino de convivencia con la fuerza del amor. Seamos responsables y que, lo que cuente para nosotros, sea el ser humano sobre todo lo demás. Para desgracia nuestra, nos hemos dejado adoctrinar por intereses mundanos, y así no podemos establecer alianzas, que conllevan ser un todo y para todos. A veces nos movemos tan endiosados que olvidamos que nos necesitamos y que requerimos de la cooperación colectiva. Por eso, es saludable siempre reflexionar, reunirse y unirse alrededor de colectivos en los que impere la justicia y la coherencia de planteamientos. Ahí están los ejemplarizantes setenta años de contribuciones al desarrollo económico y social de América Latina y el Caribe, toda una escuela de pensamiento especializada en el examen de las tendencias económicas y sociales a mediano y largo plazo, siguiendo los cambios de la realidad económica, social y política, regional y mundial.


Desde luego, en esa cultura del abrazo que hemos de activar a todas horas de nuestra vida, el mundializado planeta requiere de moradores y líderes capaces de superar las diferencias, junto a sistemas educativos que den prioridad a las personas como agentes de paz. Sin duda, el poder transformador de la educación es vital, sólo hay que ver, como día tras día, cambia la suerte de muchas personas gracias a las oportunidades que ofrece el aprendizaje. Desde luego, si en verdad queremos cambiar las mentalidades y progresar, hay que trabajar en este sentido socializador. Nadie se puede quedar en las barreras de la ignorancia. Será discriminatorio y desprovisto de moral. Nos conviene, por tanto, esforzarnos en proyectos reintegradores, pues todos hemos de planificar conjuntamente el futuro, bajo una estética colaboración solidaria. Esto nos exige que revisemos seriamente nuestro estilo de vida, que ha de ser cuando menos más de genuina donación, tanto hacia la naturaleza como hacia nuestro espíritu de relación. Precisamente, una de las pobrezas más hondas que sufrimos, es la falta de vínculos para poder hermanarnos en esa gran familia humana que todos demandamos por innata necesidad. No olvidemos que nada somos sin los demás. Pensemos que no hay avance pleno sin esa concordia de aportes generosos en favor del desarrollo de todas las culturas y de todos los cultos. ¡Abracémonos hasta transformarnos en alma! Seguramente sea cuando el mundo cambie, porque será cuando bajaremos a la realidad que nos circunda; la de nuestra propia conciencia, que es aquello por lo que vivimos, pensamos y sentimos.


Víctor Corcoba Herrero/ Escritor

corcoba@telefonica.net

Comentarios