Logo La Nación Dominicana
Todo tu país, en un solo click...! | lunes, 16 de julio del 2018
Angelique Kerber sorprende y se lleva a Serena Williams y Djokovic elimina a y Nadal en Wimbleedon Manny Pacquiao desluce al campeón y gana por nocaut, llega a 60 triunfos Atléticos remontan con jonrón de Mark Canha al vencer a Gigantes, Cachorros apalean Padres, Rockies y Angelinos ganan Yanquis superan Indios 4-4, Rays aplastan Mellizos, Orioles y Astros ganan Hombre mata a su mujer y luego  se suicida en Santiago Rector de INTEC califica de vergonzosa las condiciones de pobreza que arropa al país Magic Johnson admite que LeBron James da otro nivel a Lakers, pero falta una figura más Primer ministro de Haití Jack Guy Lafontant presenta su renuncia en medio de la crisis Destacado diseñador pide ayuda económica para cirugía en el exterior Hombre encierra ex pareja en habitación y la ataca a apuñaladas en El Seibo FINJUS dice armas ilegales en RD proceden de Haití Cómo puedes leer tus emails sin estar conectado a internet Crisis en Nicaragua: al menos un muerto tras el cerco a una iglesia donde se refugiaron los estudiantes símbolo de las protestas Reinas del Caribe buscan el oro frente a Estados Unidos esta noche Presidente boliviano confirma participación en Foro de Sao Paulo Recordarán a Celia Cruz en el 15 aniversario de su muerte con diferentes eventos José Ramírez empuja dos, Mazara pega doble ; Miguel Andújar y Adrian Beltré ligan un imparable cada uno Maikel Franco y Gregory Polanco dan jonrones en victorias; Amed Rosario liga triple y doble en el triunfo de los Mets Fernando Villalona en un recorrido musical de su carrera de forma sinfónico Vuela ministro de Justicia de Perú por escándalo de corrupción Modelo dominicano es el primero de RD en pasear la pasarela de Dior, Valentino, Fendi y Louis Vuitton Manny Pacquiao y Lucas Matthysse listo para entrarse a golpes mañana Círculo de Locutores Dominicanos eligen a Rodolfo Espinal y Marisol Pérez Ayuntamiento realiza operativo de recogida de basura en el Malecón Seguros  APS inaugura  tres nuevas sucursales

Víctor Corcoba Herrero

ALGO MÁS QUE PALABRAS Apuesta por una cultura del abrazo

Es tiempo de activar los buenos propósitos. De ponerse en camino. De hacer camino. De sentirse camino. De caminar con la compasión como apoyo. Hay que dejarse cultivar para poder crecer en nuevos horizontes, mediante el redescubrimiento de cada cual colectivamente. Tenemos que hermanarnos. Por ello, hace falta desterrar de nuestros abecedarios cualquier muestra de indiferencia o pasividad. Para empezar, quizás debamos bajar de los pedestales para propiciar lenguajes conciliadores y verdaderamente auténticos. No podemos seguir desvirtuándolo todo.

Ya está bien de tanta farsa, de tanto sufrimiento injusto, en contextos sociales hipócritas, que todo lo relativizan, hasta la propia verdad, unas veces desentendiéndose de ella, otra rechazándola. En consecuencia, es el momento de hablar profundo y claro, de ejercer la moderación y de evitar el aumento de tensiones, más allá de todas las heridas y de nuestras discordias. Nos hace falta confluir armónicamente, los unos en los otros, y así poder avanzar hacia otras atmósferas de alcance más universal entre saberes y operatividad. Por otra parte, no se debe dificultar con muros,  ni tampoco con armas, el andar de tantas mujeres y hombres valientes que arriesgan a diario sus vidas alrededor del mundo por la paz y la protección de vidas. Respetémonos como ciudadanos, como hombres del planeta, como humanidad en definitiva.


Venga a nosotros, a todas las lenguas y razas, la cultura del abrazo. Vociferémosla y empleémonos a fondo en ella. Son tantas las personas necesitadas de ayuda humanitaria que, hasta una simple caricia, nos ayuda a disminuir las hostilidades que, entre todos, nos hemos generado. Es una lástima que los seres más indefensos, como pueden ser los niños, se conviertan en objetivo de conflictos, sin piedad alguna. Esta brutalidad no puede normalizarse. Estamos obligados a intervenir y a comprometernos por otro cosmos más habitable, o sí quieren, más de todos y de nadie. Salgamos de este estado salvaje y no activemos relaciones de conveniencia, sino de convivencia con la fuerza del amor. Seamos responsables y que, lo que cuente para nosotros, sea el ser humano sobre todo lo demás. Para desgracia nuestra, nos hemos dejado adoctrinar por intereses mundanos, y así no podemos establecer alianzas, que conllevan ser un todo y para todos. A veces nos movemos tan endiosados que olvidamos que nos necesitamos y que requerimos de la cooperación colectiva. Por eso, es saludable siempre reflexionar, reunirse y unirse alrededor de colectivos en los que impere la justicia y la coherencia de planteamientos. Ahí están los ejemplarizantes setenta años de contribuciones al desarrollo económico y social de América Latina y el Caribe, toda una escuela de pensamiento especializada en el examen de las tendencias económicas y sociales a mediano y largo plazo, siguiendo los cambios de la realidad económica, social y política, regional y mundial.


Desde luego, en esa cultura del abrazo que hemos de activar a todas horas de nuestra vida, el mundializado planeta requiere de moradores y líderes capaces de superar las diferencias, junto a sistemas educativos que den prioridad a las personas como agentes de paz. Sin duda, el poder transformador de la educación es vital, sólo hay que ver, como día tras día, cambia la suerte de muchas personas gracias a las oportunidades que ofrece el aprendizaje. Desde luego, si en verdad queremos cambiar las mentalidades y progresar, hay que trabajar en este sentido socializador. Nadie se puede quedar en las barreras de la ignorancia. Será discriminatorio y desprovisto de moral. Nos conviene, por tanto, esforzarnos en proyectos reintegradores, pues todos hemos de planificar conjuntamente el futuro, bajo una estética colaboración solidaria. Esto nos exige que revisemos seriamente nuestro estilo de vida, que ha de ser cuando menos más de genuina donación, tanto hacia la naturaleza como hacia nuestro espíritu de relación. Precisamente, una de las pobrezas más hondas que sufrimos, es la falta de vínculos para poder hermanarnos en esa gran familia humana que todos demandamos por innata necesidad. No olvidemos que nada somos sin los demás. Pensemos que no hay avance pleno sin esa concordia de aportes generosos en favor del desarrollo de todas las culturas y de todos los cultos. ¡Abracémonos hasta transformarnos en alma! Seguramente sea cuando el mundo cambie, porque será cuando bajaremos a la realidad que nos circunda; la de nuestra propia conciencia, que es aquello por lo que vivimos, pensamos y sentimos.


Víctor Corcoba Herrero/ Escritor

corcoba@telefonica.net

Comentarios