Logo La Nación Dominicana
miércoles, 22 de noviembre del 2017
Navarro informa entra en su fase final evaluacion de unos 80 mil maestros para mejorar educacion RD Gobierno de Trump revoca estatus de protección temporal a casi 60.000 haitianos Fiquito Vasquez afirma "Guido Gomez era el poder detras del trono" en el IDDS Danilo Medina inaugura moderna via en el sur profundo de Dominicana Círculo de Locutores Dominicanos juramenta  directiva en San Cristóbal Tres innovadoras empresas criollas se unen para brindar una experiencia navideña única en la personalización de productos por Internet Diez años de Zona Franca por actividad Dominicanos acusados de traficar heroína, cocaína y crack tenían como clientes ejecutivos de Wall Street  Migración decomisa otros cientos de carnés falsificados del PNRE Las mujeres con sobrepeso tienen más riesgo de no detectar el cáncer de mama 180 millones de niños se enfrentan a un futuro sombrío Apártate, Despacito! El nuevo éxito de Luis Fonsi ya rompe récords en YouTube Presentan hoy libro sobre Marianela Boán Academia Dominicana de la Lengua hará homenaje póstumo a Lupo Hernández Rueda Los azules derrotan a Gigantes en su casa domicilio y frenan racha de dos derrotas RD vence a Perú en voleibol masculino en Juegos Bolivarianos Luguelín Santos debuta hoy en primera eliminatoria de 400 metros en Juegos Bolivarianos David Ortiz celebró su cumpleaño 42 en compañía de algunos amigos con quienes pasó un agradable momento Meteorología dice aguaceros se disminuyen por alejamiento de vaguada David Lee dos veces All Star anuncia su retiro de la NBA PRM designa con el nombre de Claudio Caamaño Grullón su próxima Convención interna Inauguran novena feria Expo Monte Plata 2017 90.6% de las metas presidenciales con avances sustanciales Diecisiete heridos y docenas de dominicanos desplazados por voraz incendio en edificio del Alto Manhattan Mujer encuentra otra con su marido y le desfigura el rostro en Monte plata

Manuel Hernandez Villeta

A Pleno Sol Modificaciones  al Código Trabajo

Hacer cambios a la carrera y sin ser necesarios al Código de Trabajo se puede interpretar de una acción criminal. Es como si se diera un golpe en la nuca al proletariado nacional. Los empresarios, la patronal,  presentan  nueva demostración de que sólo les interesa su dinero.

Lejos estamos en la República Dominicana del establecimiento de un capitalismo de rostro humano. Por el contrario, muchos empresarios  el retrato que guardan es de ese inversionista gruñón, y que fuera de sus recursos se le importa todo.

En la buena  convivencia pacífica hace falta que los que más tienen, no aprieten la soga en el cuello del proletariado. El caos nace de la opresión, y eso deben saberlo los empresarios. Ningún capital está seguro y se puede reproducir donde la anarquía sea la forma de subsistir.

El Código de Trabajo tiene limitaciones y  de hecho favorece más a los patronos que a los trabajadores. Está cojo de un lado, y aun así hay que defenderlo. Con todas sus fallas, es inaceptable que ahora se le haga una modificación de sastrería, para favorecer a algunos patronos.

Con el surgimiento de la industria del servicio y las grandes plazas comerciales, el sector privado se solidifica como el principal empleador del país. Sin embargo, rechaza un salario mínimo justo para sus empleados.

La modificación al Código Penal tiene como uno de sus objetivos básicos eliminar el subsidio por despido. También reducir las vacaciones a las parturientas y trata de refilón el caso de las pensiones. A tiempo, el voraz empresario dominicano debe ir donde un buen maquillista para que le ponga un rostro humano.

A pesar de todo, el obrero dominicano está prácticamente solo. Las centrales sindicales han ido perdiendo fuerzas en los últimos años. Han caído en el economicismo, talvez producto de esa lucha frontal que sostuvieron con el doctor Joaquín Balaguer y sus gobiernos.

Las centrales sindicales rudamente golpeadas no se pudieron recuperar. Unas se esfumaron y las otras tomaron caminos conservadores, aunque es de destacar que lucharon hasta ser derrotadas en lo que se refiere al reajuste de salarios.

Tiene que darse la unidad obrero-sindical. Asimismo, en muchas ocasiones hay un divorcio entre el movimiento  obrero organizado, y los simples asalariados. Las centrales sindicales deben ahora hablar claro, y tener una gran capacidad de combate.

Tengo fe que serán derrotadas las aspiraciones  a una modificación del Código de Trabajo, para adecuarlo a los intereses patronales. Ese movimiento sería peor que el llamado Código Trujilo  del Trabajo, que fue malo porque nació en la dictadura de los 32 años, pero que era uno de los más progresistas del continente.

Hay que defender los derechos de los trabajadores  al seguro médico, plan de pensiones, derecho de cesantía, unas vacaciones justas a las parturientas, y sobre todo que no sean vejados y atropellos por la patronal. ¡Ay!, se me acabó la tinta.

Comentarios