Logo La Nación Dominicana
Todo tu país, en un solo click...! | viernes, 21 de septiembre del 2018
FENATRADO convoca a paro en Transporte de carga por 72 horas Luis Severino gana el 18; Adrian Beltré iguala a Musial y Stargell en jonrones Yeni Berenice cierra su gestión como Fiscal en medio de rosas y bizcocho de celebración Catalonia Santo Domingo que mezcla placer y negocios Falleció Fernando rainieri, en un aparatoso accidente Anuncian nominados a los premios Grammy Latinos 2018 Tenista Victor Estrella defenderá título en Challenger dominicano José Mujica reafirma no será candidato a presidenciales en Uruguay Cientos de personas despiden restos de dominicano muerto en explosión Clausuran el museo de Pablo Escobar que administraba su hermano David Pagan Mariñez, director de la cinta “Trabajo sucio”, explica la clave del éxito del cine dominicano Un tiroteo deja tres muertos en Maryland ; El incidente ocurrió en un suburbio de Aberdeen Falleció de cáncer hépatico el comunicador y diplomático César Medina Ashton Kutcher atropella por accidente a un joven con su Tesla Nueva sucursal Supermercados A Precio en la zona oriental Miguel Vargas exhorta aprovechar facilidades de financiamiento del Reino Unido PN informa el hallazgo del cadáver de un abogado.con dos impactos de balas dentro de un vehículo Mujer asesina de varias puñaladas a su padrasto por supuestos maltratos a su madre Con jonrón de Yasiel Puig, Dodgers vencen a Rockies y siguen dominando; Canó de 4-3 Yanquis impiden de nuevo que Boston se corone en el Bronx; Andújar de 4-2 El FBI quiere mandar un mensaje a Cuba: estamos vigilando ‘Ordlinario, vugar e indecente’. Prensa oficial cubana critica ‘El anillo’ de Jennifer López Misión del Banco Mundial visita líderes comunitarios, respalda la mejoría en redes Gimnasia RD obtiene 4 plazas para los Panam de Lima 2019 Tenis de Mesa de RD y Venezuela firman convenio de cooperación

Manuel Hernandez Villeta

A Pleno Sol Modificaciones  al Código Trabajo

Hacer cambios a la carrera y sin ser necesarios al Código de Trabajo se puede interpretar de una acción criminal. Es como si se diera un golpe en la nuca al proletariado nacional. Los empresarios, la patronal,  presentan  nueva demostración de que sólo les interesa su dinero.

Lejos estamos en la República Dominicana del establecimiento de un capitalismo de rostro humano. Por el contrario, muchos empresarios  el retrato que guardan es de ese inversionista gruñón, y que fuera de sus recursos se le importa todo.

En la buena  convivencia pacífica hace falta que los que más tienen, no aprieten la soga en el cuello del proletariado. El caos nace de la opresión, y eso deben saberlo los empresarios. Ningún capital está seguro y se puede reproducir donde la anarquía sea la forma de subsistir.

El Código de Trabajo tiene limitaciones y  de hecho favorece más a los patronos que a los trabajadores. Está cojo de un lado, y aun así hay que defenderlo. Con todas sus fallas, es inaceptable que ahora se le haga una modificación de sastrería, para favorecer a algunos patronos.

Con el surgimiento de la industria del servicio y las grandes plazas comerciales, el sector privado se solidifica como el principal empleador del país. Sin embargo, rechaza un salario mínimo justo para sus empleados.

La modificación al Código Penal tiene como uno de sus objetivos básicos eliminar el subsidio por despido. También reducir las vacaciones a las parturientas y trata de refilón el caso de las pensiones. A tiempo, el voraz empresario dominicano debe ir donde un buen maquillista para que le ponga un rostro humano.

A pesar de todo, el obrero dominicano está prácticamente solo. Las centrales sindicales han ido perdiendo fuerzas en los últimos años. Han caído en el economicismo, talvez producto de esa lucha frontal que sostuvieron con el doctor Joaquín Balaguer y sus gobiernos.

Las centrales sindicales rudamente golpeadas no se pudieron recuperar. Unas se esfumaron y las otras tomaron caminos conservadores, aunque es de destacar que lucharon hasta ser derrotadas en lo que se refiere al reajuste de salarios.

Tiene que darse la unidad obrero-sindical. Asimismo, en muchas ocasiones hay un divorcio entre el movimiento  obrero organizado, y los simples asalariados. Las centrales sindicales deben ahora hablar claro, y tener una gran capacidad de combate.

Tengo fe que serán derrotadas las aspiraciones  a una modificación del Código de Trabajo, para adecuarlo a los intereses patronales. Ese movimiento sería peor que el llamado Código Trujilo  del Trabajo, que fue malo porque nació en la dictadura de los 32 años, pero que era uno de los más progresistas del continente.

Hay que defender los derechos de los trabajadores  al seguro médico, plan de pensiones, derecho de cesantía, unas vacaciones justas a las parturientas, y sobre todo que no sean vejados y atropellos por la patronal. ¡Ay!, se me acabó la tinta.

Comentarios