Miercoles 29 de Marzo del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


Luis R. Decamps R.

Viejas perogrulladas de la táctica política

Jean Jacques Broussonet, el autoproclamado “discípulo intelectual” de Maquiavelo que en las postrimerías del siglo XX se propuso “rescatar del olvido y la tergiversación el verdadero pensamiento del humanista florentino”, nos recuerda en uno de sus libros que el actor de la actividad política (“como acontece en la mayoría de los fenómenos de la existencia en los que intervienen la voluntad y los intereses humanos”) dispone, en general y sin que se obvien las matizaciones normales de cada caso en específico, de tres opciones claramente delimitadas a la hora de encararse con “los problemas tácticos o coyunturales”.

(No huelga llamar la atención sobre el hecho de que el aserto de Broussonet se ha circunscrito deliberadamente a “los problemas tácticos o coyunturales” del accionar político, y la razón es más que obvia: los asuntos de carácter estratégico, es decir, los de largo plazo que, por ello mismo, tienen que ver con los objetivos generales, las grandes soluciones o las metas finales, están sujetos a reglas o convenciones más estrictas, y por lo tanto las opciones suelen ser únicamente dos).

La historia enseña, conforme rememora Broussonet (“Maquiavelo vive: El viejo tablero de la política”, Librería Libertad, Bruselas, Bélgica, 1990, 583 pp., traducción libre del autor de estas líneas), que todo problema político de coyuntura siempre ha sido susceptible de ser abordado o encarado desde tres enfoques troncales posibles (hay otros, insiste, pero de carácter subalterno o subsidiario): un primero que él llama “perspectiva tonta”, un segundo que denomina “perspectiva tosca” y, por último, un tercero al que pone el nombre de “perspectiva inteligente”.

La “perspectiva tonta” habitualmente implica un abordaje del problema que era el deseado y esperado por el adversario: en esencia, consiste en coincidir directa o asimétricamente con el contrincante, hacerle eco o “coro” en su punto de vista o en su accionar, y en bastantes sentidos significa “caer en el gancho” que el otro le tendió, pues termina convirtiendo al que se dejó arrastrar en “un socio involuntario de su enemigo”.

Según el distinguido politólogo franco-belga, un ejemplo gráfico de este tipo de enfoque es el que se presenta cuando el adversario, normalmente ayudado por partidarios suyos que se presentan como “independientes” o “mediadores”, plantea conversar sobre un tema en torno al cual no hay posibilidad de llegar a ningún punto de avenencia porque las diferencias son de principios. Es, por consiguiente, un llamamiento a diálogo hecho en un momento difícil o crítico que tiene por objeto real neutralizar momentáneamente al contrario y ganar tiempo. “Si usted se suma a semejante llamamiento de manera pura y simple, no hay dudas de que es un tonto o, en realidad, procura en el fondo lograr algún acuerdo que lo convierta en aliado del convocante”, afirma Broussonet. Es, en pocas palabras, “caer en la trampa ajena o en la propia”.

La “perspectiva tosca” es aquella que implica una respuesta tajante de rechazo sin previamente analizar los perjuicios que de tal postura se pueden derivar contra usted. Es la posición habitual del político beligerante, práctico y poco inclinado al razonamiento filosófico o politológico: parte de “la premisa de que lo que plantea o hace el enemigo no es ni puede ser bueno para mí, y por consiguiente debo rechazarlo ipso facto y radicalmente”. En bastantes ocasiones, se trata de una posición instintiva, no racional, y resulta bastante cónsona con las bases de las organizaciones políticas (“que tienen una tendencia al radicalismo elemental frente al adversario”).

Esta forma de manejar un problema, siguiendo con el ejemplo anterior, implicaría negarse a participar en cualquier discusión con el adversario. “Casi siempre -dice Broussonet-, los argumentos que se esgrimen para fundamentar esta postura son contundentes a la luz del simple sentido común: no vale la pena hablar porque ya se sabe que esa gente no cumple, o porque de antemano sabemos que nos va a engañar, o porque no existen posibilidades reales en el momento de que lo acordado adquiera finalmente viabilidad práctica. Obviamente, este enfoque tiene una cojera de fondo: si el adversario logra orquestar lo que ha planteado, usted quedará aislado del debate y, a la larga, será objeto de cuestionamientos de los poderes fácticos, que son siempre devotos de las conversaciones a este nivel”. En otras palabras, sería “dejarle la cancha al adversario”.

La “perspectiva inteligente” es, siempre en la lógica de Broussonet, la que analiza el problema proyectándolo hacia la estrategia. “Una pregunta de Perogrullo da inicio a todo: ¿Qué procura mi adversario con esa propuesta o esa actuación? Y luego deviene otra, no menos nodal a despecho de su simpleza: ¿En qué me favorece o me perjudica el planteamiento del adversario desde el punto de vista de mi objetivo final? Las respuestas ofrecerán los derroteros a explorar”. Un político debe estar alerta ante los problemas tácticos o coyunturales (“pues son el camino, con sus baches y sus recodos”), pero no puede olvidar jamás que a la postre lo que importa es la meta. Los asuntos del momento no pueden constreñir, ahogar o sacrificar a los de largo plazo: al revés, éstos últimos deben determinar la forma de manejar los primeros. “El camino es el esfuerzo. La meta es la recompensa”.

En el ejemplo que se ha estado manoseando, la “perspectiva inteligente” impondría, ante todo, tratar de que el diálogo planteado por el adversario no se produzca. En este respecto, “se explorarían todos los medios (léase bien: todos) para evitar su consumación”. Ahora bien, si no se puede evitar, por la razón que fuere, entonces hay que proponerse que el contrincante no logre alcanzar los objetivos que se planteó. “Para conseguir esto último, sólo hay un camino: aceptar la participación en el diálogo bajo condiciones potencialmente conflictivas y claramente definidas, y una vez adentro jugar el rol de saboteador: incidentar, oponerse, denunciar, amenazar con retirarse, etcétera, es decir, convertirse en protagonista del evento (arrebatarle este papel al enemigo)”. En palabras llanas, hacer que el diálogo “implosione”, o sea, que explote hacia adentro.

Por supuesto, es fuerza dejar categóricamente sentado, para evitar malas o inadecuadas interpretaciones, que ante fenómenos de la naturaleza y el carácter de los que trata Broussonet a la larga lo importante no es la posición que se adopte: “…lo que importa es si esa postura sirve a la estrategia propia o no”. En consecuencia, no es ocioso enfatizar que, en circunstancias concretas, bien se podría asumir una postura de “tonto”, de “tosco” o de “inteligente”.

Es cuestión de puras conveniencias. En este respecto, compártase o no, es inevitable recordar lo que dijo en cierta ocasión, entre nosotros, el doctor Joaquín Balaguer: “…la política, a diferencia de la moral, no es el arte de perseguir lo justo sino el de buscar lo conveniente”.

Y una cosa final: aunque el “manualito esencial de táctica política” de Broussonet (que tiene un fuerte sabor a Maquiavelo, Lenin y Azorín desde el punto de vista gnoseológico) no es nada nuevo ni desconocido, si alguien encuentra en estas brevísimas apostillas algún parecido con las actitudes de los últimos tiempos de ciertos líderes nuestros, es pura coincidencia… Lo juro por San Esculapio.

El autor es abogado y profesor universitario
lrdecampsr@hotmail.com

Otras opiniones de: Luis R. Decamps R.

El gobierno versus Leonel: El blanco real de Felucho Odebrecht y la lucha interna en el PLD y el PRMEl raro "antiimperialismo" del doctor Ray GuevaraDanilo y el PRD: ¿Un noviazgo sin amor?Sabores y picores en el PLD de hoyAntonostalgia del PEMELa reeleccion resbala y la oposicion en babiaLa reivindicacion historica del balaguerismo Google se parece a Dios, pero no lo es...El ostracismo de Leonel: ¿Culpa o ingratitud?La robótica ultranacionalista Hipocresia y cinismo en el panorama politicoLuis Abinader ante la historia El asesinato de Indhira Ghandi Lo que nos queda: El balaguerismo Abril 1965: El capitan que tomo por asalto la gloria La rebelión del leonelismo Luis Abinader en la cresta de la ola La “tozudez” de Leonel: ¿panico en el PLD?La reeleccion: ¿Un “maco” made in PLD?La agenda “patriotica” del conservadurismo El asesinato de Mahatma Gandhi en 1948El asesinato de Gaitan y el “Bogotazo” de 1948Baches y cachivaches de la reeleccion El asesinato de Olof Palme en 1986Las tribulaciones actuales del peledeismo historico Quirino al habla y Leonel en su ordalia “Pendejadas” de la vieja educacion domestica Brincos y mimicas con la reeleccion Leonel y el legado historico de BalaguerEl PLD y la crisis del pensamiento critico Hipolito Mejia ante la historiaEl asesinato de Isaac Rabin en 1995 Vainas y sables en el PLDEl asesinato del Che Guevara en 1967Leonel: El “zóon politikón” El asesinato de Anwar El-Sadat en 1981La reeleccion: Rosas y espinas en el PLDLeonel: ¿Camino a su primera derrota?Martin Luther King: humanista integral Malcolm X: De ratero a redentor social Kennedy: El hombre y el destino El PLD, LOma Miranda y Groucho MarxAdalai Stevenson: Un demócrata olvidado Matices históricos de la política en USATransfugas y "corchos" en la era del PLDEl legado gris de la "era" del PLDEl PRD, Majluta y la "Ley de Lemas"Trujillo: la lección ignorada La Constitución, el referendo y la reelección Danilo, Leonel y al reelección Caamaño y la prepotencia del embajador Era Trujillo realmente patriota o nacionalista?La "no reelección": ¿Una engañifa institucional?Graznidos del trujillismo historico El "vicio" del poder y la tentación totalitaria La socialdemocracia sigue siendo el camino Sobre "desfases" y “cambios de paradigmas"No es comunismo sino cristianismo La hipocresía como ideología Patriotismo, nacionalismo y antihaitianismo Ni Marx ni Cristo: ¿El signo de la época?Un articulo de Balaguer Recordando la “Izquierda Democrática” La política: ¿Pasión o profesión? La "política del gran garrote" de los EEUU El atentado de 1981 contra Juan Pablo IIEl decrepito circo del ultranacionalismo Elogio de la hipocresía Danilo versus Leonel: ¿Cambio de mando en el PLD?Verdades y mentiras en el PRD de hoy El conservadurismo dominicano; en la cresta de la olaEl disparate de la "fusión" con Haití Luis Abinader: Perfiles de un liderazgo en ascensoLa prensa digital: perfiles de una revolución mediática Liberalismo y conservadurismo en la historia dominicanaLa tirria del conservadurismo contra las ONGsSu majestad, el peledeismoSi a la regularización, no al ultranacionalismo Hipocresia y cinismo en el ultranacionalismo criolloLauros y perversiones de la democraciaEl dia que Hitler escapo de la muerte El "voto preferencial": Mitos y realidades El dia que ¨mataron¨ a Lenin Secreto a voces: el PRD necesita un nuevo liderazgoEl gobierno de Danilo, la encuesta Gallup y el pobre PRDLa "doctrina Monroe" y la "Seguridad Nacional" de Estados UnidosLa miseria ideológica de los partidos De Leonel a Danilo: Breve historia de la cosmética política PRD: El derrotero suicida de la división Se cavan las trincheras en el PRD: ¿La “tesis Betancourt" o la táctica penagomista de “ir como quiera”?El gobierno "light", la culebra que no se muerde la cola y la impronta de Barrabás en el PRDBolívar, García Márquez y la subversión de la historia Derecha e izquierda en la política del siglo XXIDe Maquiavelo a Rousseau: realismo e idealismo en politicaCorea del Norte: Ritos de una extraña monarquía "comunista" Leonel, el PLD, la Barrick Gold y el perogrulloDanilo y Leonel: el desafio silenteLos “pendejos” de la guerra restauradoraEl PRD, el liberalismo histórico y la riña de los egos Liberalismo y socialismo: Otras viejas vainas de los "pendejos"“Pendejos” Y “Realistas” en la primera república La feria de la política: pinceladas históricas para pendejosLa vieja vaina del "bien común": anatomía del político pendejoDe Marx a Bosch: la "envidia" de los "pendejos" socialistasConfucio: Un "pendejo" de antes de CristoJesucristo: Pionero de la ideologia de los "pendejos"Los Trinitarios: Nuestros primeros "pendejos" y "envidiosos"Los gobiernos del PLD: Poder, "Progreso" e Impunidad¿Se necesita o no una ley orgánica para aprobar la reforma tributaria de Danilo? Las fotos de Fidel: El contramensaje de la imagen El Feliz Bautista, los zafarranchos en el PLD y el "regalito" de Leonel a Danilo¿ Presión tributaria? Enemas y vomitivos para todosEl “eterno retorno”: Lla otra cara de las “megapensiones” El viejo imperialismo: antinostalgia de otra "Era"El "ABC" de la democracia: notas para desmeroriadosDe politica y politicos: machacando ideasVincho, Leonel y otros "bultos" del gobierno de DaniloRecordando a McLuhan: recovecos de la globalizacionMercado y doctrina: La politica en la "posmodernidad"El neoliberalismo y la crisis del capitalismo globalTodo “made in PLD”: De la mediocracia a la desesperación Nuestro "mundo posideológico"Despues del “Mundo de Yalta”Los grupos en el PRD: ¿Vicio o Virtud?¡Ay, qué miedo!: El don me quiere botar del PRDLa socialdemocracia dominicana: verdades y mentirasEl antireelecionismo: Mitos y realidadesMe derrotó el Estado, pero siento orgullo de mi voto Hipolito Mejía: Un voto por el país ¿A quien le creo? Encuestas, realidades, opiniones populares y otras vainas raras en el escenario electoral dominicano Hipólito: El elegidoHipolito: el presidente que yo conocíLas elecciones dominicanas, segun Broussonet¿La “Era” de Leonel? De encuesta Gallup a “crisis” de JCE: ¿Vericuetos de la agenda de campaña del PLD?Danilo y Margarita: ¿Es cierto que “esta linda la mar”?Fernández Domínguez: De Puerto rico a la gloria Consumatum Est: Con Margarita, Leonel le gana el primer “round” a Danilo y al Comite PoliticoLas dos encuesta de “Asisa”, las bellaquería y el “riflazo” de DaniloLeonel, doña Margarita y otras piedras en el camino de DaniloLa encuesta de "Asisa", la "cuerda" de Danilo y la candidatura de Doña MargaritaEl PLD y la “recuperación” económica del paisDanilo: ¿Bajo el contrasigno de la historia? La nómina pública, los timbales palaciegos y el festin de los “Wikileaks”La Amet, el “Progreso”y otros “bultos” gubernamentales“¡Memoria contra el olvido!”: El FMI, Leonel y el dominicano común “Se Pasa la tenaza…”: Hipólito, Perogrullo y DaniloEl “chulla” latinoamericanaDanilo y el PLD: maullidos del GatopardoEl “paquetazo”, el gobierno y el pobre Danilo El conde Abraños: de política y politiquerosEl PLD frente e Hipólito: el “cuentazo” del “retroceso” Hipólito y el PLD: Mentiras viejas, Verdades nuevasLeonel; Razones y sinrazones de una “¨declinatoria” Política, realidad y artificioLos trotes postreros de la convención del PRD...Mis apuestas en la convención del PRDEl dilema de Leonel, según BroussonetHipólito, Miguel y e PRD en el análisis de BroussonetLa “descelebración” de la navidad y ptras curiosidades Jesús de Nazaret: El gestor de una nueva civilización Leonel, la reeleción y el referendoLo que viene en el PRD: Un “choque de trenes” De Trucutú al nuevo doctor Merengue: la retórica de la política "light"La tesis reeleccionista del candidato títereEl PLD, los valores y la iniciativa de la Primera DamaIdentidad, “reingeniería” y candidatura presidencial en el PRD¿Es realmente posible una nueva reforma constituciona?El Metro en los hechos: ¿Gran obra o estafa? El Comité Político del PLD: Un anacronismo¿Reelección de Leonel? Una discusión para tontos Aspavientos y zafarranchos en el PRDLa “ceremonia de la bata blanca” ¿Par qué sirve el DNPC (antiguo DEPRECO)? Luis Abinader: impresiones fugaces sobre su discurso políticoLos desplantes del PRD al liberalismo históricoHipólito Mejía: ¿como el ave fénix? “Corran, muchachos, corran…” Milagros Ortíz Bosch en las “pinceladas” de Broussonet Una luz en el caminoEl gobierno como la arepa y la ” Nueva Republica de la Barrick Gold““Tiren coño, cobardes, tiren…”Marx y Bolívar: Notas sobre una controversia histórica “SE PASA LA TENAZA…”La candidatura del desprecio “SE PASA LA TENAZA…” La canidatura de Milagros Ortiz Bosch“SE PASA LA TENAZA…”“SE PASA LA TENAZA…”¿ingenuidad y desaprensión ?“SE PASA LA TENAZA…”: Se pusieron guapitos...“SE PASA LA TENAZA…”: La queja de algunos hipolitistas“SE PASA LA TENAZA…”: ¿Hipolito entierra el hacha? “SE PASA LA TENAZA…”Requiem por la “Constitución de Leonel” La “agenda Fernández”La portentosa voz de mando del general LuperónMiguel Vargas en la cresta de la olaLa feria de la corrupciónLa verdad como “roba la gallina”: Percepción y realidad en los gobiernos del PLD
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados