Martes 27 de Junio del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


Luis R. Decamps R.

Mis hijos y el "principio de la infracción solidaria"

En estos días mi hijo mayor, en una conversación académica sobre asuntos de Derecho, me recordó -sonriendo sin dejar de ser ligeramente reconvencional- que cuando él y sus hermanas eran preadolescentes puse en vigor en mi casa una “rara” e “injusta” disposición, de ropaje jurídico apócrifo, que denominé el “principio de la infracción solidaria”.

La rememoración se refería a un episodio de la vida familiar que ya había olvidado, y no pude contener la risa al escuchar a mi hijo recreándome parte de sus pormenores: se trató de una medida que adopté para los adentros de mi hogar en una época, felizmente superada, en la que todavía buena parte de los padres ejercían una autoridad vertical y sin fisuras sobre la descendencia.

Ciertamente, me vi en la obligación de “decretar” la disposición de referencia a propósito de una de esas pequeñas crisis de comportamiento y responsabilidad que habitualmente los padres tenemos que manejar cuando la prole empieza a crecer, a pensar por sí misma y a tomar sus propias decisiones.

Lo que ocurrió fue que uno de los muchachos hizo algo reprobable o no tolerado dentro de las concepciones éticas y conductuales que su madre y quien escribe intentábamos inculcarles, y como los tres negaron ser responsables de lo acontecido al interrogarlos individualmente, procedimos a reunirlos y a demandar enérgicamente que el autor de la inconducta se identificara y confesara su culpabilidad.

Ello no ocurrió, empero, y por el contrario lo que pude notar fue que, además del silencio sepulcral que nos dieron como respuesta, mi hija mayor cruzó varias miradas con la menor que me parecieron admonitorias o amenazantes, razón por la cual al finalizar la infructuosa reunión le dije a su madre que interrogara sutilmente a la pequeña porque me parecía que ella sabía lo que había ocurrido y conocía al responsable.

Cuando mi esposa, armada con sus melifluas y a veces mañosas palabras de progenitora, cuestionó a nuestra hija menor sobre lo que estábamos investigando, ésta le respondió reiterando que no sabía nada, y agregando de manera desenfadada que si lo supiera tampoco lo diría, porque sus hermanos le habían advertido que se “preparara” en el caso de que se pusiera “de chivata”.

Al caer la tarde de ese día, tras regresar de la oficina y recostarme un rato, mi esposa, apesadumbrada, me puso al tanto de lo narrado precedentemente, y no vi otra salida que no fuera llamar a los muchachos a mi pequeña biblioteca para una nueva reunión familiar a los fines de darles una “última oportunidad” para que el o la responsable del hecho en cuestión asumiera su culpabilidad.

Otra vez, sin embargo, nos dieron la callada como respuesta, y fue por ello que les anuncié que, a partir de ese momento y durante todo el tiempo que estimáramos de lugar, quedaba establecido en la casa el “principio de la infracción solidaria”, que consistía en que cada vez que se produjera una situación o un acto violatorios de las normas o reglas que habíamos establecido en la casa sin que apareciera o confesara el responsable, la sanción correspondiente se les aplicaría a los tres.

La reacción de rechazo, por supuesto, fue general: mi hijo mayor hizo silencio, pero en la mirada se le notaba la consternación y la disconformidad; la de mediana edad expresó abierta y radicalmente su repudio a la medida; y la menor se limitó a manifestar su disgusto con dos gruesas lágrimas… Mi esposa, de su lado, acaso atrapada entre el deber y los apremios maternales, apenas esbozó una sonrisa cuarteada que nunca supe si fue realmente de aprobación o de amargura.

Nada de eso me sorprendió, desde luego, pues desde muy temprano nos acostumbramos a tener que lidiar con los disímiles caracteres de nuestros tres hijos, que se expresaban no sólo en posturas distintas frente a acontecimientos o cuestiones familiares e individuales, sino también en intereses y proclividades que parecían ser propias de personas a las que no los unía ningún lazo de consanguinidad.

El primogénito era magnánimo y respetuoso, pero cherchero y enamoradizo, y a su madre a mí nos preocupaba en la época su escasa aplicación en los estudios: asistía al colegio como acto de obligado compromiso, no como manifestación de interés por aprender o alcanzar determinadas metas existenciales… En cierta ocasión, dentro de una actividad informal de su centro de estudios, fue merecedor de un pergamino de “reconocimiento” cuyo “concepto” indicaba por donde andaban sus intereses: “El más muelú”.

La siguiente en edad era una jovenzuela de carácter recio, reacciones levantiscas y hablar directo, y al tiempo que exhibía una notoria tendencia al secretismo y a las actuaciones al margen de las reglas familiares, se destacaba como excelente estudiante y, sobre todo, como poseedora de una mente ágil y excesivamente racional… Cuando hablaba de ella, siempre le decía a su madre: “Esa, pese a sus maximalismos, tiene la cabeza bien puesta, y el día que meta la pata -si lo hace- puedes estar segura de que lo hará conscientemente”.

La más pequeña, no sólo por ser la más mimada de la casa sino también por su naturaleza dulce y apacible, siempre lucía centrada y obediente, y aparte de que era bondadosa, disciplinada y juguetona, le gustaba estar pegada al televisor y lo más cerca posible de su madre, exhibiendo una dedicación al estudio compatible con su edad: más docilidad que aplicación… Le decía a su madre que -de los tres- ella era la que tenía el mejor carácter y la más fina sensibilidad, aunque había que esperar a que se desarrollara su personalidad para poder auscultarla adecuadamente.

De manera, pues, que mis hijos eran “tres mundos diferentes”, y ello se manifestaba en su conducta familiar, en los tipos de amigos que elegían, en sus gustos y preferencias, y hasta en sus aspiraciones académicas y profesionales: mientras el varón no sabía qué estudiaría en la universidad (argumentaba que “tenía mucho tiempo” para decidirlo, aunque luego optó por Odontología y ahora por Derecho), las dos hembras mostraban proclividades disímiles: una decía que sería maestra y la otra médico… Finalmente se inclinarían las dos hacia la Medicina, y en eso están actualmente: una como residente de Cirugía Pediátrica, y la otra preparándose para tomar los exámenes del sistema de los Estados Unidos.

Acaso por esas mismas razones, la aplicación del “principio de la infracción solidaria” inicialmente dio pie a un enojo casi colectivo y a imputaciones silentes de todo tipo contra el suscrito, pero lo cierto es que a la postre dio resultado: primero disminuyeron las “inconductas” intrafamiliares como por arte de magia, y después, si se producía alguna, el culpable confesaba sin necesidad de interrogatorio ni amenazas de castigo… Los tres se vigilaban admonitoriamente entre ellos y, además, conminaban al o la eventual infractor o infractora a admitir su responsabilidad.

Naturalmente, estoy persuadido de que algunos amigos me ripostarán con una mueca de burla o diciéndome que ese tipo de “método” de corrección corresponde a la era antediluviana, y que en la actualidad hay una gran cantidad de técnicas y procedimiento “modernos” y “científicos” disponibles para los padres lidiar con los hijos, y es casi seguro que tenga la razón... Sólo esgrimiré en mi defensa un argumento de bolsón generacional y otro muy a tono con la posmodernidad: el autor es de los tiempos en que la mejor “sicóloga” era una correa, y con estas notas no tiene en absoluto el designio de hacer doctrina o promover paradigmas.

Es muy probable que cuando mis hijos lean este artículo simplemente sonrían recordando vaporosamente lo que aquí he narrado, pero el impacto en sus vidas de entonces fue tal que un día su madre me abordó, cariacontecida y con los ojos aguados, para advertirme que tenía que “revisar” la medida que había institucionalizado porque los muchachos, cuando hablaban entre ellos, ya no me llamaban “Papi” sino “Trujillo”.

Ahora, muchos años después, puedo confesar que en su momento me inquietó el ofensivo sobrenombre que los preadolescentes me etiquetaron tras bastidores (pues siempre promoví la cultura democrática y la libertad de expresión en mi morada), pero en definitiva el instinto de padre “conductor” se impuso sobre las aprehensiones y las reservas de conciencia: mantuve inalterable la decisión, con las secuelas (bonancibles en nuestro caso, creo yo) que ya fueron reseñadas.

(*) El autor es abogado y profesor universitario
lrdecamps@hotmail.com

Otras opiniones de: Luis R. Decamps R.

Percepción, política práctica e intelectualidad Joao, la bella Monica y otras "monerías" del gobiernoHumanismo, pos modernidad y valores Leonel: !Arrinconado por el gobierno!El gobierno versus Leonel: El blanco real de Felucho Odebrecht y la lucha interna en el PLD y el PRMEl raro "antiimperialismo" del doctor Ray GuevaraDanilo y el PRD: ¿Un noviazgo sin amor?Sabores y picores en el PLD de hoyAntonostalgia del PEMELa reeleccion resbala y la oposicion en babiaLa reivindicacion historica del balaguerismo Google se parece a Dios, pero no lo es...El ostracismo de Leonel: ¿Culpa o ingratitud?La robótica ultranacionalista Hipocresia y cinismo en el panorama politicoLuis Abinader ante la historia El asesinato de Indhira Ghandi Lo que nos queda: El balaguerismo Abril 1965: El capitan que tomo por asalto la gloria La rebelión del leonelismo Luis Abinader en la cresta de la ola La “tozudez” de Leonel: ¿panico en el PLD?La reeleccion: ¿Un “maco” made in PLD?La agenda “patriotica” del conservadurismo El asesinato de Mahatma Gandhi en 1948El asesinato de Gaitan y el “Bogotazo” de 1948Baches y cachivaches de la reeleccion El asesinato de Olof Palme en 1986Las tribulaciones actuales del peledeismo historico Quirino al habla y Leonel en su ordalia “Pendejadas” de la vieja educacion domestica Brincos y mimicas con la reeleccion Leonel y el legado historico de BalaguerEl PLD y la crisis del pensamiento critico Hipolito Mejia ante la historiaEl asesinato de Isaac Rabin en 1995 Vainas y sables en el PLDEl asesinato del Che Guevara en 1967Leonel: El “zóon politikón” El asesinato de Anwar El-Sadat en 1981La reeleccion: Rosas y espinas en el PLDLeonel: ¿Camino a su primera derrota?Martin Luther King: humanista integral Malcolm X: De ratero a redentor social Kennedy: El hombre y el destino El PLD, LOma Miranda y Groucho MarxAdalai Stevenson: Un demócrata olvidado Matices históricos de la política en USATransfugas y "corchos" en la era del PLDEl legado gris de la "era" del PLDEl PRD, Majluta y la "Ley de Lemas"Trujillo: la lección ignorada La Constitución, el referendo y la reelección Danilo, Leonel y al reelección Caamaño y la prepotencia del embajador Era Trujillo realmente patriota o nacionalista?La "no reelección": ¿Una engañifa institucional?Graznidos del trujillismo historico El "vicio" del poder y la tentación totalitaria La socialdemocracia sigue siendo el camino Sobre "desfases" y “cambios de paradigmas"No es comunismo sino cristianismo La hipocresía como ideología Patriotismo, nacionalismo y antihaitianismo Ni Marx ni Cristo: ¿El signo de la época?Un articulo de Balaguer Recordando la “Izquierda Democrática” La política: ¿Pasión o profesión? La "política del gran garrote" de los EEUU El atentado de 1981 contra Juan Pablo IIEl decrepito circo del ultranacionalismo Elogio de la hipocresía Danilo versus Leonel: ¿Cambio de mando en el PLD?Verdades y mentiras en el PRD de hoy El conservadurismo dominicano; en la cresta de la olaEl disparate de la "fusión" con Haití Luis Abinader: Perfiles de un liderazgo en ascensoLa prensa digital: perfiles de una revolución mediática Liberalismo y conservadurismo en la historia dominicanaLa tirria del conservadurismo contra las ONGsSu majestad, el peledeismoSi a la regularización, no al ultranacionalismo Hipocresia y cinismo en el ultranacionalismo criolloLauros y perversiones de la democraciaEl dia que Hitler escapo de la muerte El "voto preferencial": Mitos y realidades El dia que ¨mataron¨ a Lenin Secreto a voces: el PRD necesita un nuevo liderazgoEl gobierno de Danilo, la encuesta Gallup y el pobre PRDLa "doctrina Monroe" y la "Seguridad Nacional" de Estados UnidosLa miseria ideológica de los partidos De Leonel a Danilo: Breve historia de la cosmética política PRD: El derrotero suicida de la división Se cavan las trincheras en el PRD: ¿La “tesis Betancourt" o la táctica penagomista de “ir como quiera”?El gobierno "light", la culebra que no se muerde la cola y la impronta de Barrabás en el PRDBolívar, García Márquez y la subversión de la historia Derecha e izquierda en la política del siglo XXIDe Maquiavelo a Rousseau: realismo e idealismo en politicaCorea del Norte: Ritos de una extraña monarquía "comunista" Leonel, el PLD, la Barrick Gold y el perogrulloDanilo y Leonel: el desafio silenteLos “pendejos” de la guerra restauradoraEl PRD, el liberalismo histórico y la riña de los egos Liberalismo y socialismo: Otras viejas vainas de los "pendejos"“Pendejos” Y “Realistas” en la primera república La feria de la política: pinceladas históricas para pendejosLa vieja vaina del "bien común": anatomía del político pendejoDe Marx a Bosch: la "envidia" de los "pendejos" socialistasConfucio: Un "pendejo" de antes de CristoJesucristo: Pionero de la ideologia de los "pendejos"Los Trinitarios: Nuestros primeros "pendejos" y "envidiosos"Los gobiernos del PLD: Poder, "Progreso" e Impunidad¿Se necesita o no una ley orgánica para aprobar la reforma tributaria de Danilo? Las fotos de Fidel: El contramensaje de la imagen El Feliz Bautista, los zafarranchos en el PLD y el "regalito" de Leonel a Danilo¿ Presión tributaria? Enemas y vomitivos para todosEl “eterno retorno”: Lla otra cara de las “megapensiones” El viejo imperialismo: antinostalgia de otra "Era"El "ABC" de la democracia: notas para desmeroriadosDe politica y politicos: machacando ideasVincho, Leonel y otros "bultos" del gobierno de DaniloRecordando a McLuhan: recovecos de la globalizacionMercado y doctrina: La politica en la "posmodernidad"El neoliberalismo y la crisis del capitalismo globalTodo “made in PLD”: De la mediocracia a la desesperación Nuestro "mundo posideológico"Despues del “Mundo de Yalta”Los grupos en el PRD: ¿Vicio o Virtud?¡Ay, qué miedo!: El don me quiere botar del PRDLa socialdemocracia dominicana: verdades y mentirasEl antireelecionismo: Mitos y realidadesMe derrotó el Estado, pero siento orgullo de mi voto Hipolito Mejía: Un voto por el país ¿A quien le creo? Encuestas, realidades, opiniones populares y otras vainas raras en el escenario electoral dominicano Hipólito: El elegidoHipolito: el presidente que yo conocíLas elecciones dominicanas, segun Broussonet¿La “Era” de Leonel? De encuesta Gallup a “crisis” de JCE: ¿Vericuetos de la agenda de campaña del PLD?Danilo y Margarita: ¿Es cierto que “esta linda la mar”?Fernández Domínguez: De Puerto rico a la gloria Consumatum Est: Con Margarita, Leonel le gana el primer “round” a Danilo y al Comite PoliticoLas dos encuesta de “Asisa”, las bellaquería y el “riflazo” de DaniloLeonel, doña Margarita y otras piedras en el camino de DaniloLa encuesta de "Asisa", la "cuerda" de Danilo y la candidatura de Doña MargaritaEl PLD y la “recuperación” económica del paisDanilo: ¿Bajo el contrasigno de la historia? La nómina pública, los timbales palaciegos y el festin de los “Wikileaks”La Amet, el “Progreso”y otros “bultos” gubernamentales“¡Memoria contra el olvido!”: El FMI, Leonel y el dominicano común “Se Pasa la tenaza…”: Hipólito, Perogrullo y DaniloEl “chulla” latinoamericanaDanilo y el PLD: maullidos del GatopardoEl “paquetazo”, el gobierno y el pobre Danilo El conde Abraños: de política y politiquerosEl PLD frente e Hipólito: el “cuentazo” del “retroceso” Hipólito y el PLD: Mentiras viejas, Verdades nuevasLeonel; Razones y sinrazones de una “¨declinatoria” Política, realidad y artificioLos trotes postreros de la convención del PRD...Mis apuestas en la convención del PRDEl dilema de Leonel, según BroussonetHipólito, Miguel y e PRD en el análisis de BroussonetLa “descelebración” de la navidad y ptras curiosidades Jesús de Nazaret: El gestor de una nueva civilización Leonel, la reeleción y el referendoLo que viene en el PRD: Un “choque de trenes” De Trucutú al nuevo doctor Merengue: la retórica de la política "light"La tesis reeleccionista del candidato títereEl PLD, los valores y la iniciativa de la Primera DamaIdentidad, “reingeniería” y candidatura presidencial en el PRD¿Es realmente posible una nueva reforma constituciona?El Metro en los hechos: ¿Gran obra o estafa? El Comité Político del PLD: Un anacronismo¿Reelección de Leonel? Una discusión para tontos Aspavientos y zafarranchos en el PRDLa “ceremonia de la bata blanca” ¿Par qué sirve el DNPC (antiguo DEPRECO)? Luis Abinader: impresiones fugaces sobre su discurso políticoLos desplantes del PRD al liberalismo históricoHipólito Mejía: ¿como el ave fénix? “Corran, muchachos, corran…” Milagros Ortíz Bosch en las “pinceladas” de Broussonet Una luz en el caminoEl gobierno como la arepa y la ” Nueva Republica de la Barrick Gold““Tiren coño, cobardes, tiren…”Marx y Bolívar: Notas sobre una controversia histórica “SE PASA LA TENAZA…”La candidatura del desprecio “SE PASA LA TENAZA…” La canidatura de Milagros Ortiz Bosch“SE PASA LA TENAZA…”“SE PASA LA TENAZA…”¿ingenuidad y desaprensión ?“SE PASA LA TENAZA…”: Se pusieron guapitos...“SE PASA LA TENAZA…”: La queja de algunos hipolitistas“SE PASA LA TENAZA…”: ¿Hipolito entierra el hacha? “SE PASA LA TENAZA…”Requiem por la “Constitución de Leonel”Viejas perogrulladas de la táctica política La “agenda Fernández”La portentosa voz de mando del general LuperónMiguel Vargas en la cresta de la olaLa feria de la corrupciónLa verdad como “roba la gallina”: Percepción y realidad en los gobiernos del PLD
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados