Martes 23 de Mayo del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


Luis R. Decamps R.

Leonel: !Arrinconado por el gobierno!

En estos días circuló profusamente en el país una información que movió a quien escribe (acaso por su inveterada tendencia a auscultar realidades o intenciones detrás de los titulares de las noticias y la “parte frontal” de los acontecimientos) a situar nuevamente la mira de sus reflexiones en dirección al presente y al futuro cercano del expresidente Leonel Fernández en tanto líder de indiscutible raigambre social y política que aspira a retornar al poder.

(Hay gente que al abordar la coyuntura política de hoy en perspectiva hacia el mañana continúa privilegiando como “nudo gordiano” del análisis la lucha interna que indudablemente se avizora en las interioridades del PRM en procura de la obtención de la candidatura presidencial del año 2020, pero lo cierto es que si bien esa confrontación probablemente domine parte del ambiente político nacional en los próximos meses, el combate entre leonelistas y danilistas en el PLD en el mismo sentido promete ser más áspero, frontal, desgarrador y significativo desde el punto de vista del destino mediato de la nación).

Se trató de una reseña noticiosa que daba cuenta de que el doctor Fernández dio inicio a “una gira de trabajo por México, Ecuador y Argentina, donde cumplirá diferentes compromisos institucionales…”, destacando que comenzó “su agenda de trabajo en la ciudad de Guanajuato, México, donde participó como invitado especial en el Foro Latinoamericano para una Democracia Inclusiva y el Foro Democracia de Nueva Generación para las Américas”, e informando que desde aquí viajaría “a Quito, capital de Ecuador, donde el 2 de abril completará su compromiso como jefe de la Misión de Observación Electoral de la OEA”.

La información -se reitera- circuló ampliamente en la prensa dominicana, y no habría llamado la atención del suscrito si con respecto a ella no se hubiese generado una rara ocurrencia: en la labor de “ponderación” de la significación de esa nueva salida al exterior del presidente del PLD, a diferencia de lo que habitualmente había ocurrido hasta ahora, parecieron estar contestes “tirios y troyanos” en un popular programa radial, como si se tratara de un hecho ante el cual (“ambos a dos, matarile-rile-ron”) todos tuvieran necesidad (¿o línea?) de frotarse las manos (por razones distintas, claro).

El extraño acaecimiento, por supuesto, aparentemente era indicativo de que mientras ciertos seguidores del exmandatario en los medios de comunicación celebraban la colocación de su líder en la palestra política tras un prolongado silencio probablemente provocado por un ejercicio táctico de precaución ante los nocivos efectos colaterales del caso Odebrecht (la conocida conseja de mantener intocada la materia fecal, pues si se “bate” aumenta el hedor), sus adversarios parecían gozar porque aquel insistía en su postura de desentenderse del escenario vernáculo (obviamente dejándole el mismo al sector del licenciado Danilo Medina) y, como contrapartida compensatoria, continuar con los ojos puestos en las actividades internacionales, donde sus merecimientos y reconocimientos lucen no haber disminuido gran cosa.

Y la verdad sea dicha: toda la suspicacia del autor de estas líneas en el sentido apuntado brota de una situación que es harto conocida entre nosotros: si hay un gran ausente en los debates que se desarrollan actualmente en el palenque siempre en movimiento de la política nacional, muy a pesar de que algunos de los temas le conciernen de manera directa tanto en su condición de estadista como en su calidad de líder partidario, sin dudas lo es el doctor Fernández, y ello muy a pesar de que nadie en su sano juicio puede negar que dos “virtudes” les son consustanciales como prohombre del partidarismo criollo: sabe “conceptualizar” como el que más y, adicionalmente, es ducho en la administración de la publicidad y la propaganda políticas.

El fenómeno, ciertamente, no deja de ser curioso, sobre todo si recordamos que el exmandatario peledeísta salió del poder en el año 2012 con una popularidad envidiable (para entregarle las riendas del poder a uno de sus compañeros de partido) y con la casi plena seguridad (al amparo de la reforma constitucional de 2010, que anuló el régimen de elección presidencial conocido como “sistema estadounidense”) de que retornaría al Palacio Nacional en 2016 con relativa facilidad tras la los vientos de división que soplaban dentro de la oposición a la sazón encarnada por el PRD.

Por supuesto, en su momento el doctor Fernández y su equipo no sólo subestimaron las agallas del licenciado Medina (que rompería olímpicamente la promesa que hiciera ante el país en su discurso de toma de posesión de 2012 en el sentido de que no aspiraría a la reelección), sino que actuaron con candidez y falta de audacia frente a las tácticas y estrategias demoledoras de los “bellacos” del grupo de éste (que idearon el “quirinazo” y, luego, un cerco de película en el Comité Político), y la consecuencia ya es historia: desde hace casi dos años el presidente del PLD está políticamente arrinconado.

Más aún: a bastante distancia del proceso electoral de 2020, el sector del licenciado Medina en el PLD luce beligerante y avasallador, y se comporta frente al doctor Fernández y sus seguidores con la arrogancia y el menosprecio que ni siquiera sus más enconados adversarios extrapartidarios han exhibido en los momentos de mayor desgracia de éste: lo mantienen “a raya”, virtualmente exiliado de todo protagonismo (hasta secundario), y cada vez que intenta incorporarse a las controversias políticas cotidianas o apostarse de cara al futuro inmediato, le estrujan en el rostro deficiencias nodales de sus administraciones o amenazan “sotto voce” con airear expedientes de presuntos o reales actos de corrupción en los que son mencionados cercanos colaboradores suyos.

Ya se sabe (por lo sugerido más arriba y por otras cosas más) que los danilistas manosean mejor que los leonelistas los fundamentos del “pragmatismo” político, poseen una afinada y afilada “inteligencia” para el manejo de las coyunturas, exhiben mayor nivel de “tigueraje” en la concertación de alianzas (para agenciarse respaldos a título oneroso o “gratuito”), han demostrado una vocación de poder más voraz que la de sus contrincantes de todos los colores y, perogrullada aparte, hasta el momento son el sector con más adhesiones populares… Pero, por Dios, lo que se le está haciendo al doctor Fernández, el otrora “compañero presidente” o “el activo más importante del PLD”, no se le hace ni siquiera al peor de los enemigos: lo tienen cercado, ninguneado y amarrado “a soga corta”.

El que no lo quiera ver ni entender tiene derecho a ello, pero la realidad actual no admite dudas ni confusiones de ningún tipo: en cinco años de efectivo y focalizado “maniobrerismo” interno y externo, el sector que dentro del PLD encabeza el licenciado Medina ha logrado lo que no pudieron conseguir en tres lustros sus contradictores de toda laya en la oposición: mantenerlo silenciado, casi escondido en las afueras del activismo político nacional y, sobre todo, doblegado por la indecisión, la virtual sumisión y la incertidumbre… Para decirlo gráficamente, lo tienen como San Miguel Arcángel tenía a Satanás (a sus pies y con una espada a punto de atravesarlo) en el cuadro aquel que una vez colgaba en las salas de nuestros hogares de cristianos devotos… Si esto no es un record en materia de control partidario interno, por lo menos es un buen “average”.

Y, desde luego, si no se sacude o resulta favorecido por las “circunstancias” (estas últimas, bien se sabe, son una “categoría histórica”), las posibilidades presentes y futuras del doctor Fernández dentro del PLD presentan más sombras que luces: si el licenciado Medina decidiera optar por una nueva repostulación o por imponer a uno de sus conmilitones como candidato presidencial peledeísta del 2020, aquel tendrá que encarar la disyuntiva de plegarse a ello o decidirse por fundar tienda aparte. Pero si, a la inversa, el exmandatario lograra imponerse sobre el sector danilista (sea en una medición de fuerzas o por acuerdo), nunca habrá garantías reales de que sus contrarios activen a su favor, básicamente porque pudieran estar persuadidos de que -tal y como le ocurrió a él mismo- con semejante postura podrían estar “afilando cuchillo para su propia garganta”.

De cierto, pues, se puede afirmar, sin incurrir en inexactitudes históricas ni exageraciones de juicio, que nunca en la historia democrática del país un líder político de tanta nombradía y trayectoria como las que exhibe el doctor Fernández había estado en una situación tan difícil como la que él tiene en estos momentos en términos de posibilidades de retorno al poder… Ante el arrinconamiento y las amarras a los que lo tiene sometido el oficialismo (con las debidas disculpas por la franqueza y la irreverencia), no es la paciencia de Job que necesita el presidente del PLD, sino un entrenamiento urgente en las artes escapistas de Houdini.

(*) El autor es abogado y profesor universitario
lrdecampsr@hotmail.com


Otras opiniones de: Luis R. Decamps R.

Mis hijos y el "principio de la infracción solidaria"Percepción, política práctica e intelectualidad Joao, la bella Monica y otras "monerías" del gobiernoHumanismo, pos modernidad y valores El gobierno versus Leonel: El blanco real de Felucho Odebrecht y la lucha interna en el PLD y el PRMEl raro "antiimperialismo" del doctor Ray GuevaraDanilo y el PRD: ¿Un noviazgo sin amor?Sabores y picores en el PLD de hoyAntonostalgia del PEMELa reeleccion resbala y la oposicion en babiaLa reivindicacion historica del balaguerismo Google se parece a Dios, pero no lo es...El ostracismo de Leonel: ¿Culpa o ingratitud?La robótica ultranacionalista Hipocresia y cinismo en el panorama politicoLuis Abinader ante la historia El asesinato de Indhira Ghandi Lo que nos queda: El balaguerismo Abril 1965: El capitan que tomo por asalto la gloria La rebelión del leonelismo Luis Abinader en la cresta de la ola La “tozudez” de Leonel: ¿panico en el PLD?La reeleccion: ¿Un “maco” made in PLD?La agenda “patriotica” del conservadurismo El asesinato de Mahatma Gandhi en 1948El asesinato de Gaitan y el “Bogotazo” de 1948Baches y cachivaches de la reeleccion El asesinato de Olof Palme en 1986Las tribulaciones actuales del peledeismo historico Quirino al habla y Leonel en su ordalia “Pendejadas” de la vieja educacion domestica Brincos y mimicas con la reeleccion Leonel y el legado historico de BalaguerEl PLD y la crisis del pensamiento critico Hipolito Mejia ante la historiaEl asesinato de Isaac Rabin en 1995 Vainas y sables en el PLDEl asesinato del Che Guevara en 1967Leonel: El “zóon politikón” El asesinato de Anwar El-Sadat en 1981La reeleccion: Rosas y espinas en el PLDLeonel: ¿Camino a su primera derrota?Martin Luther King: humanista integral Malcolm X: De ratero a redentor social Kennedy: El hombre y el destino El PLD, LOma Miranda y Groucho MarxAdalai Stevenson: Un demócrata olvidado Matices históricos de la política en USATransfugas y "corchos" en la era del PLDEl legado gris de la "era" del PLDEl PRD, Majluta y la "Ley de Lemas"Trujillo: la lección ignorada La Constitución, el referendo y la reelección Danilo, Leonel y al reelección Caamaño y la prepotencia del embajador Era Trujillo realmente patriota o nacionalista?La "no reelección": ¿Una engañifa institucional?Graznidos del trujillismo historico El "vicio" del poder y la tentación totalitaria La socialdemocracia sigue siendo el camino Sobre "desfases" y “cambios de paradigmas"No es comunismo sino cristianismo La hipocresía como ideología Patriotismo, nacionalismo y antihaitianismo Ni Marx ni Cristo: ¿El signo de la época?Un articulo de Balaguer Recordando la “Izquierda Democrática” La política: ¿Pasión o profesión? La "política del gran garrote" de los EEUU El atentado de 1981 contra Juan Pablo IIEl decrepito circo del ultranacionalismo Elogio de la hipocresía Danilo versus Leonel: ¿Cambio de mando en el PLD?Verdades y mentiras en el PRD de hoy El conservadurismo dominicano; en la cresta de la olaEl disparate de la "fusión" con Haití Luis Abinader: Perfiles de un liderazgo en ascensoLa prensa digital: perfiles de una revolución mediática Liberalismo y conservadurismo en la historia dominicanaLa tirria del conservadurismo contra las ONGsSu majestad, el peledeismoSi a la regularización, no al ultranacionalismo Hipocresia y cinismo en el ultranacionalismo criolloLauros y perversiones de la democraciaEl dia que Hitler escapo de la muerte El "voto preferencial": Mitos y realidades El dia que ¨mataron¨ a Lenin Secreto a voces: el PRD necesita un nuevo liderazgoEl gobierno de Danilo, la encuesta Gallup y el pobre PRDLa "doctrina Monroe" y la "Seguridad Nacional" de Estados UnidosLa miseria ideológica de los partidos De Leonel a Danilo: Breve historia de la cosmética política PRD: El derrotero suicida de la división Se cavan las trincheras en el PRD: ¿La “tesis Betancourt" o la táctica penagomista de “ir como quiera”?El gobierno "light", la culebra que no se muerde la cola y la impronta de Barrabás en el PRDBolívar, García Márquez y la subversión de la historia Derecha e izquierda en la política del siglo XXIDe Maquiavelo a Rousseau: realismo e idealismo en politicaCorea del Norte: Ritos de una extraña monarquía "comunista" Leonel, el PLD, la Barrick Gold y el perogrulloDanilo y Leonel: el desafio silenteLos “pendejos” de la guerra restauradoraEl PRD, el liberalismo histórico y la riña de los egos Liberalismo y socialismo: Otras viejas vainas de los "pendejos"“Pendejos” Y “Realistas” en la primera república La feria de la política: pinceladas históricas para pendejosLa vieja vaina del "bien común": anatomía del político pendejoDe Marx a Bosch: la "envidia" de los "pendejos" socialistasConfucio: Un "pendejo" de antes de CristoJesucristo: Pionero de la ideologia de los "pendejos"Los Trinitarios: Nuestros primeros "pendejos" y "envidiosos"Los gobiernos del PLD: Poder, "Progreso" e Impunidad¿Se necesita o no una ley orgánica para aprobar la reforma tributaria de Danilo? Las fotos de Fidel: El contramensaje de la imagen El Feliz Bautista, los zafarranchos en el PLD y el "regalito" de Leonel a Danilo¿ Presión tributaria? Enemas y vomitivos para todosEl “eterno retorno”: Lla otra cara de las “megapensiones” El viejo imperialismo: antinostalgia de otra "Era"El "ABC" de la democracia: notas para desmeroriadosDe politica y politicos: machacando ideasVincho, Leonel y otros "bultos" del gobierno de DaniloRecordando a McLuhan: recovecos de la globalizacionMercado y doctrina: La politica en la "posmodernidad"El neoliberalismo y la crisis del capitalismo globalTodo “made in PLD”: De la mediocracia a la desesperación Nuestro "mundo posideológico"Despues del “Mundo de Yalta”Los grupos en el PRD: ¿Vicio o Virtud?¡Ay, qué miedo!: El don me quiere botar del PRDLa socialdemocracia dominicana: verdades y mentirasEl antireelecionismo: Mitos y realidadesMe derrotó el Estado, pero siento orgullo de mi voto Hipolito Mejía: Un voto por el país ¿A quien le creo? Encuestas, realidades, opiniones populares y otras vainas raras en el escenario electoral dominicano Hipólito: El elegidoHipolito: el presidente que yo conocíLas elecciones dominicanas, segun Broussonet¿La “Era” de Leonel? De encuesta Gallup a “crisis” de JCE: ¿Vericuetos de la agenda de campaña del PLD?Danilo y Margarita: ¿Es cierto que “esta linda la mar”?Fernández Domínguez: De Puerto rico a la gloria Consumatum Est: Con Margarita, Leonel le gana el primer “round” a Danilo y al Comite PoliticoLas dos encuesta de “Asisa”, las bellaquería y el “riflazo” de DaniloLeonel, doña Margarita y otras piedras en el camino de DaniloLa encuesta de "Asisa", la "cuerda" de Danilo y la candidatura de Doña MargaritaEl PLD y la “recuperación” económica del paisDanilo: ¿Bajo el contrasigno de la historia? La nómina pública, los timbales palaciegos y el festin de los “Wikileaks”La Amet, el “Progreso”y otros “bultos” gubernamentales“¡Memoria contra el olvido!”: El FMI, Leonel y el dominicano común “Se Pasa la tenaza…”: Hipólito, Perogrullo y DaniloEl “chulla” latinoamericanaDanilo y el PLD: maullidos del GatopardoEl “paquetazo”, el gobierno y el pobre Danilo El conde Abraños: de política y politiquerosEl PLD frente e Hipólito: el “cuentazo” del “retroceso” Hipólito y el PLD: Mentiras viejas, Verdades nuevasLeonel; Razones y sinrazones de una “¨declinatoria” Política, realidad y artificioLos trotes postreros de la convención del PRD...Mis apuestas en la convención del PRDEl dilema de Leonel, según BroussonetHipólito, Miguel y e PRD en el análisis de BroussonetLa “descelebración” de la navidad y ptras curiosidades Jesús de Nazaret: El gestor de una nueva civilización Leonel, la reeleción y el referendoLo que viene en el PRD: Un “choque de trenes” De Trucutú al nuevo doctor Merengue: la retórica de la política "light"La tesis reeleccionista del candidato títereEl PLD, los valores y la iniciativa de la Primera DamaIdentidad, “reingeniería” y candidatura presidencial en el PRD¿Es realmente posible una nueva reforma constituciona?El Metro en los hechos: ¿Gran obra o estafa? El Comité Político del PLD: Un anacronismo¿Reelección de Leonel? Una discusión para tontos Aspavientos y zafarranchos en el PRDLa “ceremonia de la bata blanca” ¿Par qué sirve el DNPC (antiguo DEPRECO)? Luis Abinader: impresiones fugaces sobre su discurso políticoLos desplantes del PRD al liberalismo históricoHipólito Mejía: ¿como el ave fénix? “Corran, muchachos, corran…” Milagros Ortíz Bosch en las “pinceladas” de Broussonet Una luz en el caminoEl gobierno como la arepa y la ” Nueva Republica de la Barrick Gold““Tiren coño, cobardes, tiren…”Marx y Bolívar: Notas sobre una controversia histórica “SE PASA LA TENAZA…”La candidatura del desprecio “SE PASA LA TENAZA…” La canidatura de Milagros Ortiz Bosch“SE PASA LA TENAZA…”“SE PASA LA TENAZA…”¿ingenuidad y desaprensión ?“SE PASA LA TENAZA…”: Se pusieron guapitos...“SE PASA LA TENAZA…”: La queja de algunos hipolitistas“SE PASA LA TENAZA…”: ¿Hipolito entierra el hacha? “SE PASA LA TENAZA…”Requiem por la “Constitución de Leonel”Viejas perogrulladas de la táctica política La “agenda Fernández”La portentosa voz de mando del general LuperónMiguel Vargas en la cresta de la olaLa feria de la corrupciónLa verdad como “roba la gallina”: Percepción y realidad en los gobiernos del PLD
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados