Martes 23 de Mayo del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


Luis R. Decamps R.

El gobierno versus Leonel: El blanco real de Felucho

Uno de los atributos nodales de las administraciones del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), unas veces exhibido de manera bulliciosa y otras con el silencio premeditado, es su pericia para manejar a la opinión pública (y no se habla aquí sólo de control mediático sino también de capacidad para “colocar” agendas en la percepción colectiva) en dirección favorable a sus intereses estratégicos.

En ese contexto de reflexión es que el autor de estas líneas asume las declaraciones ofrecidas por el licenciado Félix Jiménez -miembro del Comité Político peledeísta y funcionario del gobierno del presidente Danilo Medina- con respecto al espinoso tema de la Odebrecht y sus variopintas ramificaciones: aparentemente no fueron -o no quisieron ser- aprehendidas e interpretadas en su verdadera trayectoria focal por la mayoría de nuestros observadores y analistas políticos.

En efecto, mientras el dirigente histórico del PLD -al comparecer a un matutino televisivo de cercanía oficialista- muy específicamente señaló que es “de los que creen” que en los gobiernos peledeístas “ha habido” funcionarios corruptos y sobrevaluación de obras, la generalidad de las reacciones ante sus expresiones giró alrededor de otra cuestión: su alegada afirmación de que el Comité Político de aquella entidad ha estado siempre al tanto de la reiterada conducta delictiva de la empresa brasileña.

Ante el revuelo causado por esa supuesta afirmación, el alto dirigente oficialista no tuvo más opción que apresurarse a aclarar que eso no fue lo que dijo y que fue citado “fuera de contexto”: obviamente su intervención televisiva no tenía ni podía tener ese norte, pues en realidad estuvo dirigida a perifonear una de las “patas” de la táctica actual del gobierno: la relativa a “mantener a raya” al doctor Leonel Fernández ante el novedoso fenómeno que implica la notoria pérdida de credibilidad del licenciado Danilo Medina a resultas del escándalo de la Odebrecht.

(Tal y como se consignó en una entrega anterior, quien escribe estima que los inquilinos de la casa de gobierno están aplicando un programa de coyuntura que procura tres cometidos esenciales: mantener lo más lejos posible de sus entornos la suciedad que arrastra consigo y tras de sí el caso de la Odebrecht, aprovechar la situación para mantener “tuche y sin sacarrayita” al doctor Leonel Fernández y, de carambola, intentar embarrar de algún modo al PRM en tanto principal organización opositora del país).

Por supuesto, no es que la parte mediáticamente destacada de la exposición del licenciado Jiménez carezca de importancia: si se llegara a confirmar que el más alto órgano de dirección ejecutiva del PLD estaba en conocimiento de las maniobras amorales y los actos delictivos de la Odebrecht, lo menos que debería acontecer es que los integrantes del mismo renuncien tanto a sus puestos partidarios como a sus posiciones gubernamentales y legislativas… Pero, claro, sin tener el don de la adivinación o la clarividencia se puede afirmar por adelantado que eso no ocurrirá: todavía le falta “decencia” a nuestro régimen democrático para ello.

El sesgo antileonelista estuvo claro a lo largo de toda la comparecencia del licenciado Jiménez: insistió una y otra vez en la consideración de que “algunos compañeros” (la mayoría sin larga militancia en el PLD, según él) habían incurrido en “actos de corrupción”, y que una parte importante de “las obras ejecutadas en el pasado” estuvieron sobrevaluadas… Por supuesto, la clave de todo se encuentra en esta última sentencia: sus denuncias se referían al pretérito, es decir, a las administraciones del doctor Fernández y, si se deseara generalizar, a la del expresidente Hipólito Mejía.

En consecuencia, el blanco real inmediato de las siempre precisas y vehementes palabras del licenciado Jiménez lo era el exmandatario peledeísta, y como hubiera resultado extremadamente peligroso atacarlo frontalmente (o intentar repetir una especie de nuevo “quirinazo”), sus dardos verbales fueron lanzados -si bien de manera innominada- contra colaboradores cercanos de aquel, buena parte de los cuales -precisamente- ha estado en la picota pública por imputaciones de presuntos o reales actos de corrupción y por denuncias de sobrevaluación en proyectos gubernamentales ejecutados bajo su rectoría.

En otras palabras: más allá de cualquier otra intención, meta o connotación, las declaraciones del licenciado Jiménez parecen un episodio “preiniciático” de la lucha interna en el PLD por la candidatura presidencial de 2020… La idea no es simplemente manifestar abominación por la corrupción y la impunidad (total: en este lar nuestro de cada día habitualmente la historia es puesta “patas arriba” por la política): lo que se busca es inhabilitar al doctor Fernández, virtualmente a priori, de cara a esa lucha.

Y la sospecha al tenor se acreciente justamente porque el mea culpa partidario del licenciado Jiménez se pone en escena en momentos en que cualquier reacción del doctor Fernández podría ser favorable para las aspiraciones del grupo gubernamental: si se decide a hablar del escándalo de la Odebrecht (o de cualquier otro asunto de su misma naturaleza, como ya lo han hecho el licenciado Medina y el expresidente Mejía) provocaría que el foco de la atención pública salga del ámbito palaciego; y si opta por continuar en silencio podría dar la impresión de que se mantiene -cual ha ocurrido hasta hoy- totalmente al margen de las preocupaciones, los esfuerzos y los intereses de la militancia y la dirigencia peledeístas tanto en lo interno como en lo externo.

La verdad, pues, detrás de toda la parafernalia mediática y política de hoy es una sola, independientemente de lo que trate de proyectarse desde el Palacio Nacional: no es tan sólo que el gobierno del licenciado Medina se siente amenazado por un escrutinio nacional e internacional potencialmente peligroso para sus planes políticos en el porvenir inmediato; también se encuentran “en la cuerda floja” el expresidente Fernández (sobre todo debido a las menciones sobre actos “non sanctos” que se hacen de varios de sus colaboradores de confianza) y, para ahora o para mañana, igualmente sus principales líderes en el Congreso Nacional (que tendrán que hablar sobre sus votos a favor de contratos sospechosos o sobrevaluados).

O sea: la de la Odebrecht es una sombra ominosa que se cierne amenazadoramente sobre todo el PLD (aunque se note más en su parte cupular), y si el suscrito estuviera matriculado en éste ya estuviera poniendo sus barbas en remojo, porque hay llamas fragorosas y rescoldos luciferinos a la vista… Y no en las vecindades, sino en el interior mismo de la casa.
(*) El autor es abogado y profesor universitario, lrdecampsr@hotmail.com

Otras opiniones de: Luis R. Decamps R.

Mis hijos y el "principio de la infracción solidaria"Percepción, política práctica e intelectualidad Joao, la bella Monica y otras "monerías" del gobiernoHumanismo, pos modernidad y valores Leonel: !Arrinconado por el gobierno!Odebrecht y la lucha interna en el PLD y el PRMEl raro "antiimperialismo" del doctor Ray GuevaraDanilo y el PRD: ¿Un noviazgo sin amor?Sabores y picores en el PLD de hoyAntonostalgia del PEMELa reeleccion resbala y la oposicion en babiaLa reivindicacion historica del balaguerismo Google se parece a Dios, pero no lo es...El ostracismo de Leonel: ¿Culpa o ingratitud?La robótica ultranacionalista Hipocresia y cinismo en el panorama politicoLuis Abinader ante la historia El asesinato de Indhira Ghandi Lo que nos queda: El balaguerismo Abril 1965: El capitan que tomo por asalto la gloria La rebelión del leonelismo Luis Abinader en la cresta de la ola La “tozudez” de Leonel: ¿panico en el PLD?La reeleccion: ¿Un “maco” made in PLD?La agenda “patriotica” del conservadurismo El asesinato de Mahatma Gandhi en 1948El asesinato de Gaitan y el “Bogotazo” de 1948Baches y cachivaches de la reeleccion El asesinato de Olof Palme en 1986Las tribulaciones actuales del peledeismo historico Quirino al habla y Leonel en su ordalia “Pendejadas” de la vieja educacion domestica Brincos y mimicas con la reeleccion Leonel y el legado historico de BalaguerEl PLD y la crisis del pensamiento critico Hipolito Mejia ante la historiaEl asesinato de Isaac Rabin en 1995 Vainas y sables en el PLDEl asesinato del Che Guevara en 1967Leonel: El “zóon politikón” El asesinato de Anwar El-Sadat en 1981La reeleccion: Rosas y espinas en el PLDLeonel: ¿Camino a su primera derrota?Martin Luther King: humanista integral Malcolm X: De ratero a redentor social Kennedy: El hombre y el destino El PLD, LOma Miranda y Groucho MarxAdalai Stevenson: Un demócrata olvidado Matices históricos de la política en USATransfugas y "corchos" en la era del PLDEl legado gris de la "era" del PLDEl PRD, Majluta y la "Ley de Lemas"Trujillo: la lección ignorada La Constitución, el referendo y la reelección Danilo, Leonel y al reelección Caamaño y la prepotencia del embajador Era Trujillo realmente patriota o nacionalista?La "no reelección": ¿Una engañifa institucional?Graznidos del trujillismo historico El "vicio" del poder y la tentación totalitaria La socialdemocracia sigue siendo el camino Sobre "desfases" y “cambios de paradigmas"No es comunismo sino cristianismo La hipocresía como ideología Patriotismo, nacionalismo y antihaitianismo Ni Marx ni Cristo: ¿El signo de la época?Un articulo de Balaguer Recordando la “Izquierda Democrática” La política: ¿Pasión o profesión? La "política del gran garrote" de los EEUU El atentado de 1981 contra Juan Pablo IIEl decrepito circo del ultranacionalismo Elogio de la hipocresía Danilo versus Leonel: ¿Cambio de mando en el PLD?Verdades y mentiras en el PRD de hoy El conservadurismo dominicano; en la cresta de la olaEl disparate de la "fusión" con Haití Luis Abinader: Perfiles de un liderazgo en ascensoLa prensa digital: perfiles de una revolución mediática Liberalismo y conservadurismo en la historia dominicanaLa tirria del conservadurismo contra las ONGsSu majestad, el peledeismoSi a la regularización, no al ultranacionalismo Hipocresia y cinismo en el ultranacionalismo criolloLauros y perversiones de la democraciaEl dia que Hitler escapo de la muerte El "voto preferencial": Mitos y realidades El dia que ¨mataron¨ a Lenin Secreto a voces: el PRD necesita un nuevo liderazgoEl gobierno de Danilo, la encuesta Gallup y el pobre PRDLa "doctrina Monroe" y la "Seguridad Nacional" de Estados UnidosLa miseria ideológica de los partidos De Leonel a Danilo: Breve historia de la cosmética política PRD: El derrotero suicida de la división Se cavan las trincheras en el PRD: ¿La “tesis Betancourt" o la táctica penagomista de “ir como quiera”?El gobierno "light", la culebra que no se muerde la cola y la impronta de Barrabás en el PRDBolívar, García Márquez y la subversión de la historia Derecha e izquierda en la política del siglo XXIDe Maquiavelo a Rousseau: realismo e idealismo en politicaCorea del Norte: Ritos de una extraña monarquía "comunista" Leonel, el PLD, la Barrick Gold y el perogrulloDanilo y Leonel: el desafio silenteLos “pendejos” de la guerra restauradoraEl PRD, el liberalismo histórico y la riña de los egos Liberalismo y socialismo: Otras viejas vainas de los "pendejos"“Pendejos” Y “Realistas” en la primera república La feria de la política: pinceladas históricas para pendejosLa vieja vaina del "bien común": anatomía del político pendejoDe Marx a Bosch: la "envidia" de los "pendejos" socialistasConfucio: Un "pendejo" de antes de CristoJesucristo: Pionero de la ideologia de los "pendejos"Los Trinitarios: Nuestros primeros "pendejos" y "envidiosos"Los gobiernos del PLD: Poder, "Progreso" e Impunidad¿Se necesita o no una ley orgánica para aprobar la reforma tributaria de Danilo? Las fotos de Fidel: El contramensaje de la imagen El Feliz Bautista, los zafarranchos en el PLD y el "regalito" de Leonel a Danilo¿ Presión tributaria? Enemas y vomitivos para todosEl “eterno retorno”: Lla otra cara de las “megapensiones” El viejo imperialismo: antinostalgia de otra "Era"El "ABC" de la democracia: notas para desmeroriadosDe politica y politicos: machacando ideasVincho, Leonel y otros "bultos" del gobierno de DaniloRecordando a McLuhan: recovecos de la globalizacionMercado y doctrina: La politica en la "posmodernidad"El neoliberalismo y la crisis del capitalismo globalTodo “made in PLD”: De la mediocracia a la desesperación Nuestro "mundo posideológico"Despues del “Mundo de Yalta”Los grupos en el PRD: ¿Vicio o Virtud?¡Ay, qué miedo!: El don me quiere botar del PRDLa socialdemocracia dominicana: verdades y mentirasEl antireelecionismo: Mitos y realidadesMe derrotó el Estado, pero siento orgullo de mi voto Hipolito Mejía: Un voto por el país ¿A quien le creo? Encuestas, realidades, opiniones populares y otras vainas raras en el escenario electoral dominicano Hipólito: El elegidoHipolito: el presidente que yo conocíLas elecciones dominicanas, segun Broussonet¿La “Era” de Leonel? De encuesta Gallup a “crisis” de JCE: ¿Vericuetos de la agenda de campaña del PLD?Danilo y Margarita: ¿Es cierto que “esta linda la mar”?Fernández Domínguez: De Puerto rico a la gloria Consumatum Est: Con Margarita, Leonel le gana el primer “round” a Danilo y al Comite PoliticoLas dos encuesta de “Asisa”, las bellaquería y el “riflazo” de DaniloLeonel, doña Margarita y otras piedras en el camino de DaniloLa encuesta de "Asisa", la "cuerda" de Danilo y la candidatura de Doña MargaritaEl PLD y la “recuperación” económica del paisDanilo: ¿Bajo el contrasigno de la historia? La nómina pública, los timbales palaciegos y el festin de los “Wikileaks”La Amet, el “Progreso”y otros “bultos” gubernamentales“¡Memoria contra el olvido!”: El FMI, Leonel y el dominicano común “Se Pasa la tenaza…”: Hipólito, Perogrullo y DaniloEl “chulla” latinoamericanaDanilo y el PLD: maullidos del GatopardoEl “paquetazo”, el gobierno y el pobre Danilo El conde Abraños: de política y politiquerosEl PLD frente e Hipólito: el “cuentazo” del “retroceso” Hipólito y el PLD: Mentiras viejas, Verdades nuevasLeonel; Razones y sinrazones de una “¨declinatoria” Política, realidad y artificioLos trotes postreros de la convención del PRD...Mis apuestas en la convención del PRDEl dilema de Leonel, según BroussonetHipólito, Miguel y e PRD en el análisis de BroussonetLa “descelebración” de la navidad y ptras curiosidades Jesús de Nazaret: El gestor de una nueva civilización Leonel, la reeleción y el referendoLo que viene en el PRD: Un “choque de trenes” De Trucutú al nuevo doctor Merengue: la retórica de la política "light"La tesis reeleccionista del candidato títereEl PLD, los valores y la iniciativa de la Primera DamaIdentidad, “reingeniería” y candidatura presidencial en el PRD¿Es realmente posible una nueva reforma constituciona?El Metro en los hechos: ¿Gran obra o estafa? El Comité Político del PLD: Un anacronismo¿Reelección de Leonel? Una discusión para tontos Aspavientos y zafarranchos en el PRDLa “ceremonia de la bata blanca” ¿Par qué sirve el DNPC (antiguo DEPRECO)? Luis Abinader: impresiones fugaces sobre su discurso políticoLos desplantes del PRD al liberalismo históricoHipólito Mejía: ¿como el ave fénix? “Corran, muchachos, corran…” Milagros Ortíz Bosch en las “pinceladas” de Broussonet Una luz en el caminoEl gobierno como la arepa y la ” Nueva Republica de la Barrick Gold““Tiren coño, cobardes, tiren…”Marx y Bolívar: Notas sobre una controversia histórica “SE PASA LA TENAZA…”La candidatura del desprecio “SE PASA LA TENAZA…” La canidatura de Milagros Ortiz Bosch“SE PASA LA TENAZA…”“SE PASA LA TENAZA…”¿ingenuidad y desaprensión ?“SE PASA LA TENAZA…”: Se pusieron guapitos...“SE PASA LA TENAZA…”: La queja de algunos hipolitistas“SE PASA LA TENAZA…”: ¿Hipolito entierra el hacha? “SE PASA LA TENAZA…”Requiem por la “Constitución de Leonel”Viejas perogrulladas de la táctica política La “agenda Fernández”La portentosa voz de mando del general LuperónMiguel Vargas en la cresta de la olaLa feria de la corrupciónLa verdad como “roba la gallina”: Percepción y realidad en los gobiernos del PLD
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados