Sábado 29 de Abril del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


Cándida Figuereo

No robarás

Este mandamiento que figura en el número siete de los diez contenidos en la Biblia ha sido un dolor de cabeza en el transcurso de la historia de la humanidad y ayer, como hoy, sigue siento un malestar para algunas personas que no logran liberarse de este hábito.

No somos los únicos en tener un segmento limitado de gente muy dada a obtener las cosas por la vía fácil, sin esfuerzo alguno, a través del hurto. Con frecuencia la prensa y los demás medios de comunicación se hacen eco de esa penosa realidad.

Da pena porque resulta inconcebible que un adulto, sea hombre o mujer, prefiera lo fácil y exponga su vida al tiempo de convertirse en la vergüenza de la familia.

En el catolicismo el séptimo mandamiento prohíbe tomar o retener el bien del prójimo injustamente y perjudicar de cualquier manera sus bienes. Mientras que La Real Academia Española, en su diccionario, dice que el robo es el “Delito que se comete apoderándose con ánimo de lucro de una cosa mueble ajena, empleándose violencia o intimidación sobre las personas, o fuerza en las cosas”.

“El respeto al derecho ajeno es la paz”. Así lo dijo hace 150 años el mexicano Benito Juárez en otra circunstancia muy disímil a esta que planteo. Suárez la utilizó tras la derrota y fusilamiento del emperador Maximilian, lo que le permitió entrar triunfante a la Ciudad de México.

A los hijos, desde pequeños, se les debe enseñar la importancia de no coger lo ajeno. Si por ejemplo llegan a la casa con un peso (o un millón), de inmediato los padres deben indagar la procedencia de ese dinero, en lugar de celebrarlo.

Si a los hijos se les permite que lleven dinero u otras cosas al hogar, es muy probable que se esté forjando un gran ladrón y la responsabilidad recae sobre los tutores. Ocurre que comienzan con pocas cosas y luego solo importa conseguir más y más porque le fue “fácil”.

Si no se toman las medidas de lugar a tiempo, enseñándoles a los hijos que no se pueden encontrar nada, pronto usted irá a visitarlo a la cárcel o al cementerio. Si por el contrario son probos, todos hablarán bien de ellos. ¿Cuál prefieres de las dos alternativas?

En gran medida, los hijos son lo que desean sus padres si les conducen adecuadamente por el camino del bien en todos los sentidos. ¿Pero eso das brega?, dirán algunos. Claro que da brega. Nada fácil es bueno. Por eso no hay dinero que pague lo verdaderamente bueno, la vida sana.

Es hermoso que padre y madre se sientan felices con las enseñanzas que ofrecen a sus hijos. Son sabedores de que no serán defraudados al margen del lugar donde se encuentren y…quedamente, cada progenitor musitará: no robarás. No importa donde se encuentren mis muchachos. Sé lo que tengo.

Otras opiniones de: Cándida Figuereo

IrresponsabilidadUn amor especialDejar huellas positivasRecobrar la paz Dejen que trabajeLeyes, ¿para qué?Ayuda urgente para CamiloQuejas y reclamacionesEl aborto por violación debe incluirse en el Código PenalObama no es un show. No, es real en humildadA Obama lo van a echar de menosPouerié Cordero, un batallador del periodismoArriba la autoestimaPara no olvidar al Cardenal López Rodríguez.“A pisar el acelerador”Cuidar a los menoresPara ti, PadreNegatividad versus positividadConfesión de amorSí se puedeLa buena voluntadSanearObama-manía sin límitesLoor a Fefita la Grande Los sobrinosUn traje a la medidaAhora fue a LaikoMás que mil palabrasPulsacionesEsperanzado y “quillao”La buena feEscribir es fácilEl derecho del consumidorSalvajismoEl país que tú quieresEl más codiciado El suplicio de SuppliceEl desastre de Haití visto por la OEA Los ojos de la OEAEjercita el amorAmarás al prójimo como a ti mismoComo chivos sin leyLa inversión en la pazLa envidia corroe¿Soluciones solidarias?El arte de la prudenciaImprudencia en cuatro ruedasSe pasa de la rayaPeriodistas de “lujo”La humanizaciónZape gatoFefita, no rueguesEl olor de la pobreza Si se acalla la vozSi el norte fuera el surEstado, gobierno y gobiernitosEl silencio de los buenosSe pasó de la rayaLa avaricia rompe el sacoEvolución positivaMartínez logra ponchar BBWAARicos pobres, pobres ricosEl reto para el 2015El bono que hace feliz¡Ay Francisco!¡Ingratos!¿Este es tu país?Lamentaciones numéricasLa humildad51 kilómetros para llegar al paraísoAgricultores a ciegasRepública Dominicana es una maravillaPinta de ladrónLa mejor de las batallasLa educación y DavidLa vida es importante, ámalaPresidente, por favor, resuélvaloConfianza en DaniloOtra vez seráMartelly, sigues bailandoLa agenda de RD no es la de HaitíLa RD tiene “10 millones de médicos”La mejor madreNo actuar como "chivo sin ley"Libertad y libertinajeBoom laboral para discapacitadosMerecido galardón a la UASDComo dice ObamaNi más ni menosMás que vencedoresGregorio: Un trabajador excepcionalAtender sus cartones Ausencia de equidadHijos del dinero, hijos del amorEl triunfo ajenoEl respeto se fue de paseoAdolescencia exitosa de SeNaSaDespués de la tempestad viene la calmaSi es por honestidadCatarsis navideñaNarciso: Listo para servirMandela no tiene sustitutoHombres sin límitesNuevos trinitariosCuando un colega se vaDuarte solo necesita que lo imitenPrimero, después y siempre nosotrosPositivo 100%Mi guardia y/o policía favoritoUn pueblo bueno¿De quién es este país? Tras la oveja perdidaLa guerra y la pazClub de pesarosos y positivosLa niña de miel Hombres de mucha feEl valor del usuarioNecesito amorHombres diferentes El precio de la honestidadFrancisco y los GoliatEl Célebre FranciscoSolidaridad luctuosaCerca de DiosUn patriota en el hoyoAl maestro con cariñoEl poder abusivoLa solidaridadQue nadie piense por ti El "jumo" de RDSeñor, un franqueadorFirmaba marcando una cruzTras las rejasSe predica con el ejemploDeshumanización en crisisEl miedoDeshumanización en crisisErrores que matanPapá Dios es un tíguereSeguridad para todosAgresión calladaSeñales de humo El oro de Sánchez unió la poblaciónLa última llamada a José Miguel Montero
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados