Miercoles 26 de Abril del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


Arturo Cardona Mattei

Un solo Dios, un solo propósito

La Biblia no es dogmática. Es la palabra del verdadero Dios que instruye al hombre para que este le conozca y llegue a saber cuál es su propósito para la entera humanidad. El hombre traza planes hoy, mañana los discute y más luego los enmienda. Ese arduo trabajo es innato en el hombre por su imperfección. Jehová Dios, en su infinita sabiduría sabe con certeza lo que el hombre necesita para su existencia. Y su magnífico propósito, aunque ha sufrido algunos contratiempos, sigue en pie hasta que el mismo llegue a feliz realización. En Génesis sabemos del primer mal paso, pero en Apocalipsis se plasma la feliz realización de ese gran propósito. La palabra sale de su boca y no volverá a él sin respuesta positiva.

La palabra ecumenismo no es parte de la Biblia. Este cacareado fenómeno religioso no es otra cosa que el acto de prueba más contundente de deslealtad al único Dios verdadero. Es la falsa religión reunida en la misma mesa intercambiándose mentiras e hipocresías. Esa llamada participación y suma de fes es la negación máxima de que se cree en la palabra de Dios. Quien cree en toda la palabra de Dios no tiene razón alguna para buscar acomodo con otras religiones y dioses. Porque solo hay un verdadero Dios, un solo profeta y un solo libro sagrado es que el tal ecumenismo es hueco, falso e innecesario. Todo ese acto es producto desesperado de una falsa religión que no acaba de encontrar el camino limpio y recto que la lleve a la verdad.

Cuando Jehová Dios liberó a su pueblo escogido de una larga y amarga esclavitud, y lo introdujo en la tierra prometida, le advirtió que no tuviera contacto con las religiones y deidades de los pueblos que habían a su alrededor. Aquel pacto empezó a mostrar cuán frágil era aquel compromiso que hizo con su Dios. Aquel pueblo escogido empezaba a prostituirse espiritualmente. Consecuencias graves vendrían por la falta de fe y confianza en el Dios poderoso que los había sacado de la mano de hierro del Faraón egipcio. Aquel cuadro está hoy presente a través de la falsa religión. Esta no tiene reparos para hacer componendas de cualquiera naturaleza para proteger sus intereses y privilegios. Suben a lo más alto de la montaña del ecumenismo creyéndose que son camino y luz de la humanidad. Nada más lejos de la verdad. Sus frutos siguen delatando a la religión falsa. Son amantes de las guerras, de la política y de los negocios terrenales. También son cómplices de los genocidios que han acabado con tantas vidas humanas. Ruanda está fresca en la memoria de la historia de esa religión que dice ser amiga de Dios.

Si toda la cristiandad pregona que le sirve al mismo Dios, ¿por qué existe un semillero de religiones cada cual enseñando ideas diferentes? ¿Por qué tanta contradicción entre católicos y protestantes? ¿Por qué el protestantismo compite en número de iglesias con los bares nocturnos de cada pueblo? ¿Por qué tanto líder religioso? ¿Por qué tanta celebración de fiestas paganas? ¿Por qué tanta oración y plegaria sin respuesta ? A este respecto no olvidemos que la Biblia llama a Jehová el "Oidor de las oraciones"; pero advierte que no oye todas las oraciones. ¿Por qué? Porque pedimos para complacer nuestro ego y nuestros intereses mundanos. Pretendemos torcerle el brazo a Dios. Pedimos la paz, pero seguimos enviando hombres y mujeres a pelear las guerras sucias que arropan el planeta. Pedimos justicia, pero enviamos al prójimo a la cárcel si no juega nuestro juego. Pedimos por la salud, pero seguimos en la barca de todos los vicios. Pedimos compasión, pero arruinamos al amigo que no complace nuestros gustos. Pedimos y pedimos, pero nunca nos comprometemos a dar desinteresadamente, con altruismo abnegado. Pedir es fácil, dar es difícil. Creemos que Dios está en su trono para complacer cuanto deseo estúpido nos viene a la mente.

Sí, hay que creer en Dios. Pero solo hay uno verdadero. Todos los demás son dioses "estiercolisos". A través de imágenes no se llega a Dios. A través de guerras santas no se alcanza la vida eterna ni el favor de Dios. No es matando al prójimo como se llega a hacer la voluntad de Dios. Dios no premia la injusticia ni violencia ni los abusos. Dios tampoco tolera el que su verdadero pueblo camine tras otros dioses. No hay honestidad ni sinceridad en esa conglomeración de fes llamada ecumenismo. Allí no hay crecimiento espiritual. Lo que hay es enredo y mentira. Por eso buscamos la paz y no la encontramos. Los líderes religiosos de la cristiandad, con todos sus títulos rimbombantes, nos llevan por mal camino.


Queda de ustedes,

Arturo Cardona Mattei
Caguas, Puerto Rico
6 de Agosto de 2014

Otras opiniones de: Arturo Cardona Mattei

Qué importaUna sola florJesucristoCanto de amor Tomás de TorquemadaQué importaLa engañifa del voto presidencialYo conozco un pueblo… Cuarta ParteJusticiaLa verdad sobre la mentiraAl final todo es vanidadAnheloCaña, guajana y flechaTus regañosCuento: Con un propósito... (Mi funeral)Breves apuntes sobre los milagros¿Será posible una paz duradera?Mi bosque preferidoUn gobierno totalmente nuevoOración fúnebrePuerto Rico: isla con zikatricesOlas perpetuasDespues de la muerte... ¿Que?Camino inciertoCarta al único Dios verdaderoLa Fortaleza Yo conozco un pueblo…Entonces…¿En qué estado está la estadidad?Dama en esperaSe revela que las aguas de la cristiandad son ajenjoMi mochilaArroganciaLa Biblia, o el Corán¿En qué estado está la estadidad?MetamorfosisLa Iglesia Católica y la evoluciónCarta abierta a mis amigos lectoresEbola: monólogo de una desgraciaAfrica...continente negroCarta abierta al señor Gazir Sued (2)La Trinidad: un trabalenguas indescifrableLa Trinidad: un trabalenguas indescifrableEres el ríoUna sola banderaOración fúnebre¿Qué nos depara el futuro?¿Qué pasa con los pedidos de paz?Mano pródigaLibertad…SolitarioAngustia¡Qué pena!Alabanza Carta abierta al señor Gazir SuedVeintiseis razones y un noPicando fuera del hoyoOlas perpetuasSismo de 5.2 en la escala G.A.O.Pugnan la Iglesia y el EstadoPoblaciónMadre, Maestra y pedófilaMi quejaAño 2013Los Cuatro Jinetes del ApocalipsisLa iglesia electrónica y la espiritualidadEl vicio de fumar y la BibliaOración fúnebre (E.L.A. 1952-????)Mar bravíoMetamorfosisDía de la razaEl requerimientoLa búsqueda de Dios Cuento: Con un propósito...El negocio de la sangreLa búsqueda de DiosSeguimos con la talla de santosCarta abierta a Mayra MonteroEn el fondo del caño hay un manuscritoOscar López RiveraCuento: Con un propósito... (Mi funeral)David NoriegaMi bosque preferidoSeñorVidaPrivacidadUn compromiso ineludibleUn juicio infame¿Qué es la fe? TsunamiEl fin del mundoAlgunos apuntes sobre el Juicio FinalEspejismoAlgunos apuntes sobre el Juicio FinalAlgunos apuntes sobre el Juicio FinalQuejas y jaquecasHabla, Pueblo, HablaPazLos flemáticos de la estadidad!Bendita estadidad!Las Pandemias ¿qué ocurrirá en el futuro? Eres Dios El espíritu navideño está en auge. ¿A qué se debe?Esperanzas de un mundo mejor MajestuosoMajestuosoLa cristiandad es irreformableLa cristiandad es irreformableMaldad y mentiraMaldad y mentiraUn mundo con desigualdades económicasLuna de Río GrandeLa estadidad: ambición descabelladaDolores de un pueblo azotado ¡Qué pena!La Armada Invencible: rumbo a la tragediaEl cartel de los religiosos Libertad… Yo conozco un pueblo… (Tercera parte)Don Ricardo Alegría: apóstol de la puertorriqueñidad Don Ricardo Alegría: apóstol de la puertorriqueñidad Monstruosidades religiosas Tomás de Torquemada En el recodo del río Noble dama IVU-Loto y la cristiandad La estadidad: un campo minado No hay remedio ni solución El apóstol Pedro nunca estuvo en Roma El gran Rodadero A los hermanos Torregrosa Carta abierta al liderato del Partido Popular DemocráticoOtra tomadura de pelo MordazaHaitíUn nuevo mundoAño 2010¿Dónde está la sabiduría y la prudencia?Pascua Florida y Navidad Nuestro canibalismo político El pintor y el poeta Chile, Ecuador y China ¿De qué están hechos? De diablos y diabluras ¿Cómo es posible tanta mentira? Libertad Juan Mari Brás A media asta El falso ideal de la estadidad Indecisión, pereza, bálsamo y status Los siete pecados capitales La estadidad: muerte cultural para Puerto Rico Una reflexión sobre las fiestas taurinas Convivencia Yo conozco un pueblo… (Segunda parte) Noble dama La idea es crear caos Nuestra degradada democracia El juicio de la infame ramera Misericordia Costo y dolor de una gran imprudencia Los encapuchados de la estadidad Unos creen y otros dudan William Miranda Marín Carta constitucional de la O.N.U. ¿Un Dios que soborna a sus criaturas? Conociendo a nuestros detractores Dos mundos frente a frente Mi universidad Dos mundos frente a frente La ignorancia es un velo fatídico Solitario Inquieta espera La tierra es de todos Una sola bandera Nuestra larga y pesada cadena colonial Nuestro planeta Tierra La culpa parece ser huérfana El intrincado mundo de las religiones ¿Qué ha pasado con nuestros valores? Jesús: el hombre más grande de todos los tiempos Un Dios trinitario ¿Tiene sentido el universo? Jugando con nuestro Tribunal Supremo El comité de Casa Blanca en Puerto Rico Seguimos picando fuera del hoyoUna orgía de vicios Cuidado con las falsas enseñanzas Esperanzas de un mundo mejor Una contestación al escritor Gazir Sued Un gran sueño Apocalipsis Haití: una sociedad desintegrada Haití Clamor de paz Vivimos en un mundo peligroso Demencia Hágase tu voluntad ¿Qué nos depara el futuro? Una sola bandera Mi soledad eterna El tercer jinete y su caballo: ¡Hambre! ¿Qué pasa con los pedidos de paz? La verdad Religión, política y negocios La vida de un atleta Mario Marin nos escribe... Siglo XX: símbolo de odio y muerte Tirando y esquivando Lamentos de antaño y hogaño Excesos y carestía Fortuño: versión moderna del Rey Midas Si yo fuera poetaEl rifle en la parcela Día de la raza Patíbulo gubernamentalAlma dolidaUna casa y una calle El debate religioso: Testigos de Jehova¿Por qué tanta maldad? Yo conozco un pueblo...Un gobierno con malas intenciones Espejismo El dinero: beneficios y problemas Una gallina con pocos pollitos El cigarrillo: industria de la muerte Carta abierta a los anexionistas puertorriqueños Muelle De Roma a Washington¿Quién fue Gerhard Mercator? Puerto Rico: nave al garete El agua: un reto para la humanidad La cristiandad: sus aguas se van secando Coreografía de un líder religioso Una isla para la venta Cuento: Monólogo del niño ciegoMi diploma y yo Nunca es tarde si la dicha es buena Soy la soledad Estadidad Sí o No (Parte II)A los amantes de la estadidad La evolución: ¿por qué es tan atrayente? Tropiezos, dolores, vergüenzas y consecuencias Un acto de dignidad y vergüenza patriótica 5 de mayo: día glorioso para México Un mensaje y una manifestación Los dolores de una economía enferma Los desparramados de la tierra
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados