Domingo 30 de Abril del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


Carlos McCoy

Con la nacionalidad fría

Jeff Sessions, senador por el estado de Alabama y nominado como Fiscal General por el electo presidente Donald Trump, ha escandalizado a la comunidad dominicana con unos comentarios donde acusa a muchos criollos, de utilizar métodos ilícitos para entrar a los Estados unidos de América.

"Muchos han venido usando matrimonios falsos," dijo Sessions "y el 95% vienen a través de una red de peticiones de sus familiares, y no tienen conocimientos o destrezas que contribuyan al éxito en nuestra sociedad". Añadió.

Estas declaraciones fueron externadas por el congresista en el año 2006.

La reacción de la comunidad dominicana, en defensa de su orgullo herido, fue instantánea. Pero, las respuestas que se expresan de manera emocional, regularmente no son las más adecuadas. Se responden más con el corazón que con el cerebro.

Analicemos con la cabeza bien fría, sin emociones, lo que ha dicho este Senador hace ya diez años. Veamos que puede ser verdad, que no se compadece con la realidad y entonces, actuemos en consecuencia.

La primera expresión “muchos han venido usando matrimonios falsos” no tiene defensas.

Hace poco, salió de la cárcel una asambleísta de nacionalidad dominicana, que representaba uno de los Distrito de la Asamblea de Nueva York, que fue sentenciada a 12 meses y un día de prisión, más tres años de libertad condicional, por haber cometido fraude matrimonial para obtener la residencia permanente en los Estados Unidos y luego la naturalización.

Ella no fue la primera y podemos asegurar, sin el más mínimo temor a equivocarnos, que tampoco será la última.

Adriano Espaillat, quien acaba de convertirse en el primer dominicano en alcanzar un asiento en el Congreso de esta gran nación, vino a los Estados Unidos, traído por su familia con una visa de turista, la cual expiró, pero continuó viviendo en los Estados Unidos de manera ilegal, en su pasada campaña, él mismo lo admitió cuando dijo; "Nunca me imaginé, que de ser un inmigrante sin papeles, iba a tener la gran oportunidad de ser lo que soy hoy y poder dirigirme a ustedes"

Cuando el senador de Alabama habla de que, los dominicanos “no tienen conocimientos o destrezas que contribuyan al éxito en nuestra sociedad", aunque no debió generalizar, no anda muy desencaminado. La mayoría de los emigrantes dominicanos son campesinos y obreros no calificados, que huyen de las precariedades económicas de nuestro país. Esta clase de migración no tiene estudios académicos y en consecuencia tienen que insertarse en los estratos más bajos de la economía.

Aun los técnicos y profesionales que, por las mismas razones de falta de recursos y medios económicos salen de nuestro territorio, les cuesta mucho integrarse, principalmente por la barrera del idioma, a los grandes medios de producción.

De ahí que usted ve muchos ingenieros, abogados, médicos dominicanos, trabajando como taxistas, que hasta hace poco esto también lo hacían de manera ilegal.

No nos sintamos mal por estas declaraciones. Tomémosla como un gran desafío a nuestra comunidad.

No comencemos a mostrar como ejemplos de superación, de más de un millón de quisqueyanos que residimos aquí, a un pelotero, un modisto, un cantante o una actriz, cuyos éxitos han sido logrados de manera personal y la mayoría de veces con entrenamientos fuera de nuestro país.

Nuestra emigración no ha sido por motivos políticos como fue la de los cubanos luego del triunfo de la revolución, donde salió la crema y nata de la intelectualidad y el capital de la mayor de las Antillas.

La que sí tuvo esa categoría, fue la de los emigrantes dominicanos que, en menor cantidad, salieron al exilio huyendo de la dictadura de Trujillo. Intelectuales como los Hermanos Henríquez Ureña, Mainardi Reyna, Juan Bosch, Juan Rodríguez, Jiménez Grullón, quienes llegaron a ser profesores de prestigiosas universidades americanas.

Hoy no es así. Lo mejor de nuestro país, en términos intelectuales y económicos, muchos de ellos educados en el extranjero, solo salen de la isla a pasear. Los otros, por desgracia la mayoría, emigran a ver si encuentran en otros lares, las oportunidades que la corrupción de gobiernos tras gobiernos, le han negado, por años, en su propio territorio.

Esa es la constante en todas las emigraciones por motivos económicos. Independientemente de nacionalidades o grupos étnicos. Nosotros no somos la excepción. Desgraciadamente y aunque nos duela, esa es la pura verdad.

Carlos McCoy
Noviembre 2016
carlosmccoyguzman@gmail.com


Otras opiniones de: Carlos McCoy

Oportunidades migratoriasÁrboles en lugar de lápidasEl costo del populismoRobando con elegancia“Vísteme despacio, que voy de prisa”Curarse en saludCorrupción, el verdadero muroAgro foresta, ¡Cuidado!Interrogatorio (Cuento corto)¡O! DebrechtDonald Trump y la inmigraciónMargarita de TroyaImportando miseriasEl PLD, de lo moral a lo materialHerencia político militarSi hay Dios, ¡Es americano!Deshojando la margaritaNacionalizando el problema haitianoOfensiva diplomáticaLa gota que derramó el vaso haitianoCrisis de las leyesCreatividad en los empleos juveniles.El deporte como motor del desarrolloUna insensata oposiciónLa JCE y Haití CommoditiesSe volteó la tortillaEl Brexit, un alud económico y socialEl Brexit, consecuencias futurasEl derecho a portar armasTigueres con poderesEl INDEX (Instituto del Dominicano en el Exterior)Nuestras tradicionesSuicidios en la clase media americana¿Por qué somos tan pobres?En ultramar, una generación envejece y otra surgeSatisfacciónEl viejo catolicismo como retrancaFrustración y rabia en Nueva YorkEl “Pick and choose” de los refugiados sirios¿Avergonzados de nuestra historia?AxiomaMantenimiento Partidario¡Concho, estamos “jartos”!El patético Servicio Exterior DominicanoLa isla de Santo DomingoBlancos, negros y mulatosMás huacalitos y menos Provincias y MunicipiosLa diáspora, déjà vuLo que Leonel no dijoSignos muy parecidos e iguales de preocupantesTurismo, Agricultura y desarrolloNi el uno ni el otroEste lio lo provocó la Constitución del 2010Fusión y fisión¡Otra vez la iglesia!Competencia deslealEgos¡Acorralamiento!Dictadura. Democracia y corrupciónHaití……Grandes decisionesLiderazgos contaminados en ultramarDe palíndromos, capicúas, carambolas y boomerangsCarretera fronterizaEncrucijada ConstitucionalUtopía taínaMuerto el perro, se acabó la rabiaSi mi abuela tuviera ruedas…Haití, bomba de tiempoSolución al problema haitiano¿CARICOM?¡Cuidado, curva peligrosa!Bosch, la piedrita en el zapatoGrupismo en el PLDDejémonos de paños tibios¡Ayiti Ankó! ¡Haití de nuevo! Lectura de una encuestaOrgullo nacionalCrecimiento inconmensurableLos números en creoleHaití nos aleccionaCocolos y haitianosSino sangre, por lo menos esfuerzos, sudor y lágrimasHub aéreo agropecuarioArcoíris moradoLa bandera¡Bien por Haití!Él no se gobierna16 y 69 palé cuasi perfectoLa renuncia del Embajador Raúl YzaguirrePlaza del técnico¿Y el carisma?El precio del oro y la Barrick GoldObesidad del Estado¿Extemporáneo?Cuatro son muy pocos. ¿Doce, no son suficientes?Ferrocarril Cibao-SurDanilo y la reelección presidencialDesparpajo CongresualRenovarse o morirBingo Chino¡Se rompió la soga electoral!Una pausa… para verCaos en el Metro de Santo DomingoEl Metro y la OMSAPoner a circular el circulanteEchándole más leña al caosTanda extendida, pero de arriba para abajoRumbo al Puerto de origenEl barrilito, el cofrecito, las exoneraciones y otras hecesVuelta al Boschismo, utopía o hipocresía¿Y que nombre les pondremos? Matarile rile rile.El al revés del que salió¡Preñaron a la niña!Daniel y AntonioCero CameralLos Estados Unidos y el Servicio Exterior DomicanoEl Adagio de DaniloLa Barquita, el Ozama, el Isabela y el HainaEsta sociedad va en caída libre hacia el total deterioro moral¡En la china!El gabinetePaís o Nación No todo lo que brilla es oroMirándose en el espejo correctoCopiar y pegarNuestro gabineteEl gobierno de Danilo ya tiene siete mesesNo es como se comienza… El futuro del reformismoHipocondría nacionalUn mejor país, pero para todos ¿De qué te ríes?Se puede correr la roscaVergüenza ajenaDespoliticemos El Metro de Santo DomingoEncrucijada del sistema partidista¡Por favor, dame un chance!Joven, ¡Atrévete! Se parte de la solución El curroTráfico inducido¡Ojo pelao!Genio y figura… Hasta la sepultura Tránsito terrestre, fuente inagotable de recursosNi agradece ni guarda rencor PRD Personas Reburujadas y Desordenadas La pesada carga de DaniloDesesperación, mala consejeraEl Doctor Merengue¿Porqué Danilo y no Leonel?Recordar ¿Es vivir?Dios los cría y ellos se juntanCon los pies sobre la tierraA confesión de partes…¡Por fin, campaña de propuestas!Continuar lo que está bienDanilo y Curitiba Percepción de corrupciónLa clase mediaBendito Plebiscito¡Llegó papá!Enmarañar lo sencillo“Dan Mar”Castrando las aristas de AmableCommodities, la oportunidad del sigloNo bajar la guardia Los viajes de LeonelSúper turismo“El pequeño Haití” espina clavada en el centro de nuestra capital¿Invernaderos? ¡Cuidado!Invadamos a Haití. Expulsémoslos de nuestro paísLos dueños del paísExplosión demográfica, educación, salud y pobrezaChina y Taiwán CarambolaEl narcotráfico y la economíaEl PRD y la reelección de Leonel El bueno, el malo y el feoNi a favor ni en contra, sino todo lo contrarioMi generaciónSin cartuchos ¡Te lo dije!Sainete electoralUnión antillanaHaití, en dos actosEl Metro o la yarda¿Matriarcado?Los gringos ¡A la carga!Tomémosle la palabraHaití, el desastre y su secuela¡Juégatela!El turismo dominicanoOperativos, patronatos, comisiones, etc.El voto negativoAhora o nuncaCorrupción y narcotráficoDeja vu¡Otro pedazo de papel!
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados