Viernes 28 de Abril del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


Carlos McCoy

Nacionalizando el problema haitiano

Por centurias, los gobernantes haitianos han venido culpando al exterior de sus miserias. Ven pequeñas pajitas en los ojos internacionales, pero son ciegos a la viga que tienen en sus propias pupilas.

Es verdad que desde que proclamaron su independencia a principio del siglo XIX, han sido hostigados por potencias internacionales, pero esto ha sucedido con todos los países americanos que han luchado por su emancipación.

Los mismos Estados Unidos no se libraron de este hostigamiento, pues los ingleses se negaban a aceptar que parte de sus súbditos se convirtieran en una nación independiente. La República Dominicana tampoco fue la excepción. A nosotros nos acosaron ¡hasta los mismos haitianos!

Pero, todas las actuales repúblicas del contienen americano, unas con más o menos traumas que otras, lograron sobreponerse a esas vicisitudes y consiguieron su libertad.

En el caso haitiano, comenzaron muy mal su camino hacia la verdadera independencia y han continuado incurriendo en los mismos errores que cometieron hace más de dos siglos.

En los finales del siglo XVIII, los sublevados esclavos en la parte occidental de La Española, quemaron todas las riquezas de lo que había sido hasta entonces, la colonia más rica y próspera de América.

La lógica de esta acción era, que, sin esas riquezas, los esclavistas franceses no tenían otra opción que abandonar esa parte de la isla.
El problema de este proceder fue, que la nueva República comenzó en la bancarrota total.

A todo esto, se debe sumar los líos internos por el poder entre Jean Jacques Dessalines, auto proclamado Emperador Jacques I del imperio haitiano, Henry Chistophe, Rey Henry I del reino de Haití y el presidente vitalicio Alexandre Sabés (Petión).

A los delirios de imperios y reinados se unió el de conquistador de Jean-Pierre Boyer quien invadió y anexó la parte oriental de la isla La Española, reteniéndola por 22 años. Hasta un analfabeto llamado Faustin Soulouque, en 1849 se proclamó Emperador Faustin I de Haití.

Demás está decir que estas autocracias, solo servían para llenar las arcas y los egos de los gobernantes de turno, pero nunca se preocuparon verdaderamente por el pueblo haitiano. Exactamente como está sucediendo en la actualidad.

Siguieron una serie de gobiernos que la mayoría no duraban ni siquiera un año en el poder. Del 1911 al 1915 tras una serie de asesinatos políticos, los haitianos vieron cambiar seis presidentes, hasta llegar a la ocupación americana y su secuela de dictaduras.

Esto ha sido un somero vistazo de cómo ha sido de traumática la historia de esta nación. Es cierto que hubo bloqueos, asedios y todo tipo de obstáculos por parte de las potencias internacionales, para que esta revolución no se viera como ejemplo a seguir.

Pero de que los mismos haitianos han puesto una gran cuota de ingredientes para repetir la misma receta de penurias, no se puede ocultar.
Ya es hora de las autoridades haitianas nacionalicen sus problemas y deje de estar de rodillas ante el mundo.

Un pueblo pobre, como el dominicano, no puede seguir gastando el 10% de su presupuesto de salud, unos 6,000 millones de pesos en los haitianos ilegales. Es imposible seguir erogando 2,000 millones de pesos en la educación pre universitaria de los vecinos.

Con el agravante de que las proyecciones del gobierno es que, a raíz de la implementación de la tanda extendida en nuestras escuelas públicas, donde se sirven desayunos, almuerzos y merienda, va a provocar que la población estudiantil de origen haitiano se duplique en el 2017.

La solución práctica a este problema y la más económica para nuestro país es, construirles sendos hospitales generales y escuelas en Belladere, Quanaminthe, Mallepasse y Anse A Pitre, manejado por personal haitiano, evitando con esto que sigan abarrotando nuestras escuelas y hospitales.

Complementar esta acción con la prohibición absoluta de atender, educar o emplear haitianos ilegales en territorio nacional.

En una palabra; aplicar las leyes de la República Dominicana. Ninguna fuerza extranjera puede condenarnos por tratar de evitar nuestro colapso como nación. Algo que está a punto de suceder si no se toman los correctivos necesarios.

Es hora ya de que los haitianos les den papeles de nacionalidad, no solamente a su población, sino también a sus propios problemas.

Carlos McCoy
Octubre/2016
carlosmccoyguzman@gmail.com

Otras opiniones de: Carlos McCoy

Oportunidades migratoriasÁrboles en lugar de lápidasEl costo del populismoRobando con elegancia“Vísteme despacio, que voy de prisa”Curarse en saludCorrupción, el verdadero muroAgro foresta, ¡Cuidado!Interrogatorio (Cuento corto)¡O! DebrechtDonald Trump y la inmigraciónMargarita de TroyaImportando miseriasEl PLD, de lo moral a lo materialHerencia político militarCon la nacionalidad fríaSi hay Dios, ¡Es americano!Deshojando la margaritaOfensiva diplomáticaLa gota que derramó el vaso haitianoCrisis de las leyesCreatividad en los empleos juveniles.El deporte como motor del desarrolloUna insensata oposiciónLa JCE y Haití CommoditiesSe volteó la tortillaEl Brexit, un alud económico y socialEl Brexit, consecuencias futurasEl derecho a portar armasTigueres con poderesEl INDEX (Instituto del Dominicano en el Exterior)Nuestras tradicionesSuicidios en la clase media americana¿Por qué somos tan pobres?En ultramar, una generación envejece y otra surgeSatisfacciónEl viejo catolicismo como retrancaFrustración y rabia en Nueva YorkEl “Pick and choose” de los refugiados sirios¿Avergonzados de nuestra historia?AxiomaMantenimiento Partidario¡Concho, estamos “jartos”!El patético Servicio Exterior DominicanoLa isla de Santo DomingoBlancos, negros y mulatosMás huacalitos y menos Provincias y MunicipiosLa diáspora, déjà vuLo que Leonel no dijoSignos muy parecidos e iguales de preocupantesTurismo, Agricultura y desarrolloNi el uno ni el otroEste lio lo provocó la Constitución del 2010Fusión y fisión¡Otra vez la iglesia!Competencia deslealEgos¡Acorralamiento!Dictadura. Democracia y corrupciónHaití……Grandes decisionesLiderazgos contaminados en ultramarDe palíndromos, capicúas, carambolas y boomerangsCarretera fronterizaEncrucijada ConstitucionalUtopía taínaMuerto el perro, se acabó la rabiaSi mi abuela tuviera ruedas…Haití, bomba de tiempoSolución al problema haitiano¿CARICOM?¡Cuidado, curva peligrosa!Bosch, la piedrita en el zapatoGrupismo en el PLDDejémonos de paños tibios¡Ayiti Ankó! ¡Haití de nuevo! Lectura de una encuestaOrgullo nacionalCrecimiento inconmensurableLos números en creoleHaití nos aleccionaCocolos y haitianosSino sangre, por lo menos esfuerzos, sudor y lágrimasHub aéreo agropecuarioArcoíris moradoLa bandera¡Bien por Haití!Él no se gobierna16 y 69 palé cuasi perfectoLa renuncia del Embajador Raúl YzaguirrePlaza del técnico¿Y el carisma?El precio del oro y la Barrick GoldObesidad del Estado¿Extemporáneo?Cuatro son muy pocos. ¿Doce, no son suficientes?Ferrocarril Cibao-SurDanilo y la reelección presidencialDesparpajo CongresualRenovarse o morirBingo Chino¡Se rompió la soga electoral!Una pausa… para verCaos en el Metro de Santo DomingoEl Metro y la OMSAPoner a circular el circulanteEchándole más leña al caosTanda extendida, pero de arriba para abajoRumbo al Puerto de origenEl barrilito, el cofrecito, las exoneraciones y otras hecesVuelta al Boschismo, utopía o hipocresía¿Y que nombre les pondremos? Matarile rile rile.El al revés del que salió¡Preñaron a la niña!Daniel y AntonioCero CameralLos Estados Unidos y el Servicio Exterior DomicanoEl Adagio de DaniloLa Barquita, el Ozama, el Isabela y el HainaEsta sociedad va en caída libre hacia el total deterioro moral¡En la china!El gabinetePaís o Nación No todo lo que brilla es oroMirándose en el espejo correctoCopiar y pegarNuestro gabineteEl gobierno de Danilo ya tiene siete mesesNo es como se comienza… El futuro del reformismoHipocondría nacionalUn mejor país, pero para todos ¿De qué te ríes?Se puede correr la roscaVergüenza ajenaDespoliticemos El Metro de Santo DomingoEncrucijada del sistema partidista¡Por favor, dame un chance!Joven, ¡Atrévete! Se parte de la solución El curroTráfico inducido¡Ojo pelao!Genio y figura… Hasta la sepultura Tránsito terrestre, fuente inagotable de recursosNi agradece ni guarda rencor PRD Personas Reburujadas y Desordenadas La pesada carga de DaniloDesesperación, mala consejeraEl Doctor Merengue¿Porqué Danilo y no Leonel?Recordar ¿Es vivir?Dios los cría y ellos se juntanCon los pies sobre la tierraA confesión de partes…¡Por fin, campaña de propuestas!Continuar lo que está bienDanilo y Curitiba Percepción de corrupciónLa clase mediaBendito Plebiscito¡Llegó papá!Enmarañar lo sencillo“Dan Mar”Castrando las aristas de AmableCommodities, la oportunidad del sigloNo bajar la guardia Los viajes de LeonelSúper turismo“El pequeño Haití” espina clavada en el centro de nuestra capital¿Invernaderos? ¡Cuidado!Invadamos a Haití. Expulsémoslos de nuestro paísLos dueños del paísExplosión demográfica, educación, salud y pobrezaChina y Taiwán CarambolaEl narcotráfico y la economíaEl PRD y la reelección de Leonel El bueno, el malo y el feoNi a favor ni en contra, sino todo lo contrarioMi generaciónSin cartuchos ¡Te lo dije!Sainete electoralUnión antillanaHaití, en dos actosEl Metro o la yarda¿Matriarcado?Los gringos ¡A la carga!Tomémosle la palabraHaití, el desastre y su secuela¡Juégatela!El turismo dominicanoOperativos, patronatos, comisiones, etc.El voto negativoAhora o nuncaCorrupción y narcotráficoDeja vu¡Otro pedazo de papel!
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados