Jueves 22 de Junio del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


Cándida Figuereo

Cuidar a los menores

Por CÁNDIDA FIGUEREO
Periodista, residente en Santo Domingo

Cuidar a los menores tiene una importancia capital para los países que desean ciudadanos ejemplares que sirvan de modelos a la posteridad.

Se asume que el mejor modelo para los hijos es el padre y la madre, en el entendido de que nadie quiere tanto a estos pequeños como sus progenitores.

Así encontramos hijos modelos de quienes sus papas y sus mamas se sienten orgullosos, al tiempo que son admirados y queridos por sus vecinos. De esos menores corre la voz de que son muchachos buenos, que no se meten con nadie ni tienen mala costumbre.

Los menores con esta conducta positiva tienen tras de si a padres modelos que se preocupan por su alimentación, por sus estudios, por la forma en que se dirigen a los demás, por el tipo de entretenimiento y por trazarles un norte positivo en sus vidas.

Además son madres y padres que no permiten que el hijo o la hija lleguen a la casa con el cuento de que se encontraron RD$100,00; al día siguiente RD$500.00 y luego RD$1,000.00, en tanto callan sabedores de que tienen un ladrón en ciernes como hacen algunos papás y mamas.

El antecedente familiar de los amigos de sus hijos es importante, porque permite sin mucha alharaca tener un referente de esas personas. No obstante, como humanos al fin, en una buenísima familia puede haber un descarriado que se le ha “escapado” de a sus padres haciéndolos sufrir.

No permitas, jamás, el morbo de la pornografía en su hogar ya que esta es una “enfermedad” que tiene atrapados a no pocos, y lo peor es cuando involucra a inocentes criaturas.

Nuestro país es y será lo que quieran sus buenos ciudadanos. Se puede ser bueno y se puede llegar a la cúspide más elevada sin cometer fechorías. El dominicano, per se, es un ser excelente, bondadoso y cariñoso.

“Maceta”

Prefiero ver películas de buenos autores a los programas de televisión, salvo uno que otro espacio de entretenimiento como “A Reír con Miguel y Raymond”, por Telemicro, Canal 5, donde me deleita el humor de este grupo los sábados en la noche.

Admito que gozaba con las ocurrencias del comediante Saúl Jacob Rodríguez Gutiérrez (Maceta), joven todavía, porque lo encontraba divertido y con chispa en lo que hacía, al igual que los demás comediantes.

De ahí que me causó un gran pesar su deceso. Nada, en su nombre, a seguir extasiados y con más fe a este sui géneris sitio divertido que no olvidará en toda su historia a “Maceta”, ni tampoco quienes le veían desde sus hogares por la pantalla chica.

Otras opiniones de: Cándida Figuereo

La solidaridadTodo tiene su tiempoIrresponsabilidadUn amor especialDejar huellas positivasRecobrar la paz No robarás Dejen que trabajeLeyes, ¿para qué?Ayuda urgente para CamiloQuejas y reclamacionesEl aborto por violación debe incluirse en el Código PenalObama no es un show. No, es real en humildadA Obama lo van a echar de menosPouerié Cordero, un batallador del periodismoArriba la autoestimaPara no olvidar al Cardenal López Rodríguez.“A pisar el acelerador”Para ti, PadreNegatividad versus positividadConfesión de amorSí se puedeLa buena voluntadSanearObama-manía sin límitesLoor a Fefita la Grande Los sobrinosUn traje a la medidaAhora fue a LaikoMás que mil palabrasPulsacionesEsperanzado y “quillao”La buena feEscribir es fácilEl derecho del consumidorSalvajismoEl país que tú quieresEl más codiciado El suplicio de SuppliceEl desastre de Haití visto por la OEA Los ojos de la OEAEjercita el amorAmarás al prójimo como a ti mismoComo chivos sin leyLa inversión en la pazLa envidia corroe¿Soluciones solidarias?El arte de la prudenciaImprudencia en cuatro ruedasSe pasa de la rayaPeriodistas de “lujo”La humanizaciónZape gatoFefita, no rueguesEl olor de la pobreza Si se acalla la vozSi el norte fuera el surEstado, gobierno y gobiernitosEl silencio de los buenosSe pasó de la rayaLa avaricia rompe el sacoEvolución positivaMartínez logra ponchar BBWAARicos pobres, pobres ricosEl reto para el 2015El bono que hace feliz¡Ay Francisco!¡Ingratos!¿Este es tu país?Lamentaciones numéricasLa humildad51 kilómetros para llegar al paraísoAgricultores a ciegasRepública Dominicana es una maravillaPinta de ladrónLa mejor de las batallasLa educación y DavidLa vida es importante, ámalaPresidente, por favor, resuélvaloConfianza en DaniloOtra vez seráMartelly, sigues bailandoLa agenda de RD no es la de HaitíLa RD tiene “10 millones de médicos”La mejor madreNo actuar como "chivo sin ley"Libertad y libertinajeBoom laboral para discapacitadosMerecido galardón a la UASDComo dice ObamaNi más ni menosMás que vencedoresGregorio: Un trabajador excepcionalAtender sus cartones Ausencia de equidadHijos del dinero, hijos del amorEl triunfo ajenoEl respeto se fue de paseoAdolescencia exitosa de SeNaSaDespués de la tempestad viene la calmaSi es por honestidadCatarsis navideñaNarciso: Listo para servirMandela no tiene sustitutoHombres sin límitesNuevos trinitariosCuando un colega se vaDuarte solo necesita que lo imitenPrimero, después y siempre nosotrosPositivo 100%Mi guardia y/o policía favoritoUn pueblo bueno¿De quién es este país? Tras la oveja perdidaLa guerra y la pazClub de pesarosos y positivosLa niña de miel Hombres de mucha feEl valor del usuarioNecesito amorHombres diferentes El precio de la honestidadFrancisco y los GoliatEl Célebre FranciscoSolidaridad luctuosaCerca de DiosUn patriota en el hoyoAl maestro con cariñoEl poder abusivoLa solidaridadQue nadie piense por ti El "jumo" de RDSeñor, un franqueadorFirmaba marcando una cruzTras las rejasSe predica con el ejemploDeshumanización en crisisEl miedoDeshumanización en crisisErrores que matanPapá Dios es un tíguereSeguridad para todosAgresión calladaSeñales de humo El oro de Sánchez unió la poblaciónLa última llamada a José Miguel Montero
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados