Sábado 29 de Abril del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


José Carvajal

El pecado literario

Para mí existe el pecado literario, porque asumo la literatura como una práctica religiosa. Los poetas y escritores somos de alguna manera predicadores de la palabra no Divina, pero palabra al fin. Lo que creamos lleva a su vez un mensaje a ese pequeño círculo que tiene la amabilidad de leer lo que escribimos. De modo que cuando no lo hacemos bien, sobre todo a la hora de publicar un libro, cometemos el pecado.

Desde la antigüedad el pecado se define de acuerdo con las creencias y culturas de los pueblos, y más de una de estas apuntan al hecho de errar o fracasar en los objetivos que se persiguen. En el sentido literario, ello se traduce a esos libros mal escritos, mal estructurados, mal corregidos, mal editados, que circulan erráticos como minúsculos desechos que dañan el medio ambiente libresco. Cada país tiene su propio universo literario, y también sus propios agujeros negros.

En República Dominicana la mayoría de los “agujeros negros” literarios son novelas de muy bajo calibre, libros de cuentos amorfos, antologías por amistad y oportunidades financieras, y poemarios de manicomios. Hay muchos pecadores como en todas partes; tanto, que deberíamos crear un espacio donde, una vez muertos los autores, las obras del pecado se fulminen en algún tipo de infierno.

En otras palabras, deberíamos quemar novelas y otros libros malogrados de autores dominicanos ya fallecidos, para purificar sus almas literarias. Y las obras malogradas de los vivos, dejarlas caer por su propio peso en el lugar al que sin dudas pertenecen.

En eso último que propongo los jóvenes jugarían un papel muy importante, pues a ellos y a nadie más les toca cuestionar y superar las sandeces de las generaciones anteriores. Pero para no cometer el mismo pecado, esos jóvenes deben prepararse en el oficio. Leer mucho, estudiar profundamente los misterios de la creación de los mundos imaginarios, y sobre todo asumir la literatura como una religión que predica la palabra propia y la colectiva, y que debe al lector una obra de calidad, un mensaje cuya efectividad se corresponda con una forma determinada, ya sea poética o narrativa.

Se sabe que todo el mundo tiene el derecho de escribir y publicar libros; lo mismo que de leer y desechar lo que no llena la expectativa de ese curioso, y a veces intruso, por crítico, en que se convierte el lector atento. Sin embargo, la labor del escritor y sus colaboradores es asegurar un buen producto literario; y la del lector asumir como propio lo que lee y deshacerse de lo inservible, sea de quien sea.

Recuerdo que Pepe Cavalho, el detective novelesco creado por el fallecido best seller español Manuel Vázquez Montalbán, quemaba los libros que iba leyendo a lo largo de gran parte de su vida, porque no le enseñaron nada que valiera la pena.

El estadounidense Ray Bradbury fue más crítico y extremista en su novela “Fahrenheit 451”, porque trata de bomberos que incendian libros en cumplimiento de la orden de un gobierno que quiere una población feliz, sin las preocupaciones que derivan de la lectura y del vasto conocimiento de cosas que pueden resultar poco prácticas y hasta banales.

En el caso nuestro sería una toma de conciencia colectiva. Quemar lo inservible para sacar la literatura dominicana del lamentable fango en que se encuentra desde los tiempos de la dictadura de Rafael Leónidas Trujillo.

Otras opiniones de: José Carvajal

El pensamiento literario de RenéLa firma de René del Risco y BermúdezAntología esencial para los tontosRealidad y Premio Nacional de LiteraturaGratereaux, Mieses Burgos y BorgesAntes de Federico Henríquez GratereauxÉtica y Premio Nacional de Literatura 2017Libros RD / Mis recomendaciones 2016Pedro Henríquez Ureña bajo observaciónAntología para escapar del olvidoPoesía amorosa dominicana en el siglo 21Amoroso mundo de la poesía dominicanaUna antología ridícula para el mundoLos espacios de Pedro CamiloLiteratura y política dominicana 2016PHU y descuidos de Andrés L. MateoEsteban Torres y las ideasHaití y una novela de Matos Moquete (y 4)Haití y una novela de Matos Moquete (3)Haití y una novela de Matos Moquete (2)Haití y una novela de Matos Moquete (I)El premio de entonces, ya no es lo mismoJuan Bosch, autor de una obra infinitaJuan Bosch, autor de una obra infinitaGabriel García Márquez para dominicanosVirgilio López Azuán no hizo la tarea (3 de 3)Virgilio López Azuán no hizo la tareaLeonardo Nin, en blanco y negroConocimiento de pausa y efectoLiteratura dominicana: nota para extranjerosSergio Ramírez, dentro y fuera de NicaraguaTreinta días fuera de FacebookSiglos de luces sin aplausos ni veniasEl enemigo no soy yoCésar Zapata, más allá de lo virtualCésar Zapata entre la poesía y el cuentoPedro Henríquez Ureña con ribetes de oroUna tarea para el Ministro de CulturaPiedra filosofal de letras dominicanasDe viaje con un "eslabón perdido"Reynaldo Disla, diálogo y apartePoetas de un eslabón perdidoEl éxito ferial de Eugenio FortunatoReflectores para Tomás Castro BurdiezEl legado del mago de MacondoLa minúscula Feria de Santo Domingo2 libras de cuentos de Rafael García RomeroQue suba el telón para VirnaVenias y aplausos para Mateo MorrisonTony Raful y el compromiso con las ideasLunes de la Poesía huele a caprichoEncuentro entre ruinas colonialesMiguel Angel Fornerín y el afán de canonUna libreta llamada FacebookDominicana y los lacayos del PoderDominicana y la cooperativa del PoderChapucería millonaria en CulturaNada haitiano me es ajenoHaití debe guardar corduraDominicana y la estrangulación de salariosLa consecuencia de opinar en mi paísDominicana en una encrucijadaRihanna y la dichosa cucaracha dominicanaCartas de presentación de Miguel ColladoDominicana con el dedo en el gatilloAutores del desprecio y el olvidoSan Francisco de Macorís, otra realidadA salvo del olvido con obras reunidasAutogestión y responsabilidad literariaJosé Mármol, un poeta hereje reivindicadoR. Rodríguez Soriano con pasaporte literarioEl tristemente célebre Anthony WeinerLa inspiración errante aparece en CaliforniaLa marca de María Celeste ArrarásUn seminario: ¡Medios para todo!De paso por Librería Cuesta Adiós temprano al poeta del "esquizo"Carlos Alberto Montaner: Otra vez adiósProeza tuiter: una novela con cuentagotasHágalo rápido, pero primero hágalo bienLa economía portátil de Leonel FernándezUn desalojo anunciadoLa visita de los hombres blancosEnrique Eusebio, para la historiaMás allá de las tumbas, sin espectáculoApuntes para escritores dominicanosSicarios financieros en la islaUn diario para revivir a BorgesEl himno nacional de Miguel de CampsLibro súbito de José AcostaApócrifo de Judas IzcarioteLey de la ilusión en Ministerio de CulturaLos sueldos de León Félix Batista Los números de la Editora NacionalJosefina Báez, ¡Ay ombe!¿Qué tiene de malo?Derrotismo en Ministerio de CulturaEditora Nacional y supervivencia culturalLaboratorios de escritores dominicanosMarianela Medrano, sin máscara de oxígenoClaudio Hanley y la profanación de la muerte Viriato Sención en la eternidadTeodoro Grullón, al servicio de la VidaPanteón de héroes inútiles Un caimán envidiosoGallinero del libro dominicano en Nueva YorkDel best al bad seller: el libroMario Vargas Llosa, un Nobel explosivoGazapo en cuento de Jorge Luis BorgesCrisis de Alianza Dominicana huele a conspiraciónComplot y camisa de fuerza en Washington HeightsLluvia de piedras en Washington HeightsEfecto dominó en Washington HeightsEl conocimiento y las bestias
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados