Miercoles 22 de Marzo del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


Víctor Corcoba Herrero

ALGO MÁS QUE PALABRAS El tremendo caos del mundo

El mundo vive un tremendo caos. A veces da ganas de huir ante la multitud de fracasos. La inestabilidad y la incertidumbre parece ganarnos la batalla, a pesar de tantos avances científicos y de tantas formaciones vertidas en tecnologías. Lo cierto es que cada día, nos levantamos con nuevas riadas de desconsuelos que dejan al planeta sin vida; y, lo que es peor, sin expectativa. La desbordante xenofobia, que nos acorrala en estos tiempos de división como jamás, nos resta fuerza para trabajar unidos. Europa, que debería hacer frente común a la crisis de refugiados con humanidad, está sumida en una fuerte crisis, tras el referéndum en el que el Reino Unido decidió abandonar el vínculo de unión europeísta, que no es otro, o al menos no debiera serlo, que un futuro basado en la capacidad de trabajar juntos para superar las divisiones, favoreciendo la armonía y la comunión entre todos los pueblos del continente. A este panorama de separación, hay que sumarle el afán delictivo, donde las organizaciones se acrecientan por todos los continentes, sembrando odios y venganzas por doquier, lo que agranda multitud de enfrentamientos. Tanto es así, que necesitamos desesperadamente reencontrar otros horizontes más pacíficos, o si quieren más justos, para poder asentarnos y respirar profundo.

Este caos de irresponsabilidades que sufre buena parte de la especie humana no puede continuar por mucho tiempo. Cualquier ciudadano debe reivindicar algo tan básico como la dignidad. Los derechos humanos son algo inherente a nuestro espíritu, y no pueden ser destruidos con múltiples violencias y discriminaciones. Mal que nos pese, esta tremenda desigualdad entre unos y otros, es un desafío frontal a los principios democráticos. Por consiguiente, la libertad de acción es un signo de progreso. No se puede impedir la reacción frente a tantos abusos, casi siempre propiciados desde un poder interesado que no permite la participación cívica de sus ciudadanos. Cuando las sociedades excluyen y no son inclusivas, cuando los gobiernos gobiernan para sí y los suyos, la prosperidad no llega a buen destino. Sin duda, debemos hacer mucho más por la ciudadanía en su conjunto, por las miles de millones de personas desfavorecidas, marginadas, desempleadas, e incompresiblemente frustradas. Seguir en este desconcierto, sin escuchar los corazones de tantos afligidos que llaman a nuestra puerta, es verdaderamente decadente. En lugar de encender el discurso de enemistad, hemos de escucharnos mucho más, sólo así puede nacer un auténtico raciocinio solidario, en el que la humanidad comience a ser nuestro motor de convivencia.

En efecto, yo también me niego a seguir recibiendo órdenes emanadas de comportamientos caóticos por muy populistas que sean. Todo en esta vida ha de sujetarse a normas que dignifiquen al ser humano; dicho de otra manera, a todos nos incumbe por igual nuestro futuro armónico; y, esta concordia, realmente germina de las pequeñas cosas que nos injertan ilusión. Por eso, lamento que los irresponsables utilicen las marras del poder para acallarnos y no presten atención a la voz que tienen las personas en cómo se las gobierna, un imperativo que se halla en la propia razón democrática. Todos, desde su acervo cultural, podemos y debemos aportar soluciones, si en verdad queremos salir de este desconcierto absurdo. Para empezar, hemos de ayudar a reforzar los Estados de Derecho, con Administraciones Públicas efectivas y que rindan cuentas, para evitar lacras corruptas que nos quiten hasta el aliento para poder respirar. Es hora, pues, de poner pasión en lo auténtico y en no defraudar los deseos de los ciudadanos. No puede haber unión, ni tampoco unidad, cuando las mismas instituciones son distantes de los ciudadanos, apenas resolutorias, y a menudo indiferentes respecto al mundo circundante y sobre todo a los más pobres. Es público y notorio que falta corazón en esta desorganización de la cultura excluyente.

Deberíamos, por ende, tomar conciencia de que este caos es destructivo y destructor. Continuar en el choque permanente, como si fuese una cosa normal, es de una brutalidad sin precedentes en nuestra historia humana. Debiéramos, por tanto, activar con urgencia una verdadera transición del caos a la calma. Por desdicha, hay armas por todas partes y, sin embargo, nadie se siente seguro, mientras las sociedades se sumergen en la ilegalidad y el desgobierno. Por otra parte, las injusticias son tan crueles que ignorarlas nos deshumaniza. Qué bueno sería retornar al orden como base, a la generosidad como principio, y al respeto como fin. Sería una saludable fórmula para avanzar en el mejor progreso, con una sintonía menos confusa y más liberadora de bondad entre todos. Desde luego, un planeta no puede resistir por mucho tiempo en un estado de confusión, necesita humanizarse, llorar por la crueldad que cohabita en el planeta, en nosotros, también en aquellos que son víctimas de inhumanos poderes. Hemos olvidado sufrir con el otro y por el otro, a causa de nuestras miserias. También hemos borrado de nuestra visión tantas dolorosas imágenes, que en lugar de hacernos recapacitar, no nos importa, no nos concierne porque no son de los nuestros.

Ciertamente, causa pavor, el que hayamos relegado de nuestros sentimientos. Téngase en cuenta que sin emociones somos prácticamente piedras. Tal vez, por ello, tampoco nos muevan las ideas. En cualquier caso, interrogarse siempre es humano. Preguntémonos, en consecuencia: ¿Quién ha llorado por esas personas que iban en la barca y el mar truncó sus sueños? ¿Quién ha llorado por esas gentes que huyen de los conflictos, o por esas otras almas a las que se les impide vivir dignamente y hasta nacer?. Sea como fuere, deberíamos pensar en esto, a fin de hallar medios cada vez más eficaces para lograr una distribución más justa de los recursos del mundo. Y en esto, debieran estar todos los gobiernos, tanto de los países ricos como de los pobres, tomando en serio sus responsabilidades recíprocas y con sus pueblos, máxime en un momento caótico, ya que nunca antes, desde el fin de la segunda guerra mundial, tantas personas en todo el planeta se han visto obligadas a abandonar sus hogares. Con ocasión del Día Mundial de la Población a celebrar el mes de julio, concretamente el día 11, se me ocurre pedir a todos los países un acto de generosidad, a fin de que todos contribuyamos al sosiego desde la consideración del ser humano, enardeciendo procesos reconciliadores que cicatricen heridas, algo sumamente prioritario en toda sociedad, sobre todo en las más asoladas por el desconcierto y las guerras.

El caos no nos interesa a nadie. Ahí está el acuerdo sobre el cese del fuego y la dejación de armas en Colombia, un paso crucial para fortalecer el desarrollo sostenible en ese país. La paz permitirá avances en lo social, lo económico y ambiental, bajo la premisa de no dejar a nadie excluido, tal y como lo promueven los Objetivos de Desarrollo Sostenible, cuestión que acaba de reconocer la directora regional del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), Jessica Faieta. Al igual que Colombia acaba de iniciar una nueva era después de cincuenta años de conflicto armado que dejaron más de ocho millones de víctimas y casi siete millones de desplazados, también el planeta, en su globalidad, requiere de otra naciente época, para dar esperanza y apoyo a los más vulnerables. Es fundamental, a mi juicio, para salir de esta anarquía, intensificar una educación en valores humanos, animar a la gente con oportunidades para encontrar un trabajo decente, romper ataduras entre generaciones, para que cada cual pueda participar en una política, menos de poder y más de servicio. Lo decía Madre Teresa de Calcuta, a través de aquella célebre frase: "El que no vive para servir, no sirve para vivir". Yo también estoy convencido de que este incondicional servicio de donación y entrega a los demás, sea el único sentido a nuestra vida.


Víctor Corcoba Herrero/ Escritor
corcoba@telefonica.net

Otras opiniones de: Víctor Corcoba Herrero

ALGO MÁS QUE PALABRAS La realidad es diversa, pero la existencia es unicaALGO MÁS QUE PALABRAS Uuna generacion abatida ALGO MÁS QUE PALABRAS Somos obreros de mal gusto y peor gesto COMPARTIENDO DIÁLOGOS CONMIGO MISMO Globalicemos el amor ALGO MÁS QUE PALABRAS Aquel que busca siempre halla COMPARTIENDO DIÁLOGOS CONMIGO MISMOALGO MÁS QUE PALABRAS Hemos de frenar las culturas dictatoriales ALGO MÁS QUE PALABRAS La fuerza humanitaria ha de ser compasiva ALGO MÁS QUE PALABRAS Victimes de una pobreza moral sin precedentes COMPARTIENDO DIÁLOGOS CONMIGO MISMOALGO MÁS QUE PALABRAS Los grandes riesgos actuales ALGO MÁS QUE PALABRAS Llamados a ser luceros ALGO MÁS QUE PALABRAS Momentos de buenos propositos COMPARTIENDO DIÁLOGOS CONMIGO MISMO La espera y la esperanza ALGO MÁS QUE PALABRAS Dignificar a la personaALGO MÁS QUE PALABRAS Adictos a los sobornos ALGO MÁS QUE PALABRAS Combatirse a si mismo ALGO MÁS QUE PALABRAS Para celebrarlo El aliento imprescindible de la palabraALGO MÁS QUE PALABRAS Bienvenidos los cambios, pero con respetoALGO MÁS QUE PALABRAS En la hora del ocaso de nuestra vida ALGO MÁS QUE PALABRAS Las primeras ayudas humanitarias han de ser animicasCompartiendo diálogo conmigo mismo ALGO MÁS QUE PALABRAS No me gustan los espíritus recluidos ALGO MÁS QUE PALABRAS Cada ser es un ser humano para todosALGO MÁS QUE PALABRAS Incapaces de disculpar ALGO MÁS QUE PALABRAS Unos moradores mas responsables ALGO MÁS QUE PALABRAS La apuesta por un lider que aglutine corazones ALGO MÁS QUE PALABRAS Una mano tendida para sobrevivir como humanidad Se que cohabito en perpetuidad trascendiendo ALGO MÁS QUE PALABRAS Un sociedad desmembrada no tiene futuro Compartiendo dialogos conmigo mismo ALGO MÁS QUE PALABRAS Puntos letales del planeta ALGO MÁS QUE PALABRAS La llama olímpica y su gran lección ALGO MÁS QUE PALABRAS Hay realidades que sólo se ven con las lágrimas Compartiendo diálogos conmigo mismo ALGO MÁS QUE PALABRAS Buscando signos que nos armonicen ALGO MÁS QUE PALABRAS Juventud, divino tesoro (Una fuerza de acción imprescindible)El trono de la poesia esta en DiosALGO MÁS QUE PALABRAS Un mundo ingobernable; desbordado por los crímenes del odio Compartiendo diálogos conmigo mismo ALGO MÁS QUE PALABRAS Drogas y armas; el gran peligro actual ALGO MÁS QUE PALABRAS La estrategia de la cultura ALGO MÁS QUE PALABRAS Encuentro entre generaciones ALGO MÁS QUE PALABRAS Un mundo saturado de trafico ilícitosALGO MÁS QUE PALABRAS Penosa realidad española por la falta de ética de las responsabilidades Buscando el niño me halle con Dios ALGO MÁS QUE PALABRAS Lo importante sera mantener el ímpetu ALGO MÁS QUE PALABRAS El fanatismo y lo irracional aventaja a la razonEntre el arqueo y el balanceLa familia de Nazaret ALGO MÁS QUE PALABRAS Recordar para hacer balance; vivir para esperanzarse ALGO MÁS QUE PALABRAS Un incondicional deber comunitario ALGO MÁS QUE PALABRAS Mejor habitat, mejor vida ALGO MÁS QUE PALABRAS El sentimiento de la desesperacion ALGO MÁS QUE PALABRAS Vuelva el corazon a nuestro diario de vida ALGO MÁS QUE PALABRAS La educacion como tarea colectiva ALGO MÁS QUE PALABRAS Eel efecto conciliador del Papa ALGO MÁS QUE PALABRAS Viajar es un modo de instruirse y de cooperar con el desarrollo ALGO MÁS QUE PALABRAS La armonica unidad nos hace familiaALGO MÁS QUE PALABRAS El impulso del ser humano ALGO MÁS QUE PALABRAS La resignacion como suicidio permanente ALGO MÁS QUE PALABRAS Espacio para todas las expresiones del alma ALGO MÁS QUE PALABRAS La tension de vivir cada dia ALGO MÁS QUE PALABRAS El camposanto del mar mediterraneo ALGO MÁS QUE PALABRAS Educar para el amor del que estamos ausentes ALGO MÁS QUE PALABRAS Reinvindico una movilidad libre en el pensamiento ALGO MÁS QUE PALABRAS Las puertas han de estar siempre abiertas para acoger ALGO MÁS QUE PALABRAS A solas soy nadie y en la calle menos aun ALGO MÁS QUE PALABRAS La poblacion como secuencia en el tiempo ALGO MÁS QUE PALABRAS El factor moral como instrumento de avance ALGO MÁS QUE PALABRAS ¡Las ideologias atemorizan! ALGO MÁS QUE PALABRAS Es importante cooperar en el respeto mutuo ALGO MÁS QUE PALABRAS El verdadero progreso que queda por llegar ALGO MÁS QUE PALABRAS Hay que armonizar las culturas ALGO MÁS QUE PALABRAS Como los casos azules, yo tambien sueño con la paz de cada dia ALGO MÁS QUE PALABRAS Amenazas globales ALGO MÁS QUE PALABRAS Las diversidades forman parte de la vida ALGO MÁS QUE PALABRAS Un mundo de lobos ALGO MÁS QUE PALABRAS Activar la transparencia para fomentar el acercamiento ALGO MÁS QUE PALABRAS Urge recuperar la dignidad que el trabajo confiere ALGO MÁS QUE PALABRAS El logro de un mundo mas equitativo ALGO MÁS QUE PALABRAS Propiciemos la gran cumbre de las verdadesALGO MÁS QUE PALABRAS ¡Triste epoca la nuestra!ALGO MÁS QUE PALABRAS La decadencia de lo moral ALGO MÁS QUE PALABRAS Las cadenas de la esclavitud en el mundo actual ALGO MÁS QUE PALABRAS Armonizar siempre como lo hace la sociedad artistica ferrolana ALGO MÁS QUE PALABRAS La poesia como alimento animico ALGO MÁS QUE PALABRAS La fascinacion de interrogarse ALGO MÁS QUE PALABRAS Tiempo de rescastes e integraciones del ser humano ALGO MÁS QUE PALABRAS El futuro esta con el ser humano ALGO MÁS QUE PALABRAS Puentes de entendimiento ALGO MÁS QUE PALABRAS Secas las esperanzas deberiamos interrogarnos (en otros tiempos ya lo hicieron Don Quijote y Sancho Panza)ALGO MÁS QUE PALABRAS La prioridad educativa por propio sentido de supervivencia ALGO MÁS QUE PALABRAS La palabra amor en un mundo de intereses ALGO MÁS QUE PALABRAS Cada epoca exige sus docencias ALGO MÁS QUE PALABRAS El amor ha de unirse a todas las culturas ALGO MÁS QUE PALABRAS La peor prision es un corazon indiferente ALGO MÁS QUE PALABRAS El factor humano ALGO MÁS QUE PALABRAS Para escuchar la mejor musica de organo, como para vivir, Torre de Juan AbadALGO MÁS QUE PALABRAS La mentalidad divorcista también nos ahora como familia ALGO MÁS QUE PALABRAS Hace falta reconstruir el mundoALGO MÁS QUE PALABRAS Crimenes por doquier espacio humano ALGO MÁS QUE PALABRAS Llevar las buenas intenciones a la vidaALGO MÁS QUE PALABRAS No hay cosa mas divina que el verdadero amorALGO MÁS QUE PALABRAS Que en verdad reine la pazALGO MÁS QUE PALABRAS: Repensar o recapacitar para permanecerALGO MÁS QUE PALABRAS: Seamos todos para cada uno y seámoslo todo ALGO MÁS QUE PALABRAS: Historias de necedad para un tiempo de esperanzaALGO MÁS QUE PALABRAS Reconsiderar la vida conforme la vas viviendo ALGO MÁS QUE PALABRAS Hoy no hay mas uniones que las que forjan los intereses ALGO MÁS QUE PALABRAS: Puñaladas en la saludALGO MÁS QUE PALABRAS La adicción a los sobornos se ha mundializado ALGO MÁS QUE PALABRAS La mejor luz, la de los niñosALGO MÁS QUE PALABRAS Frente a la globalizada indiferencia, el despertar del almaALGO MÁS QUE PALABRAS: El encuentro y los compromisosALGO MÁS QUE PALABRAS ¿Estamos preparados para disculpar los defectos de los demás ?ALGO MÁS QUE PALABRAS Cuando la muerte es, nosotros no somosALGO MÁS QUE PALABRAS Reivindico al individuo como pueblo, no como masa ALGO MÁS QUE PALABRAS En todas las guerras hay un afan destructivo total ALGO MÁS QUE PALABRAS: Tenemos que ser mas coherentes con el espíritu humano ALGO MÁS QUE PALABRAS A veces llegan cartas con sabor a poesía ALGO MÁS QUE PALABRAS: Nos merecemos la libertad de poder vivirALGO MÁS QUE PALABRAS: Quien es quien para juzgar a nadie ALGO MÁS QUE PALABRAS: Hacer memoriaALGO MÁS QUE PALABRAS:En la humanización del planeta, el papel de la mujer es decisivo ALGO MÁS QUE PALABRAS: La singularidad de la cultura hispana se pone de moda ALGO MÁS QUE PALABRAS: La vida en losbarrios marginales ALGO MÁS QUE PALABRAS: La paciencia y el tiempo Pensar en grande, mirar lejos Volver a las raíces de lo autentico Cohabita la enfermedad con el negocio; ¿Hasta cuando? Un nuevo rey constitucional para España El futuro esta en los niños que van a la escuela El drama de los desplazados forzosos Fomentar la cooperación y las alianzas Mas allá de los obstáculos, siempre adelante Gabriel García Marquez en el recuerdo Necesitamos aguadores de paz para el camino Los abusos siempre pasan facturas Tenemos que aplacar la atmósfera de odios Son muchos los deberes por hacer Todo lo que somos es el resultado de los dominadores para desgracia nuestraNo tenemos un futuro fácil Mas presente que nunca en la vida de los ciudadanos Razones para levantar la voz Volver los ojos al pasado para entender el presenteLos tóxicos de la vida actual nos obligan a un cambio Somos pura expresión en el volumen de la vida Hacer memoria del encuentro con Jesús ¿Qué somos dentro de la madre tierra ? Al ser humano en el espacio hay que darle continuidad Transformar el planeta desde el corazón humano Reconciliarnos con la propia vidaEl autentico deporte sana y salvaEl mundo precisa librar mas dinero para educación El consenso como lenguaje de convivencia: la gran lección de Adolfo Suarez Gonzalez Los lenguajes protectores de nuestros bosquesLa poesía como expresión del almaCombatir la desesperación La búsqueda de la felicidad Fomento de lo humano como emergencia cultural El sol despierta para todos por igualLa permanencia europeista de unidadLos crimenes contra la naturaleza de la que somos parteAnte el incumplimiento de las leyes humanitarias internacionales El plurilinguismo ha de complementarse con la lengua materna Ante el bullicio de las relaciones humanas Hay que impedir que el mundo de los desamparados crezcaNecesitamos explorarnosSituaciones de desigualdad de genero en el mundoAnsia de interioridadAnte la actual indecisión política de España La cultura científica como búsqueda y esperanza Viajes a traves del holocaustoLa fuerza moral de la concienciaLos efectos de un empleo precario Ningún país es una isla El año de la agricultura familiar La fraternidad no conoce patria, sino espíritu comunitario Una buena estrella es un corazón abiertoAnte un mundo en continua emergencia Es tiempo de reflexión, de brindis, de gratitud...Con el adiós a un año que se nos va, la reflexión es el camino No son tiempos fáciles para nadie ¿Porque Dios se hizo niño, si es que se hizo niño?El niño se reconoce vivo, pues concedele sus derechos Me niego a que los nuevos tiempos impongan desigualdadesMisiva al eterno Nelson Mandela: un hombre de bienHágase la mundialización del cambioLa luz de los derechos humanosDe extrema urgencia El eurodesencanto se mundializa con el desencuentroMas lucides para transformar el mundoLa violencia contra la mujer se enquista en el mundo Un corazón tolerante no nace, se haceMisiva al mejor amor, el de los niños Los triunfalismos mundanos nos alejan de la aplicación del sentido común La estética del intelecto como esencia y valorEl carrusel melancólico de noviembreLa eclipse del no ser en un mundo de dominadoresLa cultura de la indiferenciaDel lenguaje imperecedero a la acción como referente Vivir en la pobreza, pero no de la pobrezaLa gran oportunidad para empezar de nuevoEl correctivo animal (o de la torpeza)Los migrantes son también ciudadanos La no violencia como culturaEjercer de demócratas a tiempo completoUrgen politicas para la esperanzaEl sano ejercicio del dialogo interior Hacia los referentes de pazLa salud mental en el mundo de hoyPor el bien del mundoLa beneficencia como consuelo y la compasión como caridad Embellecer la vida y no llenarla de guerrasDespedidas amargas en la madre patriaRíos de lagrimas por doquier rincón del planetaUno existe para poder vivirLa dificultad de los jóvenes para ganarse la vida hoy Tanta desesperación nos hace sentirnos nadaNos falta conciliar pensamientos con accionesRestablecer nuevos marcos de convivencia¡No a la violencia!Ante las viciadas estructuras, debemos reformarlasEl potencial de la amistad como esperanza de futuroMás necesidad de paz que de pan Uno tiene que verse en el projimo para que el mundo cambie¿Quien llora por la violencia que hay en el mundo? Cansados del mal, ansiosos del bien Mantenerse fuertes....!y cooperantes!Mientras la ciencia serena, al poder alteraEl desarrollo humano comienza por un empleo de calidadNuestra debilidad humanaHay que salir a la calleLos cien dias primeros de servicio (no de poder)El ultimo ciclo de la vida El llanto de los niños que no cesa Salvar los océanos Sin conciencia social no hay humanidadPor el horizonte de la poesía ¿Qué fuerzas de paz precisa el mundo de hoy ? ¿Hacia una prosperidad colectiva? Hambrientos de espíritu fraternal Nuestra genealogía desestructurada El paro y la exclusión social en EuropaEl arte que refleja un pensamiento: ! África! Gobiernos incapaces de proporcionar empleoRecordar y reafirmar¿Que prosperidad necesitamos? ALGO MÁS QUE PALABRAS: Formamos parte de los librosLa cultura de la desconsideración Un mundo de secretosUn imperativo urgente para el mundoCuestión de compromiso Con la salud no se juega, se invierteNo os dejeis robar la esperanzaCelebrando la liberación A pesar de las turbulentas condiciones europeistas Por las sendas de la autenticidadAmor y hermandadEl derecho a ser felicesLos pueblos siguen, las personas pasanLas mujeres y los hombresNo abandona la cruzSaber observar la deshumanizacion del poder No más retrocesos; ¡NO! ¿Donde esta la justicia distributiva? ¿y la retributiva? La novísima enseñanza de Benedicto XVI Hace falta activar un autentico lenguaje de amorReeducarnos en la mano tendidaElementos esenciales en el corazon de la vidaEl desprecio a la fuerza joven ¿Hacia una reforma federal del Estado autonómico español? Salvar el futuroEs preciso que el poder detenga al poderTodo esta en manos de nosotrosMirar hacia otro ladoPensamientos hondos, libres de atadurasUn naciente despertar con el nuevo año La buena estrellaLa esperanza nos da vidaJuzgando el tiempo, edificando el futuroUn cambio de mentalidad en la fiesta de las fiestasCanción para el almaTiempo de buenos deseosLos grandes problemas del mundo actualNo le demos al mundo misiles porque los utilizaráEl pleigroso terreno de las desigualdadesFalta espiritu de compromisoCelebra el voluntariadoLa mentalidad del absurdoBajo una silenciosa desesperación La mano que mece un injusto poder rige el mundoEl brazo de la ética Reflexion tras la Cumbre IberoamericanaReflexion y toleranciaEvitar discursos de odioUrge tomar conciencia de la cienciaReflexión sobre la muerte desde la vidaEspaña, capital del desempleoDesencanto y desencuentro cotidianoUn mundo inseguro, desigual e intolerante nos acorralaUna cultura de la legalidadEl lastre de la pobrezaLa patria de un ser humano es su lenguaCualquier reforma debe rescatar los derechos humanosApoyo a los docentes que saben educarLas rosas del espacio en armoniaCuando se siembra la violenciaEl imperio de la ley y la conciencia socialEl malestar social del mundoUna paz creible para un futuro en paz Democracias con poca participación democrática Despojarse del miedo para abrazar el respetoLa decadenciaAscender a la autonomía y no a la sumisiónLa solidaridad en un mundo global: el prójimo, próximo siempreSalvar la unión y la unidad, con el euro como abanderadoNuestra relación entre lo finito e infinitoRecordar el pasado como lección La manera de donarse vale más que lo que se daEl mundo vive en una manipulación perversaAsociándonos con los jóvenesLa necesaria voz de descansoLa casta de los irresponsables; ¡Detenerlos ya!Para calmar los dolores del mundo actualLa reconciliación es una amistad armoniosaEspaña en el abismo: Recortes mal hechos; Rescates mal distribuidosEl crimen organizadoPromueve el cambio en el mundoSituación critica en la eurozonaUna población desesperada en manos de soberbiosMe gustaría cambiarme de mundoEl cooperativismo como salida de la crisis y lección para el mundoLa eurozona en peligro de muerteQuien no ama la vida, no se quiereEl futuro tiene muchos caminosEvitemos la degradación de la tierraEl rescate financiero españolRepercusiones de una crisis fomentada por la especulaciónPoca atención social a la ciudadaníaNuestro futuro por mar y aireEl dolor de los niños españolesAnte la incesante matanza de niños en lugares de conflictoMás Europa, menos mercadosNo somos títeres en manos del poderLa educación artística para reinventarse otro mundoAún no hemos aprendido a convivirEl sufrimiento de las familiasDías de reconciliación con la vidaPara reflexionar, un día de plenilunioA los periodistas que han perdido su vida en el cumplimiento de su deberSomos una especie en riesgo de matarnos unos a otrosLa ruina de EspañaEl gran libro de la vida está aún por escribirMi carta a la madre tierraLa España de la subvención y el despilfarroBienvenida la explotación del espacio¿Es autentica nuestra inquietud por Dios?La capacidad de entusiasmo Territorio de dificultades en el mundoVivir para los demás es lo que nos hace ser felicesHay que derrotar el poder de las mafiasLa verdad puede encubrirse, pero jamás apagarsePor los caminos del versoTiempo de frustraciones para los jóvenesEpidemias actuales¿El mundo de los ciudadanos o el mundo de los ejércitos ? Los excluidosLas desigualdades en el lugar de trabajoLa dilapidacion de los recursosAumenta el hambre de justicia social en el mundoSólo el justo reconoce los derechos del pobreEl entusiasmo de la juventudLiberarse de la violencia (Siria es sólo es un ejemplo)La necesaria armonía interconfesional¿Miedo a la muerte? El Plan de Acción de la ONURecordemos hoy y siempre ¿Todos los caminos actuales conducen al retroceso? El mundo sin politicosRegenerar el espíritu y la razónDe la simpleza del caos al encuentro de la estética Fortalecer la voz de la ciudadaniaEl ejemplo de los magos de oriente a la humanidadLa austeridadUn nuevo modo de ser en el mundoEspaña apunta otras manerasLa navidad es amor; sólo amorEl futuro que nos trabajemosComportamientos nada ejemplaresUn clima apropiado para sentirse bienEl retorno de la palabraEn el camino hacia sociedades verdesLa crisis del euroun código moral para no autodestruirseLas ruedas del poder y los coleccionistas del señor dineroLos héroes actuales para los ríos de dolor ¿Ss puede alcanzar la paz sin derechos humanos? La puerta de la feEncadenados a la pobrezaEl liderazgo de las mujeresLos puñalesLa exploración espacial como respuesta a los problemas actualesLa inspiración de Mahatma Gandhi como referente para el mundo de hoyLa vinculación de las culturas al perdón y no a la venganzaNosotros los humanos ¡Haz que tu voz se oiga! Todo por dinero ¿El mundo sueña con una primavera democrática? Europa sin credoLa maldita recesion y sus colateralesLa vía de la bellezaLa vida es lo importante; que lo sepamosLas urgencias del mundoLa fuerza de los jóvenes unidos a la fuerza de la vida Bien por las jornadas mundialesLa asistencia humanitaria; una necesidad crecienteEl papel del mundo academicoAgosto huele a juventud y lo celebroPermanecer con los ojos abiertosA la conquista de un nuevo mundoTrabajar la amistadEl sueño del hombre despiertoUna filosofía de vida distintaBuscar puntos de encuentroLas mujeres siguen discriminadasUna población en viloLa fidelidad a uno mismoLa profesión veterinariaLa negligencia pasa facturaLa ciudadaníaLos salvajesEl maltrato como deshumanizaciónEl molde humanoLos oceanos de la vida requieren protecciónLa luz que nos permite verLos pulmones que todos necesitamosHacia el compromiso ciudadanoManos a la paz; lo más importanteHaz una cosaMentes criminalesDilapidar El uso de las tierras a vista de pájaroDespués de la muerte de Bin LadenNo resignarse, la recomendación SábatoLibertad responsable Activar el empleo, avivar la vidaCelebrar el espiritu creativoLa desesperación de las miradas: Una procesión sin finalCuando se pierden los referentes humanos Que fluya la emociónEl cementerio de Mare NostrumEl mundo tiene que reconciliarseEl supermercadoSé tú el que aparta la piedra del caminoNo hagamos guerras, todas las perdemosEl derecho a la verdadConvivir con la radioactividadLa nostalgiaMe sumo a la fiesta del NovruzVolver a empezar; tan justo como preciso La debilidadLas masas popularesHambre de libertad y sed de convivenciaHay que llamar a la paz, nunca la guerraEl mundo necesita reformas, no represiónQue gobierne el alma del genioLa gran leccion de Egipto al mundoLa gobernanza democráticaBienvenidas las autenticas manifestaciones de amorDesde los acordes de la vidaCon un pacto de la humanidad se derrotarían todas las guerrasCuando se pierden las formasEl imprescindible y peligroso trabajo humanitarioPoderes sin límitesLos efectos de no ser dueños ni de nuestra propia vidaA los que permiten la maldadJusticia para los afrodescendientesLas velocidades del mundoSin voluntariado el mundo se deshumanizaLa conciencia del tiempoEspaña se queda sin clase media2011: El futuro por delante Caminos para la pazAnte los labios de navidadDescubra la navidad 2010Ser migrante en el mundo de hoyHay que buscar el encuentro, no el desencuentroNecesitamos una luz fiableLa mística de los derechos humanosSe precisan dirigentes expertos en humanidadLos buscadores de amorDesde la mirada de MatuteLa conciencia asesinaEspaña no despuntaConsejos muchos, adoctrinamiento más, compromisos pocosEl verde como deseoDiversidad de caminosBenedicto XVI; en una España que margina la religión de la vida públicaLos nefastos administradores del mundoEl mundo de Néstor KirchnerUna humanidad infelizEl paraíso de los charlatanesEl desarme como acción humanitaria y opción liberadoraConstruir la paz en la mente de los hombresEl acorralamiento de la libertad en un mundo globalizadoLa lengua españolaAquellas cartas de amor y aquellos honoríficos carterosNada es lo que pareceLa ciudad era, ¿Cómo era la ciudad?Los flujos migratoriosEl mundo está poblado de salvajismo: la educación brilla por su ausenciaLas cariciasRehumanizarse para ahuyentar la crisisCon el perdón a cuestaLa riqueza cultural como despertarNiéguese a ser bayetaLa civilización de las donacionesLos mineros atrapados en el yacimiento de San José (Chile)ConversarLas necesarias fuerzas de pazPolítica de charlatanes y derrochesLa criminalidad de los incendiariosLo que en la juventud se aprende, dura toda la vidaLos bosques de álamosEl individuo frente a los dominadoresMas preocupacion por los animales que por las personasHomenaje al diálogoViolencia contagiosa¿Qué puede aportar España a la capitalidad europea de la cultura 2016? Los políticos españoles tienen varios problemasNelson MandelaSed de libertadLa unidad del mundo y el empoderamiento de la mujer El abecedario de saber vivirLa persona en un laberinto de mundosRendir cuentasEl mundo de los torturados y la casta de torturadoresHay que poner finLos sobrevivientes del mundoLos lastres de EspañaMundos sitiadosTodo es por algoCalles del desconsueloEn el refugio de Quevedo yo también pude vivir para míLa diversidadRostros y rastros de injusticia ahogan el planetaLa migración en las familiasEl oxígeno europeoLecciones para vivir compartiendoUn mundo atrapado por la necedadNecesidad de respetoUna fuente de dolor expansiva y crecienteLa madre tierraEl mundo agrícola: ImprescindibleEl tembleque del mundoUna cultura preventivaLos bosquesLa salud en la mente de la sociedad actualDesprecio a los autores del peligroLa apuesta de las mujeres en ValenciaReformas necesariasPérdida de una infancia inocenteLa poesía cohabita el corazónLa voz de la poesía y el lenguaje del agua La informática como cultura e industria culturalUna vida es una vidaGlobalizar el terror Los desplazados en tierra de nadie Vivir en un mundo de trampasCulturas a capítuloEl mundo ha entrado en trance por falta de éticaEl conocimientoLa espiral de violencia que asola al mundoCentrarse en la personaEl amor de DiosEl amor, razón de vidaLa ética como responsabilidadObservar para saber mas y ser mejoresEjemplo de sostenibilidad insostenibleNuestra historia de supervivienciaPalabrasLos niños de HaitiEl insostenible fraudeHaití como lecciónEl mar de dolores de HaitiEl timon de la cultura en la Unión EuropeaEspaña y ArgeliaEuropa como futuroEngendrar la alegríaDel poso del 2009 al paso del 2010Acoger la diversidadTiempo de felicitacionesLos extranjeros en EspañaPaseo por el bosqueEl candelabro del cambioLa vida en un árbolSólo Dios calma y colmaEl voluntariado como cátedra de amorBienvenida la religión para amarnos ( Los Jesuitas; de ayer a hoy)Provocar la reflexiónUna Europa de líderes, pero sin líderEn Europa; hay niños que no pueden ser niñosAnuncio/DenunciaLos embajadores de la creatividadVivir para verMejor es prevenir que curarEl poder del poderLas sombras de la Patria MiaLos nombres de los árbolesEl romance de la sostenibilidadAl mar todas las lágrimas van ¿Naciones Unidas es de fiar? El ocaso de las virtudesEl día que los ricos digan !NO! a la pobrezaDejadez en el patrimonio españolDe los buenos propositos a la realidadLiderazgos perdidosPalabras que habían perdido valorEl verde vida; la vida en verdeLa vigencia del gran escandaloSin ética no hay democracia y sin justicia tampoco pazLa españoleada crisisSi todos volvieramos a ser humanosLa alfabetización que el mundo precisaLa crisis económica pone contra las cuerdas al gobierno españolHéroes de nuestro sigloSentimientos en el planetaJuventud, divino tesoroSoñar el mundo avivando la asistenciaAlgo más que palabras: pensar en la vidaEl reinado de doña Incertidumbre
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados