Viernes 26 de Mayo del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


Cándida Figuereo

Loor a Fefita la Grande

A pesar de que su talento es historia añeja, fue preciso que transcurrieran 31 años para que se reconociera su aptitud en un campo que lleva entretenimiento en estos lares donde también los aventajados en este oficio llevan su música a otra parte para animar con el complemento del acordeón inventado hace 187 años en Viena donde ocho años más tarde fue perfeccionado.

Fue así como Manuela Josefa Taveras, conocida en todos los paralelos por el mote de Fefita la Grande por sus entretenidos merengues sustentados en el acordeón logró , ¡ por fin!, se reconocida con el Gran Soberano.

Empecé a ver el espectáculo donde la que me pareció más divertida fue Cheddy García, por su espontaneidad y jocosa para entretener a los asistentes a la premiación y a quienes lo seguían por la pantalla chica.

La hora avanzaba y no vi por ningún lugar el nombre de Fefita, asumí que tampoco ahora la tomarían en cuenta por lo que me fui a dormir. A las cuatro de la mañana, al acceder a mi PC para enterarme de los acontecimientos locales y foráneos, lo primero que vi fue la noticia sobre el reconocimiento a esta dama del merengue.

Y, lo anterior, admito que me alegró muchísimo y recordó el refrán de que más vale tarde que nunca. Me alegré por Fefita y a pesar de que no le conozco en persona la valoro por su esfuerzo a través de su música que se extiende a la internacionalidad para alegrar a todos.

El 24 de marzo del año pasado escribí que Fefita la Grande era la acordeonista femenina dominicana más conocida por su atípica forma de hacer gozar a quienes le ven a través de la pantalla chica o en un gran salón desbordante de energía haciendo vibrar con las piezas de su género típico.

Además que desde pequeña era obvio su talento “compensado” cuando tenía 12 años de edad y José Arismendi Trujillo (Petán), hermano del dictador Rafael Leónidas Trujillo Molina, le regaló RD$100.00 luego de escucharla.

Refería además que en el lapso de 1985 hasta el 2014 esa premiación había beneficiado a 79 personas, incluidos nacionales y extranjeros. Se trataba de 61 caballeros y 18 damas, grupo en el que solo había 5 dominicanas galardonadas y 13 extranjeras.

El año pasado también dije a Fefita que no rogaras, debido a que ella es merecedora de todos los galardones que puedan existir. Por fin, Asociación de Cronistas de Arte (ACROARTE) se honra con este justo reconocimiento.

Al margen de los reconocimientos, Fefita siempre será la Grande. Loor por ella, por Fefita.

Cándida Figuereo, periodista residente en Santo Domingo

Otras opiniones de: Cándida Figuereo

La solidaridadTodo tiene su tiempoIrresponsabilidadUn amor especialDejar huellas positivasRecobrar la paz No robarás Dejen que trabajeLeyes, ¿para qué?Ayuda urgente para CamiloQuejas y reclamacionesEl aborto por violación debe incluirse en el Código PenalObama no es un show. No, es real en humildadA Obama lo van a echar de menosPouerié Cordero, un batallador del periodismoArriba la autoestimaPara no olvidar al Cardenal López Rodríguez.“A pisar el acelerador”Cuidar a los menoresPara ti, PadreNegatividad versus positividadConfesión de amorSí se puedeLa buena voluntadSanearObama-manía sin límitesLos sobrinosUn traje a la medidaAhora fue a LaikoMás que mil palabrasPulsacionesEsperanzado y “quillao”La buena feEscribir es fácilEl derecho del consumidorSalvajismoEl país que tú quieresEl más codiciado El suplicio de SuppliceEl desastre de Haití visto por la OEA Los ojos de la OEAEjercita el amorAmarás al prójimo como a ti mismoComo chivos sin leyLa inversión en la pazLa envidia corroe¿Soluciones solidarias?El arte de la prudenciaImprudencia en cuatro ruedasSe pasa de la rayaPeriodistas de “lujo”La humanizaciónZape gatoFefita, no rueguesEl olor de la pobreza Si se acalla la vozSi el norte fuera el surEstado, gobierno y gobiernitosEl silencio de los buenosSe pasó de la rayaLa avaricia rompe el sacoEvolución positivaMartínez logra ponchar BBWAARicos pobres, pobres ricosEl reto para el 2015El bono que hace feliz¡Ay Francisco!¡Ingratos!¿Este es tu país?Lamentaciones numéricasLa humildad51 kilómetros para llegar al paraísoAgricultores a ciegasRepública Dominicana es una maravillaPinta de ladrónLa mejor de las batallasLa educación y DavidLa vida es importante, ámalaPresidente, por favor, resuélvaloConfianza en DaniloOtra vez seráMartelly, sigues bailandoLa agenda de RD no es la de HaitíLa RD tiene “10 millones de médicos”La mejor madreNo actuar como "chivo sin ley"Libertad y libertinajeBoom laboral para discapacitadosMerecido galardón a la UASDComo dice ObamaNi más ni menosMás que vencedoresGregorio: Un trabajador excepcionalAtender sus cartones Ausencia de equidadHijos del dinero, hijos del amorEl triunfo ajenoEl respeto se fue de paseoAdolescencia exitosa de SeNaSaDespués de la tempestad viene la calmaSi es por honestidadCatarsis navideñaNarciso: Listo para servirMandela no tiene sustitutoHombres sin límitesNuevos trinitariosCuando un colega se vaDuarte solo necesita que lo imitenPrimero, después y siempre nosotrosPositivo 100%Mi guardia y/o policía favoritoUn pueblo bueno¿De quién es este país? Tras la oveja perdidaLa guerra y la pazClub de pesarosos y positivosLa niña de miel Hombres de mucha feEl valor del usuarioNecesito amorHombres diferentes El precio de la honestidadFrancisco y los GoliatEl Célebre FranciscoSolidaridad luctuosaCerca de DiosUn patriota en el hoyoAl maestro con cariñoEl poder abusivoLa solidaridadQue nadie piense por ti El "jumo" de RDSeñor, un franqueadorFirmaba marcando una cruzTras las rejasSe predica con el ejemploDeshumanización en crisisEl miedoDeshumanización en crisisErrores que matanPapá Dios es un tíguereSeguridad para todosAgresión calladaSeñales de humo El oro de Sánchez unió la poblaciónLa última llamada a José Miguel Montero
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados