Sábado 29 de Abril del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


José Carvajal

Literatura y política dominicana 2016

Si hay algo que no debe sorprender en República Dominicana es que un escritor participe activamente en la política; que sea también aspirante a un cargo como los demás mortales, y que en su idea de postularse abrigue el legítimo deseo de alcanzar un puesto público por elección popular en los comicios generales del próximo 15 de mayo.
R.A. Ramírez-Báez

Son actualmente los casos de Andrés L. Mateo y su aspiración a diputado por el partido Alianza País; de Manuel Núñez y su candidatura también a diputado por Fuerza Nacional Progresista; y de Martha Rivera-Garrido, que anuncia su campaña a diputada por la Coalición Minou 2016. Debo mencionar que el escritor R.A. Ramírez-Báez, residente en Nueva York, cedió a la decepción y el desencanto al abandonar muy temprano sus aspiraciones a Diputado de Ultramar por el partido Alianza por la Democracia.

Estas acciones políticas de literatos me recuerdan una observación de Pedro Henríquez Ureña cuando dijo que “el criollo se hace político” con la independencia de América.

De hecho, la historia de la literatura clásica dominicana no se podría narrar sin hablar de la actividad política de sus protagonistas, que son los mismos autores que forjaron nuestra República de las Letras. Y muchos de los que no tomaron acción para lograr un escaño lo hicieron combatiendo ideas desde sus respectivas trincheras literarias. De esto último hay en el Archivo General de la Nación una controversia histórica entre Manuel de Jesús Galván y José Gabriel García, a quien Américo Lugo bautizó como “el padre de la Historia dominicana”, algo que aunque los estudiosos siguen repitiendo hasta la saciedad a mí todavía no me convence.

En una nota al pie de una página de “Textos reunidos” de Manuel de Jesús Galván, publicados por el Archivo General de la Nación, el editor Andrés Blanco Díaz dice: “Esta controversia, la más importante sobre temas históricos sostenida en la República Dominicana, se produjo en 1889 entre José Gabriel García, quien escribía desde las columnas de El Teléfono, y Manuel de Jesús Galván (quien contaba con la asesoría de Félix María del Monte) desde El Eco de la Opinión”.

El tema del debate fue la Batalla del 19 de Marzo y las glorias del general Pedro Santana. La controversia resultó tan exitosa en su tiempo, y para la historia dominicana, que de acuerdo con la nota de Andrés Blanco Díaz, “los escritos de la misma fueron reunidos y publicados por la Sociedad ‘Hijos del Pueblo’ (Imprenta de García Hermanos, 1890), con el fin de recaudar fondos para el traslado de los restos del Padre de la Patria Matías Ramón Mella a Santo Domingo”.

Aunque ABD no lo dice, las cenizas de Mella serían trasladadas desde la provincia de Santiago de los Caballeros a la capital. Y solo por curiosidad me gustaría saber si los de la Imprenta García Hermanos no serían parientes del historiador José Gabriel García.

De modo que en aquel entonces el debate sirvió para una causa patriótica más allá de lo teórico. La Sociedad “Hijos del Pueblo” dijo en su presentación de los textos que dicha polémica “terminó con los honores de la cortesía en el lenguaje y mereció la atención reflexiva de cuantos la siguieron paso a paso”.

En realidad, los temas históricos y políticos se confunden, o tal vez se podría afirmar que no hay tema patriótico que no sea político, y que todo lo político llega a ser histórico cuando aparece por lo menos un escritor (bueno o malo) capaz de hollar con sus ideas el curso de la Historia. Lo hicieron esos que Joaquín Balaguer llamó próceres escritores: Fernando Arturo de Meriño, Buenaventura Báez, Tomás Bobadilla, Rosa Duarte, Juan Sánchez Ramírez, Gregorio Luperón, Eugenio Perdomo, Máximo Gómez, Félix María del Monte, Manuel Rodríguez Objío, José Núñez de Cáceres, José María Serra, José Gabriel García, Ulises Francisco Espaillat, Javier Angulo Guridi, Emiliano Tejera, Manuel de Jesús de Peña y Reinoso, y Emilio Prud’Homme.

La mayoría de ellos hizo de la política y la escritura un mismo campo de lucha y esperanza. Por supuesto hay otros que no figuran en “Los próceres escritores” de Balaguer, aunque observo algo todavía peor: el libro, al menos en la edición publicada en 1971 en Buenos Aires, no incluye una introducción de Balaguer que explique el porqué decidió llamar “próceres” a dichos escritores que seleccionó como si conformara un canon para la historia patria de la república de las letras dominicanas. A mí me llama la atención, por ejemplo, que no aparezcan autores como Fabio Fiallo y César Nicolás Penson; o Manuel de Jesús Galván, el autor de la célebre novela “Enriquillo”. Pero esa tarea se la dejo a los académicos.

Vislumbro una próxima entrega sobre este tema tan literario y político como electoral.

Otras opiniones de: José Carvajal

El pensamiento literario de RenéLa firma de René del Risco y BermúdezAntología esencial para los tontosRealidad y Premio Nacional de LiteraturaGratereaux, Mieses Burgos y BorgesAntes de Federico Henríquez GratereauxÉtica y Premio Nacional de Literatura 2017Libros RD / Mis recomendaciones 2016Pedro Henríquez Ureña bajo observaciónAntología para escapar del olvidoPoesía amorosa dominicana en el siglo 21Amoroso mundo de la poesía dominicanaUna antología ridícula para el mundoEl pecado literarioLos espacios de Pedro CamiloPHU y descuidos de Andrés L. MateoEsteban Torres y las ideasHaití y una novela de Matos Moquete (y 4)Haití y una novela de Matos Moquete (3)Haití y una novela de Matos Moquete (2)Haití y una novela de Matos Moquete (I)El premio de entonces, ya no es lo mismoJuan Bosch, autor de una obra infinitaJuan Bosch, autor de una obra infinitaGabriel García Márquez para dominicanosVirgilio López Azuán no hizo la tarea (3 de 3)Virgilio López Azuán no hizo la tareaLeonardo Nin, en blanco y negroConocimiento de pausa y efectoLiteratura dominicana: nota para extranjerosSergio Ramírez, dentro y fuera de NicaraguaTreinta días fuera de FacebookSiglos de luces sin aplausos ni veniasEl enemigo no soy yoCésar Zapata, más allá de lo virtualCésar Zapata entre la poesía y el cuentoPedro Henríquez Ureña con ribetes de oroUna tarea para el Ministro de CulturaPiedra filosofal de letras dominicanasDe viaje con un "eslabón perdido"Reynaldo Disla, diálogo y apartePoetas de un eslabón perdidoEl éxito ferial de Eugenio FortunatoReflectores para Tomás Castro BurdiezEl legado del mago de MacondoLa minúscula Feria de Santo Domingo2 libras de cuentos de Rafael García RomeroQue suba el telón para VirnaVenias y aplausos para Mateo MorrisonTony Raful y el compromiso con las ideasLunes de la Poesía huele a caprichoEncuentro entre ruinas colonialesMiguel Angel Fornerín y el afán de canonUna libreta llamada FacebookDominicana y los lacayos del PoderDominicana y la cooperativa del PoderChapucería millonaria en CulturaNada haitiano me es ajenoHaití debe guardar corduraDominicana y la estrangulación de salariosLa consecuencia de opinar en mi paísDominicana en una encrucijadaRihanna y la dichosa cucaracha dominicanaCartas de presentación de Miguel ColladoDominicana con el dedo en el gatilloAutores del desprecio y el olvidoSan Francisco de Macorís, otra realidadA salvo del olvido con obras reunidasAutogestión y responsabilidad literariaJosé Mármol, un poeta hereje reivindicadoR. Rodríguez Soriano con pasaporte literarioEl tristemente célebre Anthony WeinerLa inspiración errante aparece en CaliforniaLa marca de María Celeste ArrarásUn seminario: ¡Medios para todo!De paso por Librería Cuesta Adiós temprano al poeta del "esquizo"Carlos Alberto Montaner: Otra vez adiósProeza tuiter: una novela con cuentagotasHágalo rápido, pero primero hágalo bienLa economía portátil de Leonel FernándezUn desalojo anunciadoLa visita de los hombres blancosEnrique Eusebio, para la historiaMás allá de las tumbas, sin espectáculoApuntes para escritores dominicanosSicarios financieros en la islaUn diario para revivir a BorgesEl himno nacional de Miguel de CampsLibro súbito de José AcostaApócrifo de Judas IzcarioteLey de la ilusión en Ministerio de CulturaLos sueldos de León Félix Batista Los números de la Editora NacionalJosefina Báez, ¡Ay ombe!¿Qué tiene de malo?Derrotismo en Ministerio de CulturaEditora Nacional y supervivencia culturalLaboratorios de escritores dominicanosMarianela Medrano, sin máscara de oxígenoClaudio Hanley y la profanación de la muerte Viriato Sención en la eternidadTeodoro Grullón, al servicio de la VidaPanteón de héroes inútiles Un caimán envidiosoGallinero del libro dominicano en Nueva YorkDel best al bad seller: el libroMario Vargas Llosa, un Nobel explosivoGazapo en cuento de Jorge Luis BorgesCrisis de Alianza Dominicana huele a conspiraciónComplot y camisa de fuerza en Washington HeightsLluvia de piedras en Washington HeightsEfecto dominó en Washington HeightsEl conocimiento y las bestias
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados