Miercoles 29 de Marzo del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


Cándida Figuereo

Un traje a la medida

-Periodista, Residente en Santo Domingo.

Tener un traje a la medida no siempre es una suerte que se consigue con facilidad, lo que da lugar a que quienes tienen la dicha de tener un buen sastre no lo cambie por nada porque resulta difícil conseguir calidad en ese sentido.

José y Josefa tenían bastante clara la idea de lo que querían, en lo que eran seguidos por una retahíla que al igual que ellos confiaban en un costurero que había alcanzado fama local y extra-territorial.

Esta pareja de esposos, José y Josefa, eran personas llanas al igual que el sastre. Incluso tenían en común con el prendero su creencia religiosa que fortalecía aún más la atracción por un hombre de bien, honesto y respetuoso.

Había otro sastre que era egoísta y buscaba todas las formas habidas y por haber para dañar al buen sastre sonsacándoles sus clientes y pretendiendo imitar su costura de alto nivel, a pesar de que al improvisado comodón todo le salía mal por su egoísmo y falta de pericia en un oficio cuyo bagaje dominaba al dedillo el buen sastre pese a que solo tenía cuatro años en esa tarea de encantar con un traje a la medida.

Los clientes del buen sastre se dieron cuenta de la saña malvada del opositor costurero que creía tener el mundo a sus pies cuando realmente era un chasco, no creíble y para colmo discriminador de parroquianos con su rancia pose elitista.

El buen sastre atendía a todos por igual, con amor y respeto. Cuando le decía a un cliente que su traje estaría para una fecha equis, cumplía lo dicho. Su sencillez, cumplimiento y excelencia del atavío le provocaron cada vez más fama.

Así el buen sastre tuvo que hacerse acompañar de personas de confianza, entrenadas al respecto, para dar abasto a las múltiples demandas de personas que entendían que era insuperable y que vestir un traje de su hechura era un privilegio que difícilmente pueda repetirse por estos lares.

Ante una clientela tan dispersa que jamás pensó tener, el buen sastre jamás optó por la discriminación. Usualmente llevaba el traje a los menos pudientes y los exhortaba a que aprendieran el oficio que más les gustara, como ser modistos o modistas, para que mejoraran su condición vivencial. Este trabajo, decía a sus clientes, lo hago por cada uno de ustedes que me necesitan todavía pese a que les animo a generar cambios en sus vidas.

En buen sastre se preocupaba de todos por igual, al margen de su estirpe, lo que le ganó simpatía a granel entre hembras y varones que lo consideraban el mejor del momento por su sobriedad, su humildad e interés en dar lo mejor a favor de quienes confiaban en él porque siempre respondía al encargo de tener lista la solicitud de un traje a la medida.

Otras opiniones de: Cándida Figuereo

Recobrar la paz No robarás Dejen que trabajeLeyes, ¿para qué?Ayuda urgente para CamiloQuejas y reclamacionesEl aborto por violación debe incluirse en el Código PenalObama no es un show. No, es real en humildadA Obama lo van a echar de menosPouerié Cordero, un batallador del periodismoArriba la autoestimaPara no olvidar al Cardenal López Rodríguez.“A pisar el acelerador”Cuidar a los menoresPara ti, PadreNegatividad versus positividadConfesión de amorSí se puedeLa buena voluntadSanearObama-manía sin límitesLoor a Fefita la Grande Los sobrinosAhora fue a LaikoMás que mil palabrasPulsacionesEsperanzado y “quillao”La buena feEscribir es fácilEl derecho del consumidorSalvajismoEl país que tú quieresEl más codiciado El suplicio de SuppliceEl desastre de Haití visto por la OEA Los ojos de la OEAEjercita el amorAmarás al prójimo como a ti mismoComo chivos sin leyLa inversión en la pazLa envidia corroe¿Soluciones solidarias?El arte de la prudenciaImprudencia en cuatro ruedasSe pasa de la rayaPeriodistas de “lujo”La humanizaciónZape gatoFefita, no rueguesEl olor de la pobreza Si se acalla la vozSi el norte fuera el surEstado, gobierno y gobiernitosEl silencio de los buenosSe pasó de la rayaLa avaricia rompe el sacoEvolución positivaMartínez logra ponchar BBWAARicos pobres, pobres ricosEl reto para el 2015El bono que hace feliz¡Ay Francisco!¡Ingratos!¿Este es tu país?Lamentaciones numéricasLa humildad51 kilómetros para llegar al paraísoAgricultores a ciegasRepública Dominicana es una maravillaPinta de ladrónLa mejor de las batallasLa educación y DavidLa vida es importante, ámalaPresidente, por favor, resuélvaloConfianza en DaniloOtra vez seráMartelly, sigues bailandoLa agenda de RD no es la de HaitíLa RD tiene “10 millones de médicos”La mejor madreNo actuar como "chivo sin ley"Libertad y libertinajeBoom laboral para discapacitadosMerecido galardón a la UASDComo dice ObamaNi más ni menosMás que vencedoresGregorio: Un trabajador excepcionalAtender sus cartones Ausencia de equidadHijos del dinero, hijos del amorEl triunfo ajenoEl respeto se fue de paseoAdolescencia exitosa de SeNaSaDespués de la tempestad viene la calmaSi es por honestidadCatarsis navideñaNarciso: Listo para servirMandela no tiene sustitutoHombres sin límitesNuevos trinitariosCuando un colega se vaDuarte solo necesita que lo imitenPrimero, después y siempre nosotrosPositivo 100%Mi guardia y/o policía favoritoUn pueblo bueno¿De quién es este país? Tras la oveja perdidaLa guerra y la pazClub de pesarosos y positivosLa niña de miel Hombres de mucha feEl valor del usuarioNecesito amorHombres diferentes El precio de la honestidadFrancisco y los GoliatEl Célebre FranciscoSolidaridad luctuosaCerca de DiosUn patriota en el hoyoAl maestro con cariñoEl poder abusivoLa solidaridadQue nadie piense por ti El "jumo" de RDSeñor, un franqueadorFirmaba marcando una cruzTras las rejasSe predica con el ejemploDeshumanización en crisisEl miedoDeshumanización en crisisErrores que matanPapá Dios es un tíguereSeguridad para todosAgresión calladaSeñales de humo El oro de Sánchez unió la poblaciónLa última llamada a José Miguel Montero
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados