Lunes 26 de Junio del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


José Carvajal

PHU y descuidos de Andrés L. Mateo

Quizá deba comenzar diciendo que es penosa la presentación que hace Andrés L. Mateo al libro “Treinta intelectuales dominicanos escriben a Pedro Henríquez Ureña”, el cual fue editado por el investigador Bernardo Vega y publicado a finales de 2015 por la Academia Dominicana de la Historia y el Archivo General de la Nación (AGN).

El uso del adjetivo “penosa”, en este caso, no es un capricho; ni responde a una mala intención con el admirado Andrés L. Mateo, sino al hecho de que cuando leo una persona como él, Premio Nacional de Literatura y miembro de Número de la Academia Dominicana de la Lengua, quiero pensar que me instruye, y no que destruye la imagen que tengo del intelectual.

Veamos el inicio de la presentación: «Cuando Pedro Henríquez Ureña nació, el 29 de junio del año 1884, la ciudad que lo acogió, Santo Domingo, era un entramado sinuoso de calles polvorientas en las cuales discurría la vida lenta y apaciblemente. Es cierto que las frecuentes refriegas que escenificaban los “rojos” y los “azules” por el control político y económico del país alteraban la vida de la nación, pero muy a pesar de toda la polvareda escenificada por los caciques políticos de entonces, sorprendía que la vida cultural fuera tan numerosa y activa.»

Aparte de que me inquieta el raro uso del verbo “acoger” para una persona que nace en un lugar, en este caso PHU en Santo Domingo, dicho párrafo no deja de ser contradictorio. Primero dice que allí «discurría la vida lenta y apaciblemente», y luego habla de «que las frecuentes refriegas que escenificaban los “rojos” y los “azules” por el control político y económico del país alteraban la vida de la nación.»

Más adelante, en el mismo párrafo, surge una imprecisión relacionada con la fecha en que Eugenio María de Hostos llegó al país. Andrés dice que fue “en mayo del 1887”, y de acuerdo con el investigador Miguel Collado, el fundador de lo que conocemos como la Escuela Normal llegó a República Dominicana en mayo de 1875; es decir, hay una diferencia de doce años entre la fecha que registra Andrés y la que aparece en la minuciosa cronología de la vida de Hostos preparada por Collado.

El dato proporcionado por Andrés tampoco se corresponde con lo narrado por Juan Bosch en “Hostos, el sembrador”. En esa biografía novelada del célebre puertorriqueño, Juan Bosch dice lo siguiente: “A fines de noviembre de 1885, llega a Santo Domingo un hombre que ha hecho resonar a filo de machete las conciencias de América: es Máximo Gómez. Hostos le da la bienvenida, y le oye contar episodios de la Guerra Grande, o hablar de los problemas de Cuba, en cuyo amor comulgan ambos”. O sea, Hostos no pudo llegar al país en “mayo del 1887”, como dice Andrés, porque ya estaba (o había estado) en la isla.

A lo largo de la presentación afloran también lo que yo llamaría descuidos en la construcción de ideas. Un ejemplo: «(...) en el caso de Pedro Henríquez Ureña, no era frecuente que hiciera comentarios en su correspondencia sobre acontecimientos políticos que estuvieran ocurriendo en los países donde vivía.» Tal vez sería menos ambiguo decir: “en el caso de Pedro Henríquez Ureña, no era frecuente que en su correspondencia hiciera comentarios sobre acontecimientos políticos que estuvieran ocurriendo en los países donde vivía”. Pues en la primera se podría interpretar que la correspondencia era sobre acontecimientos políticos, y me parece que Andrés quería decir lo contrario.

Otro ejemplo de las cosas que hacen penosa la presentación tiene que ver con el temprano reconocimiento del que supuestamente gozaba Pedro Henríquez Ureña en su propio país. Andrés dice: «No es verdad, por lo tanto, según esta correspondencia, que él tuviera un reconocimiento a sus calidades intelectuales primero fuera de su país y luego dentro, porque lo que se puede leer es que había una conciencia en los sectores intelectuales del país de su dimensión como pensador». Igual, yo habría sugerido poner: “…porque lo que se puede leer es que en los sectores intelectuales del país había una conciencia de su dimensión como pensador”.

Un último ejemplo: «Yo creo que este es un libro que completa la visión de Pedro Henríquez Ureña que todos tenemos, y robustece la biografía que algún día tendrá que escribirse.» Quizá hubiera sido menos confuso decir: “Yo creo que este es un libro que completa la visión que todos tenemos acerca de Pedro Henríquez Ureña (…)”.

Hay más, pero considero que estos ejemplos son suficientes para poner en la mira el pulso de Andrés en el texto de presentación de un libro que está llamado a convertirse en material imprescindible en la amplia bibliografía sobre Pedro Henríquez Ureña, sin duda el mayor humanista dominicano de todos los tiempos.

En fin, son gajes del oficio.

Otras opiniones de: José Carvajal

Paraguay sin pena ni gloriaEl pensamiento literario de RenéLa firma de René del Risco y BermúdezAntología esencial para los tontosRealidad y Premio Nacional de LiteraturaGratereaux, Mieses Burgos y BorgesAntes de Federico Henríquez GratereauxÉtica y Premio Nacional de Literatura 2017Libros RD / Mis recomendaciones 2016Pedro Henríquez Ureña bajo observaciónAntología para escapar del olvidoPoesía amorosa dominicana en el siglo 21Amoroso mundo de la poesía dominicanaUna antología ridícula para el mundoEl pecado literarioLos espacios de Pedro CamiloLiteratura y política dominicana 2016Esteban Torres y las ideasHaití y una novela de Matos Moquete (y 4)Haití y una novela de Matos Moquete (3)Haití y una novela de Matos Moquete (2)Haití y una novela de Matos Moquete (I)El premio de entonces, ya no es lo mismoJuan Bosch, autor de una obra infinitaJuan Bosch, autor de una obra infinitaGabriel García Márquez para dominicanosVirgilio López Azuán no hizo la tarea (3 de 3)Virgilio López Azuán no hizo la tareaLeonardo Nin, en blanco y negroConocimiento de pausa y efectoLiteratura dominicana: nota para extranjerosSergio Ramírez, dentro y fuera de NicaraguaTreinta días fuera de FacebookSiglos de luces sin aplausos ni veniasEl enemigo no soy yoCésar Zapata, más allá de lo virtualCésar Zapata entre la poesía y el cuentoPedro Henríquez Ureña con ribetes de oroUna tarea para el Ministro de CulturaPiedra filosofal de letras dominicanasDe viaje con un "eslabón perdido"Reynaldo Disla, diálogo y apartePoetas de un eslabón perdidoEl éxito ferial de Eugenio FortunatoReflectores para Tomás Castro BurdiezEl legado del mago de MacondoLa minúscula Feria de Santo Domingo2 libras de cuentos de Rafael García RomeroQue suba el telón para VirnaVenias y aplausos para Mateo MorrisonTony Raful y el compromiso con las ideasLunes de la Poesía huele a caprichoEncuentro entre ruinas colonialesMiguel Angel Fornerín y el afán de canonUna libreta llamada FacebookDominicana y los lacayos del PoderDominicana y la cooperativa del PoderChapucería millonaria en CulturaNada haitiano me es ajenoHaití debe guardar corduraDominicana y la estrangulación de salariosLa consecuencia de opinar en mi paísDominicana en una encrucijadaRihanna y la dichosa cucaracha dominicanaCartas de presentación de Miguel ColladoDominicana con el dedo en el gatilloAutores del desprecio y el olvidoSan Francisco de Macorís, otra realidadA salvo del olvido con obras reunidasAutogestión y responsabilidad literariaJosé Mármol, un poeta hereje reivindicadoR. Rodríguez Soriano con pasaporte literarioEl tristemente célebre Anthony WeinerLa inspiración errante aparece en CaliforniaLa marca de María Celeste ArrarásUn seminario: ¡Medios para todo!De paso por Librería Cuesta Adiós temprano al poeta del "esquizo"Carlos Alberto Montaner: Otra vez adiósProeza tuiter: una novela con cuentagotasHágalo rápido, pero primero hágalo bienLa economía portátil de Leonel FernándezUn desalojo anunciadoLa visita de los hombres blancosEnrique Eusebio, para la historiaMás allá de las tumbas, sin espectáculoApuntes para escritores dominicanosSicarios financieros en la islaUn diario para revivir a BorgesEl himno nacional de Miguel de CampsLibro súbito de José AcostaApócrifo de Judas IzcarioteLey de la ilusión en Ministerio de CulturaLos sueldos de León Félix Batista Los números de la Editora NacionalJosefina Báez, ¡Ay ombe!¿Qué tiene de malo?Derrotismo en Ministerio de CulturaEditora Nacional y supervivencia culturalLaboratorios de escritores dominicanosMarianela Medrano, sin máscara de oxígenoClaudio Hanley y la profanación de la muerte Viriato Sención en la eternidadTeodoro Grullón, al servicio de la VidaPanteón de héroes inútiles Un caimán envidiosoGallinero del libro dominicano en Nueva YorkDel best al bad seller: el libroMario Vargas Llosa, un Nobel explosivoGazapo en cuento de Jorge Luis BorgesCrisis de Alianza Dominicana huele a conspiraciónComplot y camisa de fuerza en Washington HeightsLluvia de piedras en Washington HeightsEfecto dominó en Washington HeightsEl conocimiento y las bestias
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados