Miercoles 29 de Marzo del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


Cándida Figuereo

Ahora fue a Laiko

Los crímenes por doquier, propios de pusilánimes que no valen un centavo porque carecen de las agallas propias de todo ser digno, llevan dolor a las familias al margen de la especie de que se trate.

No sería un mentís afirmar que los hechos de violencia se han convertido en una rutina macabra, no siempre con sanciones aleccionadoras. Esto puede motivar a la nada grata medalaganaria actitud de ajustes de cuentas populares y/o personales.

Quienes se abrazan al raciocinio “no comprenden” qué está pasando en algunos seres humanos que actúan con vileza contra humanos y animales, arrastrando tras de sí la indignidad.

Ahora fue a Laiko, víctima escogida para quitarle la vida. El afecto entre ambos era recíproco, consolidado cada fin de semana cuando llegaba a aquella zona rural perteneciente a la provincia de Monte Plata.

Laiko residía en la casa de un odontólogo en la citada zona rural, pero cuando me alcanzaba a ver se acercaba, terminábamos en un abrazo y compartía mi almuerzo con él.

En una de mis visitas a la zona me dieron la desagradable noticia de que Laiko estaba al borde de la muerte fruto de un envenenamiento premeditado hecho por un bandolero para quien la vida de un ser no vale nada.
Llamé vía celular a un veterinario que me orientó a ligar carbón molido con agua, echarlo en una botella y darle esa bebida. Tres hombres sujetaron a Laiko, mientras le daba la toma.

Realmente no creía que Laiko se salvaría de ese primer intento en matarlo. Lo conocía desde que era un bebé y quería, por igual, a su madre que murió similar circunstancia. En su adultez, Laiko vivía atento a quien se acercaba al entorno y si no era conocido daba la alerta inmediata.

Estaba en el trabajo el miércoles 6 de este mes y año cuando sonó mi celular. Al escuchar que habían matado a Laico, envenenado, no probé bocado ese día. Esta vez no pude ayudarle. Cuando vuelva a la zona echaré de menos su abrazo y compartir comida con él.

Cuando paso por algunos lugares y veo maltratos de esta y otras índoles, recuerdo la “existencia” de “Ley 248-12” sobre protección animal y tenencia responsable que establece hasta un año de cárcel y 50 salarios mínimos.
No obstante, son pocos los sometidos por maltratos en esta fauna donde el tremendismo no es asombro en cualquiera de las especies vivientes. Ahora fue a Laiko y otros tantos seguirán la misma suerte sí no se empoderan de la valía de esta ordenanza y otras que ameriten más tesón para bien de todas las especies que comparten este terruño.

Otras opiniones de: Cándida Figuereo

Recobrar la paz No robarás Dejen que trabajeLeyes, ¿para qué?Ayuda urgente para CamiloQuejas y reclamacionesEl aborto por violación debe incluirse en el Código PenalObama no es un show. No, es real en humildadA Obama lo van a echar de menosPouerié Cordero, un batallador del periodismoArriba la autoestimaPara no olvidar al Cardenal López Rodríguez.“A pisar el acelerador”Cuidar a los menoresPara ti, PadreNegatividad versus positividadConfesión de amorSí se puedeLa buena voluntadSanearObama-manía sin límitesLoor a Fefita la Grande Los sobrinosUn traje a la medidaMás que mil palabrasPulsacionesEsperanzado y “quillao”La buena feEscribir es fácilEl derecho del consumidorSalvajismoEl país que tú quieresEl más codiciado El suplicio de SuppliceEl desastre de Haití visto por la OEA Los ojos de la OEAEjercita el amorAmarás al prójimo como a ti mismoComo chivos sin leyLa inversión en la pazLa envidia corroe¿Soluciones solidarias?El arte de la prudenciaImprudencia en cuatro ruedasSe pasa de la rayaPeriodistas de “lujo”La humanizaciónZape gatoFefita, no rueguesEl olor de la pobreza Si se acalla la vozSi el norte fuera el surEstado, gobierno y gobiernitosEl silencio de los buenosSe pasó de la rayaLa avaricia rompe el sacoEvolución positivaMartínez logra ponchar BBWAARicos pobres, pobres ricosEl reto para el 2015El bono que hace feliz¡Ay Francisco!¡Ingratos!¿Este es tu país?Lamentaciones numéricasLa humildad51 kilómetros para llegar al paraísoAgricultores a ciegasRepública Dominicana es una maravillaPinta de ladrónLa mejor de las batallasLa educación y DavidLa vida es importante, ámalaPresidente, por favor, resuélvaloConfianza en DaniloOtra vez seráMartelly, sigues bailandoLa agenda de RD no es la de HaitíLa RD tiene “10 millones de médicos”La mejor madreNo actuar como "chivo sin ley"Libertad y libertinajeBoom laboral para discapacitadosMerecido galardón a la UASDComo dice ObamaNi más ni menosMás que vencedoresGregorio: Un trabajador excepcionalAtender sus cartones Ausencia de equidadHijos del dinero, hijos del amorEl triunfo ajenoEl respeto se fue de paseoAdolescencia exitosa de SeNaSaDespués de la tempestad viene la calmaSi es por honestidadCatarsis navideñaNarciso: Listo para servirMandela no tiene sustitutoHombres sin límitesNuevos trinitariosCuando un colega se vaDuarte solo necesita que lo imitenPrimero, después y siempre nosotrosPositivo 100%Mi guardia y/o policía favoritoUn pueblo bueno¿De quién es este país? Tras la oveja perdidaLa guerra y la pazClub de pesarosos y positivosLa niña de miel Hombres de mucha feEl valor del usuarioNecesito amorHombres diferentes El precio de la honestidadFrancisco y los GoliatEl Célebre FranciscoSolidaridad luctuosaCerca de DiosUn patriota en el hoyoAl maestro con cariñoEl poder abusivoLa solidaridadQue nadie piense por ti El "jumo" de RDSeñor, un franqueadorFirmaba marcando una cruzTras las rejasSe predica con el ejemploDeshumanización en crisisEl miedoDeshumanización en crisisErrores que matanPapá Dios es un tíguereSeguridad para todosAgresión calladaSeñales de humo El oro de Sánchez unió la poblaciónLa última llamada a José Miguel Montero
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados