Miercoles 29 de Marzo del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


Luis R. Decamps R.

Antonostalgia del PEME

El ya olvidado Programa Mínimo Eventual del Empleos (PEME), un esperpento administrativo que operó sin base legal razonable y a manos llenas desde el punto de vista financiero, fue el antepasado inmediato del hoy ciclópeo y rotundo aparato clientelar que sostienen ­con fondos estatales, desde luego­ la administración del licenciado Danilo Medina y el Partido de la Liberación Dominicana (PLD).

Creado durante la primera administración del doctor Leonel Fernández (1996­2000) y dirigido por un conspicuo subsecretario palaciego que era prosélito del actual mandatario (a la sazón secretario de la Presidencia, entre nosotros una suerte de primer ministro de facto, pero con gabinete propio y todo), en su momento el PEME manejó directamente y sin controles contables de ningún tipo la entonces fabulosa suma de 1,438 millones de pesos.

(Para recordar: en 1996 el presupuesto nacional era de 24 mil 414 millones de pesos, y el de 2016 será de 630 mil 936 millones; la deuda externa era de 3 mil 994 millones de dólares, y la actual se encuentra entre 25 mil y 30 mil millones de dólares ­según la fuente que se utilice­; y la tasa de cambio promedio era de 12.89 pesos por dólar, y hoy es de 45.47 pesos por dólar. En consecuencia, la suma reseñada en el párrafo que precede, considerada en relación con los tres últimos indicadores mencionados, era superior al 6 por ciento del presupuesto nacional. Como si dijéramos: más de 38 mil millones pesos de la actualidad... El blindaje de timbales, pues, no es de

Más allá del manejo ilegal y deportivo de recursos públicos (que el ex presidente Fernández defendería bajo el argumento de que se usaron “para no matar”, es decir, en labores de “seguridad interna”, lo que en lenguaje coloquial sería simplemente: para sobornar y mantener contentos a los potenciales armadores de protestas y demás hierbas en barrios y grupos de presión), el pecado capital del PEME consistió en que algunos de sus jefes se apropiaron de una buena tajada de éstos de manera alegre y soez, tal y como lo reveló un informe de auditoría del año 2000.

Los métodos usados en el PEME para robarse dinero público fueron varios, pero dosdestacaron: inventar necesidades “de seguridad” (porque en un Estado las hay de verdad, no loolvidemos) y emitir cheques con beneficiarios falsos. Estos eran endosados con nombres y números de cédulas inexistentes o apócrifos. Obviamente, se trataba de procedimientos pedestres, acaso propios del tigueraje de baja estofa, y por eso gran parte de la “inteligencia” y del jurásico peledeísta a la postre tratarían a sus operarios con pucheros y “cortadas” de ojo.

Conforme a datos suministrados entonces por la Junta Central Electoral (JCE), un arqueo aleatorio mostró que 29,423 de los números de cédulas usados para canjear los cheques eran inválidos, es decir, no existían en el archivo maestro de ciudadanos. Todo esto fue posible, naturalmente, porque se trataba de dobles endosos: el primero se hacía con el número de cédula fraudulento, y el final con la del cambista. Este último resultaba responsable inmediato del cheque ante el banco, que no investigaba nada al respecto porque se trataba de una operación normal y consuetudinaria de este tipo de agentes del mercado financiero.

Igualmente, la JCE reportó que 6 de esos números de cédulas eran válidos pero pertenecían a militares, mientras que 2,262 registros tenían el número en blanco y 59,935 no pudieron ser validados. De éstos últimos, empero, “un numero que no hemos determinado, ya que hay que cotejarlos manualmente, aparecen con un nombre diferente”, esto es, que “estos números corresponden a ciudadanos diferentes a los suministrados”... O sea: era una rumbosa y descarada fiesta de firmas e invención de números de cédulas llevada a efecto con el descuidado “modus operandi” de los ladronzuelos sin estilo.

Por su parte, la Policía Nacional emitió un informe sobre los endosos de un cierta cantidad de cheques que fueron estudiados, y lo hizo en estos términos: “De acuerdo con el examen caligráfico realizado, utilizando las técnicas macro y micro comparativas correspondientes, determinamos que los factores de identificación de escrituras son compatibles. Es nuestra opinión que las letras y los números manuscritos en los endosos de los cheques debitados fueron realizados por una misma persona”. Es decir: prácticamente había “escribientes” fijos para el endoso de cheques... Mero

El PEME constituyó un escándalo de marca mayor (el primero de una administración peledeísta relativo a uso indebido de recursos del erario), y provocó incluso el “afuereo” de su principal responsable ­el señor Luis Inchausti, un hombre tan verboso, “sincero” y directo como como un filósofo barrial de los años setenta­ respecto de la candidatura presidencial del doctor Fernández en 2004: lo colocaron lejos de la mirada pública para que su “asunto” no se batiera de cara a las elecciones... El hombre, obviamente, “hedía” en aquel momento.

No obstante, en febrero de 2007 (ya instalado de nuevo en el poder el doctor Fernández), el entonces fiscal del D.N., doctor José Manuel Hernández Peguero, dejó fuera del expediente del PEME al ingeniero Diandino Peña, al licenciado Simón Lizardo, al licenciado Haivanjoe Ng Cortiñas y al señor Noe Camacho Ovalle... Los imputados “grandes ligas” del PLD, así, resultaron reivindicados administrativamente: no medió juicio ni nada que se le pareciese para guardar las apariencias... No afirmo que fueran culpables ­la precisión es válida para evitar confusiones o malos entendidos­, sólo expongo los hechos como ocurrieron.

Unos días después, esa decisión fue refrendada públicamente por el procurador general de la república de la época, el licenciado Radhamés Jiménez, bajo el alegato de que se trataba de “un expediente político del pasado gobierno, con el propósito de inhabilitar moralmente a dirigentes del PLD”... En otras palabras: los informes de los técnicos de la JCE y la PN no valían un maní (eran cosas de los “perredeosos” cuando estaban en el poder) y, de paso, se dejaba en el aire la sensación de que si había culpables de algo, esos eran los funcionarios de la administración del PRD que orquestaron los expedientes que sirvieron de base para el procesamiento de los responsables del PEME: armaron una vaina “política” para “inhabilitar moralmente” a sus adversarios... De casualidad no fueron imputados por semejante osadía.

En el mes de octubre de ese mismo año 2007, el fiscal Hernández Peguero (que, naturalmente, es el mismo que actualmente es juez del Tribunal Superior Electoral, lo que recuerdo sin mala intención alguna), retiró la acusación a los restantes imputados (Luis Inchausti, su hermana Grecia Peguero y León López Mata) argumentando que no poseía “pruebas suficientes para sustentar el expediente en un juicio oral, público y contradictorio”... Y colorín colorado, el cuento del PEME (Claro que también hay que recordar que los perredeístas hicieron mutis frente a todo eso.

Primero, porque algunos de sus líderes estaban bregando con sus propios demonios en el mismo sentido: los efectos político­jurídicos del manejo de la crisis de Baninter, los sometimientos por el Plan Renove y los invernaderos, las acusaciones de connivencia con figuras del narcotráfico y, naturalmente, el derrumbe del PRD en las simpatías ciudadanas... Y segundo, porque desde mediados de 2004 ya había tratativas para aligerar el peso del expediente del PEME, como en su momento ocurrió con el de los célebres minibuses “pollitos”. La colusión política en este aspecto llegaría a su clímax en 2012, cuando el operador fundamental del PEME y “su equipo” terminaron apoyando la candidatura perredeísta del ex presidente Hipólito Mejía).

Muchas veces ­en mi infinita candidez de crítico del clientelismo­ me he preguntado cómo diablos la ciudadanía de este país ha podido olvidar tan truculento hecho delictuoso relativo al dinero público, pero cuando leo o escucho los montos establecidos por ciertos funcionarios de hoy en sus declaraciones juradas de bienes, o las sumas envueltas en las acusaciones de corrupción que se les hacen a otros (con una sola coincidencia: son todos del PLD y sus aliados), me decanto por una explicación simplona y casi resignatoria: deber ser porque los operarios del PEME eran unos “chivitos”... Y ­lo confieso­ es el momento en que empiezo a sentir cierta nostalgia por sus números, que parecen nimios si no se los ubica en su contexto histórico.

Claro, como se habrá de suponer, en mi caso, debido a que aún no he podido abandonar la mala costumbre de “jurungar” en el pasado para ver si entiendo bien el presente y se me aclara un poco el porvenir (herencia ahora execrable sobre todo de mis felices lecturas juveniles de Ingenieros y Foucault), se trata de una nostalgia definitivamente antinostálgica...

(*) El autor es abogado y profesor universitario

lrdecampsr@hotmail.com

Otras opiniones de: Luis R. Decamps R.

El gobierno versus Leonel: El blanco real de Felucho Odebrecht y la lucha interna en el PLD y el PRMEl raro "antiimperialismo" del doctor Ray GuevaraDanilo y el PRD: ¿Un noviazgo sin amor?Sabores y picores en el PLD de hoyLa reeleccion resbala y la oposicion en babiaLa reivindicacion historica del balaguerismo Google se parece a Dios, pero no lo es...El ostracismo de Leonel: ¿Culpa o ingratitud?La robótica ultranacionalista Hipocresia y cinismo en el panorama politicoLuis Abinader ante la historia El asesinato de Indhira Ghandi Lo que nos queda: El balaguerismo Abril 1965: El capitan que tomo por asalto la gloria La rebelión del leonelismo Luis Abinader en la cresta de la ola La “tozudez” de Leonel: ¿panico en el PLD?La reeleccion: ¿Un “maco” made in PLD?La agenda “patriotica” del conservadurismo El asesinato de Mahatma Gandhi en 1948El asesinato de Gaitan y el “Bogotazo” de 1948Baches y cachivaches de la reeleccion El asesinato de Olof Palme en 1986Las tribulaciones actuales del peledeismo historico Quirino al habla y Leonel en su ordalia “Pendejadas” de la vieja educacion domestica Brincos y mimicas con la reeleccion Leonel y el legado historico de BalaguerEl PLD y la crisis del pensamiento critico Hipolito Mejia ante la historiaEl asesinato de Isaac Rabin en 1995 Vainas y sables en el PLDEl asesinato del Che Guevara en 1967Leonel: El “zóon politikón” El asesinato de Anwar El-Sadat en 1981La reeleccion: Rosas y espinas en el PLDLeonel: ¿Camino a su primera derrota?Martin Luther King: humanista integral Malcolm X: De ratero a redentor social Kennedy: El hombre y el destino El PLD, LOma Miranda y Groucho MarxAdalai Stevenson: Un demócrata olvidado Matices históricos de la política en USATransfugas y "corchos" en la era del PLDEl legado gris de la "era" del PLDEl PRD, Majluta y la "Ley de Lemas"Trujillo: la lección ignorada La Constitución, el referendo y la reelección Danilo, Leonel y al reelección Caamaño y la prepotencia del embajador Era Trujillo realmente patriota o nacionalista?La "no reelección": ¿Una engañifa institucional?Graznidos del trujillismo historico El "vicio" del poder y la tentación totalitaria La socialdemocracia sigue siendo el camino Sobre "desfases" y “cambios de paradigmas"No es comunismo sino cristianismo La hipocresía como ideología Patriotismo, nacionalismo y antihaitianismo Ni Marx ni Cristo: ¿El signo de la época?Un articulo de Balaguer Recordando la “Izquierda Democrática” La política: ¿Pasión o profesión? La "política del gran garrote" de los EEUU El atentado de 1981 contra Juan Pablo IIEl decrepito circo del ultranacionalismo Elogio de la hipocresía Danilo versus Leonel: ¿Cambio de mando en el PLD?Verdades y mentiras en el PRD de hoy El conservadurismo dominicano; en la cresta de la olaEl disparate de la "fusión" con Haití Luis Abinader: Perfiles de un liderazgo en ascensoLa prensa digital: perfiles de una revolución mediática Liberalismo y conservadurismo en la historia dominicanaLa tirria del conservadurismo contra las ONGsSu majestad, el peledeismoSi a la regularización, no al ultranacionalismo Hipocresia y cinismo en el ultranacionalismo criolloLauros y perversiones de la democraciaEl dia que Hitler escapo de la muerte El "voto preferencial": Mitos y realidades El dia que ¨mataron¨ a Lenin Secreto a voces: el PRD necesita un nuevo liderazgoEl gobierno de Danilo, la encuesta Gallup y el pobre PRDLa "doctrina Monroe" y la "Seguridad Nacional" de Estados UnidosLa miseria ideológica de los partidos De Leonel a Danilo: Breve historia de la cosmética política PRD: El derrotero suicida de la división Se cavan las trincheras en el PRD: ¿La “tesis Betancourt" o la táctica penagomista de “ir como quiera”?El gobierno "light", la culebra que no se muerde la cola y la impronta de Barrabás en el PRDBolívar, García Márquez y la subversión de la historia Derecha e izquierda en la política del siglo XXIDe Maquiavelo a Rousseau: realismo e idealismo en politicaCorea del Norte: Ritos de una extraña monarquía "comunista" Leonel, el PLD, la Barrick Gold y el perogrulloDanilo y Leonel: el desafio silenteLos “pendejos” de la guerra restauradoraEl PRD, el liberalismo histórico y la riña de los egos Liberalismo y socialismo: Otras viejas vainas de los "pendejos"“Pendejos” Y “Realistas” en la primera república La feria de la política: pinceladas históricas para pendejosLa vieja vaina del "bien común": anatomía del político pendejoDe Marx a Bosch: la "envidia" de los "pendejos" socialistasConfucio: Un "pendejo" de antes de CristoJesucristo: Pionero de la ideologia de los "pendejos"Los Trinitarios: Nuestros primeros "pendejos" y "envidiosos"Los gobiernos del PLD: Poder, "Progreso" e Impunidad¿Se necesita o no una ley orgánica para aprobar la reforma tributaria de Danilo? Las fotos de Fidel: El contramensaje de la imagen El Feliz Bautista, los zafarranchos en el PLD y el "regalito" de Leonel a Danilo¿ Presión tributaria? Enemas y vomitivos para todosEl “eterno retorno”: Lla otra cara de las “megapensiones” El viejo imperialismo: antinostalgia de otra "Era"El "ABC" de la democracia: notas para desmeroriadosDe politica y politicos: machacando ideasVincho, Leonel y otros "bultos" del gobierno de DaniloRecordando a McLuhan: recovecos de la globalizacionMercado y doctrina: La politica en la "posmodernidad"El neoliberalismo y la crisis del capitalismo globalTodo “made in PLD”: De la mediocracia a la desesperación Nuestro "mundo posideológico"Despues del “Mundo de Yalta”Los grupos en el PRD: ¿Vicio o Virtud?¡Ay, qué miedo!: El don me quiere botar del PRDLa socialdemocracia dominicana: verdades y mentirasEl antireelecionismo: Mitos y realidadesMe derrotó el Estado, pero siento orgullo de mi voto Hipolito Mejía: Un voto por el país ¿A quien le creo? Encuestas, realidades, opiniones populares y otras vainas raras en el escenario electoral dominicano Hipólito: El elegidoHipolito: el presidente que yo conocíLas elecciones dominicanas, segun Broussonet¿La “Era” de Leonel? De encuesta Gallup a “crisis” de JCE: ¿Vericuetos de la agenda de campaña del PLD?Danilo y Margarita: ¿Es cierto que “esta linda la mar”?Fernández Domínguez: De Puerto rico a la gloria Consumatum Est: Con Margarita, Leonel le gana el primer “round” a Danilo y al Comite PoliticoLas dos encuesta de “Asisa”, las bellaquería y el “riflazo” de DaniloLeonel, doña Margarita y otras piedras en el camino de DaniloLa encuesta de "Asisa", la "cuerda" de Danilo y la candidatura de Doña MargaritaEl PLD y la “recuperación” económica del paisDanilo: ¿Bajo el contrasigno de la historia? La nómina pública, los timbales palaciegos y el festin de los “Wikileaks”La Amet, el “Progreso”y otros “bultos” gubernamentales“¡Memoria contra el olvido!”: El FMI, Leonel y el dominicano común “Se Pasa la tenaza…”: Hipólito, Perogrullo y DaniloEl “chulla” latinoamericanaDanilo y el PLD: maullidos del GatopardoEl “paquetazo”, el gobierno y el pobre Danilo El conde Abraños: de política y politiquerosEl PLD frente e Hipólito: el “cuentazo” del “retroceso” Hipólito y el PLD: Mentiras viejas, Verdades nuevasLeonel; Razones y sinrazones de una “¨declinatoria” Política, realidad y artificioLos trotes postreros de la convención del PRD...Mis apuestas en la convención del PRDEl dilema de Leonel, según BroussonetHipólito, Miguel y e PRD en el análisis de BroussonetLa “descelebración” de la navidad y ptras curiosidades Jesús de Nazaret: El gestor de una nueva civilización Leonel, la reeleción y el referendoLo que viene en el PRD: Un “choque de trenes” De Trucutú al nuevo doctor Merengue: la retórica de la política "light"La tesis reeleccionista del candidato títereEl PLD, los valores y la iniciativa de la Primera DamaIdentidad, “reingeniería” y candidatura presidencial en el PRD¿Es realmente posible una nueva reforma constituciona?El Metro en los hechos: ¿Gran obra o estafa? El Comité Político del PLD: Un anacronismo¿Reelección de Leonel? Una discusión para tontos Aspavientos y zafarranchos en el PRDLa “ceremonia de la bata blanca” ¿Par qué sirve el DNPC (antiguo DEPRECO)? Luis Abinader: impresiones fugaces sobre su discurso políticoLos desplantes del PRD al liberalismo históricoHipólito Mejía: ¿como el ave fénix? “Corran, muchachos, corran…” Milagros Ortíz Bosch en las “pinceladas” de Broussonet Una luz en el caminoEl gobierno como la arepa y la ” Nueva Republica de la Barrick Gold““Tiren coño, cobardes, tiren…”Marx y Bolívar: Notas sobre una controversia histórica “SE PASA LA TENAZA…”La candidatura del desprecio “SE PASA LA TENAZA…” La canidatura de Milagros Ortiz Bosch“SE PASA LA TENAZA…”“SE PASA LA TENAZA…”¿ingenuidad y desaprensión ?“SE PASA LA TENAZA…”: Se pusieron guapitos...“SE PASA LA TENAZA…”: La queja de algunos hipolitistas“SE PASA LA TENAZA…”: ¿Hipolito entierra el hacha? “SE PASA LA TENAZA…”Requiem por la “Constitución de Leonel”Viejas perogrulladas de la táctica política La “agenda Fernández”La portentosa voz de mando del general LuperónMiguel Vargas en la cresta de la olaLa feria de la corrupciónLa verdad como “roba la gallina”: Percepción y realidad en los gobiernos del PLD
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados