Viernes 28 de Abril del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


Carlos McCoy

El viejo catolicismo como retranca

Vemos regocijados, que al parecer, el Papa Francisco está decidido a sacar a la iglesia católica de su anquilosamiento. Este último viaje de Jorge Mario Bergoglio, que lo llevó desde el Vaticano, la última Teocracia, a Cuba, el único país comunista de América y desde allí a Los Estados Unidos de Norteamérica, cuna del capitalismo salvaje y brutal, parece ir en esa dirección.

El Papa nos sigue sorprendiendo con un discurso cada vez más vanguardista, esperanzador y humano. Rezagadas van quedando las arcaicas ideas de la inquisición, las bulas y hasta las mentiras. Francisco, parece haberse dado cuenta de algo que ya habían observado otros religiosos tiempos atrás.

Nos dice que "La educación es un acto de amor, es dar vida” Pero ya en el siglo XVI, el Teólogo Martín Lutero, con su reforma protestante, inició una campaña de alfabetización para que el pueblo pudiera leer la biblia, mientras que en los países católicos, era suficiente que el cura del pueblo supiera leer.

Ya en el siglo XVIII, en Inglaterra y Holanda, el 70% de la población sabía leer, mientras que en España y Portugal, lo hacían menos del 10%. Esto dio lugar a que los países del norte de Europa comenzaron a interesarse en la lectura de libros de variados temas, mientras en el sur, la inquisición los quemaba.

Francisco nos habla de que la Biblia dice que “la gran amenaza para el plan de Dios sobre nosotros es, y siempre ha sido, la mentira”. Para los protestantes, mentir es un grave pecado, no solamente eclesiástico sino social. Un político alemán o sueco suele dimitir si se demuestra que han mentido. Lo mismo sucede en los Estados Unidos, un país de mayoría protestante, donde hasta puedes ir a prisión.

En nuestros países católicos, la mentira inunda la política, la administración y las finanzas y no puedes confiar en nadie. A esto podemos agregar el robo que es severamente castigado en los países nórdicos, mientras que en los nuestros es parte de la cotidianidad.

Tanto es así que hace poco, en la ciudad de Nayarit, México, un Edil fue atrapado robando y mintió y denegó que había hurtado. Finalmente lo admitió, pero con estas palabras; “Si, robé, pero fue muy poquitito”.

El Papa Francisco nos habla de riquezas compartidas. Ya no es una obligación ser pobre para llegar al reino de los cielos. Nos dice que es necesario hacer de modo que si se poseen riquezas éstas sirvan al “bien común”. Porque la abundancia que se vive de manera egoísta es “triste”, quita “esperanza” y genera “todo tipo de corrupción”.

Nos habló de la paternidad responsable. El Pontífice defendió el derecho de los católicos al control de la natalidad, al decir que la prohibición de métodos anticonceptivos, no implica que los fieles deban reproducirse "como conejos".

En este histórico viaje, al Papa no se le quedó un solo tema. Inmigrantes ilegales, homosexuales, divorciados vueltos a casar, las madres solteras, la pobreza. Para orgullo nuestro, muchos de estos argumentos los expuso, brillantemente, en castellano, su idioma natal.

Ha criticado al capitalismo por sus afanes de ganancias: “Si yo tengo lo que tengo, debo administrarlo bien por el bien común y con generosidad”. "Pedimos dignidad, no caridad", dijo Francisco a la Organización para la Alimentación y la Agricultura de Naciones Unidas (FAO).

Frases como estas han hecho que conservadores como Stephen Moore, un economista de The Heritage Foundation en Washington, diera estas declaraciones a la BBC: "El Papa se ha mostrado muy escéptico con el capitalismo y el libre mercado y creo que eso es preocupante", el pontífice tiene "claramente tendencias marxistas".

Estamos ante un nuevo paradigma del catolicismo. Un Papa que nos habla del cielo pero con los pies bien firmes sobre la tierra. Ojalá su entusiasmo logre contagiar a otros religiosos, que aún se resisten a respirar estos nuevos aires de cambio.

Otras opiniones de: Carlos McCoy

Oportunidades migratoriasÁrboles en lugar de lápidasEl costo del populismoRobando con elegancia“Vísteme despacio, que voy de prisa”Curarse en saludCorrupción, el verdadero muroAgro foresta, ¡Cuidado!Interrogatorio (Cuento corto)¡O! DebrechtDonald Trump y la inmigraciónMargarita de TroyaImportando miseriasEl PLD, de lo moral a lo materialHerencia político militarCon la nacionalidad fríaSi hay Dios, ¡Es americano!Deshojando la margaritaNacionalizando el problema haitianoOfensiva diplomáticaLa gota que derramó el vaso haitianoCrisis de las leyesCreatividad en los empleos juveniles.El deporte como motor del desarrolloUna insensata oposiciónLa JCE y Haití CommoditiesSe volteó la tortillaEl Brexit, un alud económico y socialEl Brexit, consecuencias futurasEl derecho a portar armasTigueres con poderesEl INDEX (Instituto del Dominicano en el Exterior)Nuestras tradicionesSuicidios en la clase media americana¿Por qué somos tan pobres?En ultramar, una generación envejece y otra surgeSatisfacciónFrustración y rabia en Nueva YorkEl “Pick and choose” de los refugiados sirios¿Avergonzados de nuestra historia?AxiomaMantenimiento Partidario¡Concho, estamos “jartos”!El patético Servicio Exterior DominicanoLa isla de Santo DomingoBlancos, negros y mulatosMás huacalitos y menos Provincias y MunicipiosLa diáspora, déjà vuLo que Leonel no dijoSignos muy parecidos e iguales de preocupantesTurismo, Agricultura y desarrolloNi el uno ni el otroEste lio lo provocó la Constitución del 2010Fusión y fisión¡Otra vez la iglesia!Competencia deslealEgos¡Acorralamiento!Dictadura. Democracia y corrupciónHaití……Grandes decisionesLiderazgos contaminados en ultramarDe palíndromos, capicúas, carambolas y boomerangsCarretera fronterizaEncrucijada ConstitucionalUtopía taínaMuerto el perro, se acabó la rabiaSi mi abuela tuviera ruedas…Haití, bomba de tiempoSolución al problema haitiano¿CARICOM?¡Cuidado, curva peligrosa!Bosch, la piedrita en el zapatoGrupismo en el PLDDejémonos de paños tibios¡Ayiti Ankó! ¡Haití de nuevo! Lectura de una encuestaOrgullo nacionalCrecimiento inconmensurableLos números en creoleHaití nos aleccionaCocolos y haitianosSino sangre, por lo menos esfuerzos, sudor y lágrimasHub aéreo agropecuarioArcoíris moradoLa bandera¡Bien por Haití!Él no se gobierna16 y 69 palé cuasi perfectoLa renuncia del Embajador Raúl YzaguirrePlaza del técnico¿Y el carisma?El precio del oro y la Barrick GoldObesidad del Estado¿Extemporáneo?Cuatro son muy pocos. ¿Doce, no son suficientes?Ferrocarril Cibao-SurDanilo y la reelección presidencialDesparpajo CongresualRenovarse o morirBingo Chino¡Se rompió la soga electoral!Una pausa… para verCaos en el Metro de Santo DomingoEl Metro y la OMSAPoner a circular el circulanteEchándole más leña al caosTanda extendida, pero de arriba para abajoRumbo al Puerto de origenEl barrilito, el cofrecito, las exoneraciones y otras hecesVuelta al Boschismo, utopía o hipocresía¿Y que nombre les pondremos? Matarile rile rile.El al revés del que salió¡Preñaron a la niña!Daniel y AntonioCero CameralLos Estados Unidos y el Servicio Exterior DomicanoEl Adagio de DaniloLa Barquita, el Ozama, el Isabela y el HainaEsta sociedad va en caída libre hacia el total deterioro moral¡En la china!El gabinetePaís o Nación No todo lo que brilla es oroMirándose en el espejo correctoCopiar y pegarNuestro gabineteEl gobierno de Danilo ya tiene siete mesesNo es como se comienza… El futuro del reformismoHipocondría nacionalUn mejor país, pero para todos ¿De qué te ríes?Se puede correr la roscaVergüenza ajenaDespoliticemos El Metro de Santo DomingoEncrucijada del sistema partidista¡Por favor, dame un chance!Joven, ¡Atrévete! Se parte de la solución El curroTráfico inducido¡Ojo pelao!Genio y figura… Hasta la sepultura Tránsito terrestre, fuente inagotable de recursosNi agradece ni guarda rencor PRD Personas Reburujadas y Desordenadas La pesada carga de DaniloDesesperación, mala consejeraEl Doctor Merengue¿Porqué Danilo y no Leonel?Recordar ¿Es vivir?Dios los cría y ellos se juntanCon los pies sobre la tierraA confesión de partes…¡Por fin, campaña de propuestas!Continuar lo que está bienDanilo y Curitiba Percepción de corrupciónLa clase mediaBendito Plebiscito¡Llegó papá!Enmarañar lo sencillo“Dan Mar”Castrando las aristas de AmableCommodities, la oportunidad del sigloNo bajar la guardia Los viajes de LeonelSúper turismo“El pequeño Haití” espina clavada en el centro de nuestra capital¿Invernaderos? ¡Cuidado!Invadamos a Haití. Expulsémoslos de nuestro paísLos dueños del paísExplosión demográfica, educación, salud y pobrezaChina y Taiwán CarambolaEl narcotráfico y la economíaEl PRD y la reelección de Leonel El bueno, el malo y el feoNi a favor ni en contra, sino todo lo contrarioMi generaciónSin cartuchos ¡Te lo dije!Sainete electoralUnión antillanaHaití, en dos actosEl Metro o la yarda¿Matriarcado?Los gringos ¡A la carga!Tomémosle la palabraHaití, el desastre y su secuela¡Juégatela!El turismo dominicanoOperativos, patronatos, comisiones, etc.El voto negativoAhora o nuncaCorrupción y narcotráficoDeja vu¡Otro pedazo de papel!
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados