Jueves 30 de Marzo del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


Carlos McCoy

El “Pick and choose” de los refugiados sirios

Hay cosas tan terribles, que es horroroso hasta imaginarlas. Si hablamos de la industria farmacéutica, se han conocido importantes laboratorios que han creado medicinas para tratar una parte de nuestra anatomía, a sabiendas de que están destruyendo otras, nada de eso importa, la meta del capitalismo es ganar dinero. De ahí que alguien aconsejó: “Trata de hacer dinero honestamente, si no puedes, haz dinero”

Si esto sucede en la medicina, que se supone es la más noble de las profesiones, ¿Qué podemos esperar de la política? Aunque Juan Pablo Duarte dijo: “La política no es una especulación; es la Ciencia más pura y la más digna, después de la Filosofía” No son muchos los que están de acuerdo con esas declaraciones.

Y si se trata de política internacional, entonces estamos hablando de juegos pesados. Donde gobernantes se pueden inventar armas de destrucción masiva, para desbaratar un país y luego contratar sus propias compañías para reconstruirlo.

Ya tenemos tecnología para manipular hasta la misma naturaleza. Bombardeamos nubes con yoduro de plata o dióxido de carbono para producir lluvias.

Políticamente nos hicieron creer que algunas naciones del medio oriente y del norte de África vivían un crudo y despiadado invierno. Bombardearon esas nubes musulmanas con manipulaciones, cambiaron la estación y propiciaron la primavera árabe. En la naturaleza, después de la primavera llega el verano. Lo mismo sucedió en esta ocasión. Se fue la primavera en esos países y llegó el caluroso verano, desgraciadamente tan caliente, que parece el mismísimo infierno.

Cuatro millones de refugiados han salido de ese averno. Los que crearon esa situación, hipócritamente dicen ahora que pueden aceptar en sus territorios ciertas cantidades de esos desterrados.

La unión europea, formado por un conglomerado de países donde sus habitantes se están poniendo viejos todos al mismo tiempo, desesperadamente están en la necesidad de renovar su población con sangre joven. Músculos y cerebros mozos, que provean las fuerzas y las ideas que mantenga en moviendo el motor de sus economías, para poder seguir cobrando sus pensiones, pues estas se agotan por la falta de nuevos cotizantes.

Conseguir músculos es fácil, siempre hay una buena cantidad disponible, pero ¿Cómo obtener, además de músculos, cerebros? Estos últimos, regularmente no emigran, pues pertenecen a las clases sociales más altas, las que componen los políticos, la oligarquía, los dueños de los bienes de producción y en consecuencia, no tienen necesidad, como si la tiene la clase obrera no calificada, de abandonar sus países.

Una forma de conseguir estos talentos es, creando un gran conflicto. El mejor conflicto para esos fines es una guerra. Esta no discrimina. Todos, obreros, oligarcas, intelectuales, artistas, pobres, ricos, tienen una meta en común, salvar la vida y la de sus familias.

Una vez llegado al país receptor, regularmente con nada o con muy poco, esas mentes son fáciles de manipular. No tienen opción y pueden ser colocadas donde más se necesite en la cadena de producción de esas naciones. Se abre una excelente cantera de donde seleccionar.

En esta ocasión, ya comenzaron las escogencias. Uno de los primeros países en seleccionar fue España. El refugiado sirio, Osama Abdel-Muhsen Alghada, quien se hizo famoso al ser zancadilleado por la periodista Húngara Petra Laszlo, cuando corría, con su hijo Zeid en brazos, en el campo de refugiados Röszke en Hungría, ya llegó a España, contratado como entrenador de futbol, pues él era el director técnico del equipo de primera división Al-Fotuwa de Siria.

En el futuro cercano, veremos otros países seleccionando sus candidatos. Ahora hay muchos de donde escoger. Esto ya se ha hecho, con muy buenos resultados, en otras oportunidades.

Ojalá que esta vez, no se hayan equivocado de toro.

Otras opiniones de: Carlos McCoy

El costo del populismoRobando con elegancia“Vísteme despacio, que voy de prisa”Curarse en saludCorrupción, el verdadero muroAgro foresta, ¡Cuidado!Interrogatorio (Cuento corto)¡O! DebrechtDonald Trump y la inmigraciónMargarita de TroyaImportando miseriasEl PLD, de lo moral a lo materialHerencia político militarCon la nacionalidad fríaSi hay Dios, ¡Es americano!Deshojando la margaritaNacionalizando el problema haitianoOfensiva diplomáticaLa gota que derramó el vaso haitianoCrisis de las leyesCreatividad en los empleos juveniles.El deporte como motor del desarrolloUna insensata oposiciónLa JCE y Haití CommoditiesSe volteó la tortillaEl Brexit, un alud económico y socialEl Brexit, consecuencias futurasEl derecho a portar armasTigueres con poderesEl INDEX (Instituto del Dominicano en el Exterior)Nuestras tradicionesSuicidios en la clase media americana¿Por qué somos tan pobres?En ultramar, una generación envejece y otra surgeSatisfacciónEl viejo catolicismo como retrancaFrustración y rabia en Nueva York¿Avergonzados de nuestra historia?AxiomaMantenimiento Partidario¡Concho, estamos “jartos”!El patético Servicio Exterior DominicanoLa isla de Santo DomingoBlancos, negros y mulatosMás huacalitos y menos Provincias y MunicipiosLa diáspora, déjà vuLo que Leonel no dijoSignos muy parecidos e iguales de preocupantesTurismo, Agricultura y desarrolloNi el uno ni el otroEste lio lo provocó la Constitución del 2010Fusión y fisión¡Otra vez la iglesia!Competencia deslealEgos¡Acorralamiento!Dictadura. Democracia y corrupciónHaití……Grandes decisionesLiderazgos contaminados en ultramarDe palíndromos, capicúas, carambolas y boomerangsCarretera fronterizaEncrucijada ConstitucionalUtopía taínaMuerto el perro, se acabó la rabiaSi mi abuela tuviera ruedas…Haití, bomba de tiempoSolución al problema haitiano¿CARICOM?¡Cuidado, curva peligrosa!Bosch, la piedrita en el zapatoGrupismo en el PLDDejémonos de paños tibios¡Ayiti Ankó! ¡Haití de nuevo! Lectura de una encuestaOrgullo nacionalCrecimiento inconmensurableLos números en creoleHaití nos aleccionaCocolos y haitianosSino sangre, por lo menos esfuerzos, sudor y lágrimasHub aéreo agropecuarioArcoíris moradoLa bandera¡Bien por Haití!Él no se gobierna16 y 69 palé cuasi perfectoLa renuncia del Embajador Raúl YzaguirrePlaza del técnico¿Y el carisma?El precio del oro y la Barrick GoldObesidad del Estado¿Extemporáneo?Cuatro son muy pocos. ¿Doce, no son suficientes?Ferrocarril Cibao-SurDanilo y la reelección presidencialDesparpajo CongresualRenovarse o morirBingo Chino¡Se rompió la soga electoral!Una pausa… para verCaos en el Metro de Santo DomingoEl Metro y la OMSAPoner a circular el circulanteEchándole más leña al caosTanda extendida, pero de arriba para abajoRumbo al Puerto de origenEl barrilito, el cofrecito, las exoneraciones y otras hecesVuelta al Boschismo, utopía o hipocresía¿Y que nombre les pondremos? Matarile rile rile.El al revés del que salió¡Preñaron a la niña!Daniel y AntonioCero CameralLos Estados Unidos y el Servicio Exterior DomicanoEl Adagio de DaniloLa Barquita, el Ozama, el Isabela y el HainaEsta sociedad va en caída libre hacia el total deterioro moral¡En la china!El gabinetePaís o Nación No todo lo que brilla es oroMirándose en el espejo correctoCopiar y pegarNuestro gabineteEl gobierno de Danilo ya tiene siete mesesNo es como se comienza… El futuro del reformismoHipocondría nacionalUn mejor país, pero para todos ¿De qué te ríes?Se puede correr la roscaVergüenza ajenaDespoliticemos El Metro de Santo DomingoEncrucijada del sistema partidista¡Por favor, dame un chance!Joven, ¡Atrévete! Se parte de la solución El curroTráfico inducido¡Ojo pelao!Genio y figura… Hasta la sepultura Tránsito terrestre, fuente inagotable de recursosNi agradece ni guarda rencor PRD Personas Reburujadas y Desordenadas La pesada carga de DaniloDesesperación, mala consejeraEl Doctor Merengue¿Porqué Danilo y no Leonel?Recordar ¿Es vivir?Dios los cría y ellos se juntanCon los pies sobre la tierraA confesión de partes…¡Por fin, campaña de propuestas!Continuar lo que está bienDanilo y Curitiba Percepción de corrupciónLa clase mediaBendito Plebiscito¡Llegó papá!Enmarañar lo sencillo“Dan Mar”Castrando las aristas de AmableCommodities, la oportunidad del sigloNo bajar la guardia Los viajes de LeonelSúper turismo“El pequeño Haití” espina clavada en el centro de nuestra capital¿Invernaderos? ¡Cuidado!Invadamos a Haití. Expulsémoslos de nuestro paísLos dueños del paísExplosión demográfica, educación, salud y pobrezaChina y Taiwán CarambolaEl narcotráfico y la economíaEl PRD y la reelección de Leonel El bueno, el malo y el feoNi a favor ni en contra, sino todo lo contrarioMi generaciónSin cartuchos ¡Te lo dije!Sainete electoralUnión antillanaHaití, en dos actosEl Metro o la yarda¿Matriarcado?Los gringos ¡A la carga!Tomémosle la palabraHaití, el desastre y su secuela¡Juégatela!El turismo dominicanoOperativos, patronatos, comisiones, etc.El voto negativoAhora o nuncaCorrupción y narcotráficoDeja vu¡Otro pedazo de papel!
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados