Domingo 25 de Junio del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


José Carvajal

Haití y una novela de Matos Moquete (2)

Toda obra literaria se convierte en documento irrebatible de su época, y lo es gracias a la factura de la imaginación, pues nadie puede rebatir la manera en que algunos ven el mundo que le rodea; y en el caso del escritor, el recrear ese mundo es registrar con recurso literario lo que haría el fotógrafo con la cámara. Es sin duda lo que ha pretendido hacer el dominicano Manuel Matos Moquete con su novela “La avalancha”, que se desarrolla en un gueto haitiano de Santo Domingo.

En toda historia narrada hay dos tipos de registros: el científico y el empírico. Y entre el uno y el otro se encuentra el discurso literario que se nutre lo mismo de la verdad que de la especulación y la mentira. Por eso no hay que tomarse en serio lo que dice una novela, aunque tampoco podemos descartar lo narrado como composición camuflada o preocupación legítima del autor y su circunstancia.

De la circunstancia quiero anotar palabras del filósofo español Fernando Savater, en un breve ensayo sobre José Ortega y Gasset: “La circunstancia es la historia, la circunstancia es la gente que le rodea, la circunstancia son las ideas y hay que salvar esa circunstancia; mi yo no basta; aunque yo me retire a mi torre de marfil, no basta con que yo logre de alguna manera alcanzar cierta perfección personal si no he logrado levantar y salvar la circunstancia que me rodea, es decir, el país, la época”.

En ese sentido debemos reconocer que una novela como “La avalancha” permite varias lecturas, no lecturas repetidas, sino estadios de lecturas. Una lectura sería la del aspecto sociológico, otra lo histórico, otra lo literario; esta última tiene que ver con la construcción de una obra que nos entrega un mundo aparentemente imaginario en el que el lector conocerá gente, costumbres, lugares, la manera de pensar de una colectividad, y hasta la forma de respirar de un pueblo.


Haitianos en barrio Pequeño Haití.
En el caso de “La avalancha” de Matos Moquete la lectura de lo sociológico se impone a las demás porque lejos de ser un cronista de la realidad sin invención alguna, el que narra es un escribidor que pretende registrar lo que parece ser la vida cotidiana del barrio Pequeño Haití, en Santo Domingo. Y quizá por ello no es descabellado afirmar que estas páginas destilan racismo y discriminación a través de personajes que suponemos representan la sociedad dominicana ante el fenómeno de la inmigración de ciudadanos del vecino país con el que comparten la isla La Española.

De hecho, cualquier estudio serio acerca de “La avalancha” debería tomar en cuenta el racismo y la discriminación que se advierten en boca de personajes tanto masculinos como femeninos, y en el discurso mismo del narrador. Voy a citar algunos ejemplos al azar:

«Los haitianos nos llenan de enfermedades infamantes y contagiosas, propagan la delincuencia, la brujería y el atraso…».

«…tantos extranjeros con extrañas costumbres».

«Una avalancha de esos extraños vecinos había invadido el lugar».

«Apártenme de la vista esa negra que afea mi oficina».

«Ese ser extraño de piel oscura reluciente».

«Presentía que con la aparición de los haitianos llegaba una avalancha de gusanos verdes, gruesos y flácidos, que se reventaban en las aceras, penetraban en las casas y llenaban los jardines y los patios».

«No confiaba en alguien que se acostara con una haitiana».

«Cosas extrañas están sucediendo desde la llegada de los haitianos».

«Una limpieza que acabe con tantos negros en las calles. Llevárselo a todos. Meterlos en un camión y lanzarlos más allá del río».

«...cuando el lugar no estaba contaminado de haitianos, nunca hubo atracos y crímenes».
...
«En comedores improvisados los haitianos comían cosas desagradables: hongos, hojas, reptiles, escarabajos, cucarachas, tripas, entresijos, carne de la peor parte y cruda, panza, trozos de mierda».
...
«Lo peor es que muchas personas decentes les alquilan sus casas y se juntan con ellos».

Hasta aquí la muestra de que en "La avalancha" hay registro de racismo y discriminación. Sin embargo, debemos observar que el autor intenta mantener cierta objetividad, un equilibrio entre los personajes que aceptan dicha convivencia («La obra se llamará Torre Petit Haití. Será la torre de la hermandad entre los dos pueblos. Con la ayuda de los haitianos, queremos adecentar el barrio.») y aquellos que se expresan agresiva y despectivamente de los haitianos.

En una próxima entrega hablaré de la estructura literaria de “La avalancha”; de los personajes, de la composición, de espacios temporales, de contradicciones que pueden llamar la atención del lector avezado, y de referencias históricas que en el marco de la ficción pasan inadvertidas o se confunden en el contexto de lo que para mí no es más que un ejercicio de escritura sin consecuencias.

Otras opiniones de: José Carvajal

Paraguay sin pena ni gloriaEl pensamiento literario de RenéLa firma de René del Risco y BermúdezAntología esencial para los tontosRealidad y Premio Nacional de LiteraturaGratereaux, Mieses Burgos y BorgesAntes de Federico Henríquez GratereauxÉtica y Premio Nacional de Literatura 2017Libros RD / Mis recomendaciones 2016Pedro Henríquez Ureña bajo observaciónAntología para escapar del olvidoPoesía amorosa dominicana en el siglo 21Amoroso mundo de la poesía dominicanaUna antología ridícula para el mundoEl pecado literarioLos espacios de Pedro CamiloLiteratura y política dominicana 2016PHU y descuidos de Andrés L. MateoEsteban Torres y las ideasHaití y una novela de Matos Moquete (y 4)Haití y una novela de Matos Moquete (3)Haití y una novela de Matos Moquete (I)El premio de entonces, ya no es lo mismoJuan Bosch, autor de una obra infinitaJuan Bosch, autor de una obra infinitaGabriel García Márquez para dominicanosVirgilio López Azuán no hizo la tarea (3 de 3)Virgilio López Azuán no hizo la tareaLeonardo Nin, en blanco y negroConocimiento de pausa y efectoLiteratura dominicana: nota para extranjerosSergio Ramírez, dentro y fuera de NicaraguaTreinta días fuera de FacebookSiglos de luces sin aplausos ni veniasEl enemigo no soy yoCésar Zapata, más allá de lo virtualCésar Zapata entre la poesía y el cuentoPedro Henríquez Ureña con ribetes de oroUna tarea para el Ministro de CulturaPiedra filosofal de letras dominicanasDe viaje con un "eslabón perdido"Reynaldo Disla, diálogo y apartePoetas de un eslabón perdidoEl éxito ferial de Eugenio FortunatoReflectores para Tomás Castro BurdiezEl legado del mago de MacondoLa minúscula Feria de Santo Domingo2 libras de cuentos de Rafael García RomeroQue suba el telón para VirnaVenias y aplausos para Mateo MorrisonTony Raful y el compromiso con las ideasLunes de la Poesía huele a caprichoEncuentro entre ruinas colonialesMiguel Angel Fornerín y el afán de canonUna libreta llamada FacebookDominicana y los lacayos del PoderDominicana y la cooperativa del PoderChapucería millonaria en CulturaNada haitiano me es ajenoHaití debe guardar corduraDominicana y la estrangulación de salariosLa consecuencia de opinar en mi paísDominicana en una encrucijadaRihanna y la dichosa cucaracha dominicanaCartas de presentación de Miguel ColladoDominicana con el dedo en el gatilloAutores del desprecio y el olvidoSan Francisco de Macorís, otra realidadA salvo del olvido con obras reunidasAutogestión y responsabilidad literariaJosé Mármol, un poeta hereje reivindicadoR. Rodríguez Soriano con pasaporte literarioEl tristemente célebre Anthony WeinerLa inspiración errante aparece en CaliforniaLa marca de María Celeste ArrarásUn seminario: ¡Medios para todo!De paso por Librería Cuesta Adiós temprano al poeta del "esquizo"Carlos Alberto Montaner: Otra vez adiósProeza tuiter: una novela con cuentagotasHágalo rápido, pero primero hágalo bienLa economía portátil de Leonel FernándezUn desalojo anunciadoLa visita de los hombres blancosEnrique Eusebio, para la historiaMás allá de las tumbas, sin espectáculoApuntes para escritores dominicanosSicarios financieros en la islaUn diario para revivir a BorgesEl himno nacional de Miguel de CampsLibro súbito de José AcostaApócrifo de Judas IzcarioteLey de la ilusión en Ministerio de CulturaLos sueldos de León Félix Batista Los números de la Editora NacionalJosefina Báez, ¡Ay ombe!¿Qué tiene de malo?Derrotismo en Ministerio de CulturaEditora Nacional y supervivencia culturalLaboratorios de escritores dominicanosMarianela Medrano, sin máscara de oxígenoClaudio Hanley y la profanación de la muerte Viriato Sención en la eternidadTeodoro Grullón, al servicio de la VidaPanteón de héroes inútiles Un caimán envidiosoGallinero del libro dominicano en Nueva YorkDel best al bad seller: el libroMario Vargas Llosa, un Nobel explosivoGazapo en cuento de Jorge Luis BorgesCrisis de Alianza Dominicana huele a conspiraciónComplot y camisa de fuerza en Washington HeightsLluvia de piedras en Washington HeightsEfecto dominó en Washington HeightsEl conocimiento y las bestias
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados