Sábado 29 de Abril del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


José Carvajal

Haití y una novela de Matos Moquete (I)

Todo lo que se dice popularmente sobre el tema haitiano está en la “La avalancha” del dominicano Manuel Matos Moquete. Es una novela corta publicada en 2006 y que al parecer circula de manera silenciosa como lectura obligada de un curso que imparte el mismo autor en la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD).

Sin embargo, en estos tiempos de exaltación de ideales patrióticos y nacionalistas, de dimes y diretes diplomáticos, y de presunta campaña internacional contra República Dominicana por el supuesto trato que se le da a los migrantes haitianos, debería ser casi una necesidad que esta obra de Matos Moquete salga a conquistar lectores fuera de las aulas universitarias.

En términos generales, por tratar el tema de la presencia haitiana en territorio dominicano, “La avalancha” puede verse como una obra hermana de "El masacre se pasa a pie" (1973) de Freddy Prestol Castillo. Narra la transformación de un distinguido sector de Santo Domingo en un gueto de inmigrantes del país vecino que arrastran hasta ese lugar una forma de vida distinta, a partir de la presencia de un haitiano (Honson Baliat) que llega huyendo de un batey «junto a una banda de forajidos congos».

El escenario es el actual barrio Pequeño Haití (Petit Haiti) donde se encuentra el archiconocido Mercado Modelo, que en voz del narrador se convierte en el eje que atrae a los haitianos que terminan asentándose en el área. «Todos ellos llegaron un día de Haití atraídos por la baratura y desorden del Mercado Modelo en los años de su final decadencia.» (…) «El mercado era el culpable de que se creara el Petit Haití. La sombra de Honson Baliat estaba en el origen. Los haitianos venían por mercancías y terminaron llenándonos de mercancías, mendigos, enfermos, delincuentes y brujerías de las peores calañas satánicas».

Los personajes de esta novela son gentes que viven la transformación de su entorno desde la ficción que en este caso pretende retratar una realidad; gente que no puede detener dicho fenómeno social aunque quisiera. «Una avalancha de esos extraños vecinos había invadido el lugar. Las esquinas, los colmados, los lugares de esparcimiento se veían copados por ellos».

Uno de los personajes que más sufre el cambio etnográfico de su barrio es el joyero Ignacio Paredes, porque nació y creció en Los Hospedajes (luego Pequeño Haití) y heredó el negocio de su padre, quien le enseñó el oficio. «El joyero pasaba los días amargado desde que al abrir la puerta del negocio observaba el panorama de la multitud de haitianos que expedían su mercancía en la misma acera de la joyería.» (…) «En el barrio todo le parecía extraño y desastroso. Sentía que no era el sector donde nació y conoció a Carina.» (…) «La vida nocturna había cambiado. Después de las siete de la noche la población callejera era una calaña infame que hablaba creol».

Pero en la novela “La avalancha” se observa también la convivencia de dominicanos y haitianos; destaca el enredo amoroso de un ingeniero que construye una “torre” (edificio) que al igual que el Mercado Modelo se convierte en causa aparente de la presencia haitiana en el área. «Los haitianos trabajaban y vivían en la torre. El ingeniero le había improvisado un dormitorio hecho de bloc y zinc superpuestos.» (…) «El trabajo en la construcción era como un todo incluido. Se trabajaba y se dormía en el mismo lugar. Se les pagaba y se les daba la comida y dormitorio. Todos estaban circunscritos a ese ámbito con salidas controladas los sábados después del mediodía y los domingos».

Y así, entre los empleados de la oficina de La Constructora encontramos «una haitiana recién llegada que decía haber sido estudiante de arquitectura en su país». Se llama Irena Bienaimeé y es la mujer con quien se involucra el ingeniero dueño de la empresa.

La trama de “La avalancha” es relativamente sencilla: un capitán de nombre Pierrié que vivió los años de su niñez en el sector regresa al lugar a realizar indagatorias en calidad de jefe del Departamento de Crímenes y Delitos de la Policía. Investiga las acciones de la organización criminal La Mano Negra, «cuyo reivindicado inspirador era nada menos que el legendario Honson Baliat».

Del trabajo de Pierrié se desprende el resto de lo que para algunos sería un registro sociológico de primera mano que el mismo Matos Moquete califica de «leyenda negra sobre el Pequeño Haití, pregonada en la Esquina de M’a Guiselle», para luego caer en el juego de asegurar que en esa historia que despierta la curiosidad «nada es inventado, nada es real».

El problema es que aunque el péndulo de "La avalancha" se balancea entre verdad o mentira, la forma como está narrada la novela y el escenario real en el que se desarrolla la trama sugieren una veracidad de documento irrebatible. Pero de eso hablaré en una próxima entrega.

Otras opiniones de: José Carvajal

El pensamiento literario de RenéLa firma de René del Risco y BermúdezAntología esencial para los tontosRealidad y Premio Nacional de LiteraturaGratereaux, Mieses Burgos y BorgesAntes de Federico Henríquez GratereauxÉtica y Premio Nacional de Literatura 2017Libros RD / Mis recomendaciones 2016Pedro Henríquez Ureña bajo observaciónAntología para escapar del olvidoPoesía amorosa dominicana en el siglo 21Amoroso mundo de la poesía dominicanaUna antología ridícula para el mundoEl pecado literarioLos espacios de Pedro CamiloLiteratura y política dominicana 2016PHU y descuidos de Andrés L. MateoEsteban Torres y las ideasHaití y una novela de Matos Moquete (y 4)Haití y una novela de Matos Moquete (3)Haití y una novela de Matos Moquete (2)El premio de entonces, ya no es lo mismoJuan Bosch, autor de una obra infinitaJuan Bosch, autor de una obra infinitaGabriel García Márquez para dominicanosVirgilio López Azuán no hizo la tarea (3 de 3)Virgilio López Azuán no hizo la tareaLeonardo Nin, en blanco y negroConocimiento de pausa y efectoLiteratura dominicana: nota para extranjerosSergio Ramírez, dentro y fuera de NicaraguaTreinta días fuera de FacebookSiglos de luces sin aplausos ni veniasEl enemigo no soy yoCésar Zapata, más allá de lo virtualCésar Zapata entre la poesía y el cuentoPedro Henríquez Ureña con ribetes de oroUna tarea para el Ministro de CulturaPiedra filosofal de letras dominicanasDe viaje con un "eslabón perdido"Reynaldo Disla, diálogo y apartePoetas de un eslabón perdidoEl éxito ferial de Eugenio FortunatoReflectores para Tomás Castro BurdiezEl legado del mago de MacondoLa minúscula Feria de Santo Domingo2 libras de cuentos de Rafael García RomeroQue suba el telón para VirnaVenias y aplausos para Mateo MorrisonTony Raful y el compromiso con las ideasLunes de la Poesía huele a caprichoEncuentro entre ruinas colonialesMiguel Angel Fornerín y el afán de canonUna libreta llamada FacebookDominicana y los lacayos del PoderDominicana y la cooperativa del PoderChapucería millonaria en CulturaNada haitiano me es ajenoHaití debe guardar corduraDominicana y la estrangulación de salariosLa consecuencia de opinar en mi paísDominicana en una encrucijadaRihanna y la dichosa cucaracha dominicanaCartas de presentación de Miguel ColladoDominicana con el dedo en el gatilloAutores del desprecio y el olvidoSan Francisco de Macorís, otra realidadA salvo del olvido con obras reunidasAutogestión y responsabilidad literariaJosé Mármol, un poeta hereje reivindicadoR. Rodríguez Soriano con pasaporte literarioEl tristemente célebre Anthony WeinerLa inspiración errante aparece en CaliforniaLa marca de María Celeste ArrarásUn seminario: ¡Medios para todo!De paso por Librería Cuesta Adiós temprano al poeta del "esquizo"Carlos Alberto Montaner: Otra vez adiósProeza tuiter: una novela con cuentagotasHágalo rápido, pero primero hágalo bienLa economía portátil de Leonel FernándezUn desalojo anunciadoLa visita de los hombres blancosEnrique Eusebio, para la historiaMás allá de las tumbas, sin espectáculoApuntes para escritores dominicanosSicarios financieros en la islaUn diario para revivir a BorgesEl himno nacional de Miguel de CampsLibro súbito de José AcostaApócrifo de Judas IzcarioteLey de la ilusión en Ministerio de CulturaLos sueldos de León Félix Batista Los números de la Editora NacionalJosefina Báez, ¡Ay ombe!¿Qué tiene de malo?Derrotismo en Ministerio de CulturaEditora Nacional y supervivencia culturalLaboratorios de escritores dominicanosMarianela Medrano, sin máscara de oxígenoClaudio Hanley y la profanación de la muerte Viriato Sención en la eternidadTeodoro Grullón, al servicio de la VidaPanteón de héroes inútiles Un caimán envidiosoGallinero del libro dominicano en Nueva YorkDel best al bad seller: el libroMario Vargas Llosa, un Nobel explosivoGazapo en cuento de Jorge Luis BorgesCrisis de Alianza Dominicana huele a conspiraciónComplot y camisa de fuerza en Washington HeightsLluvia de piedras en Washington HeightsEfecto dominó en Washington HeightsEl conocimiento y las bestias
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados