Viernes 24 de Marzo del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


Cándida Figuereo

El desastre de Haití visto por la OEA

No se puede defender un derecho humano mancillando otro como se pretende hacer con la República Dominicana ante el alarido de un vecindario de 27,750 km² atestado por cerca de 10 millones de habitantes que están conscientes de que es un mentís su lema de libertad, igualdad y fraternidad.

El desastre de Haití visto por la OEA es una de las pruebas más fehacientes del infierno que arropa a los más depauperados de esa zona que necesita con urgencia aferrarse a lo divino y trabajar unidos por un mejor norte sin salir de su terruño.

La Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH) de la Organización de Estados Americanos (OEA) conoce al dedillo lo que ocurre allí y quedó anonadada tras una visita de observación en el terreno hace siete años y siete meses, momento en que gobernaba una de las probables figuras más señera en la zona, René García Préval.

La CIDH, en su conclusión y recomendación marcada con OEA/Ser.L/V/II.131
doc. 36.2 Marzo 2008, refiere que “las instituciones estatales casi no son capaces de llevar a cabo sus funciones de manera adecuada, la corrupción es abundante, e incluso, las instituciones haitianas son en gran parte incapaces de proveer servicios básicos para la población en las áreas de salud, educación y bienestar social”.

Subraya que “Es importante destacar que estos esfuerzos tendrán más posibilidad de éxito si hay una mayor cooperación entre el gobierno haitiano y la comunidad internacional y mayores recursos por parte de donantes internacionales”.

Otra observación de la CIDH fue su preocupación “por el agudo deterioro de la seguridad pública, debido a la violencia existente en muchos lugares por la presencia de pandillas armadas y la falta de control efectivo en ciertos sectores de Puerto Príncipe y en las provincias. En años recientes se han reportado cientos de víctimas de secuestros, violaciones, homicidios, palizas y destrucción masiva de la propiedad, lo cual ha producido un número récord de pérdidas civiles en el año 2005 y, un aumento aún mayor en la criminalidad violenta registrada en el año 2006”.

La Comisión no pasa por alto que la discriminación y la violencia contra las mujeres es una prioridad y la garantía de una respuesta judicial efectiva, pero no escapa al conocimiento de la CIDH al momento de rendir este informe que “algunas soluciones a este problema todavía existen sólo en papel y no han sido puestas en práctica”.

Sobre lo anterior subraya que la mayoría de las denuncias recibidas por las autoridades haitianas son investigadas, juzgadas y sancionadas por el sistema de administración de justicia sólo en pocas ocasiones.

Esa es la canana que le quieren echar a la República Dominicana, una situación de antaño que no logran resolver por el desorden imperante. En la zona haitiana abundan las “organizaciones de ayuda” y todo sigue igual o peor, lo que evidencia que el desastre de Haití visto por la OEA no es ni deber ser una carga dominicana. Apunten para otro porque la solidaridad ya se sobrepasa con los indocumentados.

Periodista. Reside en Santo Domingo

Otras opiniones de: Cándida Figuereo

No robarás Dejen que trabajeLeyes, ¿para qué?Ayuda urgente para CamiloQuejas y reclamacionesEl aborto por violación debe incluirse en el Código PenalObama no es un show. No, es real en humildadA Obama lo van a echar de menosPouerié Cordero, un batallador del periodismoArriba la autoestimaPara no olvidar al Cardenal López Rodríguez.“A pisar el acelerador”Cuidar a los menoresPara ti, PadreNegatividad versus positividadConfesión de amorSí se puedeLa buena voluntadSanearObama-manía sin límitesLoor a Fefita la Grande Los sobrinosUn traje a la medidaAhora fue a LaikoMás que mil palabrasPulsacionesEsperanzado y “quillao”La buena feEscribir es fácilEl derecho del consumidorSalvajismoEl país que tú quieresEl más codiciado El suplicio de SuppliceLos ojos de la OEAEjercita el amorAmarás al prójimo como a ti mismoComo chivos sin leyLa inversión en la pazLa envidia corroe¿Soluciones solidarias?El arte de la prudenciaImprudencia en cuatro ruedasSe pasa de la rayaPeriodistas de “lujo”La humanizaciónZape gatoFefita, no rueguesEl olor de la pobreza Si se acalla la vozSi el norte fuera el surEstado, gobierno y gobiernitosEl silencio de los buenosSe pasó de la rayaLa avaricia rompe el sacoEvolución positivaMartínez logra ponchar BBWAARicos pobres, pobres ricosEl reto para el 2015El bono que hace feliz¡Ay Francisco!¡Ingratos!¿Este es tu país?Lamentaciones numéricasLa humildad51 kilómetros para llegar al paraísoAgricultores a ciegasRepública Dominicana es una maravillaPinta de ladrónLa mejor de las batallasLa educación y DavidLa vida es importante, ámalaPresidente, por favor, resuélvaloConfianza en DaniloOtra vez seráMartelly, sigues bailandoLa agenda de RD no es la de HaitíLa RD tiene “10 millones de médicos”La mejor madreNo actuar como "chivo sin ley"Libertad y libertinajeBoom laboral para discapacitadosMerecido galardón a la UASDComo dice ObamaNi más ni menosMás que vencedoresGregorio: Un trabajador excepcionalAtender sus cartones Ausencia de equidadHijos del dinero, hijos del amorEl triunfo ajenoEl respeto se fue de paseoAdolescencia exitosa de SeNaSaDespués de la tempestad viene la calmaSi es por honestidadCatarsis navideñaNarciso: Listo para servirMandela no tiene sustitutoHombres sin límitesNuevos trinitariosCuando un colega se vaDuarte solo necesita que lo imitenPrimero, después y siempre nosotrosPositivo 100%Mi guardia y/o policía favoritoUn pueblo bueno¿De quién es este país? Tras la oveja perdidaLa guerra y la pazClub de pesarosos y positivosLa niña de miel Hombres de mucha feEl valor del usuarioNecesito amorHombres diferentes El precio de la honestidadFrancisco y los GoliatEl Célebre FranciscoSolidaridad luctuosaCerca de DiosUn patriota en el hoyoAl maestro con cariñoEl poder abusivoLa solidaridadQue nadie piense por ti El "jumo" de RDSeñor, un franqueadorFirmaba marcando una cruzTras las rejasSe predica con el ejemploDeshumanización en crisisEl miedoDeshumanización en crisisErrores que matanPapá Dios es un tíguereSeguridad para todosAgresión calladaSeñales de humo El oro de Sánchez unió la poblaciónLa última llamada a José Miguel Montero
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados