Sábado 27 de Mayo del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


Nelson Encarnacion

VISION GLOBAL Como madre Teresa: dando hasta que duela

El Gobierno dominicano está gastando más de mil millones de pesos en la ejecución del Plan Nacional de Regularización de Extranjeros, cuyo mayor impacto lo representan los indocumentados haitianos.

Y la mayor gravitación de ese gasto ha recaído en el presupuesto del Ministerio de Interior y Policía, muchos de cuyos programas han tenido que ser disminuidos para atender la regularización de una masa poblacional que no lo agradecerá, ni individual ni colectivamente. Mucho menos como país.

Es seguro que nadie en Interior y Policía admitirá--quizá hasta lo nieguen--, que como consecuencia de dicho Plan, ese organismo ha tenido que suspender, o reducir al mínimo, una serie de iniciativas de considerable repercusión en barrios de la capital y de otras ciudades de la República.

Muchos de esos programas tienen una relevancia significativa en la lucha contra la delincuencia, ya que inciden en la formación social de jóvenes mediante su involucramiento en acciones que contribuyen a sacarlos de las calles y alejarlos de los vicios.

Estas acciones forman parte de la verdadera responsabilidad del Gobierno nacional, no así sacarle las castañas del fuego a una comunidad internacional que asumió con Haití un compromiso de asistencia humanitaria que luego tiró a la basura.

La República Dominicana es el único país del planeta que se embarca en la normalización del estatus migratorio de miles de indocumentados y lo hace sin cobrar un peso a esos extranjeros.

Uno de los ejemplos más cercanos lo tenemos en los Estados Unidos, donde se estima que, en caso de aprobarse una reforma inmigratoria, cada candidato a la regularización tendría que desembolsar varios miles de dólares.

En la anterior amnistía de 1985 mediante la ley conocida como Simpson-Rodino, los beneficiarios tuvieron que costear la legalización, y en otros muchos países, tanto europeos como latinoamericanos, donde se ha llevado a cabo regularizaciones masivas, los sujetos de su aplicación han tenido que costear el proceso.

Pero el Gobierno dominicano, en aras de quitarle municiones a la dichosa comunidad internacional, prefirió sufragar el proceso, y lo ha hecho afectando las precarias finanzas de instituciones estatales como ya señalé, mientras las autoridades haitianas "se echan fresco" en Puerto Príncipe, al acecho--como fieras en las noches--, de cualquier incidente para venirse sobre nosotros, no de frente, pues es una colectividad ladina, sino a través de asociados.

La condescendencia de la administración dominicana ha alcanzado matices de sacrificio; y lo ha hecho para evitar proporcionar pretextos para que nos ataquen, algo que, de todos modos, será inevitable a menos de que se acceda a las pretensiones de que prorrogue el plazo de vigencia del Plan de Regularización, cuyo vencimiento, se supone, ocurrirá el 17 de este mes.

Disponer de más de mil millones de pesos de las escasas finanzas del Estado dominicano, equivale a "quitarse la comida de la boca" para dársela a otro, conforme reza el refrán popular.

A la madre Teresa de Calcuta se le atribuye la recomendación de "dar hasta que duela", una forma de alentar a que se dé hasta lo último que se tiene.

En las Sagradas Escrituras se recoge el pasaje de una pobre viuda que asistió a una de las actividades en las cuales Jesús solía recibir donaciones para su ministerio en la Tierra. Ella extrajo de algún lugar una monedita que guardaba como un tesoro, la cual obsequió al Señor.

Se cuenta que ese día Jesús recibió donaciones abundantes de los ricos comerciantes de la ciudad, pero el Maestro, al dar las gracias por la generosidad de la gente, concentró su sermón en lo que había aportado la viuda.

"Pero Maestro, nosotros te hicimos abundantes donaciones y ni siquiera nos mencionas, y diriges tus palabras hacia la viuda que solo te donó una simple moneda", protestaron ellos.

Jesús les dijo: "Ella ha dado más que ustedes, pues dio todo lo que tenía", acallando las protestas de los ricos, quienes terminaron por entender el mensaje.

En conclusión: Tanto lo dicho por madre Teresa como el pasaje de la viuda vienen al dedillo a la situación del Gobierno y del país con la decisión de llevar a cabo la regularización a todo costo.

De la recomendación caritativa de Teresa de Calcuta podemos decir que estamos dando hasta que nos duele, y del pasaje de la viuda de Canaán estamos al punto de dar a los haitianos "todo lo que tenemos".

Y está ocurriendo de eso modo porque el presidente Danilo Medina ha preferido el sacrificio económico del Estado para poner de relieve el interés de la República Dominicana de enfrentar un drama humano que no es nuestro, sino que es producto de situaciones que a nosotros también nos generan un gravísimo percance.

nelsonencar@gmail.com

Otras opiniones de: Nelson Encarnacion

VISIÓN GLOBAL Venezuela: diálogo, guerra civil e intervenciónVISION GLOBAL Sistema democrático y partidos políticosVISIÓN GLOBAL Disyuntiva a la hora de creer en DiosVISIÓN GLOBAL El conflicto en Duquesa y la salud ciudadanaVISIÓN GLOBAL La OEA como "ministerio de colonias"VISIÓN GLOBAL Inmigración y consulados en EE UU VISIÓN GLOBAL Felucho Jiménez y el nuevo paradigma de la comunicaciónVISIÓN GLOBAL Regreso presidencial en América LatinaVISION GLOBAL Aduanas ataca contrabando de armasVISIÓN GLOBAL El hospital Central de las Fuerzas ArmadasVISION GLOBAL La JCE apunta a permanente divisiónVisión Global Danilo en CelacVISION GLOBAL Donald Trump es un atrasoVISION GLOBAL USAID financia marcha del domingoVISION GLOBAL Caso OdebrechtVISIÓN GLOBAL 2017 inciertoVISION GLOBAL ¿Democracia?VISIÓN GLOBAL Liga MunicipalVISION GLOBAL Mi comandanteVISION GLOBAL Ley de tránsitoVISIÓN GLOBAL Lecciones y eleccionesVISIÓN GLOBAL Resonante fiascoVISIÓN GLOBAL ¿Libre comercio?VISIÓN GLOBAL InseguridadVISION GLOBAL Una mujer a la JCEVISION GLOBAL Aliados de DaniloVISION GLOBAL Lotería NacionalVISIÓN GLOBAL Leche de dudosa calidadVISIÓN GLOBAL Fondos de pensionesVISION GLOBAL Dilema de Danilo con BrasilVISIÓN GLOBAL Alberto HolguínVISION GLOBAL La voracidadVISION GLOBAL El nuevo retoVISIÓN GLOBAL El PLD y la JuntaVISION GLOBAL Hatuey De CampsVISIÓN GLOBAL El outsiderVISION GLOBAL Alerta yihadistaVISIÓN GLOBAL Leonel y la crisisVISIÓN GLOBAL ¿Cambio de horario?VISION GLOBAL Conflicto de choferesVISION GLOBAL Vigilar cuadrasVISION GLOBAL De Keiko a AbinaderVISION GLOBAL La mediocridadVISIÓN GLOBAL El inefable Luis AlmagroVISIÓN GLOBAL Abinader y la prensaVISIÓN GLOBAL Fidel y ObamaVISIÓN GLOBAL Voto preferencialVISIÓN GLOBAL Santiago es SantiagoVISION GLOBAL PRM sin estrategiaVISION GLOBAL Publicidad estatalVISIÓN GLOBAL Vargas LlosaVISIÓN GLOBAL Hamlet y AMETVISIÓN GLOBAL Candidatura SDEVISIÓN GLOBAL Reír sin saber porquéVISION GLOBAL El vacilón reformistaVISIÓN GLOBAL Cuidado con la alianza PLD-PRDVISIÓN GLOBAL Realidad de la veda haitianaVISIÓN GLOBAL Perspectiva ominosaVISION GLOBAL Libertad de tránsitoVISION GLOBAL La bofetada de los refugiadosReconocimiento eterno al TCVISION GLOBAL Obama y las repatriacionesPelear con estrategias ajenasVISION GLOBAL ¿Miguel a vicepresidente o senador DN?VISION GLOBAL Una conspiración contra MiguelVISION GLOBAL La clave del problema en el PLDVISION GLOBAL Una señal del PRD y el PRMVISION GLOBAL Las inconsistencias de Barack ObamaVISION GLOBAL Leonel ante innobleza de HipólitoVISION GLOBAL El extraño limbo de QuirinoVISION GLOBAL Leonel y “el nuevo trato"VISION GLOBAL PRM en el laberinto de AbinaderVISION GLOBAL La titulación de tierrasVISION GLOBAL El boom de la mentiraVISION GLOBAL Domínguez Vs BautistaVISION GLOBAL Carlos Morales TroncosoVISION GLOBAL: Encuestas y reaccionesVISION GLOBAL La lucha por el PoderVISION GLOBAL Estilos de Danilo y de LeonelVISION GLOBAL: Dos años de DaniloVISION GLOBAL: Equilibrio en el CongresoVISION GLOBAL Danilo, Leonel y la transiciónVISION GLOBAL No pateen a Leonel FernándezVISION GLOBAL: Más que poner las dos mejillasVISION GLOBAL: 1937 y el chantaje haitianoVISION GLOBAL: Conspiración contra el SenasaVISION GLOBAL: Voto preferencialVISION GLOBAL ¿Mediatizando la soberanía?VISION GLOBAL: El Presidente y las partiturasVisión Global: Haití y el silencio de los partidosVisión Global: Campaña extemporáneaVisión Global: Medir con la misma varaVisión Global: Sacar la cara por el paísVisión Global Perdidos frente a HaitíHaití nos divideVISIÓN GLOBAL Esteroides e hipocresía gringaVISION GLOBAL Mandela, ¡El Grande!VISION GLOBAL: PN y la atención selectivaVISION GLOBAL Trabas para la formalizaciónVISION GLOBAL Alan Greenspan y H. ValdezVISION GLOBAL: Justicia “tuitera”Visión Global: el PRDVISION GLOBAL El presupuesto de la JCE VISION GLOBAL Leonel y “el efecto Gortari” (1 de 2)La muerte de una mascotaLa hermenéutica de las pensiones La foto del PresidenteHipólito y la zorra sumeriaDanilo y la seguridad ciudadana Los salarios en el Estado VISION GLOBAL Los dos HipólitoVISION GLOBAL La deuda de Hipólito VISION GLOBAL Los aliados del PLD VISION GLOBAL La boina que desquició al PPHVISION GLOBAL Con encuestas no se gana...VISION GLOBAL Hipólito y la campaña sucia VISION GLOBAL Ito Bisonó: vice de HipólitoVISION GLOBAL La carretera Cibao-SurVISION GLOBAL Morales debe aclararVISION GLOBAL Interpretaciones sobre el carismaVISION GLOBAL ¿A que se debe tanta histeria? VISION GLOBAL La gente sí quiere propuestasVISION GLOBAL Después no se quejenVISION GLOBAL Hipólito carece de pudorVISION GLOBAL Frente al pánico, el allanteVISION GLOBAL Una encuesta financieraHipólito y la superposición de la personalidad VISION GLOBAL; La comunicación del gobiernoLos esfuerzos para ganarAnálisis incorrecto¡Bien por Hipólito! Elecciones 2000: media verdad¿Miguel, Hipólito o Danilo?Enfrentar la corrupciónVisión Global: Milton Ray GuevaraVisión Global: Milton Ray GuevaraVisión Global
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados