Domingo 28 de Mayo del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


Luis R. Decamps R.

Lo que nos queda: El balaguerismo

En el último decenio del siglo XX el mapa de la política dominicana, más como secuela de la dinámica interior de nuestra sociedad que como resultado del ascenso del neoliberalismo preconizado por el “Consenso de Washington” y de la caída del muro de Berlín (1989), quedó virtualmente configurado con cinco corrientes fundamentales de conceptualización y militancia: el balaguerismo (luciendo una careta demócrata cristiana), el boschismo (marxista no leninista), el peñagomismo (socialdemócrata doctrinario), el jacobismo (socialdemócrata pragmático) y el marxismo-leninismo (comunista atomizado).

(El socialcristianismo verdadero había desaparecido de la vida pública nacional. Nacido en 1961 como una opción centrista de acento antitrujillista y agrarista, estuvo integrado por profesionales, jóvenes y trabajadores de la ciudad y el campo. Entre 1963 y 1976 padecería pugnas internas de las cuales brotaron diversos grupos: por ejemplo, una radicalización hacia la derecha daría origen al PDC y una a la izquierda tomaría el nombre de CORECATO, mientras que una tendencia colaboracionista-balaguerista se denominaría MAS. La fusión en 1984 de los reductos del viejo socialcristianismo con el Partido Reformista originaría al actual PRSC).

Tales vertientes de conceptualización y militancia, en realidad, devenían verdaderas ideologías políticas nacionales, independientemente de si exhibían o no determinadas raíces teóricas extranjeras o de si habían alcanzado o no plena elaboración, y aunque varias de ellas tenían orígenes comunes o puntos identificables de engarce, representaban visiones sustancialmente distintas sobre el presente y el futuro del país, y por consiguiente comportaban proyectos de nación claramente diferenciados entre ellos.

(Acaso convenga insistir, a fin de adelantarse a porfías inútiles, en que se está hablando de ideologías, no de doctrinas, y no sólo porque la confusión es habitual al enfocar estos temas desde que se hicieron públicas las formulaciones de Francis Fukuyama sobre el ocaso de los paradigmas del pensamiento político de los últimos tres siglos -“El fin de la historia y el último hombre”, 1992-, sino también porque, debido a eso mismo, todavía hay gente que responde con una torcedura de boca o una “cortada de ojo” cuando escucha hablar de ellos... La insistencia es válida: podrán estar agonizando o muertas las doctrinas políticas, pero no las ideologías).

El balaguerismo, como el autor ha sostenido en otro lugar, es una ideología política de corte conservador -sus apuestas reformadoras se dirigen a mantener y mejorar el estado de cosas, no a cambiarlo- que, debido a que tuvo en el trujillismo su principal savia nutricia pero hubo de actuar dentro de una constitucionalidad formalmente democrática, se quedó en un punto medio entre el autocratismo y el liberalismo, y sujetó su vida sobre todo a una relación parasitaria con el Estado que le permitió remozarse y relanzarse continuamente gracias al incremento de la desigualdad y la incultura en la sociedad dominicana. En su mejor momento el balaguerismo fue una ideología de derecha que, oscilando entre la demagogia clientelista y el desarrollismo clásico, apuntaba hacia una sociedad basada en cierto capitalismo de Estado de anatomía semiautoritaria y anticomunista.

(El doctor Joaquín Balaguer -helenista de corazón y pragmático de conducta política- en realidad fue más discípulo de Adriano y Azorín que de Maquiavelo y Fouché, y si es cierto que escribió algunas de las más notables páginas de nuestra literatura histórica -como biógrafo de grandes dominicanos y cronista del laborantismo social, cultural o partidarista-, su fuerte residió en la retórica y no en el análisis: no sólo fue un orador de caudalosos recursos sino que sus producciones intelectuales, con un par de excepciones, parecen grandes discursos -memorables piezas de retórica culta o preciosista- y no obras de ponderación o análisis).

El boschismo, en tanto corriente de ideología política, tuvo varias etapas (de origen básicamente populista -originalmente tuvo coincidencias con el aprismo y la llamada “izquierda democrática”-, en un momento dado se avecinó a la socialdemocracia, y más adelante tomó el derrotero marxista “no leninista”), pero en esencia fue de carácter revolucionario, pues apostaba por cambios radicales en el “establecimiento” que implicaran su radical transformación o su reemplazo. En su época de esplendor el boschismo fue una ideología de izquierda que, partiendo de una plataforma casi únicamente intelectual, procuraba un tipo de sociedad edificada a partir de un Estado de ángulo socialista clásico beligerantemente anticapitalista.

(El profesor Juan Bosch -un polígrafo con fibra de artista y de filósofo estoico- originalmente fue devoto de la ética reformadora y laica de Hostos y Martí, pero luego vivió, pensó y escribió dentro de los diversos territorios ideológicos del socialismo, actuando en política nacional como un moralista intransigente y, a partir de una interpretación crítica de nuestra historia, como un abanderado de las causas antioligárquicas. Sus fuertes fueron la palabra sencilla y el análisis pormenorizado, y por eso sus grandes discursos y sus insuperables textos ensayísticos parecen exposiciones profesorales. No era dueño de una oratoria tan impactante como la de Balaguer, de la misma manera que éste carecía del rigor analítico de aquel).

El peñagomismo, fue una ideología que, acunada en las entrañas del boschismo, a la larga supuso una ruptura con buena parte de sus raíces a partir de un discurso más aguerrido pero menos riguroso, una interpretación más radical de la coyuntura política y, aunque resulte paradójico, una contracción de su acento doctrinario y de sus apuestas transformadoras: pretendió combinar la herencia patriótica, renovadora y latinoamericanista del Partido Azul del siglo XIX con la visión revisionista y moderada de la socialdemocracia internacional. El peñagomismo fue una ideología de centro izquierda que, teniendo siempre como retaguardia instintiva a los pobres de las grandes zonas urbanas, postulaba la edificación de una sociedad y un Estado de “tercera vía” (nacionalismo, socialismo y democracia) progresista.

(El doctor José Francisco Peña Gómez fue sobre todo un extraordinario conductor de masas, independientemente de que era dueño de una gran cultura y exhibía dotes intelectuales de considerables vuelos, y pese a que son de su autoría varias interesantes tesis político-ideológicas -nacionalismo revolucionario, revolución democrática y nacionalista, socialismo democrático latinoamericanista, etcétera- su mayor experticia residía en el análisis de coyuntura y la formulación de tácticas. Era un formidable orador, pero sus mejores discursos -coyunturales o ideológicos- no se debieron a la improvisación sino a la pluma).

El jacobismo, como corriente ideológica, fue el resultado de una doble ruptura en dirección a la derecha (primero con el boschismo y, luego, con el peñagomismo), y sus características fueron un alejamiento de las doctrinas (y, por lo tanto, del laborantismo filosófico) y un acercamiento al pragmatismo (a través del lenguaje directo y de planteamientos que privilegiaban lo “actual”) para tratar de convertirse, en un época de predominio político del PRD (y de ascenso de las aspiraciones presidenciales de Peña Gómez), en una opción moderada dentro de éste. El jacobismo fue una ideología de centro derecha que, siendo medularmente representativa de la alta y la mediana clase media con inquietudes sociales pero adversa al doctrinarismo, supuso el primer intento en firme de heredar las fuerzas sociales del balaguerismo, paradójicamente hecho desde el perredeísmo.

(El licenciado Jacobo Majluta ante todo fue un político práctico, sin grandes referencias filosóficas ni inclinaciones a la teorización intelectual, que siempre estuvo inclinado al enfoque utilitario y sin circunloquios de la problemática de la sociedad y el Estado. En su época era el líder partidarista que exhibía mayores conocimientos y mejor comprensión de los fenómenos de la economía, aunque una parte de sus concepciones en algún momento generaron contestaciones y polémicas. No era un intelectual, tampoco carecía de cultura general, y sin ser una gran orador, tenía buen manejo de la palabra, si bien su fuerte residía en el contacto individual con la gente y el verbo sencillo y directo. De las grandes figuras de la política nacional de la segundad mitad del siglo XX, era la más agradable y calurosa en el trato personal).

El marxismo-leninismo entró a la República Dominicana en la segunda década del siglo XX a través de los escritos de Adalberto Chapuseaux, y aunque alcanzó algún nivel de elaboración conceptual y organización en los años cuarenta con la Juventud Democrática y ciertos pequeños círculos socialistas de intelectuales y obreros, su verdadero “boom” se produjo en el período posterior al descabezamiento de la dictadura de Trujillo. Colocado a la izquierda en el ámbito de la política, nunca pudo erigirse en una opción de masas, no empece que tuvo bastante presencia pública y mediática. Básicamente alimentado de las generaciones juveniles posteriores al trujillismo, el marxismo-leninismo dominicano reflejó las fragmentaciones de sus pares en otras latitudes: prosoviéticos (PSP-PCD), castristas (MRIJ4, CORECATO, CR, etcétera), prochinos (LRIJ4, PACOREDO, BR, etcétera), no alineados (MPD, NR, etcétera) o proalbaneses (PCT).

(El marxismo-leninismo dominicano tuvo, no obstante su escasa incidencia de masas, importantes líderes o figuras políticas e intelectuales: Máximo López Molina, Andrés Ramos Peguero, Manolo Tavárez Justo -cuyo pensamiento al respecto apenas se definía cuando se produjo su muerte en 1963-, Hipólito Rodríguez, Fidelio Despradel, Nelson Moreno Ceballos, Felix Servio y Juan Ducoudray, Pericles Ornes, Narciso y Tony Isa Conde, José Israel Cuello, Maximiliano Gómez, Juan Isidro Jíménes, Luis Montás, Leopoldo Grullón, Rafal Taveras, Moisés Blanco Genao, Jorge Puello, Juan B. Mejía, Onelio Espaillat y muchos más cuyos nombres llenarían varias páginas).

En este segundo decenio del siglo XXI, a contraluz de las realidades sobrevenidas al calor de la llamada “era posideológica” (individualismo, pragmatismo, globalización, cultura “light”, “yuppismo”, información digital y, en general, preeminencia de las urgencias de la materialidad y la sensualidad sobre la idealidad, la ética y la espiritualidad), esas corrientes del pensamiento político dominicano -recientes, a pesar de todo- ya parecen meros arrestos militantes de unas generaciones comprometidas con valores incomprensibles, lejanos rumores de una época superada que estuvo dominada por la pasión y el idealismo, vestigios de una civilización política del pasado remoto.

Y algo más: de todas esas antiguas tendencias de la ideología nacional, la única que aparenta haber saltado de verdad las barreras del tiempo, la que tiene presencia abrumadora en el “sentir” del dominicano de hoy, la que luce más enseñoreada en la política de nuestros tiempos, la que ha logrado mayor penetración en el liderazgo y el partidarismo actuales, es el balaguerismo: ¡justamente la menos elaborada conceptualmente, la de vulgaridad y pancismo sin ambages, la que no estaba verdaderamente inclinada a la promoción de los cambios sociales, la preferida de las élites oligárquicas del país y, en fin, la que nunca representó el futuro sino un presente gris que lindaba con el pasado más oscuro!

La verdad, pues, sea dicha: aunque a muchos nos cause rabia, pena o simple urticaria en el alma, más allá de los partidos y los líderes de la actualidad, el balaguerismo es lo que nos queda de todo aquello que tanto porfiamos o militamos desde el punto de vista ideológico... La cosecha puede ser amarga, pero es el resultado lógico de nuestras siembras de la víspera.

(*) El autor es abogado y profesor universitario.
lrdecampsr@hotmail.com


Otras opiniones de: Luis R. Decamps R.

Mis hijos y el "principio de la infracción solidaria"Percepción, política práctica e intelectualidad Joao, la bella Monica y otras "monerías" del gobiernoHumanismo, pos modernidad y valores Leonel: !Arrinconado por el gobierno!El gobierno versus Leonel: El blanco real de Felucho Odebrecht y la lucha interna en el PLD y el PRMEl raro "antiimperialismo" del doctor Ray GuevaraDanilo y el PRD: ¿Un noviazgo sin amor?Sabores y picores en el PLD de hoyAntonostalgia del PEMELa reeleccion resbala y la oposicion en babiaLa reivindicacion historica del balaguerismo Google se parece a Dios, pero no lo es...El ostracismo de Leonel: ¿Culpa o ingratitud?La robótica ultranacionalista Hipocresia y cinismo en el panorama politicoLuis Abinader ante la historia El asesinato de Indhira Ghandi Abril 1965: El capitan que tomo por asalto la gloria La rebelión del leonelismo Luis Abinader en la cresta de la ola La “tozudez” de Leonel: ¿panico en el PLD?La reeleccion: ¿Un “maco” made in PLD?La agenda “patriotica” del conservadurismo El asesinato de Mahatma Gandhi en 1948El asesinato de Gaitan y el “Bogotazo” de 1948Baches y cachivaches de la reeleccion El asesinato de Olof Palme en 1986Las tribulaciones actuales del peledeismo historico Quirino al habla y Leonel en su ordalia “Pendejadas” de la vieja educacion domestica Brincos y mimicas con la reeleccion Leonel y el legado historico de BalaguerEl PLD y la crisis del pensamiento critico Hipolito Mejia ante la historiaEl asesinato de Isaac Rabin en 1995 Vainas y sables en el PLDEl asesinato del Che Guevara en 1967Leonel: El “zóon politikón” El asesinato de Anwar El-Sadat en 1981La reeleccion: Rosas y espinas en el PLDLeonel: ¿Camino a su primera derrota?Martin Luther King: humanista integral Malcolm X: De ratero a redentor social Kennedy: El hombre y el destino El PLD, LOma Miranda y Groucho MarxAdalai Stevenson: Un demócrata olvidado Matices históricos de la política en USATransfugas y "corchos" en la era del PLDEl legado gris de la "era" del PLDEl PRD, Majluta y la "Ley de Lemas"Trujillo: la lección ignorada La Constitución, el referendo y la reelección Danilo, Leonel y al reelección Caamaño y la prepotencia del embajador Era Trujillo realmente patriota o nacionalista?La "no reelección": ¿Una engañifa institucional?Graznidos del trujillismo historico El "vicio" del poder y la tentación totalitaria La socialdemocracia sigue siendo el camino Sobre "desfases" y “cambios de paradigmas"No es comunismo sino cristianismo La hipocresía como ideología Patriotismo, nacionalismo y antihaitianismo Ni Marx ni Cristo: ¿El signo de la época?Un articulo de Balaguer Recordando la “Izquierda Democrática” La política: ¿Pasión o profesión? La "política del gran garrote" de los EEUU El atentado de 1981 contra Juan Pablo IIEl decrepito circo del ultranacionalismo Elogio de la hipocresía Danilo versus Leonel: ¿Cambio de mando en el PLD?Verdades y mentiras en el PRD de hoy El conservadurismo dominicano; en la cresta de la olaEl disparate de la "fusión" con Haití Luis Abinader: Perfiles de un liderazgo en ascensoLa prensa digital: perfiles de una revolución mediática Liberalismo y conservadurismo en la historia dominicanaLa tirria del conservadurismo contra las ONGsSu majestad, el peledeismoSi a la regularización, no al ultranacionalismo Hipocresia y cinismo en el ultranacionalismo criolloLauros y perversiones de la democraciaEl dia que Hitler escapo de la muerte El "voto preferencial": Mitos y realidades El dia que ¨mataron¨ a Lenin Secreto a voces: el PRD necesita un nuevo liderazgoEl gobierno de Danilo, la encuesta Gallup y el pobre PRDLa "doctrina Monroe" y la "Seguridad Nacional" de Estados UnidosLa miseria ideológica de los partidos De Leonel a Danilo: Breve historia de la cosmética política PRD: El derrotero suicida de la división Se cavan las trincheras en el PRD: ¿La “tesis Betancourt" o la táctica penagomista de “ir como quiera”?El gobierno "light", la culebra que no se muerde la cola y la impronta de Barrabás en el PRDBolívar, García Márquez y la subversión de la historia Derecha e izquierda en la política del siglo XXIDe Maquiavelo a Rousseau: realismo e idealismo en politicaCorea del Norte: Ritos de una extraña monarquía "comunista" Leonel, el PLD, la Barrick Gold y el perogrulloDanilo y Leonel: el desafio silenteLos “pendejos” de la guerra restauradoraEl PRD, el liberalismo histórico y la riña de los egos Liberalismo y socialismo: Otras viejas vainas de los "pendejos"“Pendejos” Y “Realistas” en la primera república La feria de la política: pinceladas históricas para pendejosLa vieja vaina del "bien común": anatomía del político pendejoDe Marx a Bosch: la "envidia" de los "pendejos" socialistasConfucio: Un "pendejo" de antes de CristoJesucristo: Pionero de la ideologia de los "pendejos"Los Trinitarios: Nuestros primeros "pendejos" y "envidiosos"Los gobiernos del PLD: Poder, "Progreso" e Impunidad¿Se necesita o no una ley orgánica para aprobar la reforma tributaria de Danilo? Las fotos de Fidel: El contramensaje de la imagen El Feliz Bautista, los zafarranchos en el PLD y el "regalito" de Leonel a Danilo¿ Presión tributaria? Enemas y vomitivos para todosEl “eterno retorno”: Lla otra cara de las “megapensiones” El viejo imperialismo: antinostalgia de otra "Era"El "ABC" de la democracia: notas para desmeroriadosDe politica y politicos: machacando ideasVincho, Leonel y otros "bultos" del gobierno de DaniloRecordando a McLuhan: recovecos de la globalizacionMercado y doctrina: La politica en la "posmodernidad"El neoliberalismo y la crisis del capitalismo globalTodo “made in PLD”: De la mediocracia a la desesperación Nuestro "mundo posideológico"Despues del “Mundo de Yalta”Los grupos en el PRD: ¿Vicio o Virtud?¡Ay, qué miedo!: El don me quiere botar del PRDLa socialdemocracia dominicana: verdades y mentirasEl antireelecionismo: Mitos y realidadesMe derrotó el Estado, pero siento orgullo de mi voto Hipolito Mejía: Un voto por el país ¿A quien le creo? Encuestas, realidades, opiniones populares y otras vainas raras en el escenario electoral dominicano Hipólito: El elegidoHipolito: el presidente que yo conocíLas elecciones dominicanas, segun Broussonet¿La “Era” de Leonel? De encuesta Gallup a “crisis” de JCE: ¿Vericuetos de la agenda de campaña del PLD?Danilo y Margarita: ¿Es cierto que “esta linda la mar”?Fernández Domínguez: De Puerto rico a la gloria Consumatum Est: Con Margarita, Leonel le gana el primer “round” a Danilo y al Comite PoliticoLas dos encuesta de “Asisa”, las bellaquería y el “riflazo” de DaniloLeonel, doña Margarita y otras piedras en el camino de DaniloLa encuesta de "Asisa", la "cuerda" de Danilo y la candidatura de Doña MargaritaEl PLD y la “recuperación” económica del paisDanilo: ¿Bajo el contrasigno de la historia? La nómina pública, los timbales palaciegos y el festin de los “Wikileaks”La Amet, el “Progreso”y otros “bultos” gubernamentales“¡Memoria contra el olvido!”: El FMI, Leonel y el dominicano común “Se Pasa la tenaza…”: Hipólito, Perogrullo y DaniloEl “chulla” latinoamericanaDanilo y el PLD: maullidos del GatopardoEl “paquetazo”, el gobierno y el pobre Danilo El conde Abraños: de política y politiquerosEl PLD frente e Hipólito: el “cuentazo” del “retroceso” Hipólito y el PLD: Mentiras viejas, Verdades nuevasLeonel; Razones y sinrazones de una “¨declinatoria” Política, realidad y artificioLos trotes postreros de la convención del PRD...Mis apuestas en la convención del PRDEl dilema de Leonel, según BroussonetHipólito, Miguel y e PRD en el análisis de BroussonetLa “descelebración” de la navidad y ptras curiosidades Jesús de Nazaret: El gestor de una nueva civilización Leonel, la reeleción y el referendoLo que viene en el PRD: Un “choque de trenes” De Trucutú al nuevo doctor Merengue: la retórica de la política "light"La tesis reeleccionista del candidato títereEl PLD, los valores y la iniciativa de la Primera DamaIdentidad, “reingeniería” y candidatura presidencial en el PRD¿Es realmente posible una nueva reforma constituciona?El Metro en los hechos: ¿Gran obra o estafa? El Comité Político del PLD: Un anacronismo¿Reelección de Leonel? Una discusión para tontos Aspavientos y zafarranchos en el PRDLa “ceremonia de la bata blanca” ¿Par qué sirve el DNPC (antiguo DEPRECO)? Luis Abinader: impresiones fugaces sobre su discurso políticoLos desplantes del PRD al liberalismo históricoHipólito Mejía: ¿como el ave fénix? “Corran, muchachos, corran…” Milagros Ortíz Bosch en las “pinceladas” de Broussonet Una luz en el caminoEl gobierno como la arepa y la ” Nueva Republica de la Barrick Gold““Tiren coño, cobardes, tiren…”Marx y Bolívar: Notas sobre una controversia histórica “SE PASA LA TENAZA…”La candidatura del desprecio “SE PASA LA TENAZA…” La canidatura de Milagros Ortiz Bosch“SE PASA LA TENAZA…”“SE PASA LA TENAZA…”¿ingenuidad y desaprensión ?“SE PASA LA TENAZA…”: Se pusieron guapitos...“SE PASA LA TENAZA…”: La queja de algunos hipolitistas“SE PASA LA TENAZA…”: ¿Hipolito entierra el hacha? “SE PASA LA TENAZA…”Requiem por la “Constitución de Leonel”Viejas perogrulladas de la táctica política La “agenda Fernández”La portentosa voz de mando del general LuperónMiguel Vargas en la cresta de la olaLa feria de la corrupciónLa verdad como “roba la gallina”: Percepción y realidad en los gobiernos del PLD
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados