Miercoles 29 de Marzo del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


Luis R. Decamps R.

Luis Abinader en la cresta de la ola

La XVII Convención Nacional Extraordinaria del Partido Revolucionario Moderno (PRM) se desarrolló en un ambiente de moderación y pulcritud independientemente de que no fue tan concurrida como se esperaba, y conforme habían advertido algunos observadores que tenían reservas a este respecto (dados los precedentes conocidos de los ahora ex perredeístas), esas premisas de “no líos ni trampas” hicieron posible la confirmación de lo que pronosticaban casi todas los muestreos y encuestas: la victoria del licenciado Luis Abinader.

De conformidad con el boletín número 5 emitido por la Comisión Nacional Organizadora, en ese evento de votaciones primarias se emitieron 321,913 votos (de alrededor de 1 millón 600 mil posibles en un padrón semicerrado, lo que indica que más o menos el 20 por ciento de los inscritos ejerció su derecho al sufragio), de los cuales 221 mil 306 (70.24 por ciento) favorecieron al licenciado Abinader, 90 mil 130 (28.61 por ciento) al ex presidente Hipólito Mejía, 2 mil 439 (0.77 por ciento) a la doctora Geanilda Vásquez, y mil 207 (0.38 por ciento) al doctor Amaury Justo Duarte. Los votos nulos ascendieron a 6 mil 831 (2.12 por ciento), por lo que los realmente válidos fueron 315 mil 082 (97.88 por ciento).

(En la convención del PRD de marzo de 2011 se usó un padrón semiabierto -el de la JCE, que tenía 5 millones 905,964 inscritos, restándole 547 mil identificados como militantes de otros partidos-, y el ex presidente Mejía obtuvo 499 mil 282 votos para un 53.34 por ciento, mientras que el ingeniero Miguel Vargas fue favorecido con 436 mil 686 para un 46.66 por ciento. Nunca se pudo determinar con exactitud qué porcentaje de los inscritos perredeístas realmente votó... En el congreso elector del PLD de junio de ese mismo año se utilizó un padrón cerrado de 2 millones 551,832 inscritos, y sus resultados fueron los siguientes: Danilo Medina obtuvo 907 mil 015 sufragios para un 87.18 por ciento; José Tomás Pérez alcanzó 52,190 para 5.02 por ciento; Francisco Domínguez Brito fue favorecido con 44 mil 967 para un 4.32 por ciento; y Radhamés Segura terminó con 36 mil 176 para un 3.48. por ciento. Votó el 41.68 por ciento de los inscritos).

En el importante evento interno del PRM no faltaron dificultades logísticas e incidentes minúsculos y cuestionamientos aislados (algunos de éstos relativamente significativos o valederos -como los que se han producido en torno a las seccionales del exterior y a varios de los municipios de la provincia de Santiago- y otros hijos naturales de la necesidad de “explicar” ciertas derrotas inesperadas), pero los resultados oficiales, ofrecidos primero a los precandidatos con puntillosa precisión y meridiana claridad por las autoridades correspondientes, fueron aceptados de inmediato por aquellos sin protestas ni suspicacias mayores. O sea -se reitera-, sí hubo convención (sin las comillas que le ha puesto un prominente comunicador), y en toda regla, al margen de la no muy abultada participación. El subjetivismo y las imprevisiones o fallas estratégicas de uno jamás pueden ser excusas para cerrarse ante la realidad, ni mucho menos para reeditar la manida postura (¡exactamente la misma de los derrotados en la convención del PRD de 2011!) de echarle la culpa del fracaso propio a los organizadores del evento.

La verdad es que la fortaleza, la consistencia y la expedita viabilidad coyuntural de la precandidatura del licenciado Abinader eran notorias en el último año hasta para los mas cegatos analistas políticos del patio, pero extrañamente en el sector que lidera el ex presidente Mejía dentro del PRM -ahora se ve que acaso bajo el influjo alucinante de su buena estrella del pasado reciente- demasiado gente se comportaba como si ignorara esa percepción generalizada y exhibía un triunfalismo que hacía sospechar de la escrupulosidad del proceso (e inclusive de su realización misma) hasta al menos receloso de los mortales. Y es que, como se sabe, en la hora aciaga del naufragio sólo conservan la calma los que lo han provocado adrede o los que tienen una embarcación clandestina para salvarse.

Los resultados, empero, ya no admiten dudas, y más allá de su significación como logro personal del licenciado Abinader o como triunfo colectivo de su equipo de campaña, ellos no sólo dan pie a interesantes lecturas a contraluz de nuestro panorama político actual, sino que también pudieran tener connotaciones históricas, sobre todo si -como esperan muchos ciudadanos- se transfiguran en heraldos de modificaciones de fondo -y con sentido progresivo- tanto en el desacreditado partidarismo criollo como en la oxidadas y crujientes estructuras materiales y espirituales de la sociedad dominicana.

Por de pronto, se deber recordar que si bien no es la primera vez que en el conglomerado de ex perredeístas que ahora integra el PRM se produce un desenlace tan rotundo como el del domingo pasado en una consulta interna competida (pues la elección del ex presidente Mejía en 1999 tuvo parecida contundencia numérica y porcentual), no es menos cierto que hay otros acaecimientos que sí son inéditos: por ejemplo, no hubo denuncias de fraudes o irregularidades provocadas, brillaron por su ausencia los enfrentamientos físicos derivados del desbordamiento de las pasiones, y no se presentaron instancias de revisión o impugnación de tramos concretos del proceso o del conteo mismo.

Y todo ello (si tomamos en cuenta que en los últimos meses hubo un manifiesto avinagramiento de las relaciones entre el licenciado Abinader y el ex presidente Mejía que se expresó en desavenencias públicas entre ellos y confrontaciones directas en las que estaban envueltos muchos de sus prosélitos) habla bastante bien de la nueva formación política y de sus dirigentes a todos los niveles, y se constituye -¡Albricias, dominicanos!- en motivo para que renazca la esperanza de que la actividad política nacional se adecente y, por lo tanto, se desenvuelva en una atmósfera de respeto a la ética, la pluralidad de pensamiento y las reglas de la democracia.

La victoria del licenciado Abinader, valga la insistencia, aunque previsible bajos las circunstancias y por las razones reseñadas, no deja de ser una proeza: habiendo sido segundo del ex presidente Mejía en la boleta del PRD de 2012 se sobrepuso a la imagen de subalterno que tal rol le marca casi indeleblemente a quien lo ejerce (la sombra expansible del candidato a la presidencia siempre oscurece al candidato vicepresidencial), y lo venció muy pesar de que se trata de un ex mandatario al cual se le consideraba la figura máxima del nuevo partido en razón de su peso específico en la sociedad dominicana, las dimensiones de su liderazgo interno, y la enorme capacidad de captación de prosélitos que siempre se le ha reconocido.

(En cuanto al ex presidente Mejía, se impone añadir que parece que él solo ha salvado su imagen histórica: por fortuna, en una acto de grandeza personal y de firme convicción democrática, aceptó los resultados de las primarias del PRM y proclamó su respaldo a la candidatura presidencial del licenciado Abinader, quién sabe si haciéndole caso omiso a ciertos integrantes de su equipo político que, no conformes con casi obligarlo a participar en una lucha interna en la que él no tenía ya nada positivo que agregar a su carrera política y que -antes al contrario- ponía en riesgo su buen nombre ante la posteridad, intentaron empujarlo a la reedición de las viejas querellas posconvencionales del perredeísmo).

Es un hecho, igualmente, que la elección del licenciado Abinader como candidato presidencial del PRM obliga a la alta dirigencia del PLD cuando menos a reexaminar su estrategia electoral para las próximas elecciones, puesto que se trata de una opción fresca, atractiva y sin tachas personales o políticas que bien podría constituirse en el eje para la formación de un amplio frente opositor que le dispute el poder. En cierta medida, la ocurrencia empuja a los peledeístas a pensar más seriamente en que su abanderado electoral para 2016 debe ser uno que tenga bastante apoyo popular y baja tasa de rechazo, y por ello se puede interpretar como un golpe adicional -en este caso de carambola- para las ya cadavéricas aspiraciones presidenciales del doctor Leonel Fernández.

Otra probable secuela de la elección del licenciado Abinader estriba en que puede contribuir a un cambio de percepción sobre la participación ciudadana en las próximas elecciones y sus eventuales resultados: es casi seguro que muchos dominicanos adversos a las administraciones peledeístas (o simplemente hastiados de sus desmanes y de su larga “era”) que no veían al PRM y, en general, a la oposición como una opción cualitativamente distinta y con posibilidades de triunfo frente a la monstruosa maquinaria clientelar de aquellas, ahora estén modificando sus opiniones en ese aspecto, y pudieran comenzar a mostrarse dispuestos a sumar sus energías y esfuerzos en la dirección de sacarlos del poder.

Por supuesto, en tanto opción novedosa y distinta para el proceso electoral del año venidero, lo más auspicioso de la elección del licenciado Abinader como candidato presidencial del PRM reside en que con ella (debido a su juventud y, claro está, si se consuman plenamente las expectativas que ha creado) se abren nuevamente en el país las posibilidades para que una nueva generación de líderes irrumpa en el siempre abigarrado y proceloso escenario de la política. Es innegable que lo que ocurra en el PLD a este respecto será la contrapartida que encuadre o desentone en ese posible fenómeno de remozamiento histórico, pero también lo es que la sola presencia del candidato del PRM traza las pautas al tenor y, además, envía un mensaje que aquel no puede ignorar so pena de continuar representando la parte más decrépita del sistema.

(Desde 1996 hasta días recientes -al margen de la edad, las militancias partidarias y las orientaciones ideológicas- el país había estado políticamente copado por líderes cuya formación está raigalmente influenciada por las realidades y la racionalidad propias la Guerra Fría y -alternativamente- los dictados del denominado Consenso de Washington, y como han representado básicamente la “transición” en términos históricos -pues son herederos reales o fallidos de grandes figuras desaparecidas- han encarnado más las ideas de la reconversión y la adaptación que las del cambio y el progreso en el siglo XXI dominicano).

El licenciado Abinader, pues, llega a la cresta de la ola política nacional con credenciales de altos calibres: es el candidato presidencial de una organización política que acaba de pasar airosamente por su “bautismo de fuego”, logró ganarle la batalla electoral interna en la misma a un líder de las condiciones del ex presidente Mejía (experimentado, carismático y astuto), ha conseguido crear la sensación de que puede encabezar con éxito la boleta de una gran alianza opositora, está en condiciones de hacer resurgir la esperanza de que es posible desalojar al PLD del poder y, por último pero no menos importante, ha abierto el surco en el que podría germinar un nuevo liderazgo para la nación.

(*) El autor es abogado y profesor universitario
lrdecamps@hotmail.com


Otras opiniones de: Luis R. Decamps R.

El gobierno versus Leonel: El blanco real de Felucho Odebrecht y la lucha interna en el PLD y el PRMEl raro "antiimperialismo" del doctor Ray GuevaraDanilo y el PRD: ¿Un noviazgo sin amor?Sabores y picores en el PLD de hoyAntonostalgia del PEMELa reeleccion resbala y la oposicion en babiaLa reivindicacion historica del balaguerismo Google se parece a Dios, pero no lo es...El ostracismo de Leonel: ¿Culpa o ingratitud?La robótica ultranacionalista Hipocresia y cinismo en el panorama politicoLuis Abinader ante la historia El asesinato de Indhira Ghandi Lo que nos queda: El balaguerismo Abril 1965: El capitan que tomo por asalto la gloria La rebelión del leonelismo La “tozudez” de Leonel: ¿panico en el PLD?La reeleccion: ¿Un “maco” made in PLD?La agenda “patriotica” del conservadurismo El asesinato de Mahatma Gandhi en 1948El asesinato de Gaitan y el “Bogotazo” de 1948Baches y cachivaches de la reeleccion El asesinato de Olof Palme en 1986Las tribulaciones actuales del peledeismo historico Quirino al habla y Leonel en su ordalia “Pendejadas” de la vieja educacion domestica Brincos y mimicas con la reeleccion Leonel y el legado historico de BalaguerEl PLD y la crisis del pensamiento critico Hipolito Mejia ante la historiaEl asesinato de Isaac Rabin en 1995 Vainas y sables en el PLDEl asesinato del Che Guevara en 1967Leonel: El “zóon politikón” El asesinato de Anwar El-Sadat en 1981La reeleccion: Rosas y espinas en el PLDLeonel: ¿Camino a su primera derrota?Martin Luther King: humanista integral Malcolm X: De ratero a redentor social Kennedy: El hombre y el destino El PLD, LOma Miranda y Groucho MarxAdalai Stevenson: Un demócrata olvidado Matices históricos de la política en USATransfugas y "corchos" en la era del PLDEl legado gris de la "era" del PLDEl PRD, Majluta y la "Ley de Lemas"Trujillo: la lección ignorada La Constitución, el referendo y la reelección Danilo, Leonel y al reelección Caamaño y la prepotencia del embajador Era Trujillo realmente patriota o nacionalista?La "no reelección": ¿Una engañifa institucional?Graznidos del trujillismo historico El "vicio" del poder y la tentación totalitaria La socialdemocracia sigue siendo el camino Sobre "desfases" y “cambios de paradigmas"No es comunismo sino cristianismo La hipocresía como ideología Patriotismo, nacionalismo y antihaitianismo Ni Marx ni Cristo: ¿El signo de la época?Un articulo de Balaguer Recordando la “Izquierda Democrática” La política: ¿Pasión o profesión? La "política del gran garrote" de los EEUU El atentado de 1981 contra Juan Pablo IIEl decrepito circo del ultranacionalismo Elogio de la hipocresía Danilo versus Leonel: ¿Cambio de mando en el PLD?Verdades y mentiras en el PRD de hoy El conservadurismo dominicano; en la cresta de la olaEl disparate de la "fusión" con Haití Luis Abinader: Perfiles de un liderazgo en ascensoLa prensa digital: perfiles de una revolución mediática Liberalismo y conservadurismo en la historia dominicanaLa tirria del conservadurismo contra las ONGsSu majestad, el peledeismoSi a la regularización, no al ultranacionalismo Hipocresia y cinismo en el ultranacionalismo criolloLauros y perversiones de la democraciaEl dia que Hitler escapo de la muerte El "voto preferencial": Mitos y realidades El dia que ¨mataron¨ a Lenin Secreto a voces: el PRD necesita un nuevo liderazgoEl gobierno de Danilo, la encuesta Gallup y el pobre PRDLa "doctrina Monroe" y la "Seguridad Nacional" de Estados UnidosLa miseria ideológica de los partidos De Leonel a Danilo: Breve historia de la cosmética política PRD: El derrotero suicida de la división Se cavan las trincheras en el PRD: ¿La “tesis Betancourt" o la táctica penagomista de “ir como quiera”?El gobierno "light", la culebra que no se muerde la cola y la impronta de Barrabás en el PRDBolívar, García Márquez y la subversión de la historia Derecha e izquierda en la política del siglo XXIDe Maquiavelo a Rousseau: realismo e idealismo en politicaCorea del Norte: Ritos de una extraña monarquía "comunista" Leonel, el PLD, la Barrick Gold y el perogrulloDanilo y Leonel: el desafio silenteLos “pendejos” de la guerra restauradoraEl PRD, el liberalismo histórico y la riña de los egos Liberalismo y socialismo: Otras viejas vainas de los "pendejos"“Pendejos” Y “Realistas” en la primera república La feria de la política: pinceladas históricas para pendejosLa vieja vaina del "bien común": anatomía del político pendejoDe Marx a Bosch: la "envidia" de los "pendejos" socialistasConfucio: Un "pendejo" de antes de CristoJesucristo: Pionero de la ideologia de los "pendejos"Los Trinitarios: Nuestros primeros "pendejos" y "envidiosos"Los gobiernos del PLD: Poder, "Progreso" e Impunidad¿Se necesita o no una ley orgánica para aprobar la reforma tributaria de Danilo? Las fotos de Fidel: El contramensaje de la imagen El Feliz Bautista, los zafarranchos en el PLD y el "regalito" de Leonel a Danilo¿ Presión tributaria? Enemas y vomitivos para todosEl “eterno retorno”: Lla otra cara de las “megapensiones” El viejo imperialismo: antinostalgia de otra "Era"El "ABC" de la democracia: notas para desmeroriadosDe politica y politicos: machacando ideasVincho, Leonel y otros "bultos" del gobierno de DaniloRecordando a McLuhan: recovecos de la globalizacionMercado y doctrina: La politica en la "posmodernidad"El neoliberalismo y la crisis del capitalismo globalTodo “made in PLD”: De la mediocracia a la desesperación Nuestro "mundo posideológico"Despues del “Mundo de Yalta”Los grupos en el PRD: ¿Vicio o Virtud?¡Ay, qué miedo!: El don me quiere botar del PRDLa socialdemocracia dominicana: verdades y mentirasEl antireelecionismo: Mitos y realidadesMe derrotó el Estado, pero siento orgullo de mi voto Hipolito Mejía: Un voto por el país ¿A quien le creo? Encuestas, realidades, opiniones populares y otras vainas raras en el escenario electoral dominicano Hipólito: El elegidoHipolito: el presidente que yo conocíLas elecciones dominicanas, segun Broussonet¿La “Era” de Leonel? De encuesta Gallup a “crisis” de JCE: ¿Vericuetos de la agenda de campaña del PLD?Danilo y Margarita: ¿Es cierto que “esta linda la mar”?Fernández Domínguez: De Puerto rico a la gloria Consumatum Est: Con Margarita, Leonel le gana el primer “round” a Danilo y al Comite PoliticoLas dos encuesta de “Asisa”, las bellaquería y el “riflazo” de DaniloLeonel, doña Margarita y otras piedras en el camino de DaniloLa encuesta de "Asisa", la "cuerda" de Danilo y la candidatura de Doña MargaritaEl PLD y la “recuperación” económica del paisDanilo: ¿Bajo el contrasigno de la historia? La nómina pública, los timbales palaciegos y el festin de los “Wikileaks”La Amet, el “Progreso”y otros “bultos” gubernamentales“¡Memoria contra el olvido!”: El FMI, Leonel y el dominicano común “Se Pasa la tenaza…”: Hipólito, Perogrullo y DaniloEl “chulla” latinoamericanaDanilo y el PLD: maullidos del GatopardoEl “paquetazo”, el gobierno y el pobre Danilo El conde Abraños: de política y politiquerosEl PLD frente e Hipólito: el “cuentazo” del “retroceso” Hipólito y el PLD: Mentiras viejas, Verdades nuevasLeonel; Razones y sinrazones de una “¨declinatoria” Política, realidad y artificioLos trotes postreros de la convención del PRD...Mis apuestas en la convención del PRDEl dilema de Leonel, según BroussonetHipólito, Miguel y e PRD en el análisis de BroussonetLa “descelebración” de la navidad y ptras curiosidades Jesús de Nazaret: El gestor de una nueva civilización Leonel, la reeleción y el referendoLo que viene en el PRD: Un “choque de trenes” De Trucutú al nuevo doctor Merengue: la retórica de la política "light"La tesis reeleccionista del candidato títereEl PLD, los valores y la iniciativa de la Primera DamaIdentidad, “reingeniería” y candidatura presidencial en el PRD¿Es realmente posible una nueva reforma constituciona?El Metro en los hechos: ¿Gran obra o estafa? El Comité Político del PLD: Un anacronismo¿Reelección de Leonel? Una discusión para tontos Aspavientos y zafarranchos en el PRDLa “ceremonia de la bata blanca” ¿Par qué sirve el DNPC (antiguo DEPRECO)? Luis Abinader: impresiones fugaces sobre su discurso políticoLos desplantes del PRD al liberalismo históricoHipólito Mejía: ¿como el ave fénix? “Corran, muchachos, corran…” Milagros Ortíz Bosch en las “pinceladas” de Broussonet Una luz en el caminoEl gobierno como la arepa y la ” Nueva Republica de la Barrick Gold““Tiren coño, cobardes, tiren…”Marx y Bolívar: Notas sobre una controversia histórica “SE PASA LA TENAZA…”La candidatura del desprecio “SE PASA LA TENAZA…” La canidatura de Milagros Ortiz Bosch“SE PASA LA TENAZA…”“SE PASA LA TENAZA…”¿ingenuidad y desaprensión ?“SE PASA LA TENAZA…”: Se pusieron guapitos...“SE PASA LA TENAZA…”: La queja de algunos hipolitistas“SE PASA LA TENAZA…”: ¿Hipolito entierra el hacha? “SE PASA LA TENAZA…”Requiem por la “Constitución de Leonel”Viejas perogrulladas de la táctica política La “agenda Fernández”La portentosa voz de mando del general LuperónMiguel Vargas en la cresta de la olaLa feria de la corrupciónLa verdad como “roba la gallina”: Percepción y realidad en los gobiernos del PLD
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados