Viernes 21 de Julio del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


Nelson Encarnacion

VISION GLOBAL Las inconsistencias de Barack Obama

La incoherencia de la política exterior del presidente Barack Obama es sencillamente penosa en un gobernante que llegó para hacer historia, no solamente por el nada simple acontecimiento de ser el primer negro que alcanza la presidencia de los Estados Unidos.

Millones de jóvenes estadounidenses, negros, hispanos, mujeres y trabajadores, cerraron filas con aquel senador de color, excelente orador, luchador por los derechos de las minorías en su estado y en todo el territorio norteamericano, cuando emergió con potencial tras la asamblea electoral de Iowa.

Con él surgía una verdadera esperanza de cambios significativos en la manera de cómo Washington conduce determinados asuntos, particularmente la política exterior de los Estados Unidos.

Ganó simpatías cuando incluyó en su proyecto de gobierno terminar “las guerras de George W. Bush” en Irak y Afganistán.

Y su base de apoyo aumentó al anunciar el cierre de la cárcel de la base de Guantánamo, Cuba, instalada ilegalmente por Bush, adonde fueron encerrados decenas de prisioneros de la “guerra contra el terrorismo”, a quienes nunca se les ha celebrado juicio.

Obama adquirió mucho más apoyo, particularmente entre los hispanos, con la promesa—reiterada mil veces—, de que impulsaría una ley de reforma migratoria que “sacaría de las sombras” a más de 12 millones de indocumentados.

Pero el presidente estadounidense defraudó a todos esos sectores, y no solo incumplió aquellas promesas, sino que mantuvo las guerras prácticamente intactas, no cerró la base de Guantánamo, y ha sido el mandatario que más ha deportado indocumentados en las últimas décadas.

Particularmente los países de Latinoamérica están poblados de repatriados que más allá de los delincuentes regresados a sus países de origen tras cumplir condenas por delitos graves, incluye a humildes trabajadores, inmigrantes decentes y sus familias.

El breve recuento de promesas incumplidas es suficiente para que millones de estadounidenses—inmigrantes o no--, sientan hoy una resonante decepción con el legado frustrado de una gran promesa que arribaba a la Casa Blanca.

Sin embargo, el punto culminante de su incoherencia y de su fracaso lo acaba de anotar con la reciente orden ejecutiva en la cual declara a Venezuela “una amenaza extraordinaria” contra la seguridad nacional de los Estados Unidos.

Una ridiculez que hubiera hecho morir de risa al propio George Washington, pues en ninguna cabeza sensata puede caber que Venezuela sea amenaza para una potencia de las dimensiones de Estados Unidos.

Que se sepa Venezuela no cuenta con arsenal nuclear capaz de poner en peligro la seguridad estadounidense, sino que es una nación que está tratando de defenderse de agresiones hasta ahora encubiertas dirigidas desde Washington.

Con su decisión, el presidente Obama alcanza el punto máximo de su incoherencia en política exterior, si tomamos en cuenta su reciente iniciativa de encaminar acciones concretas para terminar con el anacrónico embargo de 54 años contra Cuba.

Pasos que han sido saludados por toda América Latina y que en los propios Estados Unidos han despertado importantes apoyos, particularmente de los sectores empresariales y comerciales, que ven en estos aprestos oportunidades reales de ampliar mercados.

¿Dónde encaja una pirueta diplomática como la que lleva a cabo, simultáneamente, el presidente de los Estados Unidos, soltando amarras con Cuba, por un lado, y por otro asediando a Venezuela?

Con su declaratoria de “emergencia nacional”, el mandatario norteamericano equipara a Venezuela con países como Ucrania, Sudán del Sur, República Centroafricana, Yemen, Libia o Somalia, donde existen conflictos armados y ha habido cruentas reacciones contra intereses de los Estados Unidos, que no es el caso, ni remotamente parecido, de la nación bolivariana

En conclusión: el presidente Obama, en materia de política exterior, terminará en peores condiciones que Bush, algo sencillamente impensable, y su caso penoso, pues sin reclamarle que fuera un liberal al estilo europeo, por lo menos que se acercara un poco a Bill Clinton y no a Ronald Reagan.

Nelsonencar@gmail.com

Otras opiniones de: Nelson Encarnacion

VISIÓN GLOBAL Trasparencia, politiquería y manipulaciónVISIÓN GLOBAL Punta Catalina y la oposición políticaVISIÓN GLOBAL Venezuela: diálogo, guerra civil e intervenciónVISION GLOBAL Sistema democrático y partidos políticosVISIÓN GLOBAL Disyuntiva a la hora de creer en DiosVISIÓN GLOBAL El conflicto en Duquesa y la salud ciudadanaVISIÓN GLOBAL La OEA como "ministerio de colonias"VISIÓN GLOBAL Inmigración y consulados en EE UU VISIÓN GLOBAL Felucho Jiménez y el nuevo paradigma de la comunicaciónVISIÓN GLOBAL Regreso presidencial en América LatinaVISION GLOBAL Aduanas ataca contrabando de armasVISIÓN GLOBAL El hospital Central de las Fuerzas ArmadasVISION GLOBAL La JCE apunta a permanente divisiónVisión Global Danilo en CelacVISION GLOBAL Donald Trump es un atrasoVISION GLOBAL USAID financia marcha del domingoVISION GLOBAL Caso OdebrechtVISIÓN GLOBAL 2017 inciertoVISION GLOBAL ¿Democracia?VISIÓN GLOBAL Liga MunicipalVISION GLOBAL Mi comandanteVISION GLOBAL Ley de tránsitoVISIÓN GLOBAL Lecciones y eleccionesVISIÓN GLOBAL Resonante fiascoVISIÓN GLOBAL ¿Libre comercio?VISIÓN GLOBAL InseguridadVISION GLOBAL Una mujer a la JCEVISION GLOBAL Aliados de DaniloVISION GLOBAL Lotería NacionalVISIÓN GLOBAL Leche de dudosa calidadVISIÓN GLOBAL Fondos de pensionesVISION GLOBAL Dilema de Danilo con BrasilVISIÓN GLOBAL Alberto HolguínVISION GLOBAL La voracidadVISION GLOBAL El nuevo retoVISIÓN GLOBAL El PLD y la JuntaVISION GLOBAL Hatuey De CampsVISIÓN GLOBAL El outsiderVISION GLOBAL Alerta yihadistaVISIÓN GLOBAL Leonel y la crisisVISIÓN GLOBAL ¿Cambio de horario?VISION GLOBAL Conflicto de choferesVISION GLOBAL Vigilar cuadrasVISION GLOBAL De Keiko a AbinaderVISION GLOBAL La mediocridadVISIÓN GLOBAL El inefable Luis AlmagroVISIÓN GLOBAL Abinader y la prensaVISIÓN GLOBAL Fidel y ObamaVISIÓN GLOBAL Voto preferencialVISIÓN GLOBAL Santiago es SantiagoVISION GLOBAL PRM sin estrategiaVISION GLOBAL Publicidad estatalVISIÓN GLOBAL Vargas LlosaVISIÓN GLOBAL Hamlet y AMETVISIÓN GLOBAL Candidatura SDEVISIÓN GLOBAL Reír sin saber porquéVISION GLOBAL El vacilón reformistaVISIÓN GLOBAL Cuidado con la alianza PLD-PRDVISIÓN GLOBAL Realidad de la veda haitianaVISIÓN GLOBAL Perspectiva ominosaVISION GLOBAL Libertad de tránsitoVISION GLOBAL La bofetada de los refugiadosReconocimiento eterno al TCVISION GLOBAL Obama y las repatriacionesPelear con estrategias ajenasVISION GLOBAL ¿Miguel a vicepresidente o senador DN?VISION GLOBAL Como madre Teresa: dando hasta que duelaVISION GLOBAL Una conspiración contra MiguelVISION GLOBAL La clave del problema en el PLDVISION GLOBAL Una señal del PRD y el PRMVISION GLOBAL Leonel ante innobleza de HipólitoVISION GLOBAL El extraño limbo de QuirinoVISION GLOBAL Leonel y “el nuevo trato"VISION GLOBAL PRM en el laberinto de AbinaderVISION GLOBAL La titulación de tierrasVISION GLOBAL El boom de la mentiraVISION GLOBAL Domínguez Vs BautistaVISION GLOBAL Carlos Morales TroncosoVISION GLOBAL: Encuestas y reaccionesVISION GLOBAL La lucha por el PoderVISION GLOBAL Estilos de Danilo y de LeonelVISION GLOBAL: Dos años de DaniloVISION GLOBAL: Equilibrio en el CongresoVISION GLOBAL Danilo, Leonel y la transiciónVISION GLOBAL No pateen a Leonel FernándezVISION GLOBAL: Más que poner las dos mejillasVISION GLOBAL: 1937 y el chantaje haitianoVISION GLOBAL: Conspiración contra el SenasaVISION GLOBAL: Voto preferencialVISION GLOBAL ¿Mediatizando la soberanía?VISION GLOBAL: El Presidente y las partiturasVisión Global: Haití y el silencio de los partidosVisión Global: Campaña extemporáneaVisión Global: Medir con la misma varaVisión Global: Sacar la cara por el paísVisión Global Perdidos frente a HaitíHaití nos divideVISIÓN GLOBAL Esteroides e hipocresía gringaVISION GLOBAL Mandela, ¡El Grande!VISION GLOBAL: PN y la atención selectivaVISION GLOBAL Trabas para la formalizaciónVISION GLOBAL Alan Greenspan y H. ValdezVISION GLOBAL: Justicia “tuitera”Visión Global: el PRDVISION GLOBAL El presupuesto de la JCE VISION GLOBAL Leonel y “el efecto Gortari” (1 de 2)La muerte de una mascotaLa hermenéutica de las pensiones La foto del PresidenteHipólito y la zorra sumeriaDanilo y la seguridad ciudadana Los salarios en el Estado VISION GLOBAL Los dos HipólitoVISION GLOBAL La deuda de Hipólito VISION GLOBAL Los aliados del PLD VISION GLOBAL La boina que desquició al PPHVISION GLOBAL Con encuestas no se gana...VISION GLOBAL Hipólito y la campaña sucia VISION GLOBAL Ito Bisonó: vice de HipólitoVISION GLOBAL La carretera Cibao-SurVISION GLOBAL Morales debe aclararVISION GLOBAL Interpretaciones sobre el carismaVISION GLOBAL ¿A que se debe tanta histeria? VISION GLOBAL La gente sí quiere propuestasVISION GLOBAL Después no se quejenVISION GLOBAL Hipólito carece de pudorVISION GLOBAL Frente al pánico, el allanteVISION GLOBAL Una encuesta financieraHipólito y la superposición de la personalidad VISION GLOBAL; La comunicación del gobiernoLos esfuerzos para ganarAnálisis incorrecto¡Bien por Hipólito! Elecciones 2000: media verdad¿Miguel, Hipólito o Danilo?Enfrentar la corrupciónVisión Global: Milton Ray GuevaraVisión Global: Milton Ray GuevaraVisión Global
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados
Ministerio de Educación banner