Miercoles 24 de Mayo del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


Luis R. Decamps R.

La feria de la corrupción

Es inevitable tener a veces la sensación de que en la República Dominicana el debate acerca del escandaloso tema de la corrupción, por la forma en que se conduce y los resultados que a la postre genera, tiene las características de un mero diálogo de sordos: todo el mundo habla a raudales (fruncimientos de ceños y gesticulaciones teatrales incluidos), pero nadie escucha.

(Es harto sabido que en las más recónditas interioridades de ciertas organizaciones políticas desde hace algún tiempo se discute sobre si el tema de la corrupción “produce o resta votos”, y en consecuencia ideólogos y estrategas de marketing político, parapetados en un pragmatismo sociológico que privilegia las sagradas apetencias de la victoria, valoran las conveniencias de situarlo o no en la palestra de cara a los eventos internos o a los comicios nacionales).

La actitud de los servidores gubernamentales respecto de la cuestión, por supuesto, siempre será la que engendrará mayores arrestos de buena o mala conciencia. Y es lógico: al gobierno le corresponde constitucional y legalmente la tarea de administrar la parte capital de los bienes del Estado. En este sentido, por derivación natural, al gobierno, operado por los políticos exaltados a las cumbres del poder, se le supone en principio comprometido no sólo con la gestión sana y eficiente de esos bienes sino con su preservación o desarrollo.

Prevalido de esas creencias, no he podido evitar sentirme conmocionado por las increíbles declaraciones que sobre la cuestión formulara hace algunos días en Santiago de los Caballeros un alto dirigente del PLD que es, al mismo tiempo, incumbente de una importante cartera ejecutiva. Se trató, probablemente, de las opiniones más pedestres que se hayan emitido en el país en torno al tema (descontando, claro está, las consabidas del licenciado Morrobel), y es casi seguro que debieron dejar “boquiabierto”, turulato y “patidifuso” a más de un mortal en esta tierra de nuestros amores y nuestros dolores.

“Hasta ahora yo no he visto los casos de corrupción”, afirmó el político oficialista ante la pregunta de un comunicador. Y luego, conforme a la misma reseña periodística, enfatizó: “Es muy bueno hacer una bulla en los medios de comunicación y tratar de deteriorar la imagen de una persona que talvez tiene su dignidad muy alta…Se ha hablado de nepotismo en algunos casos, que podría entenderse como irregularidades en el manejo de fondos…Si de nepotismo se habla, lo existe también en el sector privado porque los empresarios emplean a sus hijos, sobrinos y demás”.

Obviamente, al margen de los problemas visuales, auditivos u olfativos que pudiese estar padeciendo el distinguido dirigente peledeísta (que al parecer no los presentaba el licenciado Miguel Coco ni los tiene ahora el doctor Euclides Gutiérrez Félix) y del simple detalle de que el sector privado no maneja fondos públicos sino los propios (por lo cual sus integrantes, si quisieran, pueden nombrar en sus empresas hasta a las queridas de sus hijos, nietos, biznietos y tataranietos), resulta conmovedora la postiza candidez de sus consideraciones.

La verdad es que el “combate” contra la corrupción en la Republica Dominicana, desde el gobierno actual, es lo que más se parece a un evento ferial: sólo se monta de tiempo en tiempo, se divide en casetas y módulos debidamente compartimentados, se surte de engañifas y baratijas de todo tipo, tiene rasgos de espectáculo social y económico, es bulliciosamente perifoneado por los cuatro costados, sus participantes se regocijan con estribillos folclóricos y, desde luego, algunos días se especializan para la presentación de vaqueros, trapecistas y payasos que le dan un inefable colorido circense.

La corrupción (perdóneseme el ingenuo y anacrónico recordatorio) es un fenómeno casi inherente a la naturaleza humana. Estuvo presente en los orígenes mismos de nuestra raza (sin importar que estos se asuman en la perspectiva religiosa o en la perspectiva no confesional), y creció con ella. Más aún: a pesar de su carácter material y espiritualmente desestabilizador, históricamente se hizo adulta como indeseable compañera de la búsqueda del progreso y el bienestar. De ahí que haya habido quienes hasta la confundan con estos últimos o la intenten excusar como parte de sus aprestos.

(Todavía más: no hay una sola cultura del mundo que haya estado libre de la presencia de la corrupción y sus efectos malignos. No hay sociedad alguna que no la haya experimentado y padecido. No hay ser racional que no haya sido tentado por sus impulcras exquisiteces. Ignaros, eruditos, paganos, cristianos, musulmanes, budistas, hinduistas, gnósticos, ateos, babosos, ermitaños o librepensadores, todos, absolutamente todos los humanos la han conocido. En los hechos, hablar de la humanidad es hablar de la posibilidad de la corrupción).

En buena medida, pues, la cercanía de la corrupción con la naturaleza humana la convierte en un fenómeno cuyo enfrentamiento es una tarea de titanes morales y, simultáneamente, la hace difícil de vencer. No obstante, la experiencia histórica indica de manera inequívoca que es posible reducirla a su mínima expresión con base en la educación doméstica y cívica, en la aplicación rigurosa de las leyes y en la vigilancia ética desde el Estado y la sociedad civil. En otras palabras, debe haber un compromiso familiar, un compromiso social y un compromiso político para encararla satisfactoriamente.

A partir de las consideraciones que preceden, empecinarse en negar la existencia de la corrupción (aquí, allá, acullá o allende los mares), como lo hace el mencionado funcionario peledeísta, luce una barrabasada a la par que un infeliz y mañoso intento de justificación. Y aún más: si nos limitamos al caso específico de la República Dominicana, ni hablar: las “sesudas” elucubraciones del funcionario indican que él es el único habitante de este país que no sabe que aquí hay corrupción. La ignorancia del hombre en lo que a ello atañe indica que él definitivamente “no es de este reino”. ¡Aleluya! ¡Aleluya! ¡Aleluya!

Por otra parte, reducir las denuncias de corrupción a las vulgares dimensiones de “una bulla” tampoco entraña una postura seria, realista e inteligente. Antes al contrario, deviene una ratificación de eso de que no existe la corrupción, que es sólo alharaca y que, por consiguiente, no constituye un verdadero problema para el país. Valga la reiteración: parece que el señor secretario tiene algún padecimiento serio en los oídos y en los ojos, y como resultaría poco elegante dedicarnos a hacerle una lista de los actos de corrupción en la presente administración gubernamental a los fines de enterarlo adecuadamente, sugiero hacer una colecta pública para pagarle las consultas de un oculista y un otorrinolaringólogo.

Desde luego, el observador no puede dejar de albergar la sospecha de que el tratamiento del tema de la corrupción de una manera tan deportiva puede ser parte de la concepción general del gobierno de turno de que “lo importante es la percepción”: el repetido funcionario, en realidad, no hizo más que coincidir con el punto de vista al tenor de su jefe, quien había afirmado sólo dos semanas atrás que las denuncias de corrupción contra su gestión gubernamental “tienen matices políticos”, pues “Lo que se busca es sacar ventajas con campañas mediáticas que se organizan, con lo cual se desacredita, se pierde la credibilidad, la confianza y eso permite al adversario acceder al poder”.

Por lo demás, los alegatos en el sentido señalado pudieran tener algo de certidumbre a la luz de la lógica de la lucha política (es cierto que los adversarios del PLD agitan ese o cualquier otro asunto para desacreditarlo o restarle credibilidad), pero terminan cayendo de bruces ante una verdad elemental: no es la oposición (es decir, el PRD) la que está en estos momentos denunciando la corrupción gubernamental sino reputados y acuciosos comunicadores (verbigracia: Alicia Ortega, Nuria Piera, Huchi Lora, etcétera) cuya independencia partidarista nadie puede cuestionar entre nosotros sin sentir urticantes remordimientos de conciencia o humedecer excesivamente las comisuras labiales.

¿No se ha entendido, por Dios? Hasta Su Eminencia Reverendísima acaba de decir que el tema lo tiene “huero”… Y como no se trata de huevos ni de cocos, no hay que extrañarse, pues, de que el gobierno del PLD, con su ya habitual desparpajo, insista en continuar la feria.

(*) El autor es abogado y profesor universitario

lrdecampsr@hotmail.com

Otras opiniones de: Luis R. Decamps R.

Mis hijos y el "principio de la infracción solidaria"Percepción, política práctica e intelectualidad Joao, la bella Monica y otras "monerías" del gobiernoHumanismo, pos modernidad y valores Leonel: !Arrinconado por el gobierno!El gobierno versus Leonel: El blanco real de Felucho Odebrecht y la lucha interna en el PLD y el PRMEl raro "antiimperialismo" del doctor Ray GuevaraDanilo y el PRD: ¿Un noviazgo sin amor?Sabores y picores en el PLD de hoyAntonostalgia del PEMELa reeleccion resbala y la oposicion en babiaLa reivindicacion historica del balaguerismo Google se parece a Dios, pero no lo es...El ostracismo de Leonel: ¿Culpa o ingratitud?La robótica ultranacionalista Hipocresia y cinismo en el panorama politicoLuis Abinader ante la historia El asesinato de Indhira Ghandi Lo que nos queda: El balaguerismo Abril 1965: El capitan que tomo por asalto la gloria La rebelión del leonelismo Luis Abinader en la cresta de la ola La “tozudez” de Leonel: ¿panico en el PLD?La reeleccion: ¿Un “maco” made in PLD?La agenda “patriotica” del conservadurismo El asesinato de Mahatma Gandhi en 1948El asesinato de Gaitan y el “Bogotazo” de 1948Baches y cachivaches de la reeleccion El asesinato de Olof Palme en 1986Las tribulaciones actuales del peledeismo historico Quirino al habla y Leonel en su ordalia “Pendejadas” de la vieja educacion domestica Brincos y mimicas con la reeleccion Leonel y el legado historico de BalaguerEl PLD y la crisis del pensamiento critico Hipolito Mejia ante la historiaEl asesinato de Isaac Rabin en 1995 Vainas y sables en el PLDEl asesinato del Che Guevara en 1967Leonel: El “zóon politikón” El asesinato de Anwar El-Sadat en 1981La reeleccion: Rosas y espinas en el PLDLeonel: ¿Camino a su primera derrota?Martin Luther King: humanista integral Malcolm X: De ratero a redentor social Kennedy: El hombre y el destino El PLD, LOma Miranda y Groucho MarxAdalai Stevenson: Un demócrata olvidado Matices históricos de la política en USATransfugas y "corchos" en la era del PLDEl legado gris de la "era" del PLDEl PRD, Majluta y la "Ley de Lemas"Trujillo: la lección ignorada La Constitución, el referendo y la reelección Danilo, Leonel y al reelección Caamaño y la prepotencia del embajador Era Trujillo realmente patriota o nacionalista?La "no reelección": ¿Una engañifa institucional?Graznidos del trujillismo historico El "vicio" del poder y la tentación totalitaria La socialdemocracia sigue siendo el camino Sobre "desfases" y “cambios de paradigmas"No es comunismo sino cristianismo La hipocresía como ideología Patriotismo, nacionalismo y antihaitianismo Ni Marx ni Cristo: ¿El signo de la época?Un articulo de Balaguer Recordando la “Izquierda Democrática” La política: ¿Pasión o profesión? La "política del gran garrote" de los EEUU El atentado de 1981 contra Juan Pablo IIEl decrepito circo del ultranacionalismo Elogio de la hipocresía Danilo versus Leonel: ¿Cambio de mando en el PLD?Verdades y mentiras en el PRD de hoy El conservadurismo dominicano; en la cresta de la olaEl disparate de la "fusión" con Haití Luis Abinader: Perfiles de un liderazgo en ascensoLa prensa digital: perfiles de una revolución mediática Liberalismo y conservadurismo en la historia dominicanaLa tirria del conservadurismo contra las ONGsSu majestad, el peledeismoSi a la regularización, no al ultranacionalismo Hipocresia y cinismo en el ultranacionalismo criolloLauros y perversiones de la democraciaEl dia que Hitler escapo de la muerte El "voto preferencial": Mitos y realidades El dia que ¨mataron¨ a Lenin Secreto a voces: el PRD necesita un nuevo liderazgoEl gobierno de Danilo, la encuesta Gallup y el pobre PRDLa "doctrina Monroe" y la "Seguridad Nacional" de Estados UnidosLa miseria ideológica de los partidos De Leonel a Danilo: Breve historia de la cosmética política PRD: El derrotero suicida de la división Se cavan las trincheras en el PRD: ¿La “tesis Betancourt" o la táctica penagomista de “ir como quiera”?El gobierno "light", la culebra que no se muerde la cola y la impronta de Barrabás en el PRDBolívar, García Márquez y la subversión de la historia Derecha e izquierda en la política del siglo XXIDe Maquiavelo a Rousseau: realismo e idealismo en politicaCorea del Norte: Ritos de una extraña monarquía "comunista" Leonel, el PLD, la Barrick Gold y el perogrulloDanilo y Leonel: el desafio silenteLos “pendejos” de la guerra restauradoraEl PRD, el liberalismo histórico y la riña de los egos Liberalismo y socialismo: Otras viejas vainas de los "pendejos"“Pendejos” Y “Realistas” en la primera república La feria de la política: pinceladas históricas para pendejosLa vieja vaina del "bien común": anatomía del político pendejoDe Marx a Bosch: la "envidia" de los "pendejos" socialistasConfucio: Un "pendejo" de antes de CristoJesucristo: Pionero de la ideologia de los "pendejos"Los Trinitarios: Nuestros primeros "pendejos" y "envidiosos"Los gobiernos del PLD: Poder, "Progreso" e Impunidad¿Se necesita o no una ley orgánica para aprobar la reforma tributaria de Danilo? Las fotos de Fidel: El contramensaje de la imagen El Feliz Bautista, los zafarranchos en el PLD y el "regalito" de Leonel a Danilo¿ Presión tributaria? Enemas y vomitivos para todosEl “eterno retorno”: Lla otra cara de las “megapensiones” El viejo imperialismo: antinostalgia de otra "Era"El "ABC" de la democracia: notas para desmeroriadosDe politica y politicos: machacando ideasVincho, Leonel y otros "bultos" del gobierno de DaniloRecordando a McLuhan: recovecos de la globalizacionMercado y doctrina: La politica en la "posmodernidad"El neoliberalismo y la crisis del capitalismo globalTodo “made in PLD”: De la mediocracia a la desesperación Nuestro "mundo posideológico"Despues del “Mundo de Yalta”Los grupos en el PRD: ¿Vicio o Virtud?¡Ay, qué miedo!: El don me quiere botar del PRDLa socialdemocracia dominicana: verdades y mentirasEl antireelecionismo: Mitos y realidadesMe derrotó el Estado, pero siento orgullo de mi voto Hipolito Mejía: Un voto por el país ¿A quien le creo? Encuestas, realidades, opiniones populares y otras vainas raras en el escenario electoral dominicano Hipólito: El elegidoHipolito: el presidente que yo conocíLas elecciones dominicanas, segun Broussonet¿La “Era” de Leonel? De encuesta Gallup a “crisis” de JCE: ¿Vericuetos de la agenda de campaña del PLD?Danilo y Margarita: ¿Es cierto que “esta linda la mar”?Fernández Domínguez: De Puerto rico a la gloria Consumatum Est: Con Margarita, Leonel le gana el primer “round” a Danilo y al Comite PoliticoLas dos encuesta de “Asisa”, las bellaquería y el “riflazo” de DaniloLeonel, doña Margarita y otras piedras en el camino de DaniloLa encuesta de "Asisa", la "cuerda" de Danilo y la candidatura de Doña MargaritaEl PLD y la “recuperación” económica del paisDanilo: ¿Bajo el contrasigno de la historia? La nómina pública, los timbales palaciegos y el festin de los “Wikileaks”La Amet, el “Progreso”y otros “bultos” gubernamentales“¡Memoria contra el olvido!”: El FMI, Leonel y el dominicano común “Se Pasa la tenaza…”: Hipólito, Perogrullo y DaniloEl “chulla” latinoamericanaDanilo y el PLD: maullidos del GatopardoEl “paquetazo”, el gobierno y el pobre Danilo El conde Abraños: de política y politiquerosEl PLD frente e Hipólito: el “cuentazo” del “retroceso” Hipólito y el PLD: Mentiras viejas, Verdades nuevasLeonel; Razones y sinrazones de una “¨declinatoria” Política, realidad y artificioLos trotes postreros de la convención del PRD...Mis apuestas en la convención del PRDEl dilema de Leonel, según BroussonetHipólito, Miguel y e PRD en el análisis de BroussonetLa “descelebración” de la navidad y ptras curiosidades Jesús de Nazaret: El gestor de una nueva civilización Leonel, la reeleción y el referendoLo que viene en el PRD: Un “choque de trenes” De Trucutú al nuevo doctor Merengue: la retórica de la política "light"La tesis reeleccionista del candidato títereEl PLD, los valores y la iniciativa de la Primera DamaIdentidad, “reingeniería” y candidatura presidencial en el PRD¿Es realmente posible una nueva reforma constituciona?El Metro en los hechos: ¿Gran obra o estafa? El Comité Político del PLD: Un anacronismo¿Reelección de Leonel? Una discusión para tontos Aspavientos y zafarranchos en el PRDLa “ceremonia de la bata blanca” ¿Par qué sirve el DNPC (antiguo DEPRECO)? Luis Abinader: impresiones fugaces sobre su discurso políticoLos desplantes del PRD al liberalismo históricoHipólito Mejía: ¿como el ave fénix? “Corran, muchachos, corran…” Milagros Ortíz Bosch en las “pinceladas” de Broussonet Una luz en el caminoEl gobierno como la arepa y la ” Nueva Republica de la Barrick Gold““Tiren coño, cobardes, tiren…”Marx y Bolívar: Notas sobre una controversia histórica “SE PASA LA TENAZA…”La candidatura del desprecio “SE PASA LA TENAZA…” La canidatura de Milagros Ortiz Bosch“SE PASA LA TENAZA…”“SE PASA LA TENAZA…”¿ingenuidad y desaprensión ?“SE PASA LA TENAZA…”: Se pusieron guapitos...“SE PASA LA TENAZA…”: La queja de algunos hipolitistas“SE PASA LA TENAZA…”: ¿Hipolito entierra el hacha? “SE PASA LA TENAZA…”Requiem por la “Constitución de Leonel”Viejas perogrulladas de la táctica política La “agenda Fernández”La portentosa voz de mando del general LuperónMiguel Vargas en la cresta de la olaLa verdad como “roba la gallina”: Percepción y realidad en los gobiernos del PLD
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados