Domingo 23 de Abril del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


Cándida Figuereo

La avaricia rompe el saco

El dicho popular contenido en el título precitado parece tener cada vez mayor número de seguidores dispuestos a perder la dignidad, si es que saben lo que es eso, por pretender a como dé lugar el enriquecimiento ilícito olvidando que también es posible el lucro con el sudor de su frente para no caer en el precipicio de la indignidad.

Las consecuencias y habladurías por lo ilícito parecerían importar poco en casos comprobados tras el dictamen final de la justicia que lleva tras las rejas a los inculpados, donde les sobra el tiempo para recapitular.

Sin embargo, al concluir la pena usualmente algunos siguen el mismo sendero. Esto es preocupante cuando tienen hijos inocentes que se convierten en motivo de burla de sus amiguitos, mofa que jamás debe producirse ni para el inculpado ni para el inocente.

Se trata de seres humanos que probablemente necesitan consejería y opciones para que cambien de rumbo. Nadie es perfecto y al margen de lo que se haga, lo fundamental es el cambio positivo que pueda lograr en ese sujeto para sigas un nuevo rumbo.
Eso implica que hoy más que nunca se precisa la orientación de la niñez en el hogar y la escuela para que se forme el hombre y la mujer digna que merece todo país.
Lo anterior no implica que se trate de un santo o una santa, no. Los santos, según dicen, están en el cielo y asumo que esto precisa una devoción espiritual al 100% positiva, contemplativa.
De lo que se trata es que las personas no vuelvan a delinquir ni arrastren con ellos a otras personas y a sus hijos. Los padres no siempre pueden ser tan indulgentes para lograr un buen resultado de sus vástagos.
¿Es malo ser rico­? Mentiría si dijera que es bueno o que es malo. Simplemente SUPONGO que no porque abundan los que desean tener ese statu económico aunque le arranquen la cabeza en lo que canta un gallo si no andan con una fuerte custodia.

Si he oído, de personas creíbles, de individuos que son ricos con el sudor de su frente. Gente que trabaja día a día con ahínco para vivir con holgura. ¡Qué bueno!

Algunas de esas personas que han hecho camino al andar también enrolan a sus hijos para que se abran paso en la vida dando seguimiento a sus negocios o creando otros. Todo eso es bueno y se debe unir al amor familiar.

Si no amas a sus hijos y solo se ama usted, no tienes nada. Los hijos son la esencia macro de un ser humano, el continuador de su existencia, el que le da sentido a su vida en esa fusión de amor translúcida entre madre-hijo, padre-hijo.

En fin, todo el que desee ser rico que trabaje en ese propósito en buena lid, pero sin caer en la avaricia que rompe el saco cuando no se valoran las consecuencias de un desatino. La buena convivencia es lo que le da sentido a un mundo mejor.

Otras opiniones de: Cándida Figuereo

Un amor especialDejar huellas positivasRecobrar la paz No robarás Dejen que trabajeLeyes, ¿para qué?Ayuda urgente para CamiloQuejas y reclamacionesEl aborto por violación debe incluirse en el Código PenalObama no es un show. No, es real en humildadA Obama lo van a echar de menosPouerié Cordero, un batallador del periodismoArriba la autoestimaPara no olvidar al Cardenal López Rodríguez.“A pisar el acelerador”Cuidar a los menoresPara ti, PadreNegatividad versus positividadConfesión de amorSí se puedeLa buena voluntadSanearObama-manía sin límitesLoor a Fefita la Grande Los sobrinosUn traje a la medidaAhora fue a LaikoMás que mil palabrasPulsacionesEsperanzado y “quillao”La buena feEscribir es fácilEl derecho del consumidorSalvajismoEl país que tú quieresEl más codiciado El suplicio de SuppliceEl desastre de Haití visto por la OEA Los ojos de la OEAEjercita el amorAmarás al prójimo como a ti mismoComo chivos sin leyLa inversión en la pazLa envidia corroe¿Soluciones solidarias?El arte de la prudenciaImprudencia en cuatro ruedasSe pasa de la rayaPeriodistas de “lujo”La humanizaciónZape gatoFefita, no rueguesEl olor de la pobreza Si se acalla la vozSi el norte fuera el surEstado, gobierno y gobiernitosEl silencio de los buenosSe pasó de la rayaEvolución positivaMartínez logra ponchar BBWAARicos pobres, pobres ricosEl reto para el 2015El bono que hace feliz¡Ay Francisco!¡Ingratos!¿Este es tu país?Lamentaciones numéricasLa humildad51 kilómetros para llegar al paraísoAgricultores a ciegasRepública Dominicana es una maravillaPinta de ladrónLa mejor de las batallasLa educación y DavidLa vida es importante, ámalaPresidente, por favor, resuélvaloConfianza en DaniloOtra vez seráMartelly, sigues bailandoLa agenda de RD no es la de HaitíLa RD tiene “10 millones de médicos”La mejor madreNo actuar como "chivo sin ley"Libertad y libertinajeBoom laboral para discapacitadosMerecido galardón a la UASDComo dice ObamaNi más ni menosMás que vencedoresGregorio: Un trabajador excepcionalAtender sus cartones Ausencia de equidadHijos del dinero, hijos del amorEl triunfo ajenoEl respeto se fue de paseoAdolescencia exitosa de SeNaSaDespués de la tempestad viene la calmaSi es por honestidadCatarsis navideñaNarciso: Listo para servirMandela no tiene sustitutoHombres sin límitesNuevos trinitariosCuando un colega se vaDuarte solo necesita que lo imitenPrimero, después y siempre nosotrosPositivo 100%Mi guardia y/o policía favoritoUn pueblo bueno¿De quién es este país? Tras la oveja perdidaLa guerra y la pazClub de pesarosos y positivosLa niña de miel Hombres de mucha feEl valor del usuarioNecesito amorHombres diferentes El precio de la honestidadFrancisco y los GoliatEl Célebre FranciscoSolidaridad luctuosaCerca de DiosUn patriota en el hoyoAl maestro con cariñoEl poder abusivoLa solidaridadQue nadie piense por ti El "jumo" de RDSeñor, un franqueadorFirmaba marcando una cruzTras las rejasSe predica con el ejemploDeshumanización en crisisEl miedoDeshumanización en crisisErrores que matanPapá Dios es un tíguereSeguridad para todosAgresión calladaSeñales de humo El oro de Sánchez unió la poblaciónLa última llamada a José Miguel Montero
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados