Jueves 20 de Julio del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


Luis R. Decamps R.

El PLD y la crisis del pensamiento critico

Una de las secuelas espirituales más dramáticas y contraproducentes de las gestiones gubernativas del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) -sin que necesariamente estén totalmente libres de responsabilidad al tenor las otras entidades políticas que han administrado la cosa pública en los últimos tres decenios- ha sido la virtual liquidación del pensamiento crítico en nuestro país.

La sociedad dominicana de hoy, ciertamente (y hay que decirlo, aunque sea con dolor en el alma), es un conglomerado casi acrítico, considerablemente domesticado, con escasas voces verdaderamente no comprometidas con la plutocracia y el pillaje, donde abundan los peleles, los alabarderos y los bergantes... Un conglomerado -en fin- en el que el pensamiento ciudadano (el común, el profesional y el intelectual) luce condicionado y a veces hasta secuestrado por los poderes establecidos.

(Dentro de esa realidad ruda y decepcionante se han de descontar, para no pecar de injustos o incurrir en faltas a la verdad, ciertos espacios excepcionales que sólo hacen confirmar la regla: los medios digitales -donde la conciencia y el verbo inquisidores y protestatarios aún sobreviven por la propia naturaleza abierta de éstos- y un puñado más de programas o ámbitos de opinión pública dirigidos por “necios” y “desfasados” que se resisten a ser parte -o cómplices por favores- de los desmadres de la majestuosa democracia de clientela que nos gastamos).

No se está hablando, empero, de la forma de calibrar el diario acontecer que es propia de los pancistas, los idólatras y los sectarios de toda laya (se impone aclararlo porque este es un emplazamiento paralelo que existe junto al que es objeto de estas líneas), pues para éstos toda actitud crítica siempre ha sido resultado de la “envidia”, de que “no le han dado lo suyo”, del “resentimiento” o, como gusta decir un reconocido y culto periodista eterna y sabichosamente vinculado a la caverna política criolla, simplemente del “afán de fuñir” dizque para “crear problemas donde no los hay”.

(Esa última afirmación tampoco es maximalista: más allá de la vulgar y absurda apología del poder que entraña la tamborilera frase del distinguido comunicador, en el país hay gente que cree sinceramente que como sociedad “no tenemos grandes problemas” o que todo marcha “viento en popa”, y -¡claro!- para demostrárnoslo nos comparan con las más turbulentas o mendicantes naciones del orbe -asumiendo sin rubor el famoso consuelo de los tontos- o nos estrujan en el rostro las inefables estadísticas del Banco Central... “Pienso, luego existo”, como planteara el inmortal francés).

En realidad, se habla aquí de otra cosa, a saber: de la “mirada” honesta, seria y justa (o sea, no obsequiosa ni “de sueco”) ante la realidad cotidiana, es decir, específicamente al enfoque honrado, objetivo y constructivamente cuestionador que en todas las sociedades democráticas -porque lo contrario es justamente lo propio de la tiranía, la dictadura y el despotismo- asume por lo menos un importante segmento poblacional e institucional preocupado por el presente y el porvenir de la nación al margen de los intereses particulares... Que por algo y para algo la democracia es “un sistema de pesos y contrapesos” en el que deben prevalecer la pluralidad y el debate libre.

(Ese tipo de “mirada”, como se sabe, siempre resulta delineada por dos elementos que desgraciadamente cada día se ausentan más de la vida de los dominicanos de las últimas tres o cuatro generaciones: conocimiento elemental del pasado histórico -que es lo que nutre el amor sin amaneramiento por la patria y moldea los paradigmas sociales y los valores individuales- y un cierto grado de formación cívica y académica o cultural -que es lo que crea respeto por las instituciones y las leyes, y garantiza que la persona tienda a ejercer los derechos ciudadanos-).

El creciente fenómeno de abulia, contemporización, silencio cómplice o descarado respaldo frente a “lo mal hecho” que observamos en la República Dominicana de hoy -sin importar el costado por el que se examine- es deplorable y espeluznante para cualquier espíritu mínimamente sano y civilizado, y lamentablemente está patente en gran parte de la población adulta, las nuevas generaciones, la intelectualidad y (¡que pena!) en los tradicionales centros de elaboración de ideas tanto públicos como privados.

Tal situación es diariamente perceptible, de manera concreta, en el bárbaro que viola las leyes y las normas convencionales, en el ladino que las evade u obvia con fines oportunistas, en el pelele que observa a éstos con un aire de “ese no es mi problema”, en el simulacro de ciudadano que se deja humillar o expoliar por individuos o entidades (públicas o privadas), o en la gran masa integrada por esa “pobre gente” -para no usar una identificación ofensiva- que cree que defender sus derechos es vergonzoso, escandaloso o una mera impertinencia.

Igualmente, el fenómeno se nota en la impresionante carga de superficialidad, frivolidad, lambisconería o mediocridad que presentan los “análisis” y las “evaluaciones” de la coyuntura político-económica (o el abordaje de los problemas que en general acogotan o preocupan a la nación) en los medios tradicionales de comunicación y en los lugares de relativa concentración poblacional: partidos, agrupaciones sociales, congregaciones religiosas, centros comerciales y ¡hasta universidades!

Y lo peor es lo otro: todo ello se asume ya con una naturalidad que espanta (abundan las personas que se han acostumbrado a las inconductas propias y ajenas), y aunque muchos ni siquiera reparan en esto porque la cotidianidad aparenta no dejarles espacio sino para la “búsqueda” (por veces al mejor estilo de las alimañas de ferretería, que terminan adaptando su aparato digestivo a las más impensables sustancias), se trata de un pesado fardo de incivilidad y ausencia de empoderamiento político que promueve el caos social y aplasta la conciencia colectiva.

La reiteración es válida: en los hechos nos hemos convertido en una comunidad nacional en el que, con la excepción de ciertos grupos miserablemente minoritarios, la gente no parece estar dispuesta a defender sus derechos constitucionales o legales (el conformismo y la aceptación del “mal menor” están a la orden del día), se ha adoptado la terrible sociología existencial de la sobrevivencia (cuchillo entre dientes o gratitud por las migajas de la corrupción, según el área de desenvolvimiento), y se generaliza cada vez más un comportamiento colectivo e individual que un comentarista radial ha denominado humorísticamente “la filosofía del ná e ná”.

(El fenómeno aterra a quienes nos formamos en el humanismo, el espíritu de justicia y la vocación pluralista -aunque sea una “ingenuidad” o un “desfase” para algunos- por una razón simple: el pensamiento crítico -en tanto liquidador de la mentira y la ignorancia- fue históricamente el partero de la libertad, y en términos prácticos ha devenido el fundamento de la democracia y del progreso material y espiritual sostenible, por lo que -no es exageración, pese a parecerlo- su degradación sólo puede ser heraldo de tres cosas: la descomposición moral, la victoria del fanatismo en todas sus manifestaciones y el retorno del totalitarismo... No es un invento de quien escribe: es una enseñanza de la historia universal).

Desde luego, que haya sido precisamente el PLD en el poder el que promoviera o sencillamente permitiera el advenimiento de la actual agonía del pensamiento crítico entre los dominicanos constituye no sólo un contrasentido político sino también una verdadera infamia histórica tanto por el hecho en sí como por los “mecanismos” que han operado para ello (abominados reiteradamente por los “padres fundadores” del peledeísmo): el clintelismo, el descrédito de la cultura, la prevalencia de la “ética” del usurero y, en consecuencia, la “cualquierización” del liderazgo y la generalización de la corrupción, el desparpajo moral y la impunidad.

Es cierto, absolutamente cierto que aún está pendiente el balance final de la presente administración del licenciado Danilo Medina (tan distinta de la del doctor Leonel Fernández como diferentes son un cocodrilo y un caimán), pero la inquietud vale tanto para hoy como para mañana: ¿Qué diría el profesor Juan Bosch, si viviera, de esa impúdica “obra” de sus amados discípulos? El autor ni siquiera se molestará en hacer un intento de abordaje de la interrogante, pues todo el que tiene al menos una pizca de referencia sobre el pensamiento político y la catadura moral del ilustre polígrafo de La Vega, seguramente conoce la respuesta.

(*) El autor es abogado y profesor universitario
lrdecampsr@hotmail.com

Otras opiniones de: Luis R. Decamps R.

Mis hijos y el "principio de la infracción solidaria"Percepción, política práctica e intelectualidad Joao, la bella Monica y otras "monerías" del gobiernoHumanismo, pos modernidad y valores Leonel: !Arrinconado por el gobierno!El gobierno versus Leonel: El blanco real de Felucho Odebrecht y la lucha interna en el PLD y el PRMEl raro "antiimperialismo" del doctor Ray GuevaraDanilo y el PRD: ¿Un noviazgo sin amor?Sabores y picores en el PLD de hoyAntonostalgia del PEMELa reeleccion resbala y la oposicion en babiaLa reivindicacion historica del balaguerismo Google se parece a Dios, pero no lo es...El ostracismo de Leonel: ¿Culpa o ingratitud?La robótica ultranacionalista Hipocresia y cinismo en el panorama politicoLuis Abinader ante la historia El asesinato de Indhira Ghandi Lo que nos queda: El balaguerismo Abril 1965: El capitan que tomo por asalto la gloria La rebelión del leonelismo Luis Abinader en la cresta de la ola La “tozudez” de Leonel: ¿panico en el PLD?La reeleccion: ¿Un “maco” made in PLD?La agenda “patriotica” del conservadurismo El asesinato de Mahatma Gandhi en 1948El asesinato de Gaitan y el “Bogotazo” de 1948Baches y cachivaches de la reeleccion El asesinato de Olof Palme en 1986Las tribulaciones actuales del peledeismo historico Quirino al habla y Leonel en su ordalia “Pendejadas” de la vieja educacion domestica Brincos y mimicas con la reeleccion Leonel y el legado historico de BalaguerHipolito Mejia ante la historiaEl asesinato de Isaac Rabin en 1995 Vainas y sables en el PLDEl asesinato del Che Guevara en 1967Leonel: El “zóon politikón” El asesinato de Anwar El-Sadat en 1981La reeleccion: Rosas y espinas en el PLDLeonel: ¿Camino a su primera derrota?Martin Luther King: humanista integral Malcolm X: De ratero a redentor social Kennedy: El hombre y el destino El PLD, LOma Miranda y Groucho MarxAdalai Stevenson: Un demócrata olvidado Matices históricos de la política en USATransfugas y "corchos" en la era del PLDEl legado gris de la "era" del PLDEl PRD, Majluta y la "Ley de Lemas"Trujillo: la lección ignorada La Constitución, el referendo y la reelección Danilo, Leonel y al reelección Caamaño y la prepotencia del embajador Era Trujillo realmente patriota o nacionalista?La "no reelección": ¿Una engañifa institucional?Graznidos del trujillismo historico El "vicio" del poder y la tentación totalitaria La socialdemocracia sigue siendo el camino Sobre "desfases" y “cambios de paradigmas"No es comunismo sino cristianismo La hipocresía como ideología Patriotismo, nacionalismo y antihaitianismo Ni Marx ni Cristo: ¿El signo de la época?Un articulo de Balaguer Recordando la “Izquierda Democrática” La política: ¿Pasión o profesión? La "política del gran garrote" de los EEUU El atentado de 1981 contra Juan Pablo IIEl decrepito circo del ultranacionalismo Elogio de la hipocresía Danilo versus Leonel: ¿Cambio de mando en el PLD?Verdades y mentiras en el PRD de hoy El conservadurismo dominicano; en la cresta de la olaEl disparate de la "fusión" con Haití Luis Abinader: Perfiles de un liderazgo en ascensoLa prensa digital: perfiles de una revolución mediática Liberalismo y conservadurismo en la historia dominicanaLa tirria del conservadurismo contra las ONGsSu majestad, el peledeismoSi a la regularización, no al ultranacionalismo Hipocresia y cinismo en el ultranacionalismo criolloLauros y perversiones de la democraciaEl dia que Hitler escapo de la muerte El "voto preferencial": Mitos y realidades El dia que ¨mataron¨ a Lenin Secreto a voces: el PRD necesita un nuevo liderazgoEl gobierno de Danilo, la encuesta Gallup y el pobre PRDLa "doctrina Monroe" y la "Seguridad Nacional" de Estados UnidosLa miseria ideológica de los partidos De Leonel a Danilo: Breve historia de la cosmética política PRD: El derrotero suicida de la división Se cavan las trincheras en el PRD: ¿La “tesis Betancourt" o la táctica penagomista de “ir como quiera”?El gobierno "light", la culebra que no se muerde la cola y la impronta de Barrabás en el PRDBolívar, García Márquez y la subversión de la historia Derecha e izquierda en la política del siglo XXIDe Maquiavelo a Rousseau: realismo e idealismo en politicaCorea del Norte: Ritos de una extraña monarquía "comunista" Leonel, el PLD, la Barrick Gold y el perogrulloDanilo y Leonel: el desafio silenteLos “pendejos” de la guerra restauradoraEl PRD, el liberalismo histórico y la riña de los egos Liberalismo y socialismo: Otras viejas vainas de los "pendejos"“Pendejos” Y “Realistas” en la primera república La feria de la política: pinceladas históricas para pendejosLa vieja vaina del "bien común": anatomía del político pendejoDe Marx a Bosch: la "envidia" de los "pendejos" socialistasConfucio: Un "pendejo" de antes de CristoJesucristo: Pionero de la ideologia de los "pendejos"Los Trinitarios: Nuestros primeros "pendejos" y "envidiosos"Los gobiernos del PLD: Poder, "Progreso" e Impunidad¿Se necesita o no una ley orgánica para aprobar la reforma tributaria de Danilo? Las fotos de Fidel: El contramensaje de la imagen El Feliz Bautista, los zafarranchos en el PLD y el "regalito" de Leonel a Danilo¿ Presión tributaria? Enemas y vomitivos para todosEl “eterno retorno”: Lla otra cara de las “megapensiones” El viejo imperialismo: antinostalgia de otra "Era"El "ABC" de la democracia: notas para desmeroriadosDe politica y politicos: machacando ideasVincho, Leonel y otros "bultos" del gobierno de DaniloRecordando a McLuhan: recovecos de la globalizacionMercado y doctrina: La politica en la "posmodernidad"El neoliberalismo y la crisis del capitalismo globalTodo “made in PLD”: De la mediocracia a la desesperación Nuestro "mundo posideológico"Despues del “Mundo de Yalta”Los grupos en el PRD: ¿Vicio o Virtud?¡Ay, qué miedo!: El don me quiere botar del PRDLa socialdemocracia dominicana: verdades y mentirasEl antireelecionismo: Mitos y realidadesMe derrotó el Estado, pero siento orgullo de mi voto Hipolito Mejía: Un voto por el país ¿A quien le creo? Encuestas, realidades, opiniones populares y otras vainas raras en el escenario electoral dominicano Hipólito: El elegidoHipolito: el presidente que yo conocíLas elecciones dominicanas, segun Broussonet¿La “Era” de Leonel? De encuesta Gallup a “crisis” de JCE: ¿Vericuetos de la agenda de campaña del PLD?Danilo y Margarita: ¿Es cierto que “esta linda la mar”?Fernández Domínguez: De Puerto rico a la gloria Consumatum Est: Con Margarita, Leonel le gana el primer “round” a Danilo y al Comite PoliticoLas dos encuesta de “Asisa”, las bellaquería y el “riflazo” de DaniloLeonel, doña Margarita y otras piedras en el camino de DaniloLa encuesta de "Asisa", la "cuerda" de Danilo y la candidatura de Doña MargaritaEl PLD y la “recuperación” económica del paisDanilo: ¿Bajo el contrasigno de la historia? La nómina pública, los timbales palaciegos y el festin de los “Wikileaks”La Amet, el “Progreso”y otros “bultos” gubernamentales“¡Memoria contra el olvido!”: El FMI, Leonel y el dominicano común “Se Pasa la tenaza…”: Hipólito, Perogrullo y DaniloEl “chulla” latinoamericanaDanilo y el PLD: maullidos del GatopardoEl “paquetazo”, el gobierno y el pobre Danilo El conde Abraños: de política y politiquerosEl PLD frente e Hipólito: el “cuentazo” del “retroceso” Hipólito y el PLD: Mentiras viejas, Verdades nuevasLeonel; Razones y sinrazones de una “¨declinatoria” Política, realidad y artificioLos trotes postreros de la convención del PRD...Mis apuestas en la convención del PRDEl dilema de Leonel, según BroussonetHipólito, Miguel y e PRD en el análisis de BroussonetLa “descelebración” de la navidad y ptras curiosidades Jesús de Nazaret: El gestor de una nueva civilización Leonel, la reeleción y el referendoLo que viene en el PRD: Un “choque de trenes” De Trucutú al nuevo doctor Merengue: la retórica de la política "light"La tesis reeleccionista del candidato títereEl PLD, los valores y la iniciativa de la Primera DamaIdentidad, “reingeniería” y candidatura presidencial en el PRD¿Es realmente posible una nueva reforma constituciona?El Metro en los hechos: ¿Gran obra o estafa? El Comité Político del PLD: Un anacronismo¿Reelección de Leonel? Una discusión para tontos Aspavientos y zafarranchos en el PRDLa “ceremonia de la bata blanca” ¿Par qué sirve el DNPC (antiguo DEPRECO)? Luis Abinader: impresiones fugaces sobre su discurso políticoLos desplantes del PRD al liberalismo históricoHipólito Mejía: ¿como el ave fénix? “Corran, muchachos, corran…” Milagros Ortíz Bosch en las “pinceladas” de Broussonet Una luz en el caminoEl gobierno como la arepa y la ” Nueva Republica de la Barrick Gold““Tiren coño, cobardes, tiren…”Marx y Bolívar: Notas sobre una controversia histórica “SE PASA LA TENAZA…”La candidatura del desprecio “SE PASA LA TENAZA…” La canidatura de Milagros Ortiz Bosch“SE PASA LA TENAZA…”“SE PASA LA TENAZA…”¿ingenuidad y desaprensión ?“SE PASA LA TENAZA…”: Se pusieron guapitos...“SE PASA LA TENAZA…”: La queja de algunos hipolitistas“SE PASA LA TENAZA…”: ¿Hipolito entierra el hacha? “SE PASA LA TENAZA…”Requiem por la “Constitución de Leonel”Viejas perogrulladas de la táctica política La “agenda Fernández”La portentosa voz de mando del general LuperónMiguel Vargas en la cresta de la olaLa feria de la corrupciónLa verdad como “roba la gallina”: Percepción y realidad en los gobiernos del PLD
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados
Ministerio de Educación banner