Sábado 24 de Junio del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


José Carvajal

Virgilio López Azuán no hizo la tarea

Los premios literarios condicionan la lectura. No es lo mismo enfrentarse a un texto autenticado por un galardón, que a otro huérfano de la bendición de un congreso de jurados contratado para estudiar el discurso y emitir un veredicto, como en los tribunales que administran la Justicia en las sociedades civilizadas.

Un veredicto es, o debe ser, el resultado de deliberaciones sesudas que derivan a su vez del análisis y la reflexión. En el juicio literario de un concurso, la sentencia a favor de un “premio único” es la condena de los demás aspirantes al galardón. De modo que el premiado será siempre el mejor, el texto sin manchas, el que convence a dos de un panel de tres jueces. O en su defecto a todos, que es lo que se llama “por unanimidad”.

Aparte de lo metálico, si se ofrece en las bases del concurso, el beneficio del premio es que el lector se acerque a la obra confiado en el filtro especializado que por lógica representan los miembros del jurado, quienes venden ese servicio basado en sus experiencias, conocimientos, y a veces prestigio, para dar al final una certificación que motive primero el aplauso y la aceptación de la “sociedad intelectual”, y luego el orgullo de la entidad que patrocina el premio.

La sorpresa sin embargo no deja de ser mayúscula cuando se descubre que el jurado ha obrado en “vía contraria” de lo que se espera de él. Y cuando el texto premiado está plagado de “manchas indelebles”, por decirlo de alguna manera, las preguntas son lógicas: ¿habrá hecho el jurado su trabajo? ¿Leyó el texto que premió? ¿A quién se pretende engañar con un veredicto que no se corresponde?

Es el caso del Premio Funglode de Poesía Pedro Mir 2013 otorgado al libro “Sumer (Poética de los números)” del dominicano Virgilio López Azuán. Quizá debo anotar que López Azuán no es un poeta cualquiera, ya que se desempeña como rector de la Universidad Tecnológica del Sur (UTESUR) de la provincia de Azua, en República Dominicana.


Amparada en el veredicto, la contraportada de la obra de López Azuán indica que el libro “recoge en él los orígenes y herencias de la humanidad”. Y luego destaca que “un reconocido jurado integrado por los escritores León Félix Batista, Basilio Belliard y Fernando Cabrera decidió por unanimidad conceder el galardón a esta obra teniendo en cuenta el ejercicio de imaginación, su diversidad y coherencia, su aliento cosmogónico, el despliegue de saberes y sentires, así como los riesgos formales que asume”.

Si el veredicto no fuera tan pretencioso, tal vez el jurado se hubiera salido con la suya. Pero la ambigüedad y la falta de especificidad hace sospechar que los “peritos literarios” solo leyeron el título y el subtítulo de la obra, pues “Sumer” no es ni se asoma a lo que anuncia el título, ni tampoco honra el enunciado del subtítulo “Poética de los números”.

La pretensión apunta desde el principio a la exploración de “la poética de los números”, pero al final es lo que menos hace el poeta. Tal vez la falla principal está en llamar “poética” lo que en este caso solo sería poesía. Pues “poética” sustantivo es muy distinto a “poética” adjetivo. Además, en el subtítulo aparece como un sustantivo seguido de la preposición “de”. Tampoco es lo mismo “Poética de los números” que “Poética [para] los números” (ni “antología poética” que “antología de poética”). De tener que escoger una de esas frases para el libro de López Azuán, creo que la de menor riesgo sería “Poética para los números”.

Los estudiosos definen la poética como una aproximación científica del discurso literario. En otros casos es el estudio de la especificidad de algo. Sellaré el tema del subtítulo subrayando que la palabra se remonta a la “Poética de Aristóteles”, y que se desvirtúa vergonzosamente en el subtítulo del libro premiado de López Azuán.

En cuanto al título “Sumer”, la trampa está en atribuir una profundidad textual que no se trabajó en estos poemas; en hacer creer que el libro se ocupa de la exploración “poética” de los números y sus significados a partir de los sumerios, es decir, del origen de la civilización en la antigua Mesopotamia, en el sur de aquella remota región que hoy incluye Irak y Kuwait.

No hay tal exploración milenaria en el libro premiado de López Azuán. Pero este tema lo dejo para la segunda entrega de este trabajo, que publicaré próximamente.

Otras opiniones de: José Carvajal

Paraguay sin pena ni gloriaEl pensamiento literario de RenéLa firma de René del Risco y BermúdezAntología esencial para los tontosRealidad y Premio Nacional de LiteraturaGratereaux, Mieses Burgos y BorgesAntes de Federico Henríquez GratereauxÉtica y Premio Nacional de Literatura 2017Libros RD / Mis recomendaciones 2016Pedro Henríquez Ureña bajo observaciónAntología para escapar del olvidoPoesía amorosa dominicana en el siglo 21Amoroso mundo de la poesía dominicanaUna antología ridícula para el mundoEl pecado literarioLos espacios de Pedro CamiloLiteratura y política dominicana 2016PHU y descuidos de Andrés L. MateoEsteban Torres y las ideasHaití y una novela de Matos Moquete (y 4)Haití y una novela de Matos Moquete (3)Haití y una novela de Matos Moquete (2)Haití y una novela de Matos Moquete (I)El premio de entonces, ya no es lo mismoJuan Bosch, autor de una obra infinitaJuan Bosch, autor de una obra infinitaGabriel García Márquez para dominicanosVirgilio López Azuán no hizo la tarea (3 de 3)Leonardo Nin, en blanco y negroConocimiento de pausa y efectoLiteratura dominicana: nota para extranjerosSergio Ramírez, dentro y fuera de NicaraguaTreinta días fuera de FacebookSiglos de luces sin aplausos ni veniasEl enemigo no soy yoCésar Zapata, más allá de lo virtualCésar Zapata entre la poesía y el cuentoPedro Henríquez Ureña con ribetes de oroUna tarea para el Ministro de CulturaPiedra filosofal de letras dominicanasDe viaje con un "eslabón perdido"Reynaldo Disla, diálogo y apartePoetas de un eslabón perdidoEl éxito ferial de Eugenio FortunatoReflectores para Tomás Castro BurdiezEl legado del mago de MacondoLa minúscula Feria de Santo Domingo2 libras de cuentos de Rafael García RomeroQue suba el telón para VirnaVenias y aplausos para Mateo MorrisonTony Raful y el compromiso con las ideasLunes de la Poesía huele a caprichoEncuentro entre ruinas colonialesMiguel Angel Fornerín y el afán de canonUna libreta llamada FacebookDominicana y los lacayos del PoderDominicana y la cooperativa del PoderChapucería millonaria en CulturaNada haitiano me es ajenoHaití debe guardar corduraDominicana y la estrangulación de salariosLa consecuencia de opinar en mi paísDominicana en una encrucijadaRihanna y la dichosa cucaracha dominicanaCartas de presentación de Miguel ColladoDominicana con el dedo en el gatilloAutores del desprecio y el olvidoSan Francisco de Macorís, otra realidadA salvo del olvido con obras reunidasAutogestión y responsabilidad literariaJosé Mármol, un poeta hereje reivindicadoR. Rodríguez Soriano con pasaporte literarioEl tristemente célebre Anthony WeinerLa inspiración errante aparece en CaliforniaLa marca de María Celeste ArrarásUn seminario: ¡Medios para todo!De paso por Librería Cuesta Adiós temprano al poeta del "esquizo"Carlos Alberto Montaner: Otra vez adiósProeza tuiter: una novela con cuentagotasHágalo rápido, pero primero hágalo bienLa economía portátil de Leonel FernándezUn desalojo anunciadoLa visita de los hombres blancosEnrique Eusebio, para la historiaMás allá de las tumbas, sin espectáculoApuntes para escritores dominicanosSicarios financieros en la islaUn diario para revivir a BorgesEl himno nacional de Miguel de CampsLibro súbito de José AcostaApócrifo de Judas IzcarioteLey de la ilusión en Ministerio de CulturaLos sueldos de León Félix Batista Los números de la Editora NacionalJosefina Báez, ¡Ay ombe!¿Qué tiene de malo?Derrotismo en Ministerio de CulturaEditora Nacional y supervivencia culturalLaboratorios de escritores dominicanosMarianela Medrano, sin máscara de oxígenoClaudio Hanley y la profanación de la muerte Viriato Sención en la eternidadTeodoro Grullón, al servicio de la VidaPanteón de héroes inútiles Un caimán envidiosoGallinero del libro dominicano en Nueva YorkDel best al bad seller: el libroMario Vargas Llosa, un Nobel explosivoGazapo en cuento de Jorge Luis BorgesCrisis de Alianza Dominicana huele a conspiraciónComplot y camisa de fuerza en Washington HeightsLluvia de piedras en Washington HeightsEfecto dominó en Washington HeightsEl conocimiento y las bestias
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados