Sábado 24 de Junio del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


José Carvajal

Leonardo Nin, en blanco y negro

En una conferencia acerca de la metáfora, Jorge Luis Borges dijo que “desgraciadamente, toda literatura está hecha de trucos, y esos trucos, a la larga, salen a la luz. Y entonces fatigan al lector”.

Pero en el caso de la poesía, aclaró que el “truco” es algo discreto. Y, como siempre, Borges tenía y sigue teniendo razón; el “truco” de la poesía está precisamente en la metáfora, porque esta no nombra sino que sugiere, y su relativa belleza o fealdad, su fuerza o debilidad, su acierto o desacierto, dependerán siempre de dos niveles de comprensión: el del poeta que escribe y el del lector que se presta al juego de interpretar.

Por eso la poesía, como la lluvia, no tiene reglas ni normas que atajen las inundaciones verbales. La lluvia cae ya sea de forma vertical o diagonal; la simetría no pertenece a la descarga de las nubes sino a la dirección y la fuerza del viento. La poesía es igual, o casi igual; el poeta escribe en un plano, digamos que horizontal, y luego la comprensión del lector se encarga de la simetría, porque en este caso el poeta es solo una nube que se descarga, y el lector es el viento.

“Poemas en blanco y negro” del dominicano Leonardo Nin es una descarga. Por alguna razón que podría parecernos inexplicable, el poeta consideró que el libro había abierto sus alas y que estaba listo para emprender el vuelo hacia las manos de los lectores. No sé cuántos lectores tienen este texto publicado en 2014 por Indole Editores, de El Salvador. Lo que sí estoy seguro es que a mis manos llegó un ejemplar que me envió el mismo poeta, desde Massachusetts.

Mi primera impresión del texto es la supremacía que se le sigue dando al blanco sobre el negro. Pues decir “Poemas en blanco y negro” no sería lo mismo que “Poemas en negro y blanco”, sobre todo cuando la portada tiene de fondo el rostro de una mujer negra, bastante negra.

La idea de la portada invita a buscar el tema negro en los poemas, más aun en aquellos que figuran en la segunda parte, titulada “Poemas en negro”. Sin embargo, el autor trata pero no logra el efecto "negroide” como lo conceptualizó Blumenbach; queda en el intento del truco, ya que a estas alturas debemos saber que no es negro un poema solo porque mencione las palabras negro, santero, vudú, gagá, ni algunas de las llamadas 21 divisiones de la santería (Belie, Anaisa o Legbá) u otros vocablos perturbadores para una conciencia de blanco. De hecho, hubiera sido interesante saber qué habrían dicho de estos poemas los grandes cultivadores de la poesía negra en el Caribe, como Manuel del Cabral, Luis Palés Matos y Nicolás Guillén; o qué reacción habría tenido Alejo Carpentier.

Quizá debe entenderse que toda mi interpretación deriva de la portada, del título del libro y de las partes (Poemas en blanco; Poemas en negro; y En gris y cal) que agregan contexto a la lectura. Aun así, el intento no deja de ser una valiosa osadía de Leonardo Nin.

Otra serie de tropiezos que tuve a lo largo de la lectura fue el exceso de gerundios, que a mi juicio entorpecen la magia de la poesía. Aunque necesarios y casi imprescindibles en la prosa, en poesía los gerundios pueden convertirse en trampas del lenguaje y piedras filosas en el camino.

En cuanto a las metáforas que tejen esta nueva obra de Leonardo Nin, cuya publicación me parece algo precipitada por la falta de pulimento, no tengo la menor duda de que todas “estimularán la imaginación”, como diría igualmente Borges, aunque la mayoría no pertenece a lo que el propio autor argentino definió como “modelos aceptados”. En conclusión, también “existen metáforas que no podemos remitir a modelos definidos”, y en “Poemas en blanco y negro” hay muchas de ellas, para bien o para mal del poeta.

Otras opiniones de: José Carvajal

Paraguay sin pena ni gloriaEl pensamiento literario de RenéLa firma de René del Risco y BermúdezAntología esencial para los tontosRealidad y Premio Nacional de LiteraturaGratereaux, Mieses Burgos y BorgesAntes de Federico Henríquez GratereauxÉtica y Premio Nacional de Literatura 2017Libros RD / Mis recomendaciones 2016Pedro Henríquez Ureña bajo observaciónAntología para escapar del olvidoPoesía amorosa dominicana en el siglo 21Amoroso mundo de la poesía dominicanaUna antología ridícula para el mundoEl pecado literarioLos espacios de Pedro CamiloLiteratura y política dominicana 2016PHU y descuidos de Andrés L. MateoEsteban Torres y las ideasHaití y una novela de Matos Moquete (y 4)Haití y una novela de Matos Moquete (3)Haití y una novela de Matos Moquete (2)Haití y una novela de Matos Moquete (I)El premio de entonces, ya no es lo mismoJuan Bosch, autor de una obra infinitaJuan Bosch, autor de una obra infinitaGabriel García Márquez para dominicanosVirgilio López Azuán no hizo la tarea (3 de 3)Virgilio López Azuán no hizo la tareaConocimiento de pausa y efectoLiteratura dominicana: nota para extranjerosSergio Ramírez, dentro y fuera de NicaraguaTreinta días fuera de FacebookSiglos de luces sin aplausos ni veniasEl enemigo no soy yoCésar Zapata, más allá de lo virtualCésar Zapata entre la poesía y el cuentoPedro Henríquez Ureña con ribetes de oroUna tarea para el Ministro de CulturaPiedra filosofal de letras dominicanasDe viaje con un "eslabón perdido"Reynaldo Disla, diálogo y apartePoetas de un eslabón perdidoEl éxito ferial de Eugenio FortunatoReflectores para Tomás Castro BurdiezEl legado del mago de MacondoLa minúscula Feria de Santo Domingo2 libras de cuentos de Rafael García RomeroQue suba el telón para VirnaVenias y aplausos para Mateo MorrisonTony Raful y el compromiso con las ideasLunes de la Poesía huele a caprichoEncuentro entre ruinas colonialesMiguel Angel Fornerín y el afán de canonUna libreta llamada FacebookDominicana y los lacayos del PoderDominicana y la cooperativa del PoderChapucería millonaria en CulturaNada haitiano me es ajenoHaití debe guardar corduraDominicana y la estrangulación de salariosLa consecuencia de opinar en mi paísDominicana en una encrucijadaRihanna y la dichosa cucaracha dominicanaCartas de presentación de Miguel ColladoDominicana con el dedo en el gatilloAutores del desprecio y el olvidoSan Francisco de Macorís, otra realidadA salvo del olvido con obras reunidasAutogestión y responsabilidad literariaJosé Mármol, un poeta hereje reivindicadoR. Rodríguez Soriano con pasaporte literarioEl tristemente célebre Anthony WeinerLa inspiración errante aparece en CaliforniaLa marca de María Celeste ArrarásUn seminario: ¡Medios para todo!De paso por Librería Cuesta Adiós temprano al poeta del "esquizo"Carlos Alberto Montaner: Otra vez adiósProeza tuiter: una novela con cuentagotasHágalo rápido, pero primero hágalo bienLa economía portátil de Leonel FernándezUn desalojo anunciadoLa visita de los hombres blancosEnrique Eusebio, para la historiaMás allá de las tumbas, sin espectáculoApuntes para escritores dominicanosSicarios financieros en la islaUn diario para revivir a BorgesEl himno nacional de Miguel de CampsLibro súbito de José AcostaApócrifo de Judas IzcarioteLey de la ilusión en Ministerio de CulturaLos sueldos de León Félix Batista Los números de la Editora NacionalJosefina Báez, ¡Ay ombe!¿Qué tiene de malo?Derrotismo en Ministerio de CulturaEditora Nacional y supervivencia culturalLaboratorios de escritores dominicanosMarianela Medrano, sin máscara de oxígenoClaudio Hanley y la profanación de la muerte Viriato Sención en la eternidadTeodoro Grullón, al servicio de la VidaPanteón de héroes inútiles Un caimán envidiosoGallinero del libro dominicano en Nueva YorkDel best al bad seller: el libroMario Vargas Llosa, un Nobel explosivoGazapo en cuento de Jorge Luis BorgesCrisis de Alianza Dominicana huele a conspiraciónComplot y camisa de fuerza en Washington HeightsLluvia de piedras en Washington HeightsEfecto dominó en Washington HeightsEl conocimiento y las bestias
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados