Jueves 20 de Julio del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


Cándida Figuereo

El bono que hace feliz

La compensación adicional que ofrece el empleador al trabajador cuando le entrega un bono en efectivo para que disfrute la temporada festiva que se lleva a cabo en diciembre de cada año o en otros asuntos, produce un regocijo que muchas veces resulta inolvidable.

Ese bono puede ser otorgado por empresas públicas o privadas que generan ganancias, en gratitud al fruto recibido gracias a que sus empleados se fajan como titanes para hacerlas crecer.

El empleado usualmente le debe a las “siete vírgenes” porque el sueldo se diluye antes de cobrar en gastos de alimentación a la familia, pago de casa, de agua, energía eléctrica y enfermedad, entre otros. El termómetro de esta situación nadie la conoce mejor que los prestamistas.

Sin embargo, se dice que todo obra para bien porque no faltan quienes se extasían en el recuerdo para revivir momentos añorados.

Personas que vieron a empleados vivir esos momentos felicidad lo recuerdan y lo cuentan con seriedad como si lamentaran que el pasado no pueda convertirse en presente.

Ocurrió en el Banco Agrícola cuando fungía como administrador el humilde y no menos inteligente actual Ministro de Agricultura, Ángel Francisco Estévez Bourdierd, oriundo de la comunidad el Guanal, de la provincia Santiago Rodríguez.

Cuentan que los empleados del aludido Banco recibieron bonos equivalentes a tres salarios y la alegría fue desbordante, al extremo que en la actualidad se recuerda con gozo y a la vez con nostalgia porque pertenece al pasado.

Personas que estuvieron allí afirman que los empleados lloraron la partida del señor Estévez del Banco Agrícola porque era un buen jefe, justo y valoraba al personal en su justa medida.

Un periodista versado en la fuente agrícola dijo que Estévez no solo hizo lo antes dicho, sino que también mejoró el salario del personal del Banco durante su mandato.

En instituciones de otro ramo han hecho lo mismo en cuanto al bono que hace feliz a los trabajadores, lo que ha sido generosamente aplaudido por este segmento usualmente mal valorado y peor pagado aunque sea un buen servidor iletrado o titulado de las prestigiosas universidades Autónoma de Santo Domingo (UASD) o de la Sorbona, de París.

Ojalá que el bono que hace feliz se instituya por siempre para bien de quienes resultan más asfixiados por el costo de la vida; y felicidades para los caballeros y las damas que como Estévez en el ejercicio de su función ensalzan la fuerza motriz del sistema: LOS EMPLEADOS.

Otras opiniones de: Cándida Figuereo

La paz dando saltos innecesariosLa solidaridadTodo tiene su tiempoIrresponsabilidadUn amor especialDejar huellas positivasRecobrar la paz No robarás Dejen que trabajeLeyes, ¿para qué?Ayuda urgente para CamiloQuejas y reclamacionesEl aborto por violación debe incluirse en el Código PenalObama no es un show. No, es real en humildadA Obama lo van a echar de menosPouerié Cordero, un batallador del periodismoArriba la autoestimaPara no olvidar al Cardenal López Rodríguez.“A pisar el acelerador”Cuidar a los menoresPara ti, PadreNegatividad versus positividadConfesión de amorSí se puedeLa buena voluntadSanearObama-manía sin límitesLoor a Fefita la Grande Los sobrinosUn traje a la medidaAhora fue a LaikoMás que mil palabrasPulsacionesEsperanzado y “quillao”La buena feEscribir es fácilEl derecho del consumidorSalvajismoEl país que tú quieresEl más codiciado El suplicio de SuppliceEl desastre de Haití visto por la OEA Los ojos de la OEAEjercita el amorAmarás al prójimo como a ti mismoComo chivos sin leyLa inversión en la pazLa envidia corroe¿Soluciones solidarias?El arte de la prudenciaImprudencia en cuatro ruedasSe pasa de la rayaPeriodistas de “lujo”La humanizaciónZape gatoFefita, no rueguesEl olor de la pobreza Si se acalla la vozSi el norte fuera el surEstado, gobierno y gobiernitosEl silencio de los buenosSe pasó de la rayaLa avaricia rompe el sacoEvolución positivaMartínez logra ponchar BBWAARicos pobres, pobres ricosEl reto para el 2015¡Ay Francisco!¡Ingratos!¿Este es tu país?Lamentaciones numéricasLa humildad51 kilómetros para llegar al paraísoAgricultores a ciegasRepública Dominicana es una maravillaPinta de ladrónLa mejor de las batallasLa educación y DavidLa vida es importante, ámalaPresidente, por favor, resuélvaloConfianza en DaniloOtra vez seráMartelly, sigues bailandoLa agenda de RD no es la de HaitíLa RD tiene “10 millones de médicos”La mejor madreNo actuar como "chivo sin ley"Libertad y libertinajeBoom laboral para discapacitadosMerecido galardón a la UASDComo dice ObamaNi más ni menosMás que vencedoresGregorio: Un trabajador excepcionalAtender sus cartones Ausencia de equidadHijos del dinero, hijos del amorEl triunfo ajenoEl respeto se fue de paseoAdolescencia exitosa de SeNaSaDespués de la tempestad viene la calmaSi es por honestidadCatarsis navideñaNarciso: Listo para servirMandela no tiene sustitutoHombres sin límitesNuevos trinitariosCuando un colega se vaDuarte solo necesita que lo imitenPrimero, después y siempre nosotrosPositivo 100%Mi guardia y/o policía favoritoUn pueblo bueno¿De quién es este país? Tras la oveja perdidaLa guerra y la pazClub de pesarosos y positivosLa niña de miel Hombres de mucha feEl valor del usuarioNecesito amorHombres diferentes El precio de la honestidadFrancisco y los GoliatEl Célebre FranciscoSolidaridad luctuosaCerca de DiosUn patriota en el hoyoAl maestro con cariñoEl poder abusivoLa solidaridadQue nadie piense por ti El "jumo" de RDSeñor, un franqueadorFirmaba marcando una cruzTras las rejasSe predica con el ejemploDeshumanización en crisisEl miedoDeshumanización en crisisErrores que matanPapá Dios es un tíguereSeguridad para todosAgresión calladaSeñales de humo El oro de Sánchez unió la poblaciónLa última llamada a José Miguel Montero
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados
Ministerio de Educación banner