Jueves 20 de Julio del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


Cándida Figuereo

¡Ingratos!

En el transcurrir del desarrollo del ser humano hay dos momentos de extrema vulnerabilidad que requieren el soporte familiar y del Estado a través de sus distintos órganos funcionales que coadyuvan ante una situación determinada.

Es precisamente ese enlace, que puede parecer no tangible, que salva los momentos de aprietos de un menor o un adulto mayor desamparado por los parientes ingratos que gustan asumir el lado oscuro de la indiferencia.

Esta debilidad es el pan nuestro de cada día, pero transcurre con una normalidad que mueve a espanto como si fuere un indicador de que "algo huele a podrido" en la República Dominicana, se diría parafraseando la tragedia escrita titulada Hamlet atribuida al poeta, dramaturgo y actor inglés William Shakespeare.

"Algo huele a podrido" en la República Dominicana, no esta vez en Dinamarca como dice Shakespeare, porque por una mente sana jamás debe pasar la idea de abandonar a los hijos y a los padres ancianos que no se pueden valer a sí mismo.

Abundan quienes abandonan a sus hijos, sin hacer el menor esfuerzo para sacarlos adelante. Se entendería que si el progenitor está gravemente enfermo, sin posibilidad de sobrevivir, delegue esa carga en la persona apropiada que asuma esa responsabilidad.

De igual modo cuando el padre o la madre son muy mayores precisan del cuidado y seguimiento de los hijos adultos. Las etapas de la infancia y la ancianidad precisan de un cuidado especial.

No faltan los hijos dolidos porque la mamá o el papá los dio en adopción. Esto debe ser muy triste, pero hay que perdonar y ser comprensivos. Figuran, además, padres y madres que se marchan del su país creyendo que se van a arropar de "papelas" para que su muchos tengan mejor condición de vida.

Resulta que cuando una parte de esos padres y madres retornan al país, sin la abundancia de dinero que pensaban, se encuentran con hijos delinquiendo porque no tuvieron la supervisión adecuada.

Esas situaciones van creando resentimientos en los hijos. El sueño americano, europeo o del lugar que fuere no pasa de ser usualmente un simple quimera. Incluye a profesionales que tenían un trabajo digno, aunque ninguna labor es indigna, y pasaron hacer lo que aparezca en otras latitudes.

Tener hijos implica una responsabilidad que no se debe delegar, salvo que la situación sea tan grave que se tenga que decidir sobre la posibilidad de que el menor se críe o sucumba.

Calles y avenidas, no solo en los barrios más desmejorados, son en buena parte dormitorios de personas que evidencian no tener dolientes. Durante el día piden limosna o simplemente se colocan donde menos molesten esperando una migaja.

En el caso de no pocos menores, la puesta en marcha de la tanda extendida ha sido un alivio porque allí tienen resuelto desayuno, almuerzo y merienda. Los ancianos son llevados a los asilos o abandonados en hospitales y otros lugares.

En todo este andamiaje hay una responsabilidad estatal y ciudadana que precisa un mayor sacudimiento de ambas partes. Cada quien debe asumir su rol para una mejor convivencia en familia, una familia muy cambiante por cierto. ¡Por Dios! No abandonen a sus viejos ni a sus niños. ¡Ingratos! Hoy por ellos y mañana por ti.

Otras opiniones de: Cándida Figuereo

La paz dando saltos innecesariosLa solidaridadTodo tiene su tiempoIrresponsabilidadUn amor especialDejar huellas positivasRecobrar la paz No robarás Dejen que trabajeLeyes, ¿para qué?Ayuda urgente para CamiloQuejas y reclamacionesEl aborto por violación debe incluirse en el Código PenalObama no es un show. No, es real en humildadA Obama lo van a echar de menosPouerié Cordero, un batallador del periodismoArriba la autoestimaPara no olvidar al Cardenal López Rodríguez.“A pisar el acelerador”Cuidar a los menoresPara ti, PadreNegatividad versus positividadConfesión de amorSí se puedeLa buena voluntadSanearObama-manía sin límitesLoor a Fefita la Grande Los sobrinosUn traje a la medidaAhora fue a LaikoMás que mil palabrasPulsacionesEsperanzado y “quillao”La buena feEscribir es fácilEl derecho del consumidorSalvajismoEl país que tú quieresEl más codiciado El suplicio de SuppliceEl desastre de Haití visto por la OEA Los ojos de la OEAEjercita el amorAmarás al prójimo como a ti mismoComo chivos sin leyLa inversión en la pazLa envidia corroe¿Soluciones solidarias?El arte de la prudenciaImprudencia en cuatro ruedasSe pasa de la rayaPeriodistas de “lujo”La humanizaciónZape gatoFefita, no rueguesEl olor de la pobreza Si se acalla la vozSi el norte fuera el surEstado, gobierno y gobiernitosEl silencio de los buenosSe pasó de la rayaLa avaricia rompe el sacoEvolución positivaMartínez logra ponchar BBWAARicos pobres, pobres ricosEl reto para el 2015El bono que hace feliz¡Ay Francisco!¿Este es tu país?Lamentaciones numéricasLa humildad51 kilómetros para llegar al paraísoAgricultores a ciegasRepública Dominicana es una maravillaPinta de ladrónLa mejor de las batallasLa educación y DavidLa vida es importante, ámalaPresidente, por favor, resuélvaloConfianza en DaniloOtra vez seráMartelly, sigues bailandoLa agenda de RD no es la de HaitíLa RD tiene “10 millones de médicos”La mejor madreNo actuar como "chivo sin ley"Libertad y libertinajeBoom laboral para discapacitadosMerecido galardón a la UASDComo dice ObamaNi más ni menosMás que vencedoresGregorio: Un trabajador excepcionalAtender sus cartones Ausencia de equidadHijos del dinero, hijos del amorEl triunfo ajenoEl respeto se fue de paseoAdolescencia exitosa de SeNaSaDespués de la tempestad viene la calmaSi es por honestidadCatarsis navideñaNarciso: Listo para servirMandela no tiene sustitutoHombres sin límitesNuevos trinitariosCuando un colega se vaDuarte solo necesita que lo imitenPrimero, después y siempre nosotrosPositivo 100%Mi guardia y/o policía favoritoUn pueblo bueno¿De quién es este país? Tras la oveja perdidaLa guerra y la pazClub de pesarosos y positivosLa niña de miel Hombres de mucha feEl valor del usuarioNecesito amorHombres diferentes El precio de la honestidadFrancisco y los GoliatEl Célebre FranciscoSolidaridad luctuosaCerca de DiosUn patriota en el hoyoAl maestro con cariñoEl poder abusivoLa solidaridadQue nadie piense por ti El "jumo" de RDSeñor, un franqueadorFirmaba marcando una cruzTras las rejasSe predica con el ejemploDeshumanización en crisisEl miedoDeshumanización en crisisErrores que matanPapá Dios es un tíguereSeguridad para todosAgresión calladaSeñales de humo El oro de Sánchez unió la poblaciónLa última llamada a José Miguel Montero
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados
Ministerio de Educación banner