Martes 28 de Marzo del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


Amy Goodman

Elecciones en Estado Unidos: Máximo progreso para el salario mínimo

Las elecciones en Estados Unidos dependen sobre cualquier otra cosa del dinero; mucho dinero, que proviene cada vez más de fuentes “oscuras”, imposibles de rastrear. Sin embargo, la historia no está hecha de dinero sino de movimientos. La holgada victoria republicana en las elecciones legislativas de esta semana ha sido ampliamente descrita como una ola, un baño de sangre, una paliza. Más allá de la hipérbole, más allá de las declaraciones de los comentaristas políticos, fuertes corrientes están en movimiento, cambiando lentamente nuestra sociedad. Uno de los movimientos que logró visibilidad en medio de la maraña electoral es el que tiene como demanda principal un aumento del salario mínimo, el cual se impuso aún en algunos de los estados más conservadores.

En contra de las tendencias partidarias, los votantes de Alaska, Arkansas, Nebraska y Dakota del Sur aprobaron iniciativas de leyes para aumentar el salario mínimo, como lo hicieron los votantes de San Francisco y Oakland, California. En Illinois y en varios condados de Wisconsin, estados que eligieron gobernadores republicanos, importantes mayorías aprobaron iniciativas no vinculantes para aumentar el salario mínimo. Dado que los republicanos (y algunos demócratas) en el Congreso han bloqueado insistentemente un incremento del salario mínimo nacional, el pueblo está tomando el control del tema en sus comunidades y consiguiendo un apoyo rotundo en todo el espectro político.

El salario mínimo federal es de 7,25 dólares la hora, que con el ajuste por inflación es menor al de 1968. Esto se traduce en un salario de poco más de 15.000 dólares al año para alguien que tenga un trabajo a tiempo completo, quedando por debajo del umbral de la pobreza para las familias de dos personas. Por último, el Presidente Barack Obama ha hecho del aumento del salario mínimo un objetivo central de su presidencia. El pasado mes de febrero emitió una orden ejecutiva que obligó a las empresas que trabajan bajo contratos federales a pagar a sus empleados un mínimo de 10,10 dólares la hora porque, según dijo en su discurso del “Estado de la Unión” dos semanas antes: “Si cocinas para nuestras tropas o lavas sus platos, no deberías tener que vivir en la pobreza. Por supuesto, para mayores logros, el Congreso debe participar. Así que les pido que se unan al resto del país. Digan que sí. Denle un aumento a Estados Unidos”.

Ralph Nader, el legendario defensor de los consumidores y ex candidato presidencial del Partido Verde, ha luchado por un aumento del salario mínimo durante años. Nader acompañó a “Democracy Now!” en la cobertura especial de las elecciones legislativas de mitad de mandato de 2014 y vinculó los malos resultados de los demócratas con el hecho de no haber atendido el tema del salario mínimo: “A último momento asumieron el único tema que el sitio de noticias Politico.com afirmó que podría favorecer a los demócratas: el aumento del salario mínimo para 30 millones de estadounidenses que actualmente ganan menos que los trabajadores de 1968, si hacemos los ajustes por inflación. 30 millones de personas y sus familias, un montón de votantes, pero no le dieron la importancia que merecía el tema. Hace unas tres semanas y media le dije al Senador Harry Reid que este debate tenía que ser llevado al plano nacional por el presidente en una campaña por todo el país. Él estuvo de acuerdo y dijo que iba a llamar al presidente. Pero ¿qué logramos? Un presidente que pasó casi dos semanas en los salones de Nueva York, Maine, San Francisco y Los Ángeles recaudando fondos para los demócratas en lugar de hacer campaña en el país con un tema que tiene un 80% de apoyo. Hasta los ex candidatos a presidente republicanos Mitt Romney y Rick Santorum se manifestaron a favor de actualizar el salario mínimo”.

Nader comentó particularmente una de las contiendas más seguidas de la noche, la elección del senador por Arkansas, donde el demócrata Mark Pryor perdió el escaño que ocupaba ante su rival republicano Tom Cotton: “Una vez que ingresó al Senado, el Senador Mark Pryor se aseguró de darle la espalda a los grupos de ciudadanos, a los grupos liberales, los grupos progresistas. Estuvo a cargo del Subcomité de Asuntos del Consumidor y no pudimos ni siquiera conseguir una reunión con él. Los demócratas han dejado de lado las posturas económicas que les hicieron ganar las elecciones una y otra vez a Franklin Delano Roosevelt y Harry Truman. Ya no pueden defender a nuestro país de los programas más militaristas, corporativos y crueles, de las políticas en contra de los trabajadores y los consumidores, en contra del ambiente y de las mujeres e, incluso, en contra de los niños”

Arkansas, donde se encuentra la sede del empleador privado más grande del mundo, Wal-Mart, en realidad tiene el salario mínimo más bajo del país: 6,25 dólares la hora, más bajo incluso que el mínimo federal de 7,25 dólares la hora (en estos casos, los empleadores están obligados a pagar el mínimo federal). Allí, la iniciativa para el aumento del salario mínimo se aprobó con más del 65% de los votos.

La coalición Give Arkansas a Raise Now (Por un aumento del salario mínimo en Arkansas, en español) trabajó arduamente durante meses para lograr este resultado, y es solamente una de las coaliciones regionales que se ocupan de llevar este tema al electorado porque el Congreso se niega a asumirlo como prioridad.

Los trabajadores también están haciendo demandas directas a sus empleadores, con una campaña cada vez mayor entre los trabajadores de la industria de la comida rápida, que están exigiendo 15 dólares la hora. En manifestaciones coordinadas, realizadas en 150 ciudades el pasado mes de septiembre, más de 400 personas fueron detenidas en actos de desobediencia civil no violenta.

Imara Jones, colaborador de Colorlines.com, escribió que las elecciones de medio término de 2014 estarían marcadas por la falta de justicia económica y comentó el tema en la cobertura especial de las elecciones que hizo Democracy Now!

“La justicia económica estuvo presente en las elecciones nacionales en todos los aspectos. Antes que nada, en términos de participación de votantes se está hablando de apatía, pero la apatía es una elección. La decisión de no votar es una elección, y dada la situación económica y la falta de progreso y equidad económica, no es una decisión extraña. No debería sorprendernos para nada. Este es uno de los primeros aspectos importantes; la gente no acudió a las urnas, particularmente las comunidades que sufrieron el peor golpe de la economía: afroestadounidenses, mujeres solteras y jóvenes menores de 30 años son quienes no se presentaron y quienes fueron más afectados por la economía. No tienen opción.” De hecho, solo alrededor de un tercio de los ciudadanos habilitados para votar acudió a las urnas, con una participación muy baja entre los jóvenes menores de 30 años, las mujeres solteras y las personas de color.

La iniciativa popular en demanda de un salario mínimo justo es tan solo uno de los movimientos sociales que crecen día a día en Estados Unidos. El movimiento por los derechos de los inmigrantes, el movimiento por una reforma carcelaria y del sistema de justicia penal, el movimiento contra el cambio climático inducido por la humanidad, o contra la guerra sin fin son movimientos que inspiran a la acción, que conducen a las personas a las calles, a menudo arriesgándose a ser arrestadas, o incluso deportadas. A pesar de las apariencias tras las elecciones legislativas de este año, la gente es una fuerza más poderosa que el dinero.

© 2014 Amy Goodman

Traducción al español del texto en inglés: Inés Coira. Edición: María Eva Blotta y Democracy Now! en español, spanish@democracynow.org

Amy Goodman es la conductora de Democracy Now!, un noticiero internacional que se emite diariamente en más de 800 emisoras de radio y televisión en inglés y en más de 450 en español. Es co-autora del libro "Los que luchan contra el sistema: Héroes ordinarios en tiempos extraordinarios en Estados Unidos", editado por Le Monde Diplomatique Cono Sur.

Otras opiniones de: Amy Goodman

20 millones de personas en riesgo de inanición necesitan alimentos, no bombas8M: La huelga mundial de mujeres y el creciente movimiento contra Donald TrumpSilenciadas en dos ocasiones por el Senado de Estados Unidos, las palabras de Coretta Scott King siguen vivasLa importancia de la organización popular en las renuncias de Andrew Puzder y Michael FlynnTribu siux de Standing Rock a Trump: “Crear otro Flint no hará grande a Estados Unidos otra vez”El largo calvario de la denunciante Chelsea Manning30 años después, el Senado debería rechazar a Jeff Sessions otra vezObama debería otorgar el perdón presidencial a los inmigrantes indocumentadosLa amenaza global de la nueva inestabilidad nuclear de Donald TrumpA pesar del caos político, aún hay una luz de esperanza en Carolina del NorteVictoria en Standing Rock, por ahoraMiembros del Colegio Electoral tienen un mensaje para Trump: “Está despedido”El mensaje postelectoral de Bernie SandersA pesar del calentamiento global, Trump provoca escalofríos en MarrakechSobre cacheos y libertad de prensa en Dakota del NorteMúsicos en pie de lucha: El CEO del oleoducto Dakota Access tendría que escucharEn defensa de la Tierra: El movimiento contra el cambio climático crece día a díaDe la reclusión en aislamiento a la solidaridad de la huelgaSiria, caramelos, demagogos y condenadosDakota del Norte contra Amy Goodman: El periodismo no es un delitoEl cambio climático y las inundaciones en Baton Rouge: ¿cuándo aprenderemos?Fuera de juego: el cambio climático podría dejarnos sin Juegos Olímpicos en el futuro cercanoUna tríada infame: Donald Trump, Fox News y la Asociación Nacional del RifleLa Ley de Derecho al Voto y la nueva ola de leyes segregacionistasConvención del Partido Demócrata en Filadelfia: Historia de una grietaArmas, juguetes y racismoFilmar un crimen no es un delitoLa Guerra de Irak y las mentiras en que se basó siguen generando polémicaCorte Suprema dicta fallo histórico a favor de los derechos reproductivosUn Congreso dividido (por el control de armas) no puede entrar en recesoHistoria de dos injusticias: “linchamiento” y violación en CaliforniaArgentina y Chad: condenas históricas contra dictadores en juicios de alcance internacionalDerechos LGTB: Carolina del Norte debe tirar por el retrete el proyecto de ley sobre bañosContinúa el horror del terrorismo: de Bruselas a Cuba, mejor dicho, a Guantánamo, CubaCrisis del agua en Flint: voces desde el frente de batallaBeyoncé anota para Black Lives Matter en el Super BowlIndocumentados: los ausentes del discurso del Estado de la UniónUn muy infeliz Año Nuevo en GuantánamoEl sueño de uno que se convierte en pesadilla para otro: Clarence Moses-EL, 28 años preso30 segundos, 16 disparos, 400 días: El asesinato de Laquan McDonaldTambién las guerras tienen reglasToma de la Bastilla en la cumbre sobre cambio climático de ParísUn deseo flamea sobre Mississippi: Estudiantes universitarios piden retirar símbolos racistas Capitalismo de Casino: Demócratas y republicanos se juegan la democraciaSin bula papal: Francisco alaba a la paz y a los activistas que luchan por ellaEl Papa del pueblo en la tierra del dólarCrisis migratoria: brazos abiertos para dar la bienvenida, armas para matarPrisioneros de California ganan batalla contra la reclusión en aislamientoAcuerdo nuclear con irán: demos una oportunidad a la diplomaciaArte, política y cambio social en la Bienal de VeneciaHiroshima y Nagasaki 70 años después de la bomba atómicaCincinnati y el asesinato de Samuel DuBoseUna bandera cubana flamea nuevamente en Washington DCTortura e impunidad en la Asociación Estadounidense de PsicologíaLa nueva batalla de SeattleKalief Browder, Albert Woodfox y la tortura del confinamiento solitarioEl discurso de graduación que no querían que escucharasEl castigo de Julian Assange: estar condenado sin haber sido acusadoKPFT, Radio Pacífica Houston: 45 años de defensa de los derechos civilesEl nuevo sueño americano: sobrevivir a la violencia policialMujeres por la paz: un siglo de luchaEl mensaje de un cartero al Congreso para recuperar la democraciaPena capital: una política condenada a muerteBoicot al odioEl costo de la guerra, el precio de la pazAcuerdo Transpacífico de Asociación Económica: el pueblo debe alzar su voz para ser escuchadoSelma, Alabama: El recuerdo del Domingo Sangriento nos convoca a seguir luchandoLos meteorólogos de la TV deberían decirlo fuerte y claro: el cambio climático ya llegóDel “demos” al “Podemos”: levantamientos populares en Grecia y EspañaLa llama de la intolerancia aún destella en AlabamaPor demanda popular, regresa la neutralidad de la redDerechos civiles: De Sundance a Selma, pasando por Carolina del SurImaginemos algo diferenteLos otros CharlieHay que cerrar Guantánamo y devolverle el territorio a CubaObama y el principio del fin del bloqueo a CubaObama y el principio del fin del bloqueo a CubaLa lucha por el clima en el corazón del mundoArriba las manos (y ojalá no te asfixien)El sacudido cielo de Ferguson, MissouriKeystone, el cambio climático y el fríoDescansa en paz, Tomas YoungEl profano ataque de los republicanos al sagrado derecho a votar¿Zar del ébola? Necesitamos un director general de salud públicaBrote de Ébola: Se necesita la presencia de médicos ahoraTexas despoja a las mujeres de salud y derechosJefferson, Colorado: una gran lección de desobediencia civilUna semana por el clima que podría cambiarlo todoLa marcha por el clima no se detieneLos cañones de agostoEl fantasma de Dred Scott recorre las calles de FergusonEspionaje y amenazas a la libertad de prensa en EE.UU.Hiroshima y Nagasaki 69 años despuésUna venerable voz judía a favor de la pazBloqueo informativo sobre Gaza: un enemigo a vencerNiños de la frontera: “No hablan inglés, pero entienden el odio”Almedalen: un modelo que Estados Unidos podría importar de SueciaLa contrarrevolución egipcia no será televisadaEn medio de la tragedia de Irak, escuchemos a las voces por la paz“Niños en fuga”: una crisis inmigratoria que se profundizaEl soldado Bergdahl, Afganistán y el ocaso de la moral estadounidenseMaya Angelou aún se levantaWilliam Worthy y Vincent Harding: Gracias y adiós La neutralidad de la red en peligro, una vez másLa reclusión en aislamiento no es la respuestaPena de muerte: Cuando el castigo cruel e inusual se transforma en algo usualSupremacía de la raza blanca: la tradición violenta de los grupos de extrema derecha estadounidensesDe Kabul a El Cairo continúan los asesinatos y las detenciones de periodistasLa desesperada advertencia de los científicos: los seres humanos están haciendo hervir el planetaBarack Obama: el Presidente menos transparente de la historiaMarines estadounidenses denuncian enfermedades provocadas por radiación en FukushimaChokwe Lumumba: una vida de lucha, un legado de progresoLa fusión de Comcast y Time Warner amenaza a la democraciaLas minorías raciales de Estados Unidos están perdiendo el derecho al votoPeter Seeger: trovador de la justicia y la verdadLa advertencia de Fukushima: una lección para el resto del mundoEl FBI, la NSA y la revelación de un viejo secreto“Coman papel picado”, dijo el Congreso estadounindese a los desempleadosObama y el secretismo de los ataques con aviones no tripuladosObama viola la Carta de Derechos del pueblo estadounidenseMandela y la libertad de ser libres Salarios de miseria en el país de la abundanciaHablemos en serio acerca del cambio climáticoEl poder de las empresas en la cumbre de la ONU sobre cambio climáticoLas lecciones del tifón Haiyan para la Cumbre sobre Cambio Climático de la ONUElecciones 2013: el resurgimiento de los movimientos de baseLa creciente resistencia a las guerras de Obama con aviones no tripulados El petróleo, Azerbaiyán y el extraño caso de Rick BourkeBrutalidad policial, salud mental y el “modelo de Memphis”El petróleo, Azerbaiyán y el extraño caso de Rick BourkeAsistencia de salud universal: la solución a los problemas que aquejan a la ley de salud de Obama Herman Wallace, al fin libreAcaloradas protestas contra el cambio climático"No" a la energía nuclear, de Fukushima a VermontManning y el alto precio de vivir en una sociedad libreLas guerras de Obama no se toman vacacionesBajo la atenta mirada de la NSA y el FBIQue el legado de Mandela sirva para arrojar luz sobre las injusticias en Estados UnidosRadios comunitarias: un tesoro público a protegerDía de la Independencia: un día para agradecer a los movimientos popularesHelen Prejean: una vida dedicada a los condenados a muerteEdward Snowden y el programa de espionaje inconstitucional de Estados UnidosEs hora de aumentar el salario mínimoHammond, Manning, Assange y el martillo de hierro de Obama contra la disidenciaOtro Día de los Caídos en el país de las guerras sin finNo hay paz sin justicia: la condena de Ríos Montt en GuatemalaEs hora de poner fin a la epidemia de abusos sexuales en las fuerzas armadasEl temperamento de una soldado objetora de concienciaLas víctimas que los medios ignoraron: la explosión de la planta de fertilizantes de West, Texas La nueva publicación de WikiLeaks: los cables de Kissinger y Bradley ManningControl de armas: es hora de que la mayoría reaccioneEstados Unidos: momento decisivo para el matrimonio igualitarioEl mensaje de Tomas Young antes de morirHambre de justicia en GuantánamoJohn Brennan, el asesinato de civiles y la obstrucción en el SenadoAlbert Woodfox: 40 años en confinamiento solitario Israel, Palestina y los premios OscarBrennan y Kiriakou, aviones no tripulados y torturaPor siempre, Rosa Parks, la mujer que dio inicio al movimiento contra la segregación"Dirty Wars": El infierno de las guerras de ObamaEl deseo de Año Nuevo de Obama: mantener intacto el statu quoSe necesitan medidas urgentes para controlar el uso de armas (en todo el mundo)Doha: ¿el lugar adonde los acuerdos mundiales van a morir?El calvario de Bradley ManningLa conferencia sobre cambio climático en Doha y el futuro de nuestro planetaEl verdadero trabajo de los movimientos sociales comienza ahoraDefensores de los derechos de los inmigrantes: sin papeles y sin miedoDerecho al voto: ¿un sueño postergado?Paul Ryan y la política del “sálvese quien pueda”Control de armas: el problema es la falta de consenso bipartidistaTenencia de armas en EE.UU: ya es hora de un cambioLas lecciones de Guernica 75 años despuésCambio climático: ‘esto recién comienza’Un movimiento construido por soñadores Una vez más, debemos reivindicar el sufragio universalDía de los caídos: honren a los caídos, curen a los heridos, detengan las guerras Día de los caídos: honren a los caídos, curen a los heridos, detengan las guerras Los veteranos de guerra contra la OTANRupert Murdoch, corrupción y el gasto publicitario en la campaña electoralLa Agencia de Seguridad Nacional te está vigilandoControles de seguridad en los aeropuertos, inseguridad para nuestra saludLinchamiento moderno: el asesinato de Trayvon MartinEl horror y las heridas de la interminable guerra en AfganistánEl rescate bipartidista de la energía nuclearWikiLeaks vs. Stratfor: Persigamos la verdad y no a quienes la revelanPacto con el diablo: la campaña de Obama y la financiación de las empresasRomney: La nación del uno por ciento ante Dios Las nueve vidas de la guerra de AfganistánLos republicanos divididos, los ciudadanos unidosSi no puedes vencerlos, impídeles votarBradley Manning y la verdadera naturaleza de la guerra del siglo 21Escuchen a la gente, no a los que contaminanLlanto por el clima amadoOleoducto Keystone XL: En busca del reflejo de ObamaCierre de cuentas en los bancos que no rinden cuentasOccupy Wall Street y el nuevo mundo felizEl llamado del deber: Veteranos de guerra se suman al 99 por cientoLa globalización de la disidencia, de la “Primavera árabe” a la ocupación en Wall StreetEl Arco del Universo Moral, de Martin Luther King al movimiento de protesta en Wall Street¿Una nueva era Bush o la era de la presión popular?Los especuladores de Wall Street bajo vigilanciaTroy Davis y la política de la muerteLa víctima 0001 de los atentados del 11 de Septiembre: El mensaje del Padre MychalLa guerra es un latrocinioRupert Murdoch no da el brazo a torcerWikiLeaks, Wimbledon y la guerraTerrorismo alimentario en el mágico mundo de DisneyRápida y Furiosa: La guerra contra las drogas impulsada por Estados Unidos se cobra más vidasUna perfecta tormenta de estupidez Vermont: tierra pioneraLos fascistas electrónicos son derrotados una vez másTony Kushner y los Ángeles de la DisidenciaCumplir con la misión: Traer a los soldados de regreso a casaUn derramamiento de sangre respaldado por Estados Unidos mancha la “primavera árabe” en BahreinEl regreso de Aristide a Haití: la travesía de una larga noche que se hizo díaUna advertencia al mundoPreservemos los medios comunitariosLa Batalla de los Presupuestos: Nuevos frentes en las guerras de Afganistán e IrakLevantamientos populares: de Medio Oriente al Medio OesteEl presupuesto de Obama congelará a los pobresNo silenciarán a la juventud egipciaCuando las empresas eligen a los déspotas antes que la democraciaSundance y el arte de la democraciaTucson, Ciudad Juárez y la prohibición de las armas de asaltoHistoria de dos comisariosDarrell Issa, aléjese de las corporacionesEl regreso del muchacho y los muchachos que no regresaránEl regalo de navidad del Presidente Obama a AT&T (y Comcast y Verizon)“Assanginato”: Del asesinato del personaje a la realidadCancún, Cambio Climático y WikiLeaksWikiLeaks y el fin de la “diplomacia” estadounidenseLa venganza de la industria de seguros de salud contra Michael MooreUn grito desde Argentina: 'Cierren Guantánamo'Obama y la nueva amenaza militar en IndonesiaMedios ricos, democracia pobreLa guerra debería ser tema de estas eleccionesCuando los bancos son los que robanJohn le Carré: Desenmascarando a los traidoresDe Tuskegee a Guatemala pasando por NurembergEl FBI y la criminalización de la disidenciaLa tortura en Irak no disminuye¡La pobre energía solar!11 de Septiembre: Un día sin guerraEve Ensler: calva, valiente y hermosaHuevos podridos y nuestra democracia rotaMezquita en llamasChocolate por la noticia: el cambio climático nos afecta¿Por qué Obama destituyó al Teniente Dan Choi?WikiLeaks publica 'diario' de la guerra de AfganistánLos justicieros del déficit Ojalá la información fluyera tan libremente como el petróleoNo podemos permitirnos el lujo de estar en guerraOtro mundo es posible, otro Detroit se está construyendoPromesas rotas, leyes violadas, vidas destrozadasEn memoria de todo lo que se perdióUn canto a Lena HorneBritish Petroleum: contaminador multimillonarioBoicot al racismo en ArizonaCochabamba, la guerra del agua y el cambio climáticoEl desastre de Massey Energy no fue sólo una tragedia, también fue un crimenHomicidio colateral en IrakLa obscenidad de la guerraLa mala receta de Obama para IndonesiaLa Guerra Santa de la Ciudad de Nueva York contra Debbie AlmontaserEl juicio (póstumo) de Rachel CorrieViolencia Doméstica: ¿una condición preexistente?Por una mayor regulación de las prácticas de la industria petroleraLa opción nuclear de ObamaPerdónanos HaitíHoward Zinn y la otra historiaDejen entrar a los haitianosTè Tremblé - La tierra tembló en HaitíDemanda colectiva responsabiliza a empresas de crímenes del apartheidEnfermos de terrorLa justicia poética de Dennis BrutusDiscordia climática: de la esperanza al fracaso en CopenhagueLa cumbre de Copenhague sobre el clima o "El traje nuevo del emperador"La gente lidera, los políticos hablanLa campaña olímpica de Canadá contra la libertad de expresiónQueremos libros, no bombasUn minuto de reflexión sobre el hambre mundial en el Día de Acción de Gracias La lógica de la tortura sigue en pieLa lógica de la tortura sigue en pieLos pésames que Obama no envióNoche de brujas y el cambio climáticoEl Teniente Choi se niega a mentir por su paísCuidado con lo que publicas: censura en la era digitalEl Presidente Zelaya y la valentía de una acciónNo nos convirtamos en el mal que deploramos Van Jones y el boicot a Glenn BeckUna nueva luz en las negociaciones de Copenhague¿A quién le hace el juego Obama?Troy Davis y lo que significa ser “inocente”La reforma del sistema de salud necesita un héroeUn Golpe hecho a la medida de los lobbistas de la Casa BlancaLas Fuerzas Armadas de Obama espían a grupos pacifistas estadounidensesLa línea de color del siglo XXIDe ejecutivo de relaciones públicas de la industria de seguros de salud a denunciante de sus atrocidadesDos criterios de justiciaRevertir el golpeLibertad de expresión vs. vigilancia en la era digitalCongre$o, ¡cúrate a tí mismo!Dos hombres marcados por el libre mercado, del delta del Níger a la AmazoniaDos hombres marcados por el libre mercado, del delta del Níger a la AmazoniaEl Dr. George Tiller no tenía que morirChevron, Shell y el verdadero costo del petróleoChevron, Shell y el verdadero costo del petroleo Las opiniones de Yoo son noticia en FiladelfiaAlboroto en el Comité BaucusPete Seeger continúa inspirándonosLos torturadores deberian ser castigados60 años de Radio Pacifica: Un Refugio de la DisidenciaLos musulmanes continuan sitiados en Estados UnidosLecciones de Seattle para LondresLecciones del Exxon ValdezNo hay rescate para los mas golpeadosEl sistema de salud de pagador unico tiene que estar en el debateObama y su coalicion de los ya no tan dispuestosConsumo tóxicoEncarcelar a los niños por dineroLa trampa afgana de Obama¿Van a ejecutar tu casa? No te vayas, quedate de ocupaDemasiado poderosos para quebrar, demasiado poderosos para encarcelar Una larga travesía en trenNada que temer salvo la falta de asistencia médicaVoces israelíes por la pazLas voces de la resistencia siguen cantandoLa puja de un hombre para ayudar al medio ambienteTrabajadores despedidos, ejecutivos recompensados y la estafa de Bernard MadoffLa historia de dos naciones Nobeles Chevron en la Casa Blanca: continuismo en el que Podemos CreerTutu, Obama y Medio OrienteUna mirada desde el Sur El presidente Obama puede redimir a la Casa Blanca Organizador en JefeUn cambio en el que los grandes donantes pueden confiarMickey Mouse no irá a votar Abran los debates
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados