Jueves 30 de Marzo del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


Carlos Martínez Márquez

Respeto y disciplina

‘’ somos el resultado de lo que hacemos repetidamente. La excelencia entonces, no es un acto, sino un habito’’. Aristóteles.

Eran (indudablemente) otros tiempos; nada comparado a la actualidad. Pienso aun, que estoy viviendo congelado en el pasado. Y que la nostalgia me asalta de vez en cuando: me envuelvo en la espiral de la inercia que nos remite al estado de inconciencia en torno a la degradación social que observo a diario.

De chico, la obediencia era una constante, mis padres oteaban permanentemente mi conducta, la disciplina inculcada, por una férrea voluntad de que las cosas se hicieran de manera ordenada, sin maculas de rebeldía que acarrearan amonestaciones domésticas e indeseables.

Al medio día- (el toque de fajinas)- alertaba a la ciudad cuando el reloj marcaba la hora de estar en casa, aprestos para el almuerzo. No podía estar fuera de la casa a esa hora. Salvo que estuviera de regreso de la escuela. La cultura de la siesta me fue impuesta a temprana edad; no había espacio para que mi mente estuviera expuesta al plagio de las maquinaciones y diabluras que pudiera ocurrírsele a un mozalbete de mi época. En el preludio de la tarde, ya mi madre me ponía de pies, para la acostumbrada merienda y salir a pasear por la ciudad, los parques cercanos, o visitas esporádicas al malecón, para degustar de los famosos helados ‘’Capri o imperiales’’.

De regreso a la casa (al llegar el crepúsculo de la tarde), mientras aguardaba la hora de cenar, empezaba a vestirme de pijamas, era una forma sutil de ir despidiéndome del día, en cuanto concluyera la cena y ver algunos de mis comics favoritos… ‘’Batman’’ por ejemplo. Esa fue la rutina durante años, hasta dejar atrás mi infancia. Reinaba el respeto a la propiedad privada. Se daba mucho crédito a la palabra del ciudadano común, porque eran épocas de sano proceder. El nivel de criminalidad del momento era de modo tal, que no había espacio a desafiar a la autoridad. Un Santo Domingo, con una modesta densidad habitacional adecuada, de modo que se podía tener todo bajo control.

La expresión de civismo y camaradería era el reflejo de las costumbres inculcadas por nuestros ancestros. La gente de aquella generación tenía nivel, a pesar del poco arraigo económico. La generación de la actualidad, tiene quizás mayor arraigo económico, pero con mucho menos nivel, menos racionales, cada vez más involuciona, irrespetando y vilipendiando de modo indiscriminado al prójimo. Hemos perdido ya la perspectiva. Quiero pensar que algún bicho enlatado, está transformando el comportamiento humano y lo está haciendo cada vez más insensible y más irracional. Y con menos apego a la vida y desprecio a la ajena. ¡Que Dios nos agarre por confesados y bendiga esta tierra enferma!

Otras opiniones de: Carlos Martínez Márquez

La música por dentroSociedad libre de patógenos Aire de esperanza para un mundo mejorAire de esperanza para un mundo mejorDespués de la tempestad llega la calma o viceversaRadiografía en perspectiva y retrospectivaUna prosa a lo imposibleBesos bursátilesLos amigos vienen y van, pero la familia siempre estará ahíLa verdad y la mentira: (El dolor, como común denominador)Entrega especialEl uso del lenguaje y la palabra escritaHay amores que matan y otros que son inocuosIdilio del silencioAmaneceres de grandes oportunidadesLa patria que no merecemosMamíferos insaciablesDías oscuros y tardes de perrosLa violencia… un ‘’trending’’ de ribetes apocalípticosLa piel de los encantos y el recorrer de los añosLa libertad de elegir entre la pobreza o la miseriaNueva york, la ciudad de la bolsa de valoresMetamorfosis Memorias y referenciasPatrimonio que dan vidas y placeresAmores de efectos secundarios.Amores de efectos secundariosLa Democracia… orgullo de una minoríaTiempos de apocalipsisPaternalismo, Ignorancia y exclusión social:Remedio para el alma y la pielTraseros imantadosUn poema de todos modos…El silencio de un eruditoCalumnia, odio y maledicencia: venenos que acaban con las almasCortesanas y Chapeadoras en estos tiemposOlores proletarios siempre en bogaTodo acaba cuando terminaLa alianza entre la soledad y el silencioEl costo político de la política de un políticoPatologías del almaPatologías del almaEntregarse en cuerpo y alma…y luego qué?Tributo al intelecto e inteligenciaRecuerdos que reivindican los buenos tiempos (Segunda parte)Recuerdos que reivindican los buenos tiemposLa Educación: Único medio para erradicar la marginalidadHigiene, educación y disciplinaÁngeles en blanco y negroFilosofía del sentimientoIntelectuales DiacrónicosSicarios ProletariosBomba de Tiempo Involución ciudadanaReguladores del transito a la inversaLos tiempos jamás serían igualesOda al mensajero de la muerteHalitosis que nos roban el alientoLa humildad de agradecerEl alto precio del sueño americano Ángeles de la muertePaquidermos sobre asfaltoDesarrollo social de la inteligencia Sencillamente, un hombre proletarioMonumentos sintéticosEl Croma de la ignorancia Estrógenos versus testosteronasLo cuántico y lo físico Oda al desconsueloCamino al patíbulo:Priorato del delito Daltónicos en un día de veranoVersatilidad de la filosofía existencialEscudo de acero Estoicismo de un giganteTrastorno de la obedienciaLa humildad de un gobernanteCrimen y violenciaSarcasmo e ironía al desnudoLa inmortalidad Ensayo filosóficoEncuentro cercano de tercer tipoArtesanía y desarrolloIn Vitro El artificio de escribirVoyeurista en el tejado Odio y dolorMás mediático que de inmediato Sicarios existencialesUn genio en la botellaEl semental y lo eruditoVientos del trópicoPensamiento de tercer mundo: El disfraz antidemocrático del conflicto paraguayoSinergismoUna tormenta en el desierto La hipocresia y su lado oscuro Crimen y delitoConspiración y tramaEducación y tecnologíaSimulación, engaño y mentiraLa herencia de la Cosa NostraEl bien y el malLas amistades vs costo socialObjeción de concienciaAnalogía entre dos estrellasEl costo social del conocimientoDiacronía en América Latina La economía Del conocimiento Economía en estado cuántico Periplos y desarrollo El príncipe de todos los tiemposMedios iracundosMarginalidad en pleno desarrolloResistencia“La postmodernidad”-Anuncio clasificado: El reino del espacioFilosofía de vidaLa guerra de la tercera olaLátex como el corazón del cauchoCultura para adoquinar el intelecto Percepciones“El oro negro que mueve al mundo”Misiva a nuestra querida AméricaEnsayo: Anatomía del cerebroCongelado en el pasadoImperio de las multinacionales
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados