Miercoles 29 de Marzo del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


Luis R. Decamps R.

La reeleccion: Rosas y espinas en el PLD

El tema de la repostulación presidencial (y, por consiguiente, el de la reelección) constituye en estos momentos el asunto más peliagudo que se discute al interior del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), y aunque algunos de sus más connotados voceros mediáticos -¡maña fuera que hicieran lo contrario!- insisten en restarle importancia a la cuestión, no hay dudas de que es motivo de inusuales aspavientos y fragorosas crispaciones entre sus militantes y dirigentes a todos los niveles.

Pero cuidado si nos engañamos: no se trata de si bajo las actuales circunstancias políticas es viable o no la reforma de la Constitución para permitir la repostulación del presidente Danilo Medina, pues esto puede ser tan simple o tan complejo como lo quiera este último (en realidad, pocos mandatarios dominicanos han estado en tal trance de conciencia en condiciones tan auspiciosas como las que él tiene en estos momentos), y más si se sabe, como en efecto es de general conocimiento por experiencia muy reciente, que a la cúpula peledeísta le da “tres pitos” lo que piensen los restantes actores partidistas.

La verdad, pues, sea dicha sin ambages: para los peledeístas (que dan por descontado su triunfo electoral en 2016 debido a su fortaleza político-económica, la irresistible influencia electoral de su aparato clientelar y -parece necedad, pero hay que insistir en el punto- el incesante agrietamiento de la oposición) lo que está en juego es el poder, y los desacuerdos se refieren muy específicamente a quién o quiénes lo detentarán a partir del citado año -si es que lo retienen, claro está- y en qué términos, proporciones y dimensiones... Es un pleito inédito en el PLD, sin dudas, aunque bien podría terminar siendo una mera bronca de logia y no -como sueñan sus adversarios- un drama trágico de Montescos y Capuletos.

Es absolutamente innegable que los peledeístas se encuentran actualmente divididos -en el mejor sentido de la palabra- entre reeleccionistas y antirreeleccionistas, y que más allá de los matices y los intereses grupales pasajeros (ahora también representados y perifoneados por dirigentes nacionales en ascenso que exhiben sólidos soportes financieros y mediáticos), las discrepancias fundamentales tienen locaciones concretas y claramente delineadas: los sectores liderados, respectivamente, por el presidente Medina y el ex presidente Leonel Fernández... Los demás podrán tener futuro, pero en el presente y en lo inmediato -como indican los muestreos- no tendrán más opción que volver a su antiguo papel de comparsas.

En la franja interna del licenciado Medina se percibe una situación muy singular: no hay dudas de que sus bases y la abrumadora mayoría de su estructura intermedia están a favor de una repostulación de éste (su argumento, aunque instintivo y elemental, es inmejorable: el actual mandatario es, según todas las mediciones de preferencia electoral, el mejor candidato del PLD), pero su alto liderato luce disgregado, indeciso y hasta “sin foco” (una parte trabaja por ello, otra se opone y hasta hace coro a aspirantes emergentes, y la restante parece estar esperando mansamente la decisión de su líder) a pesar de que el tiempo -su aliado de siempre- ya empieza a operar en su contra.

La franja del doctor Fernández exhibe mayor cohesión y sus apuestas están más definidas: a contrapelo de que éste ha dicho que no se opondría a una eventual repostulación del licenciado Medina, sus voceros más calificados han esgrimido argumentos de corte constitucional contra esta posibilidad y, como se observa cotidianamente, no esconden su hostilidad frente a los que la apoyan o auspician, muchas veces hasta desbordando no sólo los límites de la disciplina partidaria sino el simple sentido de comedimiento: respondiendo las “agresiones” de los danilistas o de funcionarios del gobierno, a más de un leonelista se le ha soltado de mala forma el gatillo de la lengua contra sus antagonistas internos.

(El argumento más candoroso -pero con veracidad momentánea incuestionable- ha sido el formulado hace poco por el doctor Rafael Alburquerque, ex vicepresidente de la república, al referirse al tema de la reforma constitucional que se requiere para hacer efectiva la repostulación del licenciado Medina: “El PLD no cuenta con las dos terceras partes para lograr esa modificación y yo no creo que Vargas Maldonado o Hipólito Mejía van a dar los votos al PLD para que el presidente pueda reelegirse". Proveniente de un dirigente del PLD -entidad experta en construirse mayorías, tapándose o no boca y nariz-, obviamente el alegato no deja de tener cierta "amenidad").

En cuanto a los grupos menores, encabezados por precandidatos que intentan penosamente deslindarse sin traumas de los dos grandes sectores interiores, es obvio que -como ya se ha dicho en otro lugar- casi todos son “secesiones” o desprendimientos del leonelismo, y esta singularidad determina que su activismo implique una posición más o menos clara -con sus gradaciones de volumen y acento- de rechazo no beligerante a la repostulación del presidente Medina, sin que ello involucre de ninguna manera -porque su adversario nodal es transitoriamente el doctor Fernández- descartar un eventual cambio en dirección al apoyo condicional... O sea: con la insurgencia de esos agrupamientos minúsculos quien ha ganado, en principio, es el danilismo.

Resulta igualmente ostensible que la "nomenclatura" morada -encarnada en un Comité Político que hasta el día hoy ha sido "ley, batuta y Constitución"- también se encuentra seccionada respecto al tema, pero es prudente no olvidar que si bien hacia afuera se proyecta a veces la idea de un inminente enfrentamiento entre los dirigentes ortodoxos y los de más reciente ingreso (los “seniors” y los “juniors” desde el punto de vista de los “méritos” partidistas), el PLD es una organización con mucho "espíritu de cuerpo" -herencia de los métodos de trabajo y dirección bochistas- que ha devenido en una corporación político-económica, y que en tal virtud su tendencia natural es a la aglomeración y no a la atomización o a la fragmentación.

(¿Hay que recordarlo? En el ánimo motriz del corporativismo dos cosas importan sobre todo: la cohesión interna -en imagen y realidad- y los objetivos mediatos y estratégicos -tiene la palabra "ganar" en el ADN-, y sus altos gerentes harán lo que sea necesario para garantizarlos a plenitud, inclusive -aunque suene contraproducente y hasta exagerado- ejecutar en términos políticos y económicos, de ser necesario, una "noche de los cristales rotos" contra la oposición o una "noche de los cuchillos largos" con sus propios prosélitos... La analogía puede lucir infame, pero -se aclara- es adrede porque se fundamenta en precedentes fácilmente identificables en la historia del PLD: es una entidad que ha ganado elecciones habiendo hecho en la víspera deleznables “marrullerías” políticas o de Estado e, increíblemente, permitiendo o provocando la deserción de prosélitos o aliados).

De todos modos, no se puede ignorar que una eventual repostulación del licenciado Medina sólo sería viable tras encarar por lo menos cuatro desafíos que están a la vista hasta de los ciegos: 1. El que supone la propia “conciencia” política del mandatario; 2. La santificación del todopoderoso Comité Político del PLD; 3. La “reingeniería” del ejercicio del poder para darle permanencia o ingreso a los actuales impugnadores de aquella; y 4. La seguridad de que sea votada una reforma constitucional que la permita... Son retos serios, pero no insuperables, y como se ha reseñado más arriba su “calibre” depende del rasero conque finalmente los mida el propio gobernante.

(Los valladares que tendría que superar el licenciado Medina para lograr su reelección en los comicios de 2016 son harina de otro costal, y aunque sus premisas esenciales -la reforma constitucional y la sanción popular- pudieran estar garantizadas en el marco de un escenario como el que se sugiere en el párrafo precedente -naturalmente, si es que éste se produce-, no se debe olvidar que las coyunturas epocales tienden a ser cambiantes: en su dinámica no sólo influyen los hechos políticos, sociales y económicos susceptibles de estudio y control sino también los “imponderables”, esos a los que Marx les atribuyó constituir “una categoría histórica”... El que tenga dudas en este sentido, que se lo pregunte al ex presidente Hipólito Mejía).

Las discrepancias en el PLD sobre la repostulación y la reelección todavía se encuentran al nivel de una racionalidad de rosas y espinas: cada piropo -costado ponzoñoso aparte- tiene su propio acíbar, y cada invectiva -envoltura algodonada incluida- tiene su propio dulzor. Sin embargo, no debería obviarse algo que ya se señaló: su tono carece de antecedentes en el devenir interno normal de esa entidad (sólo se había escuchado durante sus crisis secesionistas), y no empece que -como el autor de estas líneas ha expresado en múltiples ocasiones- bajo las actuales circunstancias sería una ingenuidad apostar por una fractura, no deja de ser peligroso para su imagen de organización “unida”, “disciplinada” y “coherente”.

Desde luego, faltan muchos cartuchos por disparar aún, y hay que ver si la operación en marcha de “impugnación, acoso y derribo” contra el doctor Fernández resulta coronada como se espera: con una campaña paralela de “apología, sensibilización y cerco” al presidente Medina para que se decida por buscar la repostulación. En bastantes sentidos, la reacción de los leonelistas frente a esta estratagema le tributará los colores y los sabores al panorama político nacional, y a la postre deberá influir hasta en la definición de candidaturas oposicionistas que hasta el día de hoy parecen refrenadas: hay quienes aparentan aguardar por algunas “señas” sobre el posible desenlace de las tensiones en el PLD para decidir si se lanzan o no al ruedo presidencial.

Los hechos recientes mueven a pensar que los repostulacionistas trabajan en la citada segunda parte de su “plan estratégico”, pero hay que insistir en que está por verse si “prende” donde debe hacerlo: y no sólo porque el licenciado Medina ha demostrado ser un hueso duro de roer en este respecto sino también, y principalmente, porque muchos de los números de la economía nacional están creando la sospecha de que el frágil equilibrio macroeconómico que hoy existe pudiese estar seriamente amenazado de cara al más inmediato porvenir... Y de confirmarse el barrunto, sólo un tonto o un “timbalú” estarían en disposición de cargar con semejante “muerto”: la prefiguración de un cataclismo de este tipo -talvez no huelgue recordarlo- podría devenir la malla ciclónica amainadora de ciertos “vientos” o el dique en el que se estrellen las nuevas “marejadas”...

(*) El autor es abogado y profesor universitario
lrdecampsr@hotmail.com

Otras opiniones de: Luis R. Decamps R.

El gobierno versus Leonel: El blanco real de Felucho Odebrecht y la lucha interna en el PLD y el PRMEl raro "antiimperialismo" del doctor Ray GuevaraDanilo y el PRD: ¿Un noviazgo sin amor?Sabores y picores en el PLD de hoyAntonostalgia del PEMELa reeleccion resbala y la oposicion en babiaLa reivindicacion historica del balaguerismo Google se parece a Dios, pero no lo es...El ostracismo de Leonel: ¿Culpa o ingratitud?La robótica ultranacionalista Hipocresia y cinismo en el panorama politicoLuis Abinader ante la historia El asesinato de Indhira Ghandi Lo que nos queda: El balaguerismo Abril 1965: El capitan que tomo por asalto la gloria La rebelión del leonelismo Luis Abinader en la cresta de la ola La “tozudez” de Leonel: ¿panico en el PLD?La reeleccion: ¿Un “maco” made in PLD?La agenda “patriotica” del conservadurismo El asesinato de Mahatma Gandhi en 1948El asesinato de Gaitan y el “Bogotazo” de 1948Baches y cachivaches de la reeleccion El asesinato de Olof Palme en 1986Las tribulaciones actuales del peledeismo historico Quirino al habla y Leonel en su ordalia “Pendejadas” de la vieja educacion domestica Brincos y mimicas con la reeleccion Leonel y el legado historico de BalaguerEl PLD y la crisis del pensamiento critico Hipolito Mejia ante la historiaEl asesinato de Isaac Rabin en 1995 Vainas y sables en el PLDEl asesinato del Che Guevara en 1967Leonel: El “zóon politikón” El asesinato de Anwar El-Sadat en 1981Leonel: ¿Camino a su primera derrota?Martin Luther King: humanista integral Malcolm X: De ratero a redentor social Kennedy: El hombre y el destino El PLD, LOma Miranda y Groucho MarxAdalai Stevenson: Un demócrata olvidado Matices históricos de la política en USATransfugas y "corchos" en la era del PLDEl legado gris de la "era" del PLDEl PRD, Majluta y la "Ley de Lemas"Trujillo: la lección ignorada La Constitución, el referendo y la reelección Danilo, Leonel y al reelección Caamaño y la prepotencia del embajador Era Trujillo realmente patriota o nacionalista?La "no reelección": ¿Una engañifa institucional?Graznidos del trujillismo historico El "vicio" del poder y la tentación totalitaria La socialdemocracia sigue siendo el camino Sobre "desfases" y “cambios de paradigmas"No es comunismo sino cristianismo La hipocresía como ideología Patriotismo, nacionalismo y antihaitianismo Ni Marx ni Cristo: ¿El signo de la época?Un articulo de Balaguer Recordando la “Izquierda Democrática” La política: ¿Pasión o profesión? La "política del gran garrote" de los EEUU El atentado de 1981 contra Juan Pablo IIEl decrepito circo del ultranacionalismo Elogio de la hipocresía Danilo versus Leonel: ¿Cambio de mando en el PLD?Verdades y mentiras en el PRD de hoy El conservadurismo dominicano; en la cresta de la olaEl disparate de la "fusión" con Haití Luis Abinader: Perfiles de un liderazgo en ascensoLa prensa digital: perfiles de una revolución mediática Liberalismo y conservadurismo en la historia dominicanaLa tirria del conservadurismo contra las ONGsSu majestad, el peledeismoSi a la regularización, no al ultranacionalismo Hipocresia y cinismo en el ultranacionalismo criolloLauros y perversiones de la democraciaEl dia que Hitler escapo de la muerte El "voto preferencial": Mitos y realidades El dia que ¨mataron¨ a Lenin Secreto a voces: el PRD necesita un nuevo liderazgoEl gobierno de Danilo, la encuesta Gallup y el pobre PRDLa "doctrina Monroe" y la "Seguridad Nacional" de Estados UnidosLa miseria ideológica de los partidos De Leonel a Danilo: Breve historia de la cosmética política PRD: El derrotero suicida de la división Se cavan las trincheras en el PRD: ¿La “tesis Betancourt" o la táctica penagomista de “ir como quiera”?El gobierno "light", la culebra que no se muerde la cola y la impronta de Barrabás en el PRDBolívar, García Márquez y la subversión de la historia Derecha e izquierda en la política del siglo XXIDe Maquiavelo a Rousseau: realismo e idealismo en politicaCorea del Norte: Ritos de una extraña monarquía "comunista" Leonel, el PLD, la Barrick Gold y el perogrulloDanilo y Leonel: el desafio silenteLos “pendejos” de la guerra restauradoraEl PRD, el liberalismo histórico y la riña de los egos Liberalismo y socialismo: Otras viejas vainas de los "pendejos"“Pendejos” Y “Realistas” en la primera república La feria de la política: pinceladas históricas para pendejosLa vieja vaina del "bien común": anatomía del político pendejoDe Marx a Bosch: la "envidia" de los "pendejos" socialistasConfucio: Un "pendejo" de antes de CristoJesucristo: Pionero de la ideologia de los "pendejos"Los Trinitarios: Nuestros primeros "pendejos" y "envidiosos"Los gobiernos del PLD: Poder, "Progreso" e Impunidad¿Se necesita o no una ley orgánica para aprobar la reforma tributaria de Danilo? Las fotos de Fidel: El contramensaje de la imagen El Feliz Bautista, los zafarranchos en el PLD y el "regalito" de Leonel a Danilo¿ Presión tributaria? Enemas y vomitivos para todosEl “eterno retorno”: Lla otra cara de las “megapensiones” El viejo imperialismo: antinostalgia de otra "Era"El "ABC" de la democracia: notas para desmeroriadosDe politica y politicos: machacando ideasVincho, Leonel y otros "bultos" del gobierno de DaniloRecordando a McLuhan: recovecos de la globalizacionMercado y doctrina: La politica en la "posmodernidad"El neoliberalismo y la crisis del capitalismo globalTodo “made in PLD”: De la mediocracia a la desesperación Nuestro "mundo posideológico"Despues del “Mundo de Yalta”Los grupos en el PRD: ¿Vicio o Virtud?¡Ay, qué miedo!: El don me quiere botar del PRDLa socialdemocracia dominicana: verdades y mentirasEl antireelecionismo: Mitos y realidadesMe derrotó el Estado, pero siento orgullo de mi voto Hipolito Mejía: Un voto por el país ¿A quien le creo? Encuestas, realidades, opiniones populares y otras vainas raras en el escenario electoral dominicano Hipólito: El elegidoHipolito: el presidente que yo conocíLas elecciones dominicanas, segun Broussonet¿La “Era” de Leonel? De encuesta Gallup a “crisis” de JCE: ¿Vericuetos de la agenda de campaña del PLD?Danilo y Margarita: ¿Es cierto que “esta linda la mar”?Fernández Domínguez: De Puerto rico a la gloria Consumatum Est: Con Margarita, Leonel le gana el primer “round” a Danilo y al Comite PoliticoLas dos encuesta de “Asisa”, las bellaquería y el “riflazo” de DaniloLeonel, doña Margarita y otras piedras en el camino de DaniloLa encuesta de "Asisa", la "cuerda" de Danilo y la candidatura de Doña MargaritaEl PLD y la “recuperación” económica del paisDanilo: ¿Bajo el contrasigno de la historia? La nómina pública, los timbales palaciegos y el festin de los “Wikileaks”La Amet, el “Progreso”y otros “bultos” gubernamentales“¡Memoria contra el olvido!”: El FMI, Leonel y el dominicano común “Se Pasa la tenaza…”: Hipólito, Perogrullo y DaniloEl “chulla” latinoamericanaDanilo y el PLD: maullidos del GatopardoEl “paquetazo”, el gobierno y el pobre Danilo El conde Abraños: de política y politiquerosEl PLD frente e Hipólito: el “cuentazo” del “retroceso” Hipólito y el PLD: Mentiras viejas, Verdades nuevasLeonel; Razones y sinrazones de una “¨declinatoria” Política, realidad y artificioLos trotes postreros de la convención del PRD...Mis apuestas en la convención del PRDEl dilema de Leonel, según BroussonetHipólito, Miguel y e PRD en el análisis de BroussonetLa “descelebración” de la navidad y ptras curiosidades Jesús de Nazaret: El gestor de una nueva civilización Leonel, la reeleción y el referendoLo que viene en el PRD: Un “choque de trenes” De Trucutú al nuevo doctor Merengue: la retórica de la política "light"La tesis reeleccionista del candidato títereEl PLD, los valores y la iniciativa de la Primera DamaIdentidad, “reingeniería” y candidatura presidencial en el PRD¿Es realmente posible una nueva reforma constituciona?El Metro en los hechos: ¿Gran obra o estafa? El Comité Político del PLD: Un anacronismo¿Reelección de Leonel? Una discusión para tontos Aspavientos y zafarranchos en el PRDLa “ceremonia de la bata blanca” ¿Par qué sirve el DNPC (antiguo DEPRECO)? Luis Abinader: impresiones fugaces sobre su discurso políticoLos desplantes del PRD al liberalismo históricoHipólito Mejía: ¿como el ave fénix? “Corran, muchachos, corran…” Milagros Ortíz Bosch en las “pinceladas” de Broussonet Una luz en el caminoEl gobierno como la arepa y la ” Nueva Republica de la Barrick Gold““Tiren coño, cobardes, tiren…”Marx y Bolívar: Notas sobre una controversia histórica “SE PASA LA TENAZA…”La candidatura del desprecio “SE PASA LA TENAZA…” La canidatura de Milagros Ortiz Bosch“SE PASA LA TENAZA…”“SE PASA LA TENAZA…”¿ingenuidad y desaprensión ?“SE PASA LA TENAZA…”: Se pusieron guapitos...“SE PASA LA TENAZA…”: La queja de algunos hipolitistas“SE PASA LA TENAZA…”: ¿Hipolito entierra el hacha? “SE PASA LA TENAZA…”Requiem por la “Constitución de Leonel”Viejas perogrulladas de la táctica política La “agenda Fernández”La portentosa voz de mando del general LuperónMiguel Vargas en la cresta de la olaLa feria de la corrupciónLa verdad como “roba la gallina”: Percepción y realidad en los gobiernos del PLD
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados