Domingo 23 de Julio del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


Luis R. Decamps R.

Malcolm X: De ratero a redentor social

Malcolm Little (mejor conocido como Malcolm X, pero también como El­Hajj Malik El-Shabazz) fue uno de los líderes más sobresalientes y controversiales de la lucha por las libertadesciviles en los Estados Unidos, sobre todo por la perspectiva radical de sus ideas ­que involucrabanuna crítica beligerante al Estado y la sociedad­ y el carácter abiertamente político que asumió suactivismo en el tramo final de su agitada existencia.

Malcolm había nacido en Omaha, Nebraska, Estados Unidos, el 19 de mayo de 1925, hijo deLouise Norton (ama de casa) y Earl Little (un predicador protestante y activista por los derechos delos negros seguidor de las ideas de Marcus Garvey), y su entorno familiar estuvo marcado por ladiscriminación racial y la violencia: tres de sus tíos murieron a manos de hombres blancos (uno fueobjeto de linchamiento), y su padre fue víctima de constantes hostilidades y amenazas de muerte por parte de supremacistas blancos (en 1929 hasta le incendiaron la casa), razón por la cual tuvo que cambiar de residencia con su familia varias veces.

Los Little, empero, eran acosados por grupos racistas donde quiera que se establecían, y en 1931, residiendo en Lansing (Michigan), Earl apareció muerto en la vía del tren con el cráneo destrozado. Según las autoridades, se trató de un accidente ­alegadamente había resbalado­, pero circuló el rumor ­después confirmado­ de que su muerte se debió a los culatazos que le propinaron unos individuos encapuchados. Malcolm, pues, quedó huérfano de padre a los 6 años de edad.

La muerte de Earl dejó a la viuda con siete hijos y sin sustento económico, y aunque ella intentó enfrentar la situación haciendo trabajos temporeros y con lo poco que le tocó del seguro de aquel, en 1934 debió recurrir a la beneficencia pública. En 1938, luego de una relación sentimental fallida, un parto problemático y la pérdida de la custodia de los hijos, la señora Little cayó en un estado de grave depresión y hubo de ser internada en un sanatorio para enfermos mentales. En estas circunstancias, Malcolm y sus hermanos quedaron en manos de las autoridades, y un juez lo envía a él a casa de una familia amiga, pero muy pronto pasará sucesivamente a diversos hogares se acogida, y finalmente, debido a su “conducta inadecuada”, terminará recluido en un

Malcolm fue buen estudiante en la secundaria, pero haría fama como individuo “problemático” por su tendencia a rechazar toda disciplina, y se vería envuelto en múltiples incidentes. En 1941, con 16 años de edad, se estableció en Boston en la casa de una hermanastra y, aquí, tras desempeñar varios oficios menores, se dedicaría a vagabundear entre diferentes localidades y a realizar actos de ratería. En esta época conocería la prisión por primera vez. En 1943 se trasladó a Harlem, Nueva York, y se convirtió en un notorio truhan callejero: traficante de drogas, proxeneta, ladrón, drogadicto y fullero. La policía lo fichó como “delincuente múltiple”. En ese mismo año, durante las pruebas de rigor, fue declarado “mentalmente incapacitado” para el servicio militar.

En 1945 regresó a Boston y, con varios amigos, se dedicó a realizar hurtos en casas de familias ricas. En 1946 fue aprehendido y acusado de allanamiento de morada, robo y posesión de armas de fuego. Juzgado y condenado a una pena de entre 8 y 10 años de prisión, estaría recluido en Charlestown (penitenciaría estatal de Massachussets), donde sería conocido con el sobrenombre de “Satán”, debido a su violento rechazo a la religión. Aquí conoció a John Elton Bembry, un autodidacta miembro de la “Nación del Islam” que lo convenció para que estudiara. En poco tiempo se liberó del vicio de las drogas, aceptó recibir clases por correspondencia y se convirtió en un lector voraz y en admirador de la “Nación del Islam” y su líder, Elijah Muhammad.

(La “Nación del Islam” era un movimiento socio­religioso de musulmanes de color fundado en 1930 por Wallace Fard Muhammad con el fin de “resucitar la conciencia espiritual, mental, social y económica de los hombres y mujeres negros de América y del resto del mundo”. Era afrocéntrico y racista “al revés”. Desde 1934, al morir Fard, lo dirigía Elijah Muhammad. Consideraba a los negros “el pueblo favorito de Alá” y a los blancos “la personificación del diablo en el mundo”).

En 1952, al salir de la cárcel en libertad condicional, Malcolm se perfiló de inmediato como un devoto y entusiasta militante de la “Nación del Islam”: su transformación espiritual era evidente, y al tiempo que devino un pujante activista socio­religioso a favor de los derechos de los negros, se destacaría como efectivo movilizador de gente y convincente orador.

Designado vocero nacional de la entidad, sería el fundador del periódico “Muhammad Speaks”. En 1953 fue nombrado ministro asistente del templo de Detroit, y ya se le veía como uno de los “favoritos” de Elijah Como parte del proceso de transformación espiritual que se había operado en su interior (y que

él deseaba proyectar hacia la comunidad afroamericana de los Estados Unidos), decidió cambiar su

nombre de nacimiento por el de “Malcolm X”. El cambio fue un acto consciente, de carácter

místico, religioso y político. “Al adoptar la X ­explicó­ uno adquiere cierto misterio, cierta

posibilidad de poder a los ojos de amigos y enemigos... La X anuncia lo que has sido y lo que

serás: ex fumador, ex bebedor, ex cristiano, ex esclavo”. Dijo, además, que la X correspondía al

“apellido desconocido” de los esclavos de los que él descendía, y que lo adoptaba en lugar de

seguir usando uno que “seguramente fue escogido por un dueño o señor esclavista”.

El liderazgo de Malcolm pronto se hizo fuerte entre los seguidores de la “Nación del Islam”,

especialmente en Detroit, Boston, Filadelfia y Harlem (donde su contribución para el desarrollo de

la entidad fue notable), y en poco tiempo se convirtió también en uno de los dirigentes

afroamericanos más conocidos de los Estados Unidos: su nombre se hizo un lugar común en parte

importante de la prensa (era muy solicitado para entrevistas y escribía artículos de opinión) y sus

ardorosos discursos habían llamado la atención hasta del FBI.

Las concepciones de Malcolm X en estos años eran favorables al desarrollo del “orgullo

étnico” (todavía no había explotado el movimiento ideológico del “Black Power”, pero se

postulaba la necesidad de un Estado negro independiente), la autosuficiencia económica y la

política de la “identidad propia”. Luego se transfiguraría en un radical activista de los derechos de

“los hermanos” y su “unidad transcontinental”, así como en defensor de cierto tipo de comunismo

religioso y en simpatizante de Fidel Castro y de la entonces naciente revolución cubana.

En 1954 fue designado ministro del templo de Nueva York de la “Nación del Islam”, y realizó

una ingente labor de promoción de las ideas de la agrupación, pero todo esto también tenía

secuelas contraproducentes: en la misma se cuchicheaba que su amplia exposición pública

rivalizaba con el liderazgo de Elijad Muhammad, mientras que el FBI empezaba a considerarlo “un

peligroso extremista partidario de la violencia”. En 1958, tras haber cumplido el tiempo

reglamentario en celibato, contrajo nupcias con Betty Dean Sanders (mejor conocida como Betty

En los años subsiguientes las ideas de Malcolm fueron evolucionando de manera sostenida en

un sentido contradictorio respecto de las de la “Nación del Islam” y de su líder (del cual se fue

alejando emocionalmente en la medida en que profundizaba sus lecturas y ampliaba sus

experiencias prácticas). Por ejemplo, Malcolm planteaba participar más activamente en la lucha

política, sosteniendo que ni las acciones de reforma y superación individuales ni la campaña por

los derechos civiles ­en auge por aquellos años­ conducirían por sí solas a la liberación de los

Un punto de inflexión de esas discrepancias fueron las revelaciones que en 1963 se hicieron

sobre Muhammad en el sentido de que había mantenido relaciones adúlteras con varias de sus

seguidoras, algunas de las cuales quedaron embarazadas y tuvieron hijos. Malcolm, que cumplía

sus funciones como un verdadero apostolado y se consideraba a sí mismo un gendarme de la

moralidad en la “Nación del Islam”, criticó enérgicamente a Muhammad y se distanció de él. Sus

prosélitos ya lo veían como un nuevo “mensajero de Alá” y lo aclamaban como “redentor” de los

Tales circunstancias, junto al hecho reseñado de que la ascendencia pública alcanzada por

Malcolm había generado agrios recelos en Muhammad y sus asistentes, darían lugar a una

confrontación abierta entre él y varios dirigentes de la “Nación del Islam”, y ésta evolucionó de tal

forma que en cierto momento era público el rumor de que algunos de aquellos habían apostado por

su “eliminación”. El propio Malcolm, en su autobiografía, dice que a principios de 1963 un

miembro del movimiento le confesó haber recibido “órdenes” para asesinarlo.

En el marco de esas contradicciones, en noviembre de ese mismo año de 1963, debido a que

Malcolm hizo críticas “no razonables” y formuló expresiones “insensibles” sobre el asesinato del

presidente John F. Kennedy, la “Nación del Islam” le ordenó “silenciarse” por noventa días, y la

tensión con ésta y sus dirigentes se hace casi violenta. Finalmente, en marzo de 1964 Malcolm

decide abandonar la organización y fundar una nueva, la “Mezquita Musulmana”, desde la cual se

plantea “elaborar un programa... destinado a eliminar la opresión política, la explotación

económica y la degradación social de que son víctimas los 22 millones de afroamericanos”. A

partir de esta importante decisión, sus relaciones con Muhammad se tornaron irreconciliables.

Al mes siguiente ­abril de 1964­ Malcolm realiza un periplo por Asia y Rusia, y visita La

Meca, donde se relaciona con personas de diferentes etnias y culturas, y empieza a modificar su

posición afrocéntrica: decide que ya su mensaje no estará dirigido sólo a los afroamericanos sino a

todas las razas, y luego diría que en este viaje reparó en que el Islam no era el “saco de odio” que

vendía Muhammad, y que él “podría llamar hermanos míos a los hombres rubios de ojos azules”.

Es decir, abandona su conocida y belicosa postura de racismo inverso, y comienza a hablar de

luchar por los “derechos humanos” en general y no exclusivamente por los “derechos civiles” de

En el mismo año de 1964 participa en una reunión de la Organización de la Unidad Africana

(OUA), donde conoce a importantes líderes anticolonialistas (Nasser, Ben Bella, Nyerere,

Nkrumah, Kenyatta, entre otros), lo que influye para que incorpore a su discurso, cada vez más

impregnado de consideraciones políticas e ideológicas, “la lucha contra el imperialismo

norteamericano”. El nuevo cambio que se había operado en su pensamiento queda reflejado en su

resolución de “priorizar” el trabajo en la Organización de la Unidad Afroamericana (OAAU), un

movimiento no religioso de tendencia socialista que había fundado en el mes de junio.

De manera, pues, que cuando Malcolm es asesinado el 21 de febrero de 1965 (al momento de

iniciar una charla de la OAAU en la sala de bailes “Aududon” de Harlem, Nueva York) no sólo era

un secreto a voces que su vida corría peligro (“Sé que soy hombre muerto”, dijo en una ocasión, y

el 16 de febrero su casa había sido atacada con bombas incendiarias), sino que se encontraba en los

aprestos de novedosas iniciativas orgánicas y doctrinarias, y parecía obvio que su carrera como

dirigente religioso musulmán terminaría transfigurándose en activismo político directo.

Aunque existen múltiples versiones sobre las causas y los autores del asesinato (se menciona a

los narcotraficantes y proxenetas de Harlem, a los supremacistas blancos y hasta al FBI), la

investigación oficial, basada en el testimonio de varios de los presentes en el lugar del hecho,

concluyó en que los perpetradores del mismo fueron Norman Butler, Thomas Johnson y Thomas

Hagan, miembros de la “Nación del Islam”. Los tres recibieron condena judicial, pero sólo el

último ­herido y apresado en el sitio del crimen­ admitió haber participado en el tiroteo que le

costó la vida a Malcolm.

De todos modos, familiares, amigos y seguidores del insigne líder negro han sostenido de

manera reiterada que la responsabilidad verdadera y directa del hecho recae sobre el liderato de la

“Nación del Islam” (por instigación o autoría intelectual) y, especialmente, sobre Louis Farrakhan,

un alto mando de la absoluta confianza de Elijah Muhammad (y que luego sería jefe de una de las

facciones en que se dividió esa entidad a la muerte de éste en 1975) de cuyos labios se escuchó

más de una vez que había que “salir” de Malcolm, a quien acusaba de ser un “despreciable

ingrato” y un “gran traidor de la causa del pueblo de Alá”.

(*) El autor es abogado y profesor universitario

lrdecampsr@hotmail.com

Otras opiniones de: Luis R. Decamps R.

Mis hijos y el "principio de la infracción solidaria"Percepción, política práctica e intelectualidad Joao, la bella Monica y otras "monerías" del gobiernoHumanismo, pos modernidad y valores Leonel: !Arrinconado por el gobierno!El gobierno versus Leonel: El blanco real de Felucho Odebrecht y la lucha interna en el PLD y el PRMEl raro "antiimperialismo" del doctor Ray GuevaraDanilo y el PRD: ¿Un noviazgo sin amor?Sabores y picores en el PLD de hoyAntonostalgia del PEMELa reeleccion resbala y la oposicion en babiaLa reivindicacion historica del balaguerismo Google se parece a Dios, pero no lo es...El ostracismo de Leonel: ¿Culpa o ingratitud?La robótica ultranacionalista Hipocresia y cinismo en el panorama politicoLuis Abinader ante la historia El asesinato de Indhira Ghandi Lo que nos queda: El balaguerismo Abril 1965: El capitan que tomo por asalto la gloria La rebelión del leonelismo Luis Abinader en la cresta de la ola La “tozudez” de Leonel: ¿panico en el PLD?La reeleccion: ¿Un “maco” made in PLD?La agenda “patriotica” del conservadurismo El asesinato de Mahatma Gandhi en 1948El asesinato de Gaitan y el “Bogotazo” de 1948Baches y cachivaches de la reeleccion El asesinato de Olof Palme en 1986Las tribulaciones actuales del peledeismo historico Quirino al habla y Leonel en su ordalia “Pendejadas” de la vieja educacion domestica Brincos y mimicas con la reeleccion Leonel y el legado historico de BalaguerEl PLD y la crisis del pensamiento critico Hipolito Mejia ante la historiaEl asesinato de Isaac Rabin en 1995 Vainas y sables en el PLDEl asesinato del Che Guevara en 1967Leonel: El “zóon politikón” El asesinato de Anwar El-Sadat en 1981La reeleccion: Rosas y espinas en el PLDLeonel: ¿Camino a su primera derrota?Martin Luther King: humanista integral Kennedy: El hombre y el destino El PLD, LOma Miranda y Groucho MarxAdalai Stevenson: Un demócrata olvidado Matices históricos de la política en USATransfugas y "corchos" en la era del PLDEl legado gris de la "era" del PLDEl PRD, Majluta y la "Ley de Lemas"Trujillo: la lección ignorada La Constitución, el referendo y la reelección Danilo, Leonel y al reelección Caamaño y la prepotencia del embajador Era Trujillo realmente patriota o nacionalista?La "no reelección": ¿Una engañifa institucional?Graznidos del trujillismo historico El "vicio" del poder y la tentación totalitaria La socialdemocracia sigue siendo el camino Sobre "desfases" y “cambios de paradigmas"No es comunismo sino cristianismo La hipocresía como ideología Patriotismo, nacionalismo y antihaitianismo Ni Marx ni Cristo: ¿El signo de la época?Un articulo de Balaguer Recordando la “Izquierda Democrática” La política: ¿Pasión o profesión? La "política del gran garrote" de los EEUU El atentado de 1981 contra Juan Pablo IIEl decrepito circo del ultranacionalismo Elogio de la hipocresía Danilo versus Leonel: ¿Cambio de mando en el PLD?Verdades y mentiras en el PRD de hoy El conservadurismo dominicano; en la cresta de la olaEl disparate de la "fusión" con Haití Luis Abinader: Perfiles de un liderazgo en ascensoLa prensa digital: perfiles de una revolución mediática Liberalismo y conservadurismo en la historia dominicanaLa tirria del conservadurismo contra las ONGsSu majestad, el peledeismoSi a la regularización, no al ultranacionalismo Hipocresia y cinismo en el ultranacionalismo criolloLauros y perversiones de la democraciaEl dia que Hitler escapo de la muerte El "voto preferencial": Mitos y realidades El dia que ¨mataron¨ a Lenin Secreto a voces: el PRD necesita un nuevo liderazgoEl gobierno de Danilo, la encuesta Gallup y el pobre PRDLa "doctrina Monroe" y la "Seguridad Nacional" de Estados UnidosLa miseria ideológica de los partidos De Leonel a Danilo: Breve historia de la cosmética política PRD: El derrotero suicida de la división Se cavan las trincheras en el PRD: ¿La “tesis Betancourt" o la táctica penagomista de “ir como quiera”?El gobierno "light", la culebra que no se muerde la cola y la impronta de Barrabás en el PRDBolívar, García Márquez y la subversión de la historia Derecha e izquierda en la política del siglo XXIDe Maquiavelo a Rousseau: realismo e idealismo en politicaCorea del Norte: Ritos de una extraña monarquía "comunista" Leonel, el PLD, la Barrick Gold y el perogrulloDanilo y Leonel: el desafio silenteLos “pendejos” de la guerra restauradoraEl PRD, el liberalismo histórico y la riña de los egos Liberalismo y socialismo: Otras viejas vainas de los "pendejos"“Pendejos” Y “Realistas” en la primera república La feria de la política: pinceladas históricas para pendejosLa vieja vaina del "bien común": anatomía del político pendejoDe Marx a Bosch: la "envidia" de los "pendejos" socialistasConfucio: Un "pendejo" de antes de CristoJesucristo: Pionero de la ideologia de los "pendejos"Los Trinitarios: Nuestros primeros "pendejos" y "envidiosos"Los gobiernos del PLD: Poder, "Progreso" e Impunidad¿Se necesita o no una ley orgánica para aprobar la reforma tributaria de Danilo? Las fotos de Fidel: El contramensaje de la imagen El Feliz Bautista, los zafarranchos en el PLD y el "regalito" de Leonel a Danilo¿ Presión tributaria? Enemas y vomitivos para todosEl “eterno retorno”: Lla otra cara de las “megapensiones” El viejo imperialismo: antinostalgia de otra "Era"El "ABC" de la democracia: notas para desmeroriadosDe politica y politicos: machacando ideasVincho, Leonel y otros "bultos" del gobierno de DaniloRecordando a McLuhan: recovecos de la globalizacionMercado y doctrina: La politica en la "posmodernidad"El neoliberalismo y la crisis del capitalismo globalTodo “made in PLD”: De la mediocracia a la desesperación Nuestro "mundo posideológico"Despues del “Mundo de Yalta”Los grupos en el PRD: ¿Vicio o Virtud?¡Ay, qué miedo!: El don me quiere botar del PRDLa socialdemocracia dominicana: verdades y mentirasEl antireelecionismo: Mitos y realidadesMe derrotó el Estado, pero siento orgullo de mi voto Hipolito Mejía: Un voto por el país ¿A quien le creo? Encuestas, realidades, opiniones populares y otras vainas raras en el escenario electoral dominicano Hipólito: El elegidoHipolito: el presidente que yo conocíLas elecciones dominicanas, segun Broussonet¿La “Era” de Leonel? De encuesta Gallup a “crisis” de JCE: ¿Vericuetos de la agenda de campaña del PLD?Danilo y Margarita: ¿Es cierto que “esta linda la mar”?Fernández Domínguez: De Puerto rico a la gloria Consumatum Est: Con Margarita, Leonel le gana el primer “round” a Danilo y al Comite PoliticoLas dos encuesta de “Asisa”, las bellaquería y el “riflazo” de DaniloLeonel, doña Margarita y otras piedras en el camino de DaniloLa encuesta de "Asisa", la "cuerda" de Danilo y la candidatura de Doña MargaritaEl PLD y la “recuperación” económica del paisDanilo: ¿Bajo el contrasigno de la historia? La nómina pública, los timbales palaciegos y el festin de los “Wikileaks”La Amet, el “Progreso”y otros “bultos” gubernamentales“¡Memoria contra el olvido!”: El FMI, Leonel y el dominicano común “Se Pasa la tenaza…”: Hipólito, Perogrullo y DaniloEl “chulla” latinoamericanaDanilo y el PLD: maullidos del GatopardoEl “paquetazo”, el gobierno y el pobre Danilo El conde Abraños: de política y politiquerosEl PLD frente e Hipólito: el “cuentazo” del “retroceso” Hipólito y el PLD: Mentiras viejas, Verdades nuevasLeonel; Razones y sinrazones de una “¨declinatoria” Política, realidad y artificioLos trotes postreros de la convención del PRD...Mis apuestas en la convención del PRDEl dilema de Leonel, según BroussonetHipólito, Miguel y e PRD en el análisis de BroussonetLa “descelebración” de la navidad y ptras curiosidades Jesús de Nazaret: El gestor de una nueva civilización Leonel, la reeleción y el referendoLo que viene en el PRD: Un “choque de trenes” De Trucutú al nuevo doctor Merengue: la retórica de la política "light"La tesis reeleccionista del candidato títereEl PLD, los valores y la iniciativa de la Primera DamaIdentidad, “reingeniería” y candidatura presidencial en el PRD¿Es realmente posible una nueva reforma constituciona?El Metro en los hechos: ¿Gran obra o estafa? El Comité Político del PLD: Un anacronismo¿Reelección de Leonel? Una discusión para tontos Aspavientos y zafarranchos en el PRDLa “ceremonia de la bata blanca” ¿Par qué sirve el DNPC (antiguo DEPRECO)? Luis Abinader: impresiones fugaces sobre su discurso políticoLos desplantes del PRD al liberalismo históricoHipólito Mejía: ¿como el ave fénix? “Corran, muchachos, corran…” Milagros Ortíz Bosch en las “pinceladas” de Broussonet Una luz en el caminoEl gobierno como la arepa y la ” Nueva Republica de la Barrick Gold““Tiren coño, cobardes, tiren…”Marx y Bolívar: Notas sobre una controversia histórica “SE PASA LA TENAZA…”La candidatura del desprecio “SE PASA LA TENAZA…” La canidatura de Milagros Ortiz Bosch“SE PASA LA TENAZA…”“SE PASA LA TENAZA…”¿ingenuidad y desaprensión ?“SE PASA LA TENAZA…”: Se pusieron guapitos...“SE PASA LA TENAZA…”: La queja de algunos hipolitistas“SE PASA LA TENAZA…”: ¿Hipolito entierra el hacha? “SE PASA LA TENAZA…”Requiem por la “Constitución de Leonel”Viejas perogrulladas de la táctica política La “agenda Fernández”La portentosa voz de mando del general LuperónMiguel Vargas en la cresta de la olaLa feria de la corrupciónLa verdad como “roba la gallina”: Percepción y realidad en los gobiernos del PLD
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados
Ministerio de Educación banner