Domingo 23 de Abril del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


Cándida Figuereo

La mejor de las batallas

La mejor de las batallas se inició hace poco en la República Dominicana con la participación de más de dos millones de varones y hembras que superaron la espera de anotación en un círculo en que primaban las bolas muertas y los ponches, hasta que la voluntad se impuso con un jonrón de 4% para la Educación.

Ese arrojo del Presidente Danilo Medina dejó quieto a todos aquellos que consideraban ese porcentaje misión imposible, revés que quedó desmontado con la asistencia a las aulas de 1 millón 997 mil 218 alumnos de las escuelas pública y 63 mil 697 del sector semioficial.

Y como nadie puede estudiar con el estómago vacío, porque no asimila, se produjo el roletazo del desayuno, almuerzo y merienda, una descarga significativa en términos económicos para madres y padres que usualmente amanecen solo con la oración porque no tienen un céntimo.

Igualmente es importante esta medida porque evita que esos menores deambulen por el vecindario, retrasados en el aprendizaje y quién sabe utilizados en que entuertos, amén de que es preocupante no tener con qué dar de comer a los hijos.

Para el suministro de los alimentos a los alumnos en las escuelas la inversión aludida es de RD$57 millones, renglón que incluye RD$34 millones para la comida de los estudiantes de la tanda extendida y RD$22 millones para la regular. De esa entrega de alimentos, la primera se iniciaría el pasado 25 de este mes y año.

Quiérase o no, hay que admitir que esta revolución de la enseñanza era una necesidad febril por todo lo que implica para los beneficiarios que son los alumnos, para los padres y la nación toda.

Importante como la alimentación es también que los padres no tienen que comprar libros para sus hijos, porque en las escuelas disponen de casi 6 millones de libros de textos gratuitos, de mochilas con útiles escolares, zapatos y uniformes.

Con toda esa gratuidad, falta algo elemental que corresponde a cada madre y a cada padre, supervisar a sus hijos para que hagan y aprendan sus tareas. Contribuir a que esos menores amen la lectura con fruición.

Esta gestión de gobierno está haciendo su parte, pero padre y madre son parte del juego asumiendo su responsabilidad como un credo diario. Así papá y mamá se sentirán orgullosos de sus de sus hijos cuando sean profesionales y ellos de sus progenitores para servir y hacer mejor su país.

Así papá y mamá no tendrán que preocuparse de que a sus muchachos le hagan out por estar divagando sin horizonte, debido a que contribuyeron a que ganaran la mejor de las batallas, la de la educación.

Otras opiniones de: Cándida Figuereo

Un amor especialDejar huellas positivasRecobrar la paz No robarás Dejen que trabajeLeyes, ¿para qué?Ayuda urgente para CamiloQuejas y reclamacionesEl aborto por violación debe incluirse en el Código PenalObama no es un show. No, es real en humildadA Obama lo van a echar de menosPouerié Cordero, un batallador del periodismoArriba la autoestimaPara no olvidar al Cardenal López Rodríguez.“A pisar el acelerador”Cuidar a los menoresPara ti, PadreNegatividad versus positividadConfesión de amorSí se puedeLa buena voluntadSanearObama-manía sin límitesLoor a Fefita la Grande Los sobrinosUn traje a la medidaAhora fue a LaikoMás que mil palabrasPulsacionesEsperanzado y “quillao”La buena feEscribir es fácilEl derecho del consumidorSalvajismoEl país que tú quieresEl más codiciado El suplicio de SuppliceEl desastre de Haití visto por la OEA Los ojos de la OEAEjercita el amorAmarás al prójimo como a ti mismoComo chivos sin leyLa inversión en la pazLa envidia corroe¿Soluciones solidarias?El arte de la prudenciaImprudencia en cuatro ruedasSe pasa de la rayaPeriodistas de “lujo”La humanizaciónZape gatoFefita, no rueguesEl olor de la pobreza Si se acalla la vozSi el norte fuera el surEstado, gobierno y gobiernitosEl silencio de los buenosSe pasó de la rayaLa avaricia rompe el sacoEvolución positivaMartínez logra ponchar BBWAARicos pobres, pobres ricosEl reto para el 2015El bono que hace feliz¡Ay Francisco!¡Ingratos!¿Este es tu país?Lamentaciones numéricasLa humildad51 kilómetros para llegar al paraísoAgricultores a ciegasRepública Dominicana es una maravillaPinta de ladrónLa educación y DavidLa vida es importante, ámalaPresidente, por favor, resuélvaloConfianza en DaniloOtra vez seráMartelly, sigues bailandoLa agenda de RD no es la de HaitíLa RD tiene “10 millones de médicos”La mejor madreNo actuar como "chivo sin ley"Libertad y libertinajeBoom laboral para discapacitadosMerecido galardón a la UASDComo dice ObamaNi más ni menosMás que vencedoresGregorio: Un trabajador excepcionalAtender sus cartones Ausencia de equidadHijos del dinero, hijos del amorEl triunfo ajenoEl respeto se fue de paseoAdolescencia exitosa de SeNaSaDespués de la tempestad viene la calmaSi es por honestidadCatarsis navideñaNarciso: Listo para servirMandela no tiene sustitutoHombres sin límitesNuevos trinitariosCuando un colega se vaDuarte solo necesita que lo imitenPrimero, después y siempre nosotrosPositivo 100%Mi guardia y/o policía favoritoUn pueblo bueno¿De quién es este país? Tras la oveja perdidaLa guerra y la pazClub de pesarosos y positivosLa niña de miel Hombres de mucha feEl valor del usuarioNecesito amorHombres diferentes El precio de la honestidadFrancisco y los GoliatEl Célebre FranciscoSolidaridad luctuosaCerca de DiosUn patriota en el hoyoAl maestro con cariñoEl poder abusivoLa solidaridadQue nadie piense por ti El "jumo" de RDSeñor, un franqueadorFirmaba marcando una cruzTras las rejasSe predica con el ejemploDeshumanización en crisisEl miedoDeshumanización en crisisErrores que matanPapá Dios es un tíguereSeguridad para todosAgresión calladaSeñales de humo El oro de Sánchez unió la poblaciónLa última llamada a José Miguel Montero
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados